Enlaces accesibilidad
arriba Ir arriba

El 20 de Junio es el Día Mundial de las Personas Refugiadas. En 2021, más de 89 millones de personas, 1 de cada 78 habitantes de este planeta, se habían visto obligadas a huir de sus hogares. Filmon Debru escapó de Eritrea para salvar su vida y acabó atrapado en las redes de tráfico de seres humanos.

Tras años de bloqueo, los ministros de interior de la Unión Europea han alcanzado un principio de acuerdo para el reparto de refugiados. Hasta ahora, Hungría y Polonia bloqueaban cualquier avance, pero la llegada masiva de refugiados de Ucrania ha influido en su cambio de postura. Guerra Ucrania - Rusia, sigue la última hora del conflicto en directo

El fin de semana conocíamos la noticia sobre el nuevo decreto que prohíbe a las mujeres afganas aparecer en público sin cubrirse el rostro, una más de las múltiples restricciones impuestas ya por los talibanes. Atifa es una refugiada afgana que reside en España desde agosto de 2021 y ha explicado en Las Mañanas de RNE que huyó de su país porque se encontraba en peligro "como todas las mujeres independientes". Señala que las mujeres han luchado durante más de 20 años "para poder ser una población prometedora" y que ahora se han convertido en "esclavas" en sus propias casas: "Son almas muertas en cuerpos vivos", indica.

María José Rodríguez Becenas es abogada y colabora con múltiples ONGs, y destaca la dificultad que está habiendo para sacar del país a las miles de mujeres que llevan desde agosto esperando a que se tramite su caso. Indica que "está siendo un goteo" y señala la necesidad de apoyo a las embajadas de Irán y Pakistán para que puedan llegar a atender todas las solicitudes de asilo. 

La guerra ha transformado la gran estación de ferrocarril de Odessa en un centro de ayuda humanitaria. Unos 200.000 refugiados y evacuados del este del país han pasado por ahí huyendo de las bombas y reciben la primera ayuda. “Los refugiados vienen de Mykolaivles damos comida, un sitio para descansar a los niños les facilitamos un sitio seguro para estar con sus madres, para dormir, para jugar”, explica el director de la estación de tren de Odessa. Muchos refugiados llegan sin documentos o sin ropa y desde ahí les llevan a otras ciudades o países.

“El principal problema es el alojamiento”, asegura Cristina, voluntaria y después, “gestionar las emociones, recoger cada día los problemas de tanta gente que lo ha perdido todo, incluso a sus hijos o a sus padres o a su familia más directa en esta guerra”, reconoce.

Informa Aurora Moreno y David Velasco, enviados especiales

La inteligencia militar ucraniana no considera una gran amenaza un posible ataque ruso desde la frontera separatista de Moldavia, Trasnistria. “Un ataque es posible, pero sería una locura”, ha dicho la portavoz de la administración militar de Odesa a RNE. Informa también de que los guardias fronterizos ucranianos han detectado columnas militares en la zona, pero asegura que están reforzando la protección en la frontera de todas formas.

Enviados especiales, Aurora Moreno y David Velasco.

La ciudad de Odesa sigue resistiendo y, con ella, lo hace su cultura. Muchos artistas se han marchado, pero los que quedan hacen por mantener sus capacidades artísticas mientras levantan el espíritu entre los ciudadanos. Allí se encuentra la única orquesta filarmónica de Ucrania y los músicos que quedan dan conciertos en la entrada principal del teatro sede de la orquesta. “La música es buena para la gente porque les calma”, indica Galina, directora del teatro, a los enviados especiales Aurora Moreno y David Velasco.

Nuestro enviado especial a Ucrania, Fran Sevilla, se encuentra en el Palacio Cosaco en Zaporiyia, centro donde se registran los desplazados que vienen de todas las zonas del sureste y aquí han sido registrados esta mañana los evacuados de Mariúpol, incluidos los casi 70 de la planta metalúrgica de Azovstal que llegaban la pasada tarde a esta ciudad. Han pasado una noche tranquila por primera vez, sin escuchar el sonido de los bombardeos que han continuado sobre la acería de Azovstal.

