1. TV Clan
  2. Series
  3. Cine Clan
  4. Cine Clan - Los elfkins
Facebook Twitter
Menú de navegación Desplegable

Bienvenido a Clan.

Elige usuario

  • Slugterra
  • Slugterra en inglés
  • Hello Kitty Super Style! en inglés
  • Hello Kitty Super Style!
  • Aprendemos en Clan. La Caja
  • 10
    Seguir viendo Cine Clan
    No te pierdas los nuevos episodios. En la web y apps del canal en clan
    Aprendemos en Clan. La Caja
  • Las sirenas de Mako
  • Las sirenas de Mako en inglés
Para todos los públicos Los elfkins
Transcripción completa

-Bienvenidos, queridos amigos, al Elfkin Fest de este año.

Siguiendo nuestra venerable tradición,

vamos a empez...

¿Podemos esperar un mini segundito?

Helvi todavía no ha llegado.

¡Tendremos que empezar sin ella!

Estamos a punto de ver la famosa historia

de nuestros ancestros, los Elfkins de Colonia.

En la ciudad alemana en una época lejana,

los Elfkins ayudaban a la raza humana,

que tan holgazana bajaba la persiana y se iba a la cama.

Entrada la noche... ¡Au!

¡Rábanos, no veo nada!

Lo siento, solo estaba comprobando el decorado.

Que siga el espectáculo.

¿Por dónde iba? Entrada la noche...

Entrada la noche, aparecían y empezaban a trabajar con alegría.

Formaban un enjambre herramienta en mano

y hacían las tareas de los seres humanos.

Cuando los holgazanes despertaban y la jornada amanecía,

ya tenían hecho el trabajo del día.

Una historia preciosa, pero no tiene un final feliz.

¡No!

Un día el sastre debía confeccionar un traje para el alcalde

que en la noche debía acabar.

-En torno a la mesa de costura cortaron y cosieron

con mucha soltura. Agujas, hilos, ribetes y encaje.

Antes de salir el sol lograron terminar el traje.

¡Oh! ¡Qué moderna!

Ahora se lleva así...

-Pero nunca demostraron agradecimiento alguno

por los Elfkins.

Ahí llega Kipp. Mucho gorro, pero poco cerebro.

Porque la inquisitiva mujer del sastre quería ver

a los pequeños ayudantes con sus propios ojos.

Así que tiro guisantes por el suelo

y los pobres Elfkins se resbalaron

y se cayeron por las escaleras del sótano.

Después de eso, no se les volvió a ver nunca más.

Desde entonces, los humanos no paraban de lamentarse,

"Ojalá pudiéramos volver atrás,

a esos maravillosos días en los que no había que trabajar".

Tú también tienes que caerte por las escaleras,

¡está en el guion! No pienso caerme.

¡Has fallado, atontado!

-¡Cuidado! No me lo puedo creer. ¡Ahora veras!

Ya me he hartado.

¡No lleva ropa interior! ¡Dale duro, Helvi!

¿Eso es todo lo que sabes hacer?

¡Yupi! ¡Allá voy!

¿Alguien ha perdido un hilo? -¡Cuidado!

(GRITAN)

¡Se supone que el que gana soy yo!

(RÍEN) ¡No! ¡Esta vez es diferente!

Escuchadme todos.

A los Elfkins no nos gusta que nos supliquen.

Si nos tratáis bien, os trataremos bien.

-Eso es. -No entiendo por qué aplaudís.

Los humanos no son buenos.

¿Cómo lo sabe si conoces alguno?

Porque conozco la leyenda.

Los humanos son seres ruines, desagradecidos y demasiado grandes.

Durante generaciones, hemos vivido libres y sin problemas.

Ya, ya, y aburridos como ostras y...

Apretujado. -Yo no me aburro.

-No, yo tampoco. -Ella tiene razón, Helvi.

Aquí todos podemos cumplir nuestro propósito como Elfkins.

-¿Cuál es nuestro propósito?

(TODOS) ¡Dominar un oficio a la perfección!

¿Y qué oficio dominas tú a la perfección?

Ya lo verás.

Este año ganaré yo el gorro en la competición del gorro.

-Hasta ahora todos tus intentos por aprender un oficio

han sido un fracaso.

Por eso tienes el gorro más pequeño y más andrajoso de todos.

Y eso va a seguir siendo así. ¡No por mucho tiempo!

¡Mis ideas son "elfkinescas"!

-Vaya. -Pobre...

-Llega el punto culminante de la celebración. (RÍE)

¡La competición del gorro! -¡Yupi, me encanta!

Tranquilos, voy a llevarme yo el gorro,

así que ya podéis iros a casa.

-Vamos a ver. -¡Sí!

-¡Qué cesta tan bonita! -Bueno, ¿qué tenemos por aquí?

-Un cesto para las coles. -Muy bien.

-Las he teñido de color marrón para disimular la suciedad.

-Prácticas y bien ejecutadas...

(Golpe)

¡Au! ¡Colirrábanos!

-Preciosas, muy bien.

-Kipp, ¿qué has hecho tú esta vez? ¿Una silla?

Enhorabuena. Está muy bien construida.

Y no es una silla cualquiera.

Lo especial de esta valiosa silla son las patas.

-¡Qué bonita!

Veréis, sea cual sea la altura del techo,

puedes asentarte cómodamente. -¡Qué pasada!

-Una idea excelente, Kipp.

Esta silla es un ejemplo perfecto de artesanía Elfkin.

¡Pero aún no habéis visto esto!

¡Dejad que os presente al inigualable

y elfkinesco recogenabos!

-A ver qué hace esta vez.

Ya no tendremos que volver a recoger los nabos

a mano nunca más. ¡Eso no va a funcionar!

Me juego lo que queráis.

-Ahora lo veremos. -Parece que sí.

¡Os va a poner los gorros de punta!

-¡Cuidado! -¡Cuidado!

¡Colirrábanos!

¡Esto no era parte del plan! -¡No, aléjate de mí!

¡Corre! ¡Rápido!

¡Oh!

(TOSEN)

-¡No puedo respirar!

(TOSE) Bueno, no ha sido para tanto, ¿verdad?

Estamos todos bien, ¿no? -¡Ayuda!

