1. TV Clan
  2. Series
  3. Cine Clan
  4. Cine Clan - Pérez, el ratoncito de tus sueños 2
Facebook Twitter
Menú de navegación Desplegable

Bienvenido a Clan.

Elige usuario

  • Las travesuras de Jaimito
  • Las travesuras de Jaimito en inglés
  • Una casa de locos
  • The Loud House
  • Gus, el pequeño caballero en inglés
  • 10
    Seguir viendo Cine Clan
    No te pierdas los nuevos episodios. En la web y apps del canal en clan
    Gus, el pequeño caballero en inglés
  • Gus, el pequeño caballero
  • Deer Squad en inglés
Para todos los públicos
Transcripción completa

Subtitulado por Teletexto-iRTVE.

-¡Bienvenidos a la entrega anual de premios

para los mejores ratones del barco del Ratón Pérez!

(TODOS) -¡Rata, Rata, Rata!

-¡Vamos, Rata!

# Todos tenemos un amor,

# que nos complica la vida,

# todos tenemos un amor # que nos rompe el corazón

# y nos complica la vida. #

-¡Con vosotros, María Laucha!

(Vítores)

-¡Vamos preciosa, el público no puede esperar!

-Premio al mejor ratón mensajero:

(SORPRENDIDOS) -¡Oh! -¡Ratarini!

-¡Venga, Rata!

(Vítores)

-Eh... -¡Disculpa!

# Todos tenemos un amor

# que nos complica la vida. #

-¿Cuándo llegará el Ratón Pérez? -Tiene mucho trabajo.

# Y nos complica la vida. #

(Alarma)

¡Ahh!

(ESFORZÁNDOSE) -¡Ah!

(SORPRESA, CONTENTO) -¡Oh!

Ja, ja.

# Sabes

# que nos estamos mirando,

# tu sonrisa se dibuja,

# yo me empiezo a ratonear. #

-¡Rata! # Ardemos

# ¡Cuando estamos frente a frente

# Mira qué ardor tan fuerte # que ya me empieza a quemar. #

-¡Por favor, no me comprometas!

# ¡Ardamos y ya no perdamos tiempo!

# ¡Ven y acércate, nena!

(Ronquidos) -¡Ay!

(Ronquidos fuertes)

(SORPRESA) -¡Ah!

(RONCA A GUSTO)

-¿Sr. Pérez, se encuentra bien?

Sí, sí, por supuesto. Ya he terminado.

¿Cómo fue la fiesta? -Estuvimos esperándole.

-Deberías disfrutar más de la vida y trabajar menos para los humanos.

¡Los niños, Rata! -¿Ha tenido problemas, señor?

Lo habitual: juguetes por en medio, niños despiertos,

y encima las vacaciones.

Cada vez es más difícil mantener la ilusión.

-Corres muchos riesgos para que no te vean.

Si me ven no hay magia.

-Magia es que un ratón cambie dientes por monedas.

¡No, Rata! Magia es que sus dientes se conviertan en monedas.

(SORPRESA) -¿Eh? (CONTENTOS) -Ajá.

-¡Oh! -Ji, ji.

Es hora de ir a dormir, pero antes a lavarnos bien los dientes.

-¿Y esa cara, preciosa? -Me preocupa. Está agotado.

(HARTO) -Oh, Pérez, Pérez...

Me lo he preguntado mil veces y aún no lo entiendo.

Si el mundo tiene 6.500 millones de habitantes,

y nacen 210.000 personas al día,

¿cómo consigue el Ratón Pérez cambiar tantos dientes por monedas?

¿Y si nos vamos de vacaciones, cómo sabrá dónde encontrarme?

¡Mamá!

(Se abre y cierra puerta)

¡Mamá!

-Muriel Labecque, nuestra aclamada compositora y pianista,

viajará otra vez para dar otro magnífico concierto

de la mano del excéntrico productor, Gil Penkoff.

En el concierto, como todos los años,

presentará una suite compuesta para la ocasión.

Publicidad. (TOSE)

-¡Agua por favor! -¿Estás bien?

(Toses) -¿Qué ha pasado?

-¡Dios mío! -¿Qué ocurre?

-¡Llamad a un médico! ¡Llamad a un médico!

-¿Qué pasa? Si no estoy en casa,

¿cómo me encontrará el Ratón Pérez?

-¿Se te ha caído ya? No.

-Entonces, ¿qué problema hay? Se me mueve.

-¡Ana!

-¿Te gusta jugar con lo de los demás?

-¿Quién es? Fernando.

-¡Cállate! Y la próxima vez que toques mis cosas, te mato.

-Ay, chicos, no peléis, ¿no estáis contentos?

¿Cuánto hace que no nos vamos todos de vacaciones?

-Nosotros nos vamos de vacaciones. Tú vas a trabajar.

-Pero vosotros saldréis todos los días por ahí con papá.

(Teléfono) Ring, ring

¿Diga? -Lucas, pásame con mamá.

¡Papá, se me mueve un diente!

-Vale, pásamela, por favor.

-Hola. -¿Cómo estás?

-Bloqueada, no sé. Todavía no me convence.

-Grandes noticias, me dan un informativo.

(CONTENTA) -¡No! -Sí.

Pero no podré ir de viaje.

-¿Qué? -Es una oportunidad única, Mu.

De Mu nada, decidimos pasar estas vacaciones los cuatro juntos.

-¿Quieres que lo rechace? -Yo no me puedo ir sola con ellos.

-¿Y cuando la señora se va a dar conciertos y me los quedo yo?

-No es lo mismo. -Sí lo es.

Y estar solos los tres juntos os irá bien.

-¿A qué te refieres? -Lo sabes muy bien.

-Yo estaré encerrada preparando el concierto,

¿con quién se quedarán?

-Que te pongan el piano en la casa.

-¡Le diré al Sr. Penkoff, la primera vez que me contrata,

que cargue el piano hasta la casa! ¡Qué ideas tienes!

¡Ay, déjame! -¡Cállate!

-Chicos.

Prometedme que os portaréis bien.

¿Tú por qué no vienes?

-Quiero ir, pero tengo trabajo.

-Entonces no quieres. Nunca pasamos unas vacaciones como una familia.

-¿Te portarás bien?

Necesita tranquilidad para componer.

¡Mira, papá, es el último! -¡Qué bien, Lucas! Ya eres mayor.

¿Cómo me va a encontrar el Ratón Pérez si no estoy en casa?