Tras tres días de camino y dos meses encerrados, los 150 evacuados de Mariúpol han descansado esta noche en Zaporiyia. Recordemos que la mitad de ellos procedían de la planta metalúrgica de Azovstal, uno de los bastiones de la resitencia ucraniana, y hoy respiran tranquilos en uno de los hoteles habilitados por las autoridades. 

Enviado especial, Fran Sevilla.

La avalancha de refugiados ucranianos ha provocado una ola de solidaridad internacional y algunas personas temen que este foco de atención termine por perjudicar al resto de refugiados procedentes de otros países. Hablamos en Las Mañanas de RNE con Judith García, responsable de Servicios Jurídicos de ACCEM, quien considera que “ha quedado demostrado que, si se quiere, se puede” dar una respuesta más rápida a las crisis migratorias.

Explica que son muchos los motivos por los que una persona abandona un país, como son los desplazamientos forzosos por conflictos, los incumplimientos de derechos humanos o incluso problemas medioambientales. Pero que en la mayoría de los casos les resulta muy complicado acreditar su condición de refugiado debido a que son muchos los condicionantes que les solicitan y no siempre están en las condiciones psicológicas o sociales adecuadas para reunir toda la documentación. Sin embargo, confía en que la atención a los ucranianos pueda cambiar el sistema: “Es una chispa que puede hacer a los gobiernos plantearse otra reflexión acerca de cómo tratar a los refugiados”, añade.

Las autoridades ucranianas han pedido a los civiles residentes en el este del país que abandonen de manera urgente la zona, antes de que Rusia lance la ofensiva para hacerse con el resto del Dombás. Comienza el nuevo éxodo dirección a la estación central de Kiev, desde donde cientos de familias abandonarán el país en los próximos días. El miedo general es a que ocurra como con Mariúpol y cierren las vías terrestres una vez alcanzada la región. Allí, Fran Sevilla, enviado especial de RNE, ha hablado con algunas de las familias y comentan que en sus casas los bombardeos no cesan.

El informe anual de Amnistía Internacional ha acusado a los gobiernos de países desarrollados y a los poderes económicos de anteponer sus intereses al bien común del planeta. El organismo ha denunciado que los políticos mundiales traicionaron en 2021 las promesas de una "recuperación justa" de la pandemia y que la desigualdad vacunal con África agravó la injusticia racialEsteban Beltrán, director de Amnistía Internacional España, ha explicado en Las Mañanas de RNE que “los gobiernos de la Unión Europea se han negado a compartir conocimientos para que las vacunas pudieran fabricarse en países del sur y esto ha provocado la muerte de muchas personas.”

El organismo asegura que la inacción y la parálisis de los organismos internacionales en las últimas crisis de seguridad mundial allanó el camino de la invasión rusa de Ucrania. En relación con los refugiados, Amnistía habla de primera y de segunda. Beltrán asegura que Europa no trata igual a los refugiados de otras guerras como a los de Ucrania y que esta realidad reside en el racismo: “Hablamos de conflictos en Yemen, en Burkina Faso, en Etiopia y lo que está fallando es que la política de personas refugiadas en Europa no busca acogerlos y respetar sus derechos, lo que busca es tenerlos fuera del continente europeo. Creo que la única esperanza es que Ucrania marque un preferente importante y cada vez sea mas difícil rechazar a la gente que huye de otros países.”

 Noticia   Las mañanas de RNE  

  • 'Las mañanas de RNE con Íñigo Alfonso' ha realizado un programa especial desde el centro de refugiados de Pozuelo de Alarcón
  • En España se han concedido cerca de 15.700 resoluciones de protección internacional que les dan derecho al trabajo y la residencia
  • Guerra Rusia - Ucrania: sigue la última hora del conflicto en directo

Conocemos los pasos que deben seguir los refugiados ucranianos para recibir un alojamiento temporal en España. Nos encontramos con Las Mañanas de RNE en el centro de Pozuelo, donde Fernando Alonso, comisario de la Unidad Central de Fronteras, nos detalla el procedimiento a seguir. Tras la identificación previamente realizada por ACCEM, la Policía científica procede a realizar una toma de huellas y a comprobar los datos y la fotografía en las bases policiales. Esta información se traslada a la Policía nacional de Extranjería y Fronteras, quienes aceptan el trámite y graban la residencia temporal que se les asignará, una vez procesada, de forma inmediata a través de la Oficina de Asilo. Allí, finalmente, las familias reciben en cuestión de 10 o 15 minutos el papel con el que accederán a su nueva casa y con el que podrán realizar en adelante los procesos de escolarización de los más pequeños.