¡Ayuda! -¡Pobre, hay que rescatarla!

-Pobrecita, ayudadla.

-¡No, no estoy nada bien!

¡Aquí abajo estamos a salvo de los humanos, pero no de ella!

Lo siento mucho, yo...

Creí que nos vendría bien. Que todo sea un poco más Helvi.

Lo que necesitamos es que sea un poco menos Helvi.

Yo... Yo solo quería...

¡Nunca serás una Elfkin de verdad! ¡Jamás!

Pero... Pero yo...

(SOLLOZA)

¿A dónde vas?

Me largo al mundo de los humanos. ¿Estás loca?

Vendla dice que los humanos comen Elfkins para desayunar.

Con gorro y todo.

¿Eso no te parece terrible? Anda.

Yo no me creo que sean tan malos.

Mira esto. Parecen super majos.

Voy a buscar a un humano que me enseñe un oficio

y entonces, volveré y dejaré de ser la fracasada del gorro andrajoso.

¿Pero y qué voy a hacer yo sin ti?

Voy a volver súper pronto.

¡Eh! Somos rápidos, inteligentes y chas ¿o no?

¡Eso es, chas!

Pero, ¿qué es eso de "chas"? Pues que hacemos "chas".

Trabajamos, hacemos chas y nos vamos.

Y no hay nada que no podamos hacer.

Bueno, casi nada.

¡Oh!

Esta es mi obra maestra.

¡Ay!

Creo que es mejor que te acompañe. Pero si tú ya dominas un oficio.

Hacer velas todo el día es muy aburrido.

Quiero ver la luz del sol.

Dicen que brilla más que todas las velas del mundo.

Oh, mi Butz.

(SE ESFUERZA)

¡Vaya! ¡No me imaginaba

que el mundo de los humanos fuera tan bonito!

¿Cómo de grande crees que es?

Yo diría que es 1000 veces más grande que nuestro mundo.

Creo que estás exagerando un poco.

Y cuando el sol brilla, es aún más grande,

¡porque todo empieza a crecer y a crecer!

¡Por eso los humanos son tan grandes!

(ASIENTE)

(SE ESFUERZAN) ¡Eh!

¡Eso va contra las normas!

¿Qué haces tú aquí? He venido a buscaros.

¡Suéltame!

(TODOS) ¡Ah!

¡Tenemos que volver antes de que nos descubran los humanos!

¡Pues vete! Yo tengo cosas que hacer.

Helvi va a aprender un oficio de humanos.

¿Qué?

Vuelvo en un plis plas. ¡Recuerdos a todos de mi parte!

¿Pero tú estás bien de la cabeza?

¡Los humanos siempre han sido unos holgazanes!

¡No vas a aprender nada de ellos! Vamos.

¡Eh! ¿Me oye alguien?

¡Estoy aquí fuera, pero no por mi culpa!

¡Mira! ¡El sol!

¡Vaya!

¿Me ves más grande? (NIEGA)

¡Mira eso! ¡Un pájaro de verdad!

Me encantaría volar. ¡Y mira ese qué grande!

¡Se está tirando un pedo gigante!

(RÍEN)

Helvi, mira esto.

¿Qué crees que es?

¡Es donde los humanos guardan sus provisiones!

¡Esto es el paraíso!

¡Eh! ¿Hay alguien ahí?

¡Ay!

Esto no puede ir a peor.

¡Un cerdo canino!

¡Socorro! ¡Por ahí no es!

¿Qué es eso?

Vamos a ver a qué sabe.

(LADRA)

(GRITA)

¡Corre, corre!

¿Y ahora qué hacemos?

¡Corre!

¿Y ahora qué? ¡Que no nos vea el perro cerdo!

Bueno, hasta pronto. ¡Corred!

¡Chucho!

¿Por qué nos está persiguiendo? ¡Por ahí!

¿Y ahora? ¡Haced algo! ¡Espera!

A lo mejor solo quiere jugar.

¿Estás segura?

Un momento.

¡Ya lo sé!

Vamos, busca el palo.

¿Esto es lo que tú llamas una idea elfkinesca?

(RÍE)

# Cumpleaños feliz, # cumpleaños feliz,

# me deseo yo, Theo, # cumpleaños... #

(RADIO) "Ven a por el mejor desayuno

al paraíso de los pasteles de Bruno."

¡Mentiroso! Es el infierno de los pasteles.

(CARRASPEA)

¿Hola?

¿Hola?

¿No es aquí donde solía estar la pastelería Hampus?

Le encuentro bastante diferente.

Yo también.

Está cerrada, señora, desde hace tiempo.

Oh, no, ¿y qué ha pasado con las legendarias torres de nata?

Me encantaban. Las comería a todas horas.

Espere un momento.

# Ven a por el mejor desayuno # al paraíso de los pasteles.

¡Oh! ¡Qué bien!

Me las puede poner con esta tarta de Bruno.

¡Largo de aquí! ¡Váyase a la tienda de Bruno!

No me extraña que haya cerrado.

Le está bien merecido.

¡Vamos! Terreno despejado.

Suéltame, bebé gigante.

Qué pena. Estaba buenísimo.

¡Oh, no! ¡Otra vez no!

¡Que viene!

¡A que no me pillas!

Genial.

¡A los arbustos!

Largo de aquí, chucho, este no es tu jardín.

(SUSPIRA) Por qué poco.

¡Seguidme!

¿Ahora nos vamos de excursión a sus casas?

¡Esto no me gusta, no me gusta nada!

Aquí estamos a salvo.

¿Y si hace lo mismo con nosotros?

Lo dudo mucho.

Helvi conoce bien a los humanos, ¿verdad?

(ASIENTE)

Esto parece una especie de taller.

¡Ay!

¡Es una pastelería!

¿Una pastelería de pasteles?

¡Vaya, mirad!

¡También tienen una competición de gorros!

Sí, pero está roto, qué típico.

Los humanos siempre destrozándolo todo.

¡Mirad eso!

Qué rico.

¡Torres de nata!

¡Está increíble!

Ya me he hartado. Largo.

¡Aparta!

Odio los perros.

Qué bueno.

Quiero más.

¡Mirad!

¡Ahora ya sé lo que quiero ser!

¡Repostera!