-No te preocupes por eso, el Ratón Pérez nunca falla.

(Ópera)

(SUSPIRA)

(Olas de mar)

-¡Señor Pérez!

Disculpe.

¿Eh? -Los dientes, señor.

¿Qué? -Me faltan los dientes de anoche.

Ah, sí, claro, están ahí.

-Bueno, el faro 250 necesita una lente nueva

porque una gaviota la rompió.

Un accidente...

-Ya no sé qué hacer.

María Laucha no me escucha.

Está siempre detrás del Ratón Pérez.

Yo le canto, le bailo...

Dime, Morientes, ¿qué más puedo hacer?

-Prueba con un poco de indiferencia. Nunca falla.

-¿Hola?

Hola, hola. ¡Funciona! ¡Sí! La casa está muy lejos

pero hay cobertura. Averíguame por qué Lucía le dijo

a Natalia que Fernando me llamaría esta noche.

Sí, necesito saberlo para pensar qué le digo.

Te llamo luego.

Madame Muriel Labecque.

Al fin tengo el placer de conocerla.

-Sr. Penkoff. Creía que estaríamos en el centro,

quería llevar a los niños la ciudad.

Oh, y yo creí que de esas cosas se ocuparía su marido.

-Se equivocó.

Bien.

De todos modos, no creo que tenga mucho tiempo para paseos, señora.

Pero por favor, acompáñeme.

He alquilado lo mejor para una artista de su categoría.

(Graznidos)

(Se abre puerta)

Naturalmente, la casa tiene todas las comodidades:

teléfono, internet, televisión y por supuesto una heladera llena.

Cada día, una señora vendrá durante tres horas para cocinar

y ocuparse de la limpieza.

¿A que está perfecto?

¡Vamos a empapelar la ciudad con su nombre, Muriel!

¿Cómo va esa maravillosa composición?

-Todavía no está lista. (CHASQUEA)

Las manecillas del reloj vuelan,

cada vez queda menos tiempo para el concierto.

-¿Qué hace el piano en la casa, Sr. Penkoff?

Muriel, por favor, llámeme Gil.

-No pretenderá que trabaje aquí... Gil.

¿Y por qué no?

Le aseguro, que no encontrará en el mundo un lugar como este.

Esta casa es... -El que llegue primero elige cuarto.

...el paraíso de la tranquilidad.

-¡Este es mi cuarto!

¿Qué te pasa?

Se me ha caído el diente. -Ay, ¿el Ratón Pérez vendrá o no?

Tengo que hacerle tantas preguntas.

¡Ya!

-Estamos recibiendo

muchas señales del otro hemisferio. Lucas es el primero.

(SUSPIRA CANSADO)

-Señor, ¿no deberíamos contratar un nuevo capitán para el barco?

Después de lo que pasó con Fugaz, prefiero hacerlo yo mismo.

-Señor Pérez.

Quería decirle... creo que debería ir acompañado en esta misión.

¿Acompañado? -Sí.

Con algún ayudante. -¡Yo! ¡Yo!

No llevo ayudantes a mis misiones. -Parece muy cansado...

María Laucha, ¿cuántas veces tengo que decirlo?

Yo puedo solo.

Nos vemos al amanecer.

(LLORA) -¡Oh!

(BOSTEZA)

Esta noche me quedaré despierto para hablar con el Ratón Pérez.

-Se nota que eres un crío. El café no sirve.

Además, si te quedas despierto, no te dejará nada.

¿Por qué no? -Porque no.

Pero, ¿por qué no?

-Porque no, Lucas. Ay, Dios.

Mamá ha dicho que hagamos la cena. -Hazlo tú, yo estoy ocupada.

¡Dame eso!

¡Ven aquí! Ja, ja, ¿a que no me coges?

¡Mamá, Ana tiene novio! -¡Deja de decir tonterías!

¡Ay! "¿Fer me llamará?". -¡Basta!

Os pedí silencio. -Dame eso.

-A vuestros cuartos. -Yo no me voy.

Yo tampoco.

-Muy bien, ¿queréis jugar?

A ti te castigaré por lo que haga ella y a ti por lo que haga él.

¿Quién empieza? -Es ridículo.

-Castigado sin Play por contestar mal.

¿Yo? Si ha sido esta.

Sin guitarra por insultar a tu hermana.

-¿Eres bobo? -Sin tele por insultar más.

¡No!

-Sin móvil todas las vacaciones. -¡Eso no!

-Ana. -¡No!

-¿Seguimos jugando?

-¡Te vas a acordar!

¡Adelaida!

-He enviado a tu secretaria a hacer un recado.

Espero que no te moleste.

¿Cómo podría molestarme, Sr. Gunther?

Ya sabe que mi casa es su casa.

¿A qué debo el honor de su visita?

En este momento no tengo el dinero,

pero tengo algo más importante, señor Gunther. Un gran proyecto,

con el que pienso pagarle... la mitad.

-¡Todo, Penkoff!

Y en 48 horas.

¿Cómo consigo ese dinero en tan poco tiempo?

(Grillos)

(Ruiditos en el suelo)

-¡Ay! Lo que me faltaba.

(Teléfono) Ring, ring

Penkoff Espectáculos, dígame.

-Sr. Penkoff, ¡hay ratones en la casa!

¿Muriel? -Ratones.

Me trae a esta casa alejada de la ciudad, sin sala de ensayo,

con una cocinera que no ha aparecido, ¡y con ratones!

Les tengo pánico. ¡Se lo aseguro, así no voy a trabajar!

¡Si no viene mañana a primera hora, me largo! ¡"Au revoir, monsieur"!

¡Y encima esta loca me amenaza!

(EXPIRA) La necesito demasiado.

¡Adelaida!

(Crujido)

¿Ratón Pérez?

(Ruidito)

Ratón Pérez, ¿estás ahí?

(SUSPIRA)

(BOSTEZA)

-Buenos días, señor Pérez.

¿Señor Pérez?

(Olas y gaviotas)

¡Es un honor tenerte aquí! ¿Me firmarás un autógrafo, verdad?

¿Y tú quién eres? ¡Qué maleducada! Me presentaré.

Hola, chico, yo soy Lola y ésta es mi casa. Mira.

Río, Roma, Egipto...

Por aquí pasa gente de todo el mundo. De Holanda,

de Viena, de la India, de España, de Argentina,

de Méjico, ¡del mundo entero!