Informa Noemí Martínez.

Hoy se cumple un mes desde que comenzó la guerra en Ucrania y en este tiempo han sido ya más de 3 millones y medio de personas las que han tenido que abandonar el país. En Las Mañanas de RNE nos acercamos al centro de refugiados de Pozuelo de Alarcón para conocer a las familias que han tenido que desplazarse huyendo el horror. Muchas de ellas se encuentran todavía a la espera de realizar la entrevista que les indicará dónde podrán ser alojadas y de la que esperan poder encontrar un lugar donde los niños puedan estar en unas "condiciones decentes".

Svetlana y Yaroslav llegaron por separado a España, ella con su hija y él con su hijo. Ahora, en este centro de refugiados, se han unido frente a la incertidumbre. “Los ucranianos que podemos trabajar esperamos encontrar un trabajo para poder ganar nuestro pan”, indica Yaroslav, y es que, después de encontrar un techo, esta es la preocupación más generalizada.

Informa Noemí Martínez.

Un mes de guerra y en Las Mañanas de RNE nos detenemos en lo primero que arrasa una guerra: las vidas. Muchas víctimas de esta invasión han tenido que abandonar su país, más de 3 millones. En el centro de Refugiados de Pozuelo hablamos con Natasha, ella cuenta a los micrófonos de RNE que ya estaba en España, pero cuando empezó la guerra tuvo que regresar para traer aquí a sus hijos y a sus nietos porque estaba muy preocupada. Está muy agradecida a España y le gustaría hacer aquí su vida, además explica que a su nieto le están ayudando mucho y ya lleva dos días en el colegio.

También, conocemos la historia de Alejandra. Ella al igual que Natasha ya se encontraba en España, lleva viviendo aquí tres años y tuvo que volver para traer a su hijo. Nos cuenta su experiencia en la frontera, los días que tuvo que esperar hasta poder volver. De momento explica que su intención no es quedarse aquí: “Es complicado, mi hijo tiene 16 años y quiere seguir yendo a su colegio en Ucrania.” Además, nos cuenta que tiene familia que todavía sigue en el país ucraniano: “Mi hija de 21 años se ha quedado ayudando a mis padres porque están muy mayores. Es muy duro ver esto desde lejos.”

A pesar de que la cifra de refugiados en total fuera de Ucrania se acerca ya a los 3.300.000, el gobierno polaco habla de una ralentización del flujo en su país en cerca de un 11% diario. Allí en Hrebenne, en la cara norte de la frontera con Polonia, un equipo compuesto por voluntarios locales, extranjeros e incluso una congregación religiosa, esperan con platos de comida caliente la llegada de aquellos que huyen de la guerra.

Enviados especiales Fernando Martínez y Juan Miguel Sanz.

Ucrania redobla los esfuerzos para prevenir el desabastecimiento de la población. El ministro de Agricultura ha anunciado hoy que mantendrán la producción de cereales para consumo interno, así como de otras materias. Asimismo, prohiben la exportación de fertilizantes con el fin de empezar de inmediato la cosecha en las zonas que no se encuentran en riesgo de ataque. Desde el Gobierno han señalado que los productos de alimentación continúan presentes en las cadenas de venta, pero reconocen estar preocupados por las zonas asediadas sobre las que están trabajando.

Enviados especiales María Eulate y Luis Montero.

Tras lo que se ha llamado el 'éxodo de los juguetes' debido al elevado número de niños que han tenido que abandonar el país, la mayor preocupación en los lugares de destino es la escolarización de los pequeños. Yelizaveta y Annelina son hermanas de 11 y 12 años, y se preparan para su tercer día de clase en Madrid. En el colegio se encargaron de recibirlas nada más llegar y señalan que, aunque se preocupan por la enseñanza, "lo que más importa ahora es la parte afectiva", algo de lo que aseguran se están ocupando.