A lo mejor yo también gano un gorro tan grande como ese.

¿Tú?

Claro, seguro que sí.

No entiendo por qué necesitas un gorro tan grande

cuando tienes un cerebro tan pequeñito.

(RÍE) No tiene gracia.

¿Qué narices ha pasado aquí?

Lo que me faltaba ya. Ratas.

Ahora veréis, os voy a enseñar quién es el que manda aquí.

Genial, así que aquí estábamos a salvo.

¡Deja de lloriquear! No estoy lloriqueando.

Son mis cuerdas vocales.

¡Agachaos!

(GRITA) Ya te tengo.

(INTENTA GRITAR) ¡Suéltame!

Pero bueno, ¿qué eres?

¿Tú qué crees?

¿Un gnomo de jardín que habla?

¡No! Tienes otra oportunidad.

Eh, pero...

¿De verdad parezco un "eh", en serio?

Está bien, te voy a ayudar, pero solo esta vez.

Soy un... No puede ser.

Un elf... ¿Eres un elfo?

¡Bah! ¡Los elfos no existen!

¡Soy un Elfkin!

Pero yo creía que los Elfkins erais un mito, no reales.

¡Suéltala! ¡Ahora verás si somos reales!

¡Tenemos una cerilla! ¡Y no dudaremos en usarla!

Mejor no lo hagas.

Le tengo mucho cariño a mi pastelería y a mis...

¿Quién ha sido?

Yo no.

No he comido nada tan delicioso en toda mi vida.

¿Cómo lo haces?

¿Quieres saberlo?

(GRITA) No es asunto tuyo.

Venga, hombre, no sea así, señor narizón.

¿Cómo te llamas, por cierto?

Yo soy Helvi.

Este es Butz, y el cerebro de mosquito es Kipp.

Ja, ja.

Theo. Theo Hampus.

Vale, pues ahora que ya somos mejores amigos,

me gustaría hacerte una pregunta de Elfkin a humano.

No toquéis nada y no hagáis ningún ruido.

¿Eres tú el que ha empapado a Charles?

¿Eh?

-Holi, holi.

Tú y tu querido pastelito tenéis 3 segundos para largaros de aquí.

-Si a alguien han echado del negocio, aquí, hermano.

Llevas siglos arruinado. Ya.

Eso es porque la gente prefiere comprar tus dulces baratos.

Mejor eso que esa nata cursi que nadie quiere.

-Ya estamos otra vez. No tienes ni idea.

No, el que no tiene ni idea eres tú.

Tú. No, tú.

Toma. Prueba esto.

No eres más que un nuevo rico prepotente.

¡Un cascarrabias! ¡Y tú un pretencioso!

¡No! ¡Los cupcakes no!

Suerte que conoces bien a los humanos.

No paran de pelearse.

El cascarrabias cocina mejor que el pretencioso.

¡Suéltame! ¿Te vas a rendir?

¡Eso nunca!

Hablando de rendirse...

¿Puedo recordaros brevemente el motivo de nuestra visita?

-Ah, sí, claro.

¿Qué es esto?

La lista de todas las facturas pendientes.

Electricidad, gas, agua...

-En resumidas cuentas, te he pagado las deudas

y tienes una semana para devolverme el dinero.

De lo contrario,

ya puedes hacer las maletas porque me quedo con la casa.

Por cierto, que tengas un feliz cumpleaños, hermanito.

Es peor de lo que yo pensaba.

Podrías habérnoslo lo dicho, ¿no?

# Cumpleaños feliz con un gorro # es tu día así que échale morro. #

¡Eh!

Voy a perderlo todo.

No tengas miedo de llevar sombrero.

Haces un montonazo de pasteles y ¡chas!

Tendrás dinero suficiente para pagarlo todo.

Creo que voy a ir haciendo las maletas.

Me da que no vas a ser repostera.

Por fin podemos irnos a casa.

¡No! ¡Espera!

Puedo ayudarte. Bueno, podemos ayudarte.

(ASIENTE) Somos Elfkins.

Trabajamos día y noche y por la tarde también.

¡Yuju!

No "problemo". Lo haremos al estilo Elfkin.

Solo tienes que enseñarme cocinar.

¿Entonces no sabes cocinar?

No, pero no puede ser tan complicado.

Ahora mismo podemos empezar con las clases.

Primero encendemos el horno.

Helvi sabe lo que hace.

¡No!

Esto lo apago yo con la punta del gorro.

¡Gasolina!

Vaya nombrecito.

¡No!

Otro problema resuelto en un chas o como se diga.

Sabes, aunque parezca mentira,

te aseguro que los Elfkins somos de gran ayuda.

Sí, pero solo si nos tratan bien.

¿Te parece que esto es tratarnos bien?

¡Lo siento! ¡Lo puedo arreglar!

¿En serio? ¿Cómo?

Acabas de achicharrarle todos los ingredientes.

(MEGAFONÍA) "20% de descuento en ciruelas y melocotones..."

Le voy a comprar más ingredientes.

Así seguro que me perdona.

Está lleno de humanos. Es la peor idea que podías tener.

No, es elfkinesca.

Pues lo que yo he dicho. Somos Elfkins, ¿no?

Rápidos, inteligentes y chas. ¡Eso es, chas!

Olvídalo. Yo me quedo aquí.

Haz tus cosas, Charles.

¡El cerdo canino!

¡Oh, no! ¡Esperadme!

¡Ven aquí!

¡Y ahora!

¿Qué más necesito?

-Están blanditas.

Judías dulces.

¡Socorro! ¡Parezco un globo aerostático!

Yo te ayudo. Pobre perrito.

(LADRA)

¡Ah!

¡No!

Corre, Kipp.

No, el gorro no.

(GRITA)

-Harriet, pastelito querido. ¿Cómo va todo?

¿Qué está pasando?

-Jefe... -¿Qué le ha pasado a mi expositor?

-No he sido yo, ha sido Charles, se ha vuelto loco.

Estaría persiguiendo a una rata o algo parecido.

-¿Ahora las ratas llevan gorro?

Te quiero aquí ahora mismo, vamos, rápido.

-¿Qué ha pasado aquí? -¡Tú! Recoge todo esto, rápido.

-Pero si mi turno ya ha terminado. -Eres un perro muy malo.