¿Dónde estoy? En mi casa, ya te lo he dicho.

Dormías tan a gusto que te traje aquí sin despertarte.

Mira lo que te preparé, queso para el desayuno.

¿Qué te parece? ¡Ya es de día!

Debo irme a avisar al barco. Si acabas de llegar, niño.

Mira, esta se la quité a la niña. Tiene un montón de cosas increíble.

¿Dónde está la moneda?

Allí.

(Rock and roll)

No te preocupes, chico, lo he arreglado todo.

Déjate llevar por la música. ¡Ven!

¿Qué lo has arreglado todo? ¡Au!

(Sirena de barco)

(CARRASPEA) -El Ratón Pérez no ha vuelto.

Y para que no pase lo mismo que la última vez,

un equipo de rescate deberá salir hacia su último destino.

Necesito un voluntario para trabajar conmigo en esta misión...

-¡Yo, yo, yo! -¡Yo!

...para rescatar a Pérez. -¡No!

-¡El Rata entonces!

(Admiración) ¡Oooh! -Je, je.

-Espero que no le haya pasado nada malo.

(ASUSTADO) -¡Oooh! Ji, ji.

¿Sabes, Pérez? Te hacía un poquitín más joven, no te ofendas.

Quizá si llevaras el pantalón más bajo y un jersey más moderno...

¡Basta! Esto es serio, señorita.

¡Lola!

Esto es serio, Lola. ¿Qué crees que has arreglado? ¿Qué has hecho?

Ay, no te pongas así, chico, no es para tanto.

Le dejé al niño una nota, de esas de las tiendas: "Vuelvo enseguida".

¿Una nota? ¿Y el diente?

¿Qué diente? He de volver ahora mismo,

antes de que se despierte.

Está bien, si insistes.

Creía que te gustaba bailar conmigo.

Venga, vamos. ¿Vamos?

¿Y cómo piensas ir si no te llevo?

¿Y eso para qué es?

(ASUSTADO) -¡Oooh! ¡Ja, ja!

¡Esto es fantástico! ¡Nunca había montado con alguien!

¡Agárrate bien, Pérez!

¿Vives sola? Claro, esta es mi casa.

Todos van y vienen, pero yo siempre estoy.

Me divierto un montón. ¡Y hago lo que quiero!

(CONTENTA) ¡Uh! (CANSADO) ¡Uf!

Pérez se ha enfadado conmigo.

¡Pérez!

-¿Así que hablaste con el Ratón Pérez?

¡Me ha encontrado! Pero no me ha dejado la moneda.

-¿Lo ves? Te avisé.

Le habrá pasado algo. Ha cogido mi diente y me ha dejado esto:

"Vuelvo enseguida". Así que debe estar cerca.

-A ver, enséñamelo. ¡No!

-¡Lucas!

Es urgente comunicar con mi barco. ¿Con tu barco? Vamos.

-Te he preparado un móvil y un mapa de la casa marcado.

-¡Guau! Haberlo dicho antes.

-Recuerda que los humanos no deben verte conduciendo por la calle.

-¿No me parezco a Indiana Jones? (EUFÓRICO) ¡Ja, Ja!

(Jaleo de voces)

-¡Silencio!

María Laucha. -¡Sr. Pérez!

Han robado el diente de Lucas y no he podido cumplir la misión.

Debo encontrar el diente y dejarle la moneda y eso va a entretenerme.

-No se preocupe, ya he enviado a Rata para ayudarle.

¿A Rata? Yo ya tengo toda la ayuda que necesito.

-¿Ayuda? ¿Qué ayuda?

Volveré lo más rápido que pueda.

Mientras tanto envíe a los niños una nota de: "Vuelvo enseguida".

¡Ja! ¿Entendido?

-Sí, pero ¿qué clase de ayuda tiene?

(Sorpresa) ¡Oooh! ¡Ha colgado!

Ayudante del ratón Pérez. ¿Quién lo hubiera dicho?

Antes busquemos mi cofre en el jardín.

Sí, mi capitán.

¡No, no, no...! ¡A volar!

"Los ratones trepan por casi todas las superficies verticales:

ladrillos, madera, tubos, telas metálicas, columnas y cables".

(Pájaros) Pío, pío

(Taladradora)

¡Adelaida!

-Cinco minutos, Sr. Penkoff.

(Taladradora) ¡Dimitri!

(Pájaros) Pío, pío

(INSPIRA)

¡No!

Te enfadas porque no le dejé la moneda anoche,

y tú puedes hacerlo y no lo haces.

No te entiendo, chico. ¡Cuidado!

¡Vamos!

¿Ratón Pérez?

¿Estás ahí?

¡Cuidado!

Tu trabajo sí que es entretenido.

Sí, ya lo creo. ¿Por dónde podemos entrar?

Por aquí.

Cuando...

el roedor entra en la trampa, la puerta...

se cierra sola.

Y en ese instante se libera un gas venenoso, que lo liquida.

No hay peligro de contaminación, ya que el cadáver

queda completamente aislado.

¡No puede poner eso! -¡Lucas!

No le dejes poner las trampas.

¿Qué pasa, chiquitín? ¿Te gustan los ratones?

Si las pone, matará al Ratón Pérez.

¿El Ratón Pérez?

Está en la casa.

-No, es uno de sus juguetes. Tiene mucha imaginación.

¡No es un juguete! Es el cofre del Ratón Pérez.

-Por el día descansa para poder hacer su trabajo por la noche.

Pero no me ha dejado... -Por quedarte despierto.

No te metas. -Deja el diente esta noche

y duérmete para que te pueda dejar la moneda. Continúe.

¡Sr. Penkoff.!

Sí, eh... sí.

Es todo, Muriel, ya puede sentirse totalmente protegida.

-Esperemos que así sea.

(Teléfono) Ring -¡Es papá!

Pásame con él. -Hola, Marc.

-¿Me devuelves el móvil?

-No, es que son tremendos, peleando todo el día.

Lucas imaginando que el Ratón Pérez está aquí.

Ese Ratón Pérez, es el ratoncito de los dientes, ¿verdad?

¿Y eso? ¿Dónde lo encontraste?

En el jardín, pero el Ratón Pérez ya no está ahí.

¿Eso es de Pérez de verdad, o te lo inventaste tú?

No, lo que pasa es que mamá nunca me cree.

Pobre chico.

Sé cómo te sientes, mi infancia también fue muy difícil.

