arriba Ir arriba

Felipe VI ha lanzado este martes en la Asamblea General de la ONU un mensaje de confianza en la capacidad de España y de sus ciudadanos de superar "tiempos difíciles" y "coyunturas complejas", como la que representan en la actualidad la incapacidad de los partidos para formar Gobierno.

Momentos antes, el rey ha participado en la cumbre de líderes sobre refugiados de la ONU, en la que ha afirmado que España "seguirá dando prueba de solidaridad y generosidad" los próximos años, pero todos los "remedios paliativos" son "insuficientes" si no se pone fin a los conflictos y actos terroristas que provocan los desplazamientos.

En el ámbito internacional, el monarca se ha referido a la situación de Gibraltar y ha invitado al Reino Unido a "poner fin" al "anacronismo" colonial y a pactar una solución que "restablezca la integridad territorial de España" y "resulte beneficiosa" para la población del Peñón y del área española del Campo de Gibraltar.

El presidente de EE.UU., Barack Obama, ha urgido este martes a elegir un "mejor modelo de cooperación" e integración entre los países frente a un "mundo profundamente dividido", en el inicio de su último discurso ante la Asamblea General anual de la ONU. "Debemos ir hacia delante, no hacia atrás", ha dicho Obama.

En un contexto internacional muy marcado por las guerras en Oriente Medio, sobre todo la de Siria y el fracaso de la última tregua, así como la crisis de los refugiados consecuente, Obama ha hecho un llamamiento a la solidaridad. "Muchos países podrían hacer más para ayudar a los refugiados, particularmente los más ricos", ha dicho. El mandatario estadounidense ha apuntado que el mundo "será más seguro" si los refugiados reciben ayuda y ha anotado que algunos países están haciendo lo correcto, pero otros no.

Obama ha afirmado que, ante los desafíos actuales, entre los que mencionó la no proliferación nuclear, el combate a enfermedades como el zika o la crisis de los refugiados, todos los países tienen que "hacer más". El rechazo de "cualquier forma de fundamentalismo y racismo", y la defensa de la "democracia real" frente a los modelos autoritarios guiados por "hombres fuertes", han sido otros de los argumentos que el inquilino saliente de la Casa Blanca ha subrayado ante la Asamblea de la ONU.

Dos mil quinientos kilómetros en silla de ruedas, desde Siria a Grecia. Como fardos, atados con correas a caballos para no caerse en la montaña, acarreados por la madre y los hermanos, que grabaron en vídeo la hazaña, avanzando en sus sillas de ruedas y luego en una precaria embarcación para cruzar el mar desde Turquía. Alan, de 30 años, y Gyan Mohamed, de 28, hermanos, profesores y minusválidos con distrofia muscular, lograron escapar del infierno de la guerra siria. "Sabéis lo difícil que es cruzar estas fronteras para una persona normal. Podéis imaginar lo que significa para un minusválido", explica Alan. Pero han llegado. Ahora, mientras su futuro se decide, Alan vuelve a dar clases a los niños refugiados en el campo que le acoge.

El rey Felipe VI ha recordado desde la sede de Naciones Unidas, en Nueva York, que a las puertas de Europa llaman muchas de las 65 millones de personas refugiadas y desplazadas internas que "huyen de los conflictos, del terrorismo o de la persecución", sobre las que ha afirmado: "Nuestra responsabilidad es acogerlas, en la medida de nuestras capacidades, para que puedan llevar una vida digna".

El monarca representa a España en la cumbre sobre acogida de refugiados que se lleva a cabo en la sede de la ONU, en la ciudad neoyorquina, desde donde ha asegurado que "quienes han sido expulsados de su hogar por la fuerza tienen que saber que cuentan con nuestro apoyo para atender sus necesidades" y poder ejercer su derecho al regreso, "a volver a su tierra".

Don Felipe ha precisado que ese retorno "pasa necesariamente por el fin de los conflictos, la derrota del terrorismo y el establecimiento de sociedades inclusivas y democráticas donde se respeten los derechos fundamentales, la vida y la libertad".

  • El informe Desarraigados demanda a los países protección para estos menores
  • Más de la mitad, unos 28 millones, tuvieron que huir por conflictos o violencia
  • 31 millones de niños están fuera de sus países y entre ellos, 11 son refugiados
  • El número de menores refugiados se ha duplicado entre 2005 y 2015
  • Especial: Crisis de los refugiados en RTVE.es

La Comisión Española de Ayuda al Refugiado (CEAR) ha lanzado hoy el vídeo "Rescatemos #NuestroMediterráneo", junto al cantautor Joan Manuel Serrat, para pedir el fin de las muertes en el Mediterráneo. El vídeo, realizado por el Colectivo de Mujeres Cineastas y Medios Audiovisuales (CIMA), muestra a un grupo de espectadores que se paran en un parque a escuchar la actuación sorpresa de la Orquesta Filarmónica de España junto a la Fundación Música Maestro, interpretando la melodía de la canción "Mediterráneo", de Joan Manuel Serrat. En mitad de la canción, se van destapando poco a poco fotografías del "otro Mediterráneo" que viven los refugiados que llegan a Europa. Las imágenes son de los fotoperiodistas Javier Bauluz, Olmo Calvo, Juan Carlos Mohr y Santi Palacios.

Reemplazar el número sobre un cadáver por el nombre de la persona que dio vida a ese cuerpo es la ingente tarea de un grupo de expertos forenses en Grecia e Italia.

Los restos son los de cientos de migrantes y refugiados que murieron ahogados en la travesía hacia Europa. Marcas corporales, trazas de vestidos, cualquier detalle es fotografiado y registrado en una base de datos que permita a los familiares de los fallecidos en la travesía hacia Grecia identificar a sus seres queridos. Los forenses toman medidas de los restos, extraen muestras de ADN y los clasifican con la esperanza de rescatarlos del anonimato.

En la isla de Lesbos, un cementerio improvisado acumula lápidas blancas con un nñumero y una fecha a la espera de un nombre que otorgue entidad al humano sin vida que yace bajo esa tierra.

En la actual crisis de los refugiados, los niños son los que más sufren. Son menores que pierden a su familia y se ven obligados a vivir solos a edades muy tempranas. Por ello, la ONG Save The Children acaba de lanzar una línea de teléfono gratuita para orientar a los menores no acompañados que llegan a las costas italianas huyendo del conflicto sirio. Entre ochenta mil refugiados, once mil son niños que llegan sin un adulto a su lado. Sobre la ayuda que prestan a través de ese número de teléfono ha hablado en Radio Nacional de España David del Campo, Director de Cooperación Internacional de Save The Children.