Es el momento perfecto para irnos.

¿Y cómo vamos a llevar todo esto a la pastelería?

Pan comido. Lo haremos al estilo Elfkin.

Me siento desnudo sin gorro. Yo no salgo así.

Allá vamos.

(GRITAN)

Tranquilo, chico.

-¡Cuidado!

(GRITAN)

(TODOS) ¡Esto es genial!

(GRITA)

Ya estamos de vuelta.

Mira, hemos comprado más ingredientes.

¡Tachán! Y un montón de cosas geniales.

¿Judías pedorras? Por ejemplo.

¿De dónde habéis sacado todo esto?

Hemos ido a una gigantesca despensa.

Tendrías que haberla visto. ¿Volvemos a ser amigos?

Ya podemos salvar la pastelería.

¡Espera, no!

Tú decides.

O amasas con brío o te das el piro.

Está bien.

Aprendiz de repostería Helvi a su servicio, oh, gran maestro.

De acuerdo, para empezar tenemos que ir al jardín a por fresas.

¡Sí! Perfecto.

Espera, nos ha engañado.

¡Eh, no empieces sin nosotros, te lo advierto!

Ya te lo dije, todos los humanos son iguales,

malos y desagradecidos.

(GRITA)

Venga, enséñame a hacer repostería.

(GRITAN)

Ahora en serio.

Siempre hemos ayudado a los humanos.

Ahora os toca ayudarnos a nosotros.

A mí nunca me habéis ayudado.

No me extraña, ¿a un cascarrabias como tú?

¿A que no me pillas?

Aquí no.

Estoy aquí.

Aquí no.

(NIEGA)

Pringado.

¡Tachán! ¡Bingo!

(RÍE) Pero...

(GRITA)

Au...

No me voy a ir

hasta que no me enseñes el ABC de la repostería.

Podemos ayudarte a solucionar esto.

Eso es chantaje, diminuto ser insoportable.

Me tomaré eso como un sí.

Pero después os vais para no volver.

Prometido, te doy mi palabra de honor de Elfkin.

Sí, yo también.

De acuerdo, podéis echarme una mano.

Necesito harina, azúcar, mantequilla,

extracto de vainilla... ¿A qué estáis esperando?

No es culpa mía. Exijo utensilios de tamaño Elfkin.

Vendla tiene razón. Los humanos sois unos arrogantes.

Destrozar el expositor de tu dueño está muy feo.

Y suelta eso ahora mismo, que te estoy regañando.

¿Eh?

(Alarma)

Oh, no. Otra vez no.

El horno se sigue sobrecalentando.

¿Cuándo vamos a arreglar el sistema de control?

-Tranquila, no hay prisa.

-¿Y creo que pasará cuando todo vuele por los aires?

¿Y cuándo va a estar lista la nueva fábrica?

-En una semana empezamos con las obras.

Será preciosa.

-Pero ¿y si tu hermano consigue pagarte lo que te debe?

(RÍEN)

Um...

Como siempre decía mi padre,

el amor es la base de la repostería.

Y esto requiere sensibilidad.

Vale, sensibilidad.

¿Eh?

(GRITA)

Y paciencia.

Tampoco te pases.

(GRITA) ¡Quema, quema!

Y precisión.

Preci... ¿qué?

¿Puedo hacer algo ya?

No.

¿Y qué hay de nuestro trato? Eh, para el carro.

Te he dicho que podías ayudarme, pero nada más.

"Voy a ser repostera y voy a ganar un gorro enorme".

Espera y verás.

(RÍE)

Has fallado. ¿Cómo pretendéis que trabaje así?

(RÍEN)

Esa es la cuestión. Cuánta harina.

Os prohíbo hablar, ¿de acuerdo?

¿Os ha quedado claro o no?

(ASIENTE) Si nos acaba de prohibir hablar.

(TODOS) Sí.

¿No querías aprender repostería? Si no me dejas hacer nada.

Primero tienes que aprender a usar estos,

y, después, a lo mejor, te enseño a usar esto.

Y, ahora, volvamos al trabajo. Vale.

Bueno, se acabó por hoy, me voy a dormir.

Vosotros limpiad el obrador. (TODOS) ¿Eh?

Oh...

¡Ya está! ¡Impecable!

¿Podemos dormir aquí? No.

No, ni hablar.

Pero solo por esta vez.

En realidad, creo que es mucho más majo de lo que parece.

Los humanos siempre van de majos y luego son unos monstruos.

Por favor, ¿qué sabrás tú de los humanos,

cerebro de mosquito?

No vuelvas a llamarme cerebro de mosquito, ¿vale?

Lo siento, quizás te gusta más... ¡Cerebro de pez!

Gorro andrajoso. ¡Chúpate esta, y esta!

¡Oh!

¡No! Por favor, ya nos callamos.

Ya te he dicho que son unos monstruos.

Te lo he dicho mil veces. ¿Qué ocurre?

¿Estamos en un barco?

Genial.

A ver si encontramos una linterna.

¿Para qué? Si tienen una enorme en el cielo.

¡Oh!

Ojalá pudieran ver esto los demás.

(Ruido de cacharros)

¡Vaya! ¡Qué pasada! ¡Cómo mola!

Estoy bien, gracias por preguntar.

(RÍE)

¡Oh!

¡Oh!

¿Eh?

¡Oh!

¿Cómo estás? ¡Oh!

Ups, lo siento.

¡Adiós!

Oh...

¡Oh!

No hemos tocado casi nada. Es precioso.

Nana de luna.

Bruno y yo la escuchábamos cada noche antes de ir a dormir.

¿Por qué ya no os lleváis bien?

Es una historia triste.

Nos encantan las historias. No, necesito dormir.

Como quieras, pero sabemos dónde duermes.

(TOCA LA TROMPETILLA) Vale, vale, vale...

Aunque parezca increíble, éramos un dúo perfecto.

Yo me colaba en el obrador de mi padre de noche

para hacer pasteles.

Y Bruno se los vendía a todos los niños del barrio.

Estaban locos por mis cupcakes.

Bruno era un vendedor excelente.

Con el dinero, compramos todos estos juguetes.

Sí, esto era el paraíso.