Te comprendo perfectamente.

También me ha dejado esto.

-Intenta venir, te lo pido por favor.

Le enseñaré por dónde ha entrado.

-¿Cómo voy a aplazarlo unos días? Aplaza tú las noticias unos días.

-En este momento soy imprescindible.

-Ah, muy bien.

Espera, Lola. ¿Dónde vas?

Adonde no me persigan niños, ni trampas,

ni ratones con misiones imposibles. Vale, ha surgido algún problema...

¿Algún problema? Hace años que vivo aquí sin que se den cuenta.

Si ahora ponen trampas, es por tu culpa.

Lo sé, sólo tenemos que encontrar el diente,

recuperar mi cofre, entregar la moneda y todo solucionado.

¿Nada más? Te estás pasando, chico.

No pienso meterme en líos por un humano.

Es un niño y lo que está en juego es su felicidad.

¿Y por qué no se la has dado en el jardín?

Porque las cosas no se hacen así.

Cuanto antes termine, antes me iré y todo volverá a la normalidad.

Vamos, Lola, yo...

Yo no puedo hacerlo solo.

En la habitación del niño puede haber quedado alguna pista.

Digo, de quien se llevó el diente. Pero no podemos.

Es de día, y la casa está llena de humanos.

¡Eso déjamelo a mí!

Cálmate, no tienen forma de entrar.

Tu puerta está cerrada.

Yo no la he cerrado.

Sígame.

(Pájaros) Pío, pío

Ese balcón da a mi cuarto.

¡Glups!

(CON ESFUERZO) -¡Uf!

¡Eh, Pérez!

¡Un pelo...! ¡De la niña!

Ay, no pudo haber sido Ana.

¿Por qué no? Tú no la conoces. Pero soy muy intuitiva, Pérez.

Por ejemplo, enseguida noté que te falta diversión, mi amor.

¡Mira! (GRITA ALEGRE) ¡Uuh!

¡¿Lo ha visto?!

-¡Lucas!

¿Qué haces aquí? -¿Y tú? Es mi cuarto.

¡Los niños! ¡Vamos!

-¿Qué hace aquí? Inspecciono.

¿Lo ha visto? Ven aquí.

Tenías razón. ¿Y cómo es?

Como un ratón, pero con ropa y camina sobre dos patas.

¿Y ahora dónde está? Dentro de estas paredes.

Escucha...

este ratón, ¿lo ha visto alguien más alguna vez?

No, nadie.

Y a ti te gustaría verlo. A mí me gustaría saber

cómo hace todo lo que hace, porque no lo comprendo.

No te preocupes, Lucas.

Juntos vamos a encontrarlo,

para que le preguntes todo lo que quieras.

Gracias.

¡El muchacho tenía razón!

(Graznidos) ¡El Ratón Pérez está dentro!

Llamen a los diarios, las cadenas de tv más importantes,

y vean qué nos ofrecen por la exclusiva del Ratón Pérez.

¡Es la mayor noticia en décadas, y es mi exclusiva!

Ya lo estoy viendo: "Penkoff presenta:

la gran revelación del ratón de los dientes".

(Graznidos)

¡Aprisa! ¡No hay tiempo que perder!

Voy a desactivar el gas venenoso. Tengo grandes planes para ese ratón

y para mí también, je, je. Arrivederci, Sr. Gunther.

El mundo entero se rendirá a mis pies.

(GRUÑE) -Grrr. -Cállate! Y obedece al Sr. Penkoff.

(Graznidos)

Mira, Penkoff se ha ido.

-Sr. Penkoff.

Creía que se iba.

Muriel...

para su tranquilidadhe decidido quedarme, por si necesita algo.

Y para que nada la moleste.

-Como usted quiera.

# Yo romperé tus fotos, # yo quemaré tus cartas

# para no verte más, # para no verte más. #

-No te habrán enviado a controlarme, ¿no?

-No, no, no. No.

¿A que no sabías que había esto?

-¡Lucas, a comer!

Sr. Penkoff, ¿usted quiere algo?

No, muchas gracias, Muriel.

Tú ahora, vete a comer, pero después...

averigua a dónde llevan estos conductos.

Sí. Bien.

-¿No ves que estoy tocando?

¡Mamá! ¡Ven a ver a papá!

-Y nos vamos hacia la zona norte.

Agradable, mayormente soleado,

poca humedad y temperaturas máximas de 25 grados.

-Ya estamos todos.

-El tiempo ideal para todos aquellos que están de vacaciones.

-¿Cuándo me devolverás el móvil?

-Cuando no actúes como una cría.

Hemos visto al Ratón Pérez.

Bueno, el señor Penkoff lo ha visto.

Dice que lleva ropa y camina a dos patas.

-¿Lo has hecho tú? Sí.

Ese niño se ha obsesionado contigo, Pérez.

Yo me esperaría antes de volver a salir.

# Carnaval, # que la vida es un carnaval... #

Oye, me gusta esto de ser tu ayudante, ¿sabes?

Podrías llevarme a todas tus misiones.

Las normas dicen que el Ratón Pérez trabaja solo.

"El Ratón Pérez trabaja solo".

Qué poco humor tienes, chico. ¿Nunca haces vacaciones?

¿Y tú nunca sales sin maquillaje?

Claro que no, y no me cambies de tema, ¿eh?

Lo mío es trabajar todos los días.

Mira, observa.

El secreto está en el movimiento de caderas. Es como bailar, ¿sabes?

Puedo enseñarte.

(Piano)

(Mismo tema en guitarra eléctrica)

(Guitarra apagándose)

(Marcha turca)

¡Cómo toca esa niña!

Créeme, Ana no puede haber robado el diente de Lucas.

Ahora es el momento, vamos. Con lo bien que estábamos.

-Veo a una mujer tocando el piano,

a una niña tocando la guitarra.

¡Ahí está Pérez!

¡Guau! -¿Qué pasa con Pérez, Rata?

-No, nada, preciosa, ya nos vamos. -¿Cómo que os vais?

Por favor, Rata, dime lo que pasa.

-Pérez tiene toda la ayuda que necesita.

Está en muy buenas manos.

-¿Pero cómo es posible? ¿Y los niños? ¿Y las reglas?

-¡Tienes razón! Es una barbaridad.

-Por supuesto.

-Iré a por él, preciosa. Por ti y por los niños.

-Hazlo. Ay, qué suerte tenerte a ti, que me entiendes.