Se estima la llegada de 100.000 menores, por lo que desde el Ministerio de Educación se ha convocado ya a las comunidades autónomas para el 30 de marzo, con el fin de establecer un refuerzo en los centros y las vías por las que se hará. Esto último está más avanzado, ya que se aplicará el mismo modelo empleado en el caso de los menores procedentes de Afganistán o en aquellos que entraron en Ceuta este verano desde Marruecos.

Informa Ainhoa Caballero.

Abel Caballero, alcalde de Vigo y presidente de la Federación Española de Municipios y Provincias, nos atiende en Las Mañanas de RNE para hablar de la situación de los ayuntamientos frente a la llegada de lo que estima serán 18.000 refugiados procedentes de Ucrania. “Estamos preparados”, comenta el alcalde, quien asegura: “Tan pronto llegan, los estamos atendiendo inmediatamente”.

Respecto a la capacidad de los municipios y la disposición de viviendas, Caballero confirma que se está pidiendo a los vecinos que presten segundas residencias y que no se descarta recurrir temporalmente a hoteles para poder acogerlos. “Se necesita la cooperación de todo el mundo”, señala el alcalde, quien explica que, en la Conferencia de Presidentes de La Palma, celebrada hace unos días, se solicitó un fondo de guerra para hacer frente a los costes, como ocurrió con la Covid-19.

Abel Caballero ha destacado también el papel del Gobierno y la rapidez de actuación que está teniendo a la hora de tomar medidas contra las consecuencias de la guerra y hace un llamamiento a la tregua entre partidos políticos: “Hay que dejar las posiciones partidistas a un lado y enfatizar en el proyecto de unidad en España”, sentencia.

Las aglomeraciones en los pasos fronterizos hacen que incremente el temor de que aparezcan las mafias que trafican con seres humanos. Almudena Ola-Guível, especialista en protección de UNICEF España, afirma en el 14 Horas de RNE que, aunque no tienen casos confirmados, sí han recibido el aviso de sus compañeros de Ucrania del riesgo de que esto ocurra. La llegada de vehículos y de camiones no oficiales pueden provocar que se pierda el rastro de los refugiados. Por ello, recuerda la importancia de que estos sean registrados en organismos oficiales, tanto de su país como del país de recepción.

El convoy de taxis madrileños que el viernes pasado partió hacia Polonia se encuentra ya de camino a España. Tras dejar en Varsovia los 15.000 kg de ayuda humanitaria que transportaban, han estado en un centro de refugiados a 30 kilómetros de la ciudad. Tras la espera para los trámites administrativos correspondientes, han partido hacia España, junto con 133 refugiados ucranianos

Enviado especial, Álex Llorca.

Hoy vuelven a reunirse los representantes ruso y ucraniano para una nueva ronda de negociaciones, después de que los bombardeos se hayan endurecido un día más en todos los frentes del país. Oleksii Otkydach, analista político ucraniano en Kiev, explica en Las Mañanas de RNE que esto es algo que ha venido ocurriendo antes de todos los encuentros y que ya no les sorprende.

“No tenemos esperanzas en que las negociaciones tengan resultados”, indica Otkydach, quien considera que mientras Rusia mantenga las mismas condiciones, no llegarán a un acuerdo. Opina que, pese a ello, el pueblo ucraniano está muy preparado para resistir, pero insiste en la importancia de la creación de una zona de exclusión aérea para reducir los ataques sobre civiles.

En la frontera de Medyka, miles de refugiados siguen llegando y ya son más de dos millones y medio los que han escapado de Ucrania. Allí esperan en los campamentos a ser trasladados a lugares más cómodos, acompañados de la comida y bebida caliente que no dejan de salir. Ahora mismo cualquier espacio se convierte en un refugio, un ejemplo de ello es el centro comercial que ha adaptado sus locales para colocar camas de campaña. Anna, refugiada ucraniana, denuncia que no se están respetando los corredores humanitarios y que la región de Kiev está sumida en una catástrofe. Ella, junto a otros compatriotas, está ahora en un autobús destino Valencia con la ONG "Juntos por la vida".