Antes de dormir, yo escribía recetas nuevas en mi cuaderno,

y Bruno guardaba el dinero en nuestro cofre del tesoro.

¡Oh!

Pero eso hace ya mucho tiempo.

¡Eh! ¿Y cuál es la parte triste?

Acaba la historia. Porfi, porfi.

¡Ah, enanitos inconformistas!

Todo empezó

en el Campeonato Internacional de Repostería.

Yo fui la persona más joven en ganar el primer premio.

Papá estaba muy orgulloso.

¿Y Bruno se puso celoso? Sí.

Fue entonces cuando se estropeó todo.

Y cuando murió papá, Bruno quiso cerrar la pastelería

y construir una fábrica. Quería hacer pasteles en cadena.

Pero la repostería es un arte y yo, Theo Hampus,

nunca trabajaría en una fábrica.

Ajustamos cuentas y Bruno se fue de la ciudad.

Y cuando volvió, construyó ese edificio horrible

enfrente de mis narices

para dejar claro ante todo el mundo que yo era un simple repostero

y él un empresario de éxito.

¡Ay! Se acabó el cuento de buenas noches.

Ahora, a dormir, mañana hay que madrugar.

¡Oh...!

¡Oh!

¡Sí!

Eh, Butz, Kipp.

Quiero esas manos en la masa.

Pero no sabemos cómo funciona todas esas máquinas.

Para eso está tu cerebro de mosquito.

¡Oh!

Bueno, ¿qué te parece?

# Esta noche hemos construido

# una máquina para un amigo.

# Elfkins con destreza divina.

# Somos los reyes # del huevo y la harina.

# ¡Eso es!

# Que suene bien alto, # coge cada bol.

# Los Elfkins venimos # a tomar el control.

# Sabemos # todos los trucos posibles.

# No negarás que es increíble.

# Gente, no se vuelva loca, # saldrá a pedir de boca.

# Kipp, va aquí la venda, # tenemos las riendas.

# Estilo Elfkins.

# Estilo Elfkins.

# Estilo Elfkins. # ¡Bien, bien, bien!

# Estilo Elfkins.

# Así somos los Elfkins, # rápidos...

# Y... # ¡Chas!

# Hemos venido # a salvar la pastelería

# a una velocidad # que nadie creería.

# Hacemos cualquier cosa, # ponemos de nuestra parte.

# Somos Elfkins molones, # no hay quien nos pare.

# Siempre nos va el jaleo, # no nos andamos con rodeos.

# El "pikipibag" # hace pasteles y ¡chas!

# Estilo Elfkins.

# Como debe ser.

# Reyes de repostería. # Estilo Elfkins.

# Bien, bien, bien.

# Estilo Elfkins.

# Estilo Elfkins.

# Bien, bien, bien.

# Como debe ser.

# Estilo Elfkins.

# ¡Ajá! Bien, bien, bien. #

Preparados, listos, ¡ya! ¡Eh!

Es un invento de Kipp.

Tiene un cerebro de mosquito privilegiado.

No es para tan... ¡Ay, ay!

Ups.

Estáis como una regadera.

Pero reconozco que me gusta. Ya podemos salvar la pastelería.

Prueba esto. Menos azúcar.

¿Y esto? ¿Mejor?

Baten más los huevos.

Más canela.

¿Qué haces? ¡Eh, aún no está listo!

Tus pasteles están muy bien, pero necesitan un toque Helvi.

¡Jaja!

(TOSEN)

Suerte que estáis aquí para ayudar.

Vaya, ¿y esto por qué sirve?

¡Madre mía!

(TARAREA)

¿Ah?

¡Oh!

¡Oh, uh!

¡Hop, hop, hop, hop! (TARAREA)

¡Ah!

(CARRASPEA)

Creo que ya terminado.

¿Eh?

Dijiste que el amor es la base de la repostería.

Um...

Mmm...

¿Y bien? ¿Qué te parece?

¿Está bueno, está bueno?

Lo estás haciendo propósito.

Creo que vales para esto.

Todo vuelve a ser como era antes.

Pero con más amor.

¡Eh, que acabamos de fregar el suelo!

¡Oh, déjalo tranquilo!

Te dije que los Elfkins podemos con todo.

Tengo que reconocer que cuando se trata de ayudar,

los pequeños Elfkins son los mejores.

Esperad un momento.

(TODOS) ¡Oh, oh!

¡Oh!

¡Vaya! Qué máquina espejo más chula.

(RÍEN)

¡Oh!

Vamos a abrir la puerta.

Adelante. ¿Ya?

¡Oh!

Eh, sonríe un poco.

Ven aquí.

No, sonríe más.

Necesito ayuda.

¡Ajá!

¡Oh!

Vaya desastre. ¿Por qué no entra nadie?

Bueno, es normal, la pastelería lleva años cerrada.

Seguro que entra alguien. Sí, seguro.

(BOSTEZAN)

No puedo pretender que la gente se acuerde de mí.

Seguro que podemos arreglarlo.

Toma, más provisiones.

(RÍEN)

¡Todos a bordo!

Torpedo listo para despegar.

Chicos, creo que esta es una idea demasiado elfkinesca.

Tranquilo, te acostumbrarás.

(RÍE)

¡Oh...!

Creo que se me olvida algo.

(GRITAN)

(RÍEN Y GRITAN)

¡Sí!

¡Oh, Oh! ¡Oh!

(TODOS) ¡Oh!

(GRITAN)

¡Increíble!

(RÍEN Y GRITAN)

¡Sí!

¡Yuju!

¡Caray!

¡Hala, mira, estamos volando muy alto!

¡Uh...! (RÍE)

¡Oh, qué pasada! (RÍE)

Mirad el cielo. -Mira eso.

-¡Copos de nieve gigantes!

-¿Cómo? Qué va, son magdalenas.

¡Ah!

-Tienen algo escrito. ¿Qué pone?

-A ver, "Pastelería Hampus, mañana a las diez gran reapertura".

-Yo también quiero.

(RÍE) ¡Uh!

-Ven con mamá.

Después de esto, nada puede salir mal.

(GRITA) ¿Qué es eso? ¡Oh!

-¡Eh, eh, frena el coche!

¡Frena! ¡Ah!

Ahí están.