-Je, je. ¡Vamos! -¡Sí, sí, sí!

Con esto los atraparé.

(Móvil) Ring, ring

-Es Fer.

-¿Hola?

¿Quién es?

Ah, no había reconocido tu voz.

-Es increíble, Sr. Penkoff. El mundo enloquece por ese ratón.

He puesto sensores de movimiento en las trampas, conectados a mi PC.

Si cae en alguna, lo sabré de inmediato.

Esta chica no deja de sorprenderme. Verás qué montón de cosas tiene.

¡Vamos!

-Las empresas más importantes ofrecen millones.

¡Un momento!

La trampa que hay en el cuarto de la niña se mueve.

Creí que ibas a enseñarme a utilizarlo, no a robar.

Y ¿cómo si no, se lo monta una ratoncita que nunca sale,

para estar a la moda, eh?

-Pero todos exigen una prueba de que vive.

Y la tendrán.

¿No sería mejor que salieras más, que recorrieras el mundo?

Yo estoy bien aquí.

Te conformas con poco, Lola. El mundo está lleno de sorpresas.

Esta cajita ya la he visto antes. Pero ¿qué haces?

No se curiosea el diario íntimo de una señorita.

¡¿Qué?!

¡No!

(DOLORIDO) -¡Au!

¡Vamos!

(MUY DOLORIDO) ¡Aaaah! ¡Oh! ¡Oh!

(Pasos en madera)

¡Ay, esto no se acaba nunca!

¡Si hubieras dejado la moneda sin el diente!

¡Lola! No entiendo

por qué te metes en tantos líos. Para mantener viva la ilusión.

Ratón Pérez...

Ratón Pérez, soy yo, Lucas. No tengas miedo.

Sólo quiero saber

cómo consigues entregar tantas monedas a tantos niños.

¡Contéstale! ¡No!

Sólo quiere saber cómo lo haces. ¡No! Son las reglas.

¡Deja las benditas reglas!

Ratón Pérez, por favor.

¡Por favoooor!

¡No! ¡Ah!

-¡¿Ahora qué pasa?!

(SILBA) ¡Fiu!

-¿Se puede saber qué pasa?

¡Nada! ¡Trabaje tranquila! ¡Ahhh!

(Marcha turca muy rápido)

¡Aaahhh!

¡Penkoff!

¡Penkoff, no le haga daño!

-¡Así no puedo trabajar! ¡Renuncio!

¡No me amenace, o tendrá que pagarme usted a mí!

-Lo sé muy bien, leo lo que firmo.

Muriel, ¡discúlpeme!

Tranquilícese. Relájese.

Tómese la tarde libre.

Yo me encargaré de esos ratones, y de que vuelva la tranquilidad.

¡No son ratones, mamá!

Es el Ratón Pérez. -Lucas, ¡basta ya de Ratón Pérez!

-¡Pérez! ¡Rata!

¡Cuidado!

-Pero...

¡No le haga daño!

(MIEDOSO) -¡Uh, uh, uh!

¡Penkoff!

-Ay, ay, ay.

Ay.

¿Qué estás mirando, idiota?

-Estas son las mejores ofertas,

pero nadie cerrará un trato hasta que no lo vean.

-Oh...

Ah, perfecto.

Señores, les presento al ratón Pérez.

-Ay.

-¿Eso es el ratón Pérez? Claro que no.

Es una rata asquerosa que no interesa a nadie.

-¿Qué? Elimínenla.

-Eh, no soy una rata cualquiera, soy amigo del ratón Pérez.

-¡Habla! -Y canto.

Vaya, vaya, vaya.

Tal vez, nos resulte útil después de todo.

-Ah...

Mamá...

-Mis cosas, ¿qué has hecho?

No se te puede dejar sólo.

Yo no fui, fue, Penkoff.

-Sí, claro. Quería coger a Pérez

en el tejado y se cayó.

Luego lo atrapó en la puerta de la cocina.

-No se qué he hecho mal con vosotros, pero no me respetáis.

-No es verdad, mamá. Pérez estaba en esta casa.

-Se que es culpa mía, que no os dedico

el tiempo que, realmente, quisiera.

Pero tengo que dar un concierto y todavía no he escrito una nota.

-Déjame ayudarte.

-Bueno...

Te espero abajo.

Penkoff me engañó y se lo ha llevado.

-Penkoff no se lo ha llevado, Pérez está en la casa.

Entró en la cocina y cerró la puerta.

¿Lo has visto? -Llevaba ropa y corría a dos patas.

¿Así? -No, con otra ropa.

¿Has hablado con él? ¿Te ha dado mi moneda?

-Tengo que ir con mamá.

El diente no aparece y Penkoff tiene a Rata.

Tenemos que volver enseguida. No, es muy peligroso.

Creía que querías que me fuese lo antes posible.

Hum...

(JADEA) Uf, uf...

Ja, ja, ja.

(SE SORPRENDE) Ah...

Ah...

Ja, ja, ja.

(Llaman a la puerta) Pum, pum.

(Llaman a la puerta) Pum, pum.

(Llaman a la puerta) Pum, pum.

¿Eh?

¿Y, ahora, dónde vas?

Sabía que esto lo había visto en algún sitio.

Oh...

Ah, ¡el diente!

¿Qué te pasa? Confié en ti.

¿Qué estás diciendo? Ha sido, Ana.

Ahora resulta que fue, Ana. Es su cajita de música,

la encontré en su cuarto.

Hum...

-¿Penkoff? Muriel.

He venido a ofrecerle mis más sinceras y humildes disculpas.

Es una gran artista y yo estaba estresado.

No debí hablarle así.

-¿Qué hace usted aquí?

¡Ay!

-Lucas, ¿qué haces?

-Penkoff, engañó a Lucas. Esta chica está mal de la cabeza.

No tengo ni idea de qué habla.

Miente, mamá. -Quiere atrapar al ratón Pérez.

Muriel, sus hijos no están bien.

Solo vine a presentar mis disculpas

y escuchar su nueva pieza.

No es verdad. Se lo suplico,

tengamos la fiesta en paz.

-Miente, mamá. ¡Basta de escándalos!

(AMBOS) ¿Eh?

-Niños, venid conmigo.

-Pero, mamá... -Venid conmigo.

Ratón Pérez...

Se que me estás escuchando.

Tengo a tu amigo.

Si te entregas, lo dejaré libre.

