arriba Ir arriba

Los voluntarios de Cruz Roja que formaron parte del dispositivo de acogida de los migrantes del Aquarios cuentan a TVE como ha sido la experiencia. "Te das cuenta de lo que es la vida, la alegría, la fuerza que tienen, todo es bastante impactante", señala Salvador. Una alegría que después de lo vivido se torna en ansiedad y tristeza, aseguran los psicólogos.

Este ha sido el desembarco de las emociones, entre aplausos. La gente aquí llora cuando recuerda su pasado, sus países de origen. Libia, meses o años de calvario. Pero también lloran ahora porque están asustados. La mayoría no tiene nada más que la mochila que les han dado aquí y no hablan el idioma. No están acostumbrados tampoco a que les traten bien. Se han desconcertado al principio al ver llegar al personal de seguridad exterior con esos trajes tan aparatosos y llamativos y preguntaban "quiénes son”" y les llamábamos a la calma.

El nuevo ministro de Interior italiano, Matteo Salvini, ha advertido de que no autorizará el desembarco de ese buque en Italia con 629 inmigrantes a bordo que han sido rescatados este domingo por el barco Aquarius de la ONG Sos Méditerranée y ha reclamado a las autoridades de Malta que dejen entrar en sus puertos al barco de la ONG. En el barco viajan 123 menores, 11 bebés y cuatro mujeres embarazadas de 20 nacionalidades distintas.

En el barco viajan 123 menores, 11 bebés y cuatro mujeres embarazadas de 20 nacionalidades distintas, informa la periodista de RNE Sara Alonso, que va a bordo de la embarcación. "Hicimos dos rescates. Recibimos cuatro Transfer. En 8 horas", explica en Twitter. La periodista ha explicado que en estos momentos viajan rumbo al norte, aunque aun no saben a qué puerto y que están a la espera de que las autoridades italianas confirmen que no les dejan desembarcar en ningún puerto.

  • El flujo de desplazados mundial alcanza récords y cotas históricas
  • La frontera sur española es un escenario de este fenómeno desde hace lustros
  • ACNUR propone un plan de sistematización para afrontar este problema
  • La crisis de los refugiados de 2015 puede ser decisiva para la aceptación del plan

El portavoz de la ONG Proem-Aid, José Amor, ha explicado que el trabajo de la organización fue siempre el mismo: "Buscábamos gente que tuviera problemas de hundimiento, a los que ayudábamos para que no murieran". En este sentido, ha asegurado que siempre habían tenido buena relación con las autoridades griegas y que hablaban con frecuencia con los guardacostas griegos.