Escucha, Helvi, ya sé lo que se me ha olvidado instalar.

¿El qué? ¡Oh, oh!

(TODOS) ¡Los frenos!

¡Oh!

Oh, chicos, ¿estáis bien? ¡Mi cabeza!

Aún está en fase de prueba. Mañana repetimos.

¡Sí! No, de eso nada.

¿Por qué no?

Porque...

Porque estaba preocupado por vosotros, bobalicones.

¿Eso quiere decir que nos quieres un poquito, cascarrabias?

Bueno, yo no lo diría así, pero sí, os echaría mucho de menos.

No está mal para ser humano.

¡Ah, ah! ¿Qué?

¿Qué ha sido eso? ¿Eh?

-¡Mmm, qué bueno!

-¿Eh?

¿Eh? ¿Cómo ha conseguido hacer todo eso tan rápido?

-¿Está seguro, jefe?

(CHISTA) -Silencio.

(GRITA)

-¡Oh, ah!

-Eh, este es mi...

-Está exquisito.

-Bum, bum, bum.

Mi excavadora.

¿Eh?

No, no puede ser.

¡Ha montado todo esto usando nuestros viejos juguetes!

-¡Ah!

No haremos nada de ruido.

Bueno, lo intentaremos.

(Tren)

¡Oh!

Cuidado. ¡Largo! Esta es mi pastelería.

Y esta es mi excavadora, no tienes derecho a usarla.

Tengo derecho a usar todo lo que esté en mi casa.

Está también es mi casa. Eso no es lo que decías antes.

Según tú, ¿no era una pastelería cutre y de poca monta?

Te recuerdo que querías vender...

Teníamos un montón de deudas.

La repostería no lo es todo, también hay que saber de negocios.

Pero papá y tú no erais capaces de entenderlo.

Tuviste tu momento de gloria,

el campeón más joven de la historia, bla, bla, bla.

El orgullo de papá, bla, bla, bla.

Y tú preferiste arruinarlo todo.

Ahora este local de mala muerte va a pasar a ser parte de mi fábrica.

Tenemos que ayudarle.

¿Tengo cara de loco? ¡Ah!

¡Lo tengo! ¿Os acordáis de la leyenda?

Hagamos como la mujer del sastre.

Espera...

¡Ahora!

¡Oh, no!

¡No!

Este no era el plan.

¡Theo, Theo, despierta! ¡No!

Theo... Rápido, hay que esconderse.

¡Oh!

Está vivo.

-¡No! -Pero no tiene buena pinta.

-Rápido, llama a una ambulancia.

Su cuaderno de recetas.

-Ahora tiene que descansar.

-Tiene una contusión severa.

Le han dado una pastilla para dormir.

Los doctores quieren que se quede ingresado unos días.

Parece que se ha quedado sin pastelería.

-Yo no quería que esto acabara así.

Theo, despierta, por favor.

Es urgente.

¡Oh, mirad, se está despertando! ¡Oh!

Qué bien, tres gnomos de jardín. Creo que no hay nadie al volante.

¡No! Soy yo, Helvi. ¡Oh!

Gnomos que hablan.

(RONCA)

¡Eh! No, no puedes dormir, Theo.

¡Eh, despierta! ¡Despierta!

Vamos, puedes hacerlo.

¡Despierta!

Olvídalo, no hay forma de despertar a un ser tan gigante.

Cuando se despierte, habrá perdido la pastelería.

(RONCA)

¿Qué haces?

Tenemos que salvar la pastelería. ¿Qué?

¿Nosotros tres solos? Creo que está delirando.

Necesitamos ayuda, tenemos que abrir a las diez.

Podemos hacerlo.

Ningún humano ayudaría a un Elfkin.

Eso ya lo sé. Voy a hablar con los demás Elfkins.

Ya lo dijo Theo, ayudando somos los mejores.

¿Qué vais a hacer si se presenta Bruno?

(AMBOS) ¡Nos encargaremos de él!

Más te vale volver.

Ten cuidado, Helvi.

¡Oh!

¡Eh!

¿Hay alguien?

¡Hola!

(Llanto)

(LLORAN)

Siempre recordaremos a Kipp, Butz y a Helvi.

Donde quiera que estén sus almas,

tengan siempre un cálido gorro sobre su cabeza.

¡Ya lo tenemos! (TODOS) ¡Ah!

No tenéis que preocuparos por eso.

¡Helvi! Pensábamos que... ¿Dónde estabais?

Arriba, en la superficie. Creo que está alucinando.

-¿Y dónde están Butz y Kipp? Vigilando la pastelería de Theo.

No sé quién es. Theo es un humano.

(TODOS) ¡Ah...!

Pero es de los buenos.

Me ha enseñado el abecé de la repostería.

Tenéis que probar esto. ¡Venga!

Qué buena pinta. -¿A ver?

Toma. ¡Ah!

Prueba. Es precioso.

Está buenísimo. -Yo quiero.

-¡Qué rica está! Los he hecho yo.

Ahora soy aprendiz de repostera.

Eso está muy bien.

Pero tu gorro y tú vais a ir a buscar el resto

y vamos a olvidar este tema para siempre.

¡No! ¡Al contrario!

Tenéis que venir conmigo, tengo un plan buenísimo que es...

Bonita, normalmente tus planes suelen ser un poquito peligrosos.

Pero Theo nos necesita.

Si no puede apañárselas solo, es su problema.

Y no hay más que hablar, ¿verdad? Ayudando, somos los mejores.

¿O no? ¿O no?

¿Quién dice eso? Pues Theo. Y yo.

¡Ah, ah, colirrábanos!

¿No lo entendéis?

Ayudar es nuestro verdadero propósito,

no fabricar sillas increíbles ni teñir botas de marrón.

No, no, no.

Ni siquiera hacer pasteles.

Olvidémonos de todo eso. Somos la única esperanza de Theo.

¡Los Elfkins!

Así que, ¿qué me decís?

Creo que es muy arriesgado. -Me da mucho miedo.

-Todo va a seguir como hasta ahora.

Ellos arriba y nosotros aquí abajo.

-Se lo merece.

-Es que no puede hacer esas cosas.

¿Eh? ¡Oh!

Tenía muchas ganas de ayudarte.

En la leyenda parecía muy fácil.