Si no, me veré obligado a convertirlo en comida para gatos.

-Mamá, no nos puede gritar así. Está loco.

¿Has visto cómo nos trata? -Sí, y cómo le pegaste una patada.

-Mamá, Penkoff es un mentiroso.

Voy a darte...

Cinco segundos.

No te entregues, ¿qué pasará con los niños?

Es cierto, pero no puedo abandonar a Rata.

Dime que no fuiste tú.

¿De verdad crees que robé el diente y te mentí todo el tiempo?

Cinco. Mamá, ¿no entiendes que él

no ha venido por ti si no a por Pérez?

¿Por qué no nos crees? -Él no me cambiaría

por un ratón.

Cuatro. Prometo no robar más,

pero necesito que me creas.

Te creo. Tres.

No quiero que te hagan daño.

Entonces deberás salir de aquí para ayudarme.

Dos. ¿Pero, cómo?

No estarás sola.

Uno.

-Ahora sí, Penkoff, la suite para piano y orquesta.

No se preocupe, Muriel, de repente perdí el interés por la música.

Tengo planes más importantes que atender los caprichos

de una pianista loca.

Au revoir, madame.

Oye, ¿y tú, quién eres?

-Rápido.

Confirme la conferencia de prensa para mañana en el hotel.

Presentaremos al ratón Pérez y nos haremos millonarios.

Oh... -¡Ah!

Ven aquí.

-¡Ah!

(AMBOS GRITAN) ¡Ah!

He estado investigando tu tarea.

Conmovedor, pero poco lucrativo.

¿Ha liberado a mi amigo, Penkoff?

(RISA MALÉVOLA) Jo, jo, jo.

¿Nunca pensaste en tomarte unas vacaciones, Pérez?

Mañana te presentaré en una gran conferencia de prensa

para que el mundo te conozca

y cuentes lo que todos quieren saber.

¿Cómo lo haces?

Después, te venderé al que más dinero ofrezca por ti.

¿Y qué pasa si me niego?

-¡Ah!

Tu amigo se convertirá...

En rata al cubo.

(GRITA) ¡Ahhh!

-Mire lo que hemos encontrado, señor.

¿Por qué hace esto, Penkoff?

Lucas. Pérez.

Lucas, Lucas...

Eras el primero que quería atraparlo para preguntarle.

-Sí, pero ahora queremos que lo suelte.

Tarde. Mañana, el ratón Pérez,

será vendido a quien más ofrezca por él.

(Portazo) Pum.

Lola...

Me encantaría que estuvieras aquí.

Pero si estoy aquí, chico. ¡Lo has conseguido!

-Je, je.

Gracias. Gracias a ti,

mi chocolate.

-Oh. Rápido, Rata está en esa máquina.

Oh...

-Esto sí que es una sorpresa.

¿Es así como pretendías salvar a Pérez?

Buen trabajo, chico.

-Veo que a ti te ha ido mejor, chica.

Lola, para ti. -Rata, para ti.

Descansa, Pérez, tengo grandes planes para ti.

-Mamá.

-No os vayáis así nunca más.

Si os pasa algo, me muero. Tenías apagado el móvil.

-Nunca nos escuchas.

Intentamos decírtelo de mil maneras.

-Y tenías razón, Lucas.

¿Me perdonas?

-Penkoff, tiene al ratón Pérez en este hotel.

Lucas y yo lo seguimos, pero, Dimitri, nos descubrió.

Nos ha llevado a un sótano donde está prisionero.

Y nos ha hablado, mamá.

-Oh...

¡Ah!

¿Hum?

¡Yuju!

-Nos vamos a quedar en el hotel, ¿algún problema?

-Algo le ha pasado, estoy segura.

-Ay, el amor, el amor.

-Últimas noticias. Se desvela el misterio

del ratoncito de los dientes.

El productor de espectáculos, Gil Penkoff, anuncia para mañana

una conferencia de prensa en la que el legendario ratón,

se presentará al mundo.

-Oh...

-Varias empresas se disputan su exclusividad

con contratos millonarios.

-Hay que llamar a papá.

-No.

Ana...

Leo,... Lucas tenía razón, el ratón Pérez estaba en la casa.

-¿Qué? -Diez segundos.

Leo, el teléfono. -Él no quiere exhibirse.

Penkoff lo secuestró y lo venderá después de la conferencia.

-Penkoff...

-Estamos en el hotel donde está Pérez.

Pero no podemos hacer nada.

Tienes que venir, Leo. Los niños y yo te necesitamos.

-Tengo que irme, necesito un cámara y dos billetes de avión.

-Tres, dos, uno, en el aire. -No.

No... -Paso por casa y voy par allá.

Cuidaos.

¿Qué? -Viene para aquí.

(AMBOS) Bien.

¿Rata? -¿Qué?

¿Qué hay entre Pérez y esa María Laucha?

-Nada, Pérez solo se ocupa de los niños.

No los abandona por nada.

Los ha abandonado por ti. -Es verdad.

Pensé que los abandonó por ti, chica.

(RÍE) Je, je, je.

-Ay, ay.

Ay.

Vamos.

(SUSURRA)

Oh, rápido, tenemos que rescatar a Pérez.

(SUSURRA)

(Lenguaje Morse) Bip, bip.

-Ah...

-Acaba de llegar esto.

-Ah. Hágase cargo del barco.

Avise a los ratones. -¿Yo?

-Zarpamos inmediatamente.

(HABLAN EN VARIOS IDIOMAS)

-Disculpen...

Sus credenciales. -¿Perdón?

-Sin credenciales, no se puede pasar.

-Un día de gran emoción se vive hoy aquí.

En instantes, el mundo entero conocerá

a unos de los seres más maravilloso de todos los tiempos.

El ratón Pérez.

El famoso ratoncito de los dientes, abandonará sus habituales

actividades nocturnas

y se presentará para contarlos sus secretos

a todos los niños del mundo.

Y todo gracias a Gil Penkoff, su productor,

quien tras esta presentación espera cerrar negocios millonarios

que lo convertirán en uno de los personajes

más poderoso del mundo del espectáculo.

Este es el día que he esperado toda mi vida.

(Teléfono) Ring, ring.

¿Sí?

-Penkoff. Señor Gunther...

Tengo su dinero.

-Dinero no...

Quiero al ratón Pérez.

¿Perdón? -Esta tarde, en mi oficina.

Me temo que eso es imposible, señor.