Enviados especiales de RNE Isabel Jiménez y Fernando Torrico.

La situación de la población en Ucrania es cada vez peor, sobre todo en zonas como Mariúpol donde se habla se auténticas catástrofes. Jaime Nadal es responsanle del Fondo de Población de Las Naciones Unidas (UNFPA) en Ucrania y nos cuenta en Las Mañanas de RNE como su labor se ha visto enfocada exclusivamente al envío de ayuda humanitaria a las fronteras del país. Se estima que ya hayan cruzado la frontera cerca de 2,3 millones de personas, entre las que se encuentran principalmente mujeres y niños. Por ello, uno de los objetivos de trabajo de la UNFPA se centra en la protección a las víctimas de violencia sexual y de género, que en situaciones de conflicto aumentan de forma significativa.

Además, cuentan con un foco principal dedicado a la salud reproductiva: “Estamos repartiendo kits de asistencia en casos de emergencia, que permiten la realización de partos limpios y cesáreas”, explica Nadal, sobre una situación que, estiman, afecta en el país a más de 265.000 mujeres, que están dando a luz en estaciones de metro, búnqueres y bajos de edificios.

Nadal destaca que la labor de las Naciones Unidas todavía no ha terminado en Ucrania y que no cuentan con un plan de evacuación. Señala que tienen intención de incrementar la ayuda humanitaria y que tienen “un compromiso firme” con los ucranianos y ucranianas, para tratar de aliviar “las consecuencias tan terribles que la guerra está teniendo para ellos”.

La frontera con Polonia se mantiene en temperaturas bajo cero, con tres grados en negativo y una sensación térmica de menos 10. Hasta allí siguen llegando familias tratando de buscar algo de calor entre las hogueras y las carpas instaladas. Victoria, quien ha llegado con su madre y su hermano, nos cuenta cómo el 23 de febrero estaba yendo a la universidad y el 24 se vio convertida en una refugiada. Tras 15 horas de viaje en tren, de pie, pudieron llegar desde Kiev hasta Lviv, pero tuvieron que dejar atrás a sus abuelos debido a las limitaciones de movilidad que sufren. Ahora, van camino de una nueva vida, como otros muchos ucranianos.

Enviados especiales Isabel Jiménez y Fernando Torrico.

 Entrevista   Las mañanas de RNE  

En la estación de ferrocarriles de Leópolis, a setenta kilómetros de la frontera oeste de Ucrania, la salida periódica de trenes no descongestiona las largas colas de personas que tratan de salir del país, mayoritariamente hacia Polonia. Cientos de personas -entre las que hay niños, ancianos e incluso mascotas- llevan horas a la espera de coger un tren. Sin embargo, Leópolis también es una estación de destino para las personas que huyen de otras zonas del país. De hecho, hoy se esperaba la llegada de un tren procedente de Sumy, el único corredor humanitario que ha funcionado con fluidez hasta ahora y que ha logrado la salida de al menos 5.000 refugiados. La tardanza se debe, al parecer, a que Ucrania está trazando nuevos recorrdos para evitar los bombardeos rusos

Enviados especiales de RNE, Mónica Cartes y David Velasco.

La solidaridad tras la guerra de Ucrania se extiende entre las localidades españolas y no solo en las más grandes. Paredes de Nava se encuentra en Palencia y con apenas 2.000 habitantes ha comenzado un proceso de acogida de refugiados. Dimitri ha sido el ciudadano ucraniano encargado de trasladarse a la frontera para traer a los, por ahora, ocho compatriotas que se alojan en dependencias del ayuntamiento. “Tenemos pensado hacer más viajes ahora que estamos en contacto con la gente de la frontera”, comenta en Las Mañanas de RNE.