Vosotros dormís y nosotros trabajamos.

(SUSPIRA)

Está claro que nunca voy a conseguir

ser un Elfkin de verdad.

(LLORA)

¡Espera!

Eso está aún por ver.

(RÍE)

Se han presentado en la pastelería de repente.

Ha sido fácil encontrarla,

hemos seguido el olor de tus pasteles.

-No queremos que la gente diga que los Elfkins

no nos apoyamos cuando necesitamos ayuda.

-¡Repámpanos!

Los humanos son más grandes y más feos de lo que me imaginaba.

Está bien, os ayudaremos, pero con una condición:

cuando acabemos, nos iremos de aquí para no volver nunca más.

Y eso te incluye a ti, Helvi.

Sí...

¿Y bien, cuál es el plan, Helvi?

Bueno, para empezar, necesitamos a Theo.

(RONCA)

¡Un, dos, tres, empujad! (GRITAN)

¡Sí!

¡Vamos! -¡Sí!

Izquierda.

Izquierda.

Derecha.

Oh...

¡Izquierda!

(TODOS GRITAN)

¿Y ahora qué? -¿Cuándo lo repetimos?

-Ya estamos aquí.

Ahora, a darle caña a esos gorros de Elfkin.

Y Theo será el vendedor.

Venga, es solo un humano, es inofensivo.

Pues no sé yo.

Mirad, no le haría daño ni a una mosca.

¡Oh! -¡Madre mía!

¿Cómo se supone que va a vender pasteles este mastodonte dormido?

¿Quién se va a tragar algo así?

En el mundo real puede que nadie, pero sí en el mundo del teatro.

Un, dos. Un, dos. Un, dos.

Y, ¡ahora!

¡Qué buena pinta!

Seguid batiendo. Venga, venga.

No os despistéis.

-¡Sí! -¡Sí!

Harriet, pide la excavadora. ha llegado la hora.

¡Hay alguien!

Rápido, todos a sus puestos. (TODOS HABLAN A LA VEZ)

¿Hola?

¿Hay alguien ahí?

Oh...

Oh, qué adorable.

Todos concentrados.

Bienvenida a la tienda de las maravillas.

¿Qué le pongo?

¿Peces de limón?

¿Gorros de Elfkin?

¿O prefiere la luna?

(RÍE)

Qué maravilla. Me lo llevo todo.

¿En serio? Quiero decir, buena elección.

Gracias.

Que tenga un buen día, señora, y vuelva pronto.

(TODOS) ¡Bien, sí!

-Oh, mira, qué bonita. -¡Vaya!

-¡Fantástico!

Maravilloso.

-¡Qué bien! -¿Has visto eso?

-Es precioso. -Es alucinante.

(TODOS EXCLAMAN)

-¿Has visto?

-¿Quieres uno?

Oh, muy bien.

-Lo hace muy bien.

-Oh, qué bien. -Yo también quiero.

-Es precioso.

Damas y caballeros, aquí llega nuestra especialidad.

Las torres de nata.

Yo me quiero comer uno.

-¿Qué ha pasado?

-¿Qué le ha pasado? -¿Se encuentra bien?

-Pobre hombre. Debe de estar muy cansado.

-¿Se encuentra bien, señor?

Una obra de arte.

En mi sueño erais diminutos y llevabais gorro.

¿Y ahora qué hacemos? Sacarlo de aquí, ¡rápido!

Damas y caballeros, esto ha sido todo por hoy.

Salgan por la puerta delantera. ¿Ya es hora de cerrar?

No, no se vayan.

Sí, tienen que irse.

¿Qué está pasando?

¿Dónde estoy?

¿Esta es mi pastelería? Pues claro.

Y vamos a asegurarnos de que se mantenga así.

Pero, ¿cómo...?

Hemos tenido un poco de ayuda. ¿Te los presento?

(RÍE) Sois un montón. Ellos son mis amigos.

Y me habéis ayudado.

Los Elfkins sois lo mejor de este mundo.

Gracias, gracias, gracias. No hay de qué.

-La línea de producción transparente.

Tendrá cuatro carriles.

No, espera, mejor ocho carriles.

-Vale, ocho carriles.

Ya estamos en paz.

Y no quiero volver a veros ni a ti ni a tu chucho nunca más.

¿No se suponía que estaba en el hospital?

(GRITA) -¿Qué es eso?

El gorro.

No era una rata, eran gnomos de jardín.

-¿Gnomos de jardín?

Esos son Elfkins.

¿Mi hermano tiene Elfkins? Eso no es justo.

Entonces fueron ellos los que me destrozaron el expositor.

Son unos criminales.

Ha llegado la hora de celebrarlo.

No. ¿Dónde os habéis metido?

(LLORA)

¿Qué te ocurre?

Tengo que volver a casa, Theo.

Vamos, ¿lo dices por el trato?

No te preocupes, el trato ya no tiene valor.

No tienes que irte.

No es por eso.

Es lo que hacemos los Elfkins.

Cuando terminamos de trabajar, tenemos que irnos.

Pero todavía hay muchos pasteles que hacer.

De fresa, de jengibre, de malvavisco,

de chocolate fundido...

Por favor, no te vayas.

Este obrador necesita a Helvi para funcionar.

No puedo. Les he prometido que me iría.

Pero, pero...

Más le vale no olvidarme, señor cascarrabias.

Diminuto ser insoportable.

Por cierto, tengo una cosita para ti.

¿Es para mí? ¿Tengo un gorro propio?

¡Un gorro especial!

Gracias.

Narizón.

Te voy a echar de menos.

Y a vosotros también.

Y nosotros a ti.

(LLORA) Adiós.

(SOLLOZA)

(SUSPIRA) Menudo gorro.

Enhorabuena.

-Bueno, es hora de irnos. -Bravo.

-Vámonos. -Vamos a casa.

-Estoy agotada. -Estoy muy cansada.

-Ha sido bonito.

-Venga, no hagas pucheros. Estoy deseando probar tus pasteles.

-¿Y esto qué es?

-¿Qué es eso?

-Qué miedo.

(GRITAN)

-Buen trabajo, Charles.

-¿Qué ha pasado?

¡No! Ese gorro es mío.

La verdad es que parecen gnomos de jardín.