Rápido, junten todo. Nos vamos tras la conferencia de prensa.

¡Papá!

-Hijos...

Hola.

-No nos dejan pasar.

Bien.

-Perdóname. -Perdóname, tú.

-No, lo que pasa... -No, yo se cómo...

-Sí, pero yo también se...

-¿Qué pasó con las noticias? -Les dije que tenían

que confiar en mí. Que era el único que sabía

lo que pasaba con el ratón Pérez.

Gil Penkoff, productor de espectáculos,

es conocido en el ambiente por estafar a sus artistas.

Muriel Labecque, la famosa concertista de piano,

fue una de las estafadas.

Y, al ratón Pérez, a quién lo presentará de inmediato,

lo ha traído aquí contra su voluntad.

¡Buenos días, planeta Tierra!

Soy, Gil Penkoff,

Y estoy orgulloso de estar aquí para revelarles

la leyenda mejor guardada de todos los tiempos.

¡El ratón Pérez!

¡Penkoff, no lo haga!

Hoy, el ratón Pérez nos contará a todos nosotros

y a los millones que nos siguen en todo el mundo...

¡No, no lo haga!

-El ratón Pérez, no quiere estar aquí.

Lo trajo a la fuerza.

Pero, basta de introducciones.

-El ratón Pérez no quiere ser famoso.

Lo único que quiere es entregar

las monedas a los niños ¿no, Pérez?

Más vale que te portes bien.

¡Damas y caballeros!

Yo, Gil Penkoff,...

tengo el orgullo de presentarles...

Al ratón...

¡Pérez! (AMBOS GRITAN) ¡Noooo!

-¿Y dónde está?

-Eso, ¿dónde está el ratoncito Pérez?

-¿Dónde está? Esto es un fraude.

-Farsante, estafador.

-¡Penkoff, traidor! -¡Estafador!

(Gritos) Fuera, fuera.

(GRITA) ¡Ohhh!

Sí.

Rápido, a la compactadora.

-¿Sabíais que no estaría allí? ¿Lo conocéis?

No se, déjenos pasar.

-Sin credenciales, no pueden pasar.

-Dimitri.

-Leo. -¿Sí?

Oh...

-Ay, viene hacia aquí.

-Podemos hablar, Dimitri.

-¡Ay!

No, no, no...

-¿Qué tal? -Vas bien.

-Dale, Dimitri. -Vas por buen camino.

-¿Qué estás haciendo, imbécil?

Ja... Ah...

-!Ah!

-¡Oh!

-¡Ay! -¡Ah!

-Vale, vale, vale.

¿Estás bien? Vamos. -Sí.

¡Ay!

Muy bien.

Se acabó.

Entrégate o arrojo a tu chica al vacío.

Va, Pérez, juntos podemos hacernos millonarios.

Pero yo no quiero hacerme millonario.

Eso es porque no escuchaste las ofertas que había por ti.

¿Y la ilusión de los niños?

Qué importa la ilusión de los niños.

¿Pero en qué vives, Pérez?

Lo que importa es lo que los niños pueden comprar.

Vamos, decídete.

Tu chica... O los niños.

Lo siento...

¡Penkoff!

¿Nunca has pensado que el ratón Pérez no trabaja solo?

-Aquí estamos.

¡A la carga mis ratones!

(TODOS GRITAN)

Detenlos, Pérez. Detenlos o la suelto.

¡Pérez, sálvame!

¡Déjenme!

¡Ah!

Oh. -Vamos, rápido.

¡Ah!

-Bu.

¡Ahhh!

¡Ahhh! ¡Ahhh!

-¡Sí!

¡Sí, sí!

-¡Sí!

El ratón Pérez.

Perdón, Pérez.

Gracias, Lucas. No debí confiar en Penkoff.

-La culpa fue mía.

El diente te lo quité yo. ¿Qué?

-Hiciste que perdiera la llamada más importante de mi vida.

Y, tú, que atraparan a Pérez.

-Perdóname, Pérez. Está bien.

Pero esto comenzó cuando alguien decidió

esperarme despierto.

Lo hice porque quería preguntarte algo.

¿Qué?

Si el mundo tiene 6500 millones de habitantes

y nacen 210 000 personas cada día...

¿Cómo consigues cambiar los dientes por monedas

a tantos niños todos los días?

Simplemente, Lucas...

Lo hago.

Esta noche déjalo debajo de tu almohada.

Gracias, Pérez.

-Déjennos en paz.

-Apártese, soy Gil Penkoff. ¡Apártense!

(TODOS LE GRITAN)

¡No!

-Chicos, ¿dónde está Pérez? Se ha ido.

-¿Dónde está? Con su familia.

Mamá, papá... Ha venido el ratón Pérez.

Misión cumplida.

¿No, Pérez?

Ha sido un placer trabajar contigo.

El placer ha sido mío.

Si algún día necesitas algo, ya sabes.

Lola, he estado pensado...

¿Sí? ¿Por qué no vienes con nosotros?

Es que este es mi mundo.

En el barco somos una gran familia.

Sí, lo se, pero...

Yo estoy bien aquí.

Adiós, Lola. Adiós, Pérez.

(Aplausos) Plas, plas.

-Bravo.

Muy bien.

-Volvamos a casa.

-Vamos.

¿Los billetes, quién los tiene?

¿De qué os reís?

Mamá, lleva esta, pesa menos. -El coche está fuera.

-¡Bienvenidos...

a la fiesta de la gran familia...

del ratón Pérez!

-¡Un momento, un momento!

En nombre del señor, Pérez, tengo el honor de presentaros

al nuevo capitán del barco.

-¡Ratito!

-¡Vamos, Pérez, únete a la fiesta!

Sí, sí, te felicito.

(SUSURRA)

Has venido. ¿Y quién te iba a enseñar

a bailar si no, chico?

