Enlaces accesibilidad

arriba Ir arriba

Después de 19 a bordo del Open Arms, la situación es insostenible. Nueve personas han sido evacuadas en la madrugada de este martes de la embarcación de la ONG Proactiva Open Arms por motivos médicos, mientras que uno de los pasajeros a bordo se ha lanzado al mar para dirigirse a la isla de Lampedusa (Italia), que está a unos 800 metros del barco. Y otros han empezado a imitarlo.

L'Open Arms podrà salpar del port de Barcelona després de 100 dies de bloqueig. L'ONG Proactiva ha rebut permís per traslladar material humanitari a les illes gregues de Samos i Lesbos però encara no té permis per dur a terme operacions de rescat o salvament.

L'Ajuntament de Barcelona inaugura aquest migdia el seu memorial a les victimes d'accident de trànsit. Repassem les valoracions a casa nostra de la directiva europea que obligarà als vehicles a incorporar un sistema que ajusti la velocitat al límit de cada via.

Després del catàstrofe de Notre Dame els edificis revisen la seva seguretat. Els responsables de la Sagrada Familia diuen que compten amb un pla aprovat per Protecció Civil per protegir-se de possibles incidents durant els treballs de construcció i rehabilitació.

Repassem les previsions de roses i llibres per Sant Jordi. I dels esports, el Barça coneixerà avui al seu rival a les semifinals de la Lliga de Campions. El Barça s'ha classificat després de vencer el Manchester United per 3 a 0.
 

Las ONG Proactiva Open Arms y Salvamento Marítimo Humanitario han recogido casi 140.000 firmas para que el Gobierno permita la salida al mar del Aita Mari y el Open Arms, que llevan desde enero bloqueados en puertos españoles.

Las ONG han entregado las firmas este jueves, a las 10.30 horas en el Congreso de los Diputados con la intención de que el Gobierno de Pedro Sánchez "deje de impedir" que sus barcos, el 'Open Arms' y el 'Aita Mari', realicen sus labores de rescate humanitario en el Mediterráneo, al que definen como “la ruta más mortífera del mundo”.

“Estas firmas son la prueba de que la sociedad española no quiere dejar de mirar lo que estáis haciendo en nuestro mar, no quiere que nadie se ahogue por las decisiones de unos pocos políticos en Europa”, recalcaron desde Salvamento Marítimo Humanitario.

Con el año que termina, CEAR valora como positivo el giro en política migratoria que ha dado el gobierno español pero recuerda que siguen faltando vías legales y seguras para personas migrantes y refugiadas. Hablamos con Estrella Galán, directora de CEAR, y con la aportación de Minerva Oso recordamos que 750 personas han muerto frente a nuestras costas y algunos de los episodios más destacados en materia migratoria.

El Aquarius, el más emblemático de los barcos de rescate de migrantes en el Mediterráneo, se rinde. El desembarco en junio de 629 personas en Valencia queda como una de sus últimas misiones.

Italia le acusó hace unos días de delitos contra el medio ambiente y ésa ha sido la gota que ha colmado el vaso de la resistencia de Médicos sin Fronteras y S.O.S Mediterráneo . En menos de tres años, han salvado de la muerte a unas 30.000 personas.

Nos lo cuanta Sara Alonso.

La tripulación del barco Astral de la ONG española Proactiva Open Arms recuerda en su travesía hacia Libia los rescates que más les han impactado. "Nos encontramos de todo, gente en el agua, lanchas casi hundidas", cuenta Mariona, la cocinera del barco. En el tercer día de viaje, el barco ha conseguido esquivar una tormenta en el Mediterráneo y prevé que su misión de "observación y denuncia" llegue a las aguas fronterizas con Libia en dos días.

Juan Matías Gil, Coordinador General de MSF en Bosnia-Herzegovina, explica los problemas que una estancia tan larga a la intemperie provoca: "Probablemente el tema ocupacional sea uno de los más preocupantes. Estamos hablando de que en Velika Kladuša esta población vive en tiendas en un campo que el municipio ha cedido. Un campo que es muy precario a las afueras del municipio, cuando llueve se inunda y hace las condiciones bastantes lamentables. En canto al municipio de Bihać, gran parte de la gente se queda en un edificio abandonado de cinco pisos sin ventanas ni techo con filtraciones de agua, así que cada vez que llueve la situación se vuelve crítica. De cara al invierno, estos dos lugares no están preparados para soportar las bajas temperaturas que pueden descender de 0 °C".

Juan Matías Gil, Coordinador General de MSF en Bosnia-Herzegovina, relata las agresiones de que son objeto aquellos que intentan cruzar la frontera croata y son interceptados por los cuerpos de seguridad de este país: "Sí se empiezan a ver muestras de violencia en las personas que vuelven de los intentos de cruzar la frontera. Se trata de muestras de violencia físicas evidentes contra hombres y mujeres, además del robo sistemático de sus únicas pertenencias, que son sus móviles y su dinero".

Zamir es un niño afgano que se cobija junto a su familia en un edificio abandonado en Bihać, Bosnia Herzegovina, cerca de la frontera con Croacia. Quizás el verbo adecuado no sea "cobijar", puesto que en realidad, junto a ellos se hacinan más de 3.000 personas en esta construcción de cinco plantas en ruinas. Zamir y su familia forman parte del flujo de refugiados y migrantes que a través de la ruta de los Balcanes intentan llegar a un país donde lograr condiciones dignas de vida y un futuro. "Quiero ir al colegio, jugar al fútbol y ser médico", dice el niño, que junto a su familia lo ha intentado repetidas veces pero siempre es devuelto a este lugar, donde su vida se ha atascado. Lo dice con una sonrisa, a pesar de "hacer sido deportado 11 veces" desde Croacia, explica, y haber "caminado jornadas de 20 y 13 horas seguidas. Zamir lo dice sonriendo, porque él, a pesar de su corta vida de niño, ha conseguido entender que "no todo es malo". Eso dice: "todos los países", y también "las personas", añade, "tienen algo bueno y algo malo". Esta familia afgana forma parte de los 4.000 migrantes y refugiados que malviven en asentamientos y edificaciones en ruinas a lo largo de la frontera de Bosnia con Croacia. Ellos eligieron la ruta de los Balcanes, que alcanzó gran relevancia en la crisis de 2015, por ser la ruta terrestre elegida por este río de desesperados para alcanzar una vida mejor en Alemania, Bélgica o Francia.