El alcalde de la localidad, Luis Calderón, explica que tras un acuerdo municipal unánime se decidió ayudar “con la vivienda, el viaje y con los gastos de mantenimiento” y añade que cada vez son más los pueblos vecinos que les llaman para saber cómo pueden ayudar. Un ejemplo es el caso de Villada, con menos de 1.000 habitantes, y cuyo alcalde, Manuel Gallán, asegura que ya tienen preparado el albergue municipal para que los refugiados se encuentren en "las mejores condiciones cuando lleguen". En ambos casos, la solidaridad de los vecinos y de las instituciones está haciendo posible la creación de esta red de acogida, gracias a la cual las familias podrán encontrar un espacio de paz hasta poder regresar a sus hogares.

Esta madrugada ha llegado a Valencia un autobús fletado por la ONG 'Juntos por la vida', con 42 personas procedentes de Ucrania. Una veintena de menores con sus madres, tías y abuelas han tenido que recorrer durante tres días más de 3.000 km y que previamente tuvieron que esperar durante 8 horas al raso para poder cruzar la frontera. Desde la fundación aseguran que están de camino otros dos autobuses y que seguirán fletanfo mientras siga siendo necesaria la ayuda.

Informa Nacho Marimón.

La ofensiva rusa prosigue y se ensaña con los ciudadanos ucranianos con ataques directos. Francisco Gan Pampols, teniente General en la Reserva y excomandante de la OTAN, comenta en Las Mañanas de RNE que se trata de una vía de presión de Rusia sobre la cúpula ucraniana: “Traslada al presidente de Ucrania la responsabilidad de firmar el acuerdo que le conviene a Rusia a cambio de la vida de sus compatriotas”, explica Pampols.

La guerra, a la que señala como una hipótesis plausible planteada hace tiempo por los servicios de inteligencia españoles, podría verse ahora impulsada tras la recepción de armas en Ucrania. Y destaca que únicamente se transformará en una guerra de guerrillas en caso de que los países lleguen a un acuerdo que no convenza a la población ya militarizada.

En la frontera con Polonia lo que más se sigue viendo son mujeres y niños tratando de huir de la guerra. Nuestros enviados especiales Laura Alonso y Sergio Jiménez se encuentran a apenas 27km de allí, donde los colegios polacos se preparan para la llegada de los más pequeños. Nos informan de que algunos centros están organizando actividades y encuentros para que los estudiantes se vayan adecuando a la situación, mientras esperan con los brazos abiertos su llegada.

En España muchas familias se preparan también para acoger a niños procedentes de Ucrania. Isabel García vive en Jerez de la Frontera y lleva 30 años recibiendo a niños de distintas partes del mundo. Ahora espera emocionada la llegada de una pequeña de cinco años. "No es un proceso complicado", explica en Las Mañanas de RNE, y argumenta que únicamente se debe entregar un justificante de no tener antecedentes penales y un certificado médico que demuestre las capacidades del tutor.

José Antonio Lobato también es familia de acogida, pero en Madrid. En su caso, está teniendo complicaciones para comunicarse con la madre ya que, comenta, "les están amenazando para que no envíen vídeos ni se pongan en contacto con gente del extranjero". Relata también que para lograr traer a los niños es necesario contar con una persona en Ucrania que ayude a trasladarlos hacia las fronteras y que muchas familias tienen miedo a que en esos trayectos puedan ser atacados.

El conflicto de Ucrania se intensifica cada día y la salida de refugiados es incesante, los últimos datos hablan de un éxodo de cerca de 700.000 personasGeorgia Trismpioti, delegada de la Federación Internacional de la Cruz Roja en Ucrania, se encuentra en el punto fronterizo de Medika y nos cuenta en Las Mañanas de RNE que solo ayer 52.000 personas cruzaron la frontera con Polonia. “A este ritmo podría convertirse en la mayor crisis de refugiados de Europa en los últimos años”, señala Trimpioti.

Hasta ahora, los voluntarios de la Cruz Roja sobre el terreno han dado primeros auxilios a los ciudadanos que se mantienen en el país, pero también a quienes tratan de cruzar la frontera, principalmente en materia de asistencia sanitaria y proporcionando productos de necesidad básica y alimentos. Desde la organización agradecen la solidaridad de los ciudadanos y piden a los gobernantes europeos que mantengan las fronteras abiertas a ucranianos y ciudadanos de terceros países que tienen que escapar de la guerra.