# Todos tenemos un amor

# que nos complica la vida.

# Todos tenemos un amor

# que nos rompe el corazón # y nos complica la vida.

# Todos tenemos un amor

# que nos complica la vida.

# Todos tenemos un amor

# que nos rompe el corazón # y nos complica la vida.

# Todos tenemos un amor

# que nos rompe el corazón # y nos alegra la vida.

Cine Clan

36 Episodios

  • El cascanueces

    El cascanueces

    Cine Clan94 min, 21 sec

  • Las vacaciones gatunas de los Barkers

    Las vacaciones gatunas de los Barkers

    Cine Clan67 min, 53 sec

  • Dixie y la rebelión zombi

    Dixie y la rebelión zombi

    Cine Clan76 min, 30 sec

  • Hey Arnold: Una peli en la jungla

    Hey Arnold: Una peli en la jungla

    Cine Clan76 min, 43 sec

  • Operación Cacahuete

    Operación Cacahuete

    Cine Clan75 min, 37 sec

  • Jungle Beat. La película

    Jungle Beat. La película

    Cine Clan80 min, 22 sec

  • Colmillo Blanco

    Colmillo Blanco

    Cine Clan78 min, 27 sec

  • Socorro, he encogido a mis padres

    Socorro, he encogido a mis padres

    Cine Clan86 min, 59 sec

  • Trasto

    Trasto

    Cine Clan75 min, 16 sec

  • Astro Boy

    Astro Boy

    Cine Clan82 min, 8 sec

  • Luis y los alienígenas

    Luis y los alienígenas

    Cine Clan77 min, 26 sec

  • Mina y el mundo de los sueños

    Mina y el mundo de los sueños

    Cine Clan73 min, 16 sec

  • Los Olchis: Bienvenidos a Pestilandia

    Los Olchis: Bienvenidos a Pestilandia

    Cine Clan77 min, 1 sec

  • Meñique y el espejo mágico

    Meñique y el espejo mágico

    Cine Clan71 min, 57 sec

  • Capitán Diente de Sable y el diamante mágico

    Capitán Diente de Sable y el diamante mágico

    Cine Clan75 min, 25 sec

  • Spy Cat

    Spy Cat

    Cine Clan80 min, 40 sec

  • Zapatos rojos y los siete trolls

    Zapatos rojos y los siete trolls

    Cine Clan82 min, 43 sec

  • Terra Willy: Planeta desconocido

    Terra Willy: Planeta desconocido

    Cine Clan83 min, 21 sec

  • Félix y el tesoro de Morgaa

    Félix y el tesoro de Morgaa

    Cine Clan77 min, 18 sec

  • Los cocodrilos atacan de nuevo

    Los cocodrilos atacan de nuevo

    Cine Clan82 min, 35 sec

  • Norman del Norte, una aventura digna de un rey

    Norman del Norte, una aventura digna de un rey

    Cine Clan80 min, 57 sec

  • Los cocodrilos, todos para uno

    Los cocodrilos, todos para uno

    Cine Clan74 min, 36 sec

  • Los Lunnipiratas. La película

    Los Lunnipiratas. La película

    Cine Clan83 min, 13 sec

  • Campeones

    Campeones

    Cine Clan114 min, 42 sec

  • El séptimo enanito

    El séptimo enanito

    Cine Clan77 min, 17 sec

  • Pérez, el ratoncito de tus sueños 2

    Pérez, el ratoncito de tus sueños 2

    Cine Clan79 min, 33 sec

  • La gran aventura de los Lunnis y el libro mágico

    La gran aventura de los Lunnis y el libro mágico

    Cine Clan75 min, 48 sec

  • Pérez, el ratoncito de tus sueños

    Pérez, el ratoncito de tus sueños

    Cine Clan87 min, 39 sec

  • Los Cocodrilos

    Los Cocodrilos

    Cine Clan85 min, 17 sec

  • La Patrulla Canina: Rescate a toda velocidad

    La Patrulla Canina: Rescate a toda velocidad

    Cine Clan41 min, 39 sec

  • Los cazamonstruos

    Los cazamonstruos

    Cine Clan85 min, 46 sec

  • La pequeña bruja

    La pequeña bruja

    Cine Clan92 min, 30 sec

  • Juguetes y mascotas

    Juguetes y mascotas

    Cine Clan92 min, 29 sec

  • La increible historia de la pera gigante

    La increible historia de la pera gigante

    Cine Clan70 min, 35 sec

  • Ploey: Nunca volarás solo

    Ploey: Nunca volarás solo

    Cine Clan78 min, 4 sec

  • Documental - Rita al escenario

    Documental - Rita al escenario

    Cine Clan14 min, 45 sec

Cine Clan - Pérez, el ratoncito de tus sueños 2

Infantil

Edad Recomendada:

Dentro de una misma calificación moral, “Todos los Públicos” por ejemplo, puede haber contenidos diseñados para niños de 4 años y otros para niños de 8. De la misma manera que todos los niños van a un mismo colegio, pero no tienen que entender las mismas asignaturas.

Con esta calificación buscamos agrupar contenidos de audiencias afines.

Según estos criterios, los contenidos de las plataformas digitales del canal Clan se clasifican en:

  • Preescolar: Programas especialmente adecuados para niños de 0 a 3 años
  • Infantil: Programas especialmente adecuados para niños de 4 a 6 años
  • Junior: Programas especialmente adecuados para niños mayores de 7 años
  • Calificación Moral:

    Clasificación del contenido audiovisual efectuada siguiendo la normativa vigente y el Código de Autorregulación sobre Contenidos Televisivos e Infancia.

    Según estos criterios, los contenidos del canal Clan y sus plataformas digitales se califican en las siguientes categorías:

    • ERI: Programas especialmente recomendados para la infancia
    • TP: Programas para todos los públicos
    • +7 Programas no recomendados para menores de 7 años (NR7)
  • Calificación Moral:

    Clasificación del contenido audiovisual efectuada siguiendo la normativa vigente y el Código de Autorregulación sobre Contenidos Televisivos e Infancia.

    Según estos criterios, los contenidos del canal Clan y sus plataformas digitales se califican en las siguientes categorías:

    • ERI: Programas especialmente recomendados para la infancia
    • TP: Programas para todos los públicos
    • +7 Programas no recomendados para menores de 7 años (NR7)
  • Calificación Moral:

    Clasificación del contenido audiovisual efectuada siguiendo la normativa vigente y el Código de Autorregulación sobre Contenidos Televisivos e Infancia.

    Según estos criterios, los contenidos del canal Clan y sus plataformas digitales se califican en las siguientes categorías:

    • ERI: Programas especialmente recomendados para la infancia
    • TP: Programas para todos los públicos
    • +7 Programas no recomendados para menores de 7 años (NR7)

Sobre Cine Clan

Cine Clan

Cine Clan

¡Aventuras, comedia, acción y mucha diversión para toda la familia!

Disfruta de las mejores películas de cine familiar en la web y apps de Clan.

En Clan TV En la web y apps del canal.