-Son monísimos. ¿Puedo quedarme uno?

-No, los necesito a todos.

Cuando Theo se entere de lo que has hecho

va a fregar el suelo con tu gorro porque es mi amigo.

Querrás decir cómplice.

El responsable del saqueo de mi tienda.

Pero no soy una persona rencorosa.

Voy a haceros una oferta irresistible

en la fábrica más moderna del mundo.

Os va a encantar.

Ni en tus sueños.

¡Ni hablar!

Larguémonos de aquí. ¡Vamos!

¡Todos juntos!

Ahora arriba.

Vamos, vamos.

-¡Cuidado!

-¿Y ahora qué?

Ahí arriba. Es como un teleférico.

¡Vamos! Estoy muy mayor para esto.

(GRITAN)

-Esto no me gusta nada.

(GRITAN)

Tenemos que llegar ahí. No, por aquí no es.

No, balanceaos. Vamos, más fuerte.

¡Hay que salir de aquí!

Buen intentos, gnomos, pero os quedáis aquí.

Hermanito.

Siempre he querido conducir una de estas.

¿Te acuerdas?

No es justo, he pagado mis deudas.

Usando mis bienes.

Eso no cuenta.

Sé lo de tus amiguitos los delincuentes.

Pero...

Ponme a esa banda de ladrones en la pantalla.

-Es capaz de atropellarle.

Suéltalos.

Ellos no te han hecho nada.

Me han robado y han causado estragos en mi establecimiento.

Ahora van a trabajar para mí en mi nueva fábrica.

¡Quítate de en medio!

-Ya estamos todos conectados.

-Prefieren trabajar conmigo antes que en tu estúpido antro.

Suéltalos a todos y me quitaré de en medio.

¡No, no lo hagas, Theo! No quiero hacerte daño.

-No renunciará a la pastelería por nosotros,

me apuesto el gorro.

-Mira que eres cabezón. ¿Qué crees que vas a conseguir?

¡Suéltalos o tendrás que pasar por encima de mí!

Siempre ha sido igual.

Eres demasiado intransigente.

¡Harriet! Bájame a esos duendecillos.

No son duendecillos, son Elfkins.

¡Theo, no! ¡No lo hagas!

O todo habrá sido en vano.

¡No!

Harriet, atrás, atrás.

-De acuerdo, diles adiós.

Eres un traidor.

Suéltame.

(GRITA)

Helvi, ya estás a salvo.

Hay que detener a Bruno. Helvi, ¿a dónde vas?

¡Te vas a enterar de lo que vale un gorro!

¡Vamos, Elfkins!

(GRITAN)

Venid aquí.

-Esta vez no nos la vas a liar como hizo la mujer del sastre.

Esta vez vamos a defendernos. -Esta vez no.

(GRITA)

Suelta, suelta.

¡Harriet! ¿Dónde estás?

-Lo siento, estoy un poco ocupada. -¡Seguidme!

-¡No, no!

¡Eh! Por ahí no es.

(GRITA) ¡Que alguien pare!

-(GRITA) ¡Que alguien pare esto!

¡Helvi!

¡Helvi!

Helvi, ¿dónde estás?

(Ladrido)

Esto está malísimo. -Sabe horrible.

Helvi, ¿estás bien?

(TOSE) Lo siento mucho. Está malísimo.

(RÍE)

¡Ayuda, ayuda!

Bruno.

Bruno. ¡Ayúdame! ¡Ayúdame!

¡Bruno!

Santo cielo, por favor, ayudadme.

La verdad es que no se merece nuestra ayuda.

-Escalera Elfkin, rápido, rápido.

-¡Me hundo! Vamos, puedes hacerlo.

Cógete fuerte.

Bruno, no.

¡No!

¡No, Helvi!

¡Helvi!

-¡Helvi! -¿Dónde está?

Vamos, sal.

Helvi...

(GRITA)

Mírala.

Te tengo.

¡Arriba!

El clásico imperdible en el trasero.

Nunca falla. -Me has salvado la vida.

Pero, ¿por qué me habéis ayudado? Bueno, porque nosotros somos así.

¿Qué pasa ahora?

Versión corta.

Esto va a salir volando por los aires.

(GRITAN) ¡Corre, corre!

¡Huyamos!

-¡No!

Mi paraíso de las pasteles. Lo he perdido todo.

Estarás contento, ya tienes lo que querías.

Espera un momento. ¿Quién quería derribar un edificio?

Que yo sepa eras tú. Llevamos toda la vida igual.

No, toda la vida no. ¿Ya no os acordáis?

(TARAREAN)

Ya es hora de que hagáis las paces.

Helvi tiene razón.

(ASIENTEN)

En serio. No es tan difícil.

Los Elfkins siempre hemos pensado: "Humanos, ¿quién los necesita?

Humanos, buah. Qué pereza nos dan".

Humanos... Ellos...

Comen Elfkins para desayunar. Con gorro y todo.

Y la realidad es que a nuestra vida le faltaba algo.

Es verdad, solo que lo habíamos olvidado.

Si nosotros podemos llevarnos bien con los humanos...

Vosotros dos, ridículos humanos, podéis hacer las paces.

-Sí.

Zopenco.

Estúpido.

(TODOS) Cascarrabias.

(RÍEN)

Los pasteles de piña ya están, rápido, dormilón.

¿Y los Elfkins de chocolate? No os entretengáis, holgazanes.

¡Toma esa!

Mucha suerte.

Atención, atención, queridos amigos.

Allá vamos. -(EXCLAMAN)

Tranquilos, que hay de sobra para todos.

¿Crees que te apañarás bien solo? Por supuesto.

Pasadlo bien. (ASIENTE)

Que empiece la fiesta.

-Esto aquí... -¿Puedes ayudar con esto?

-Gracias. -Qué bonito.

El Elfkin Fest...

(TODOS) Ya puede empezar.

(RÍEN)

-¡Sí! -Mira, mira.

Aquí está mi obra maestra.

(HABLA EN FRANCÉS) Pastel de nabo.

Más nabos no. -¿Nabos?

(RÍE) Es broma. ¡Tachán!

-Maravilloso. -Qué buena pinta.

-Delicioso.

(Música)

Y, si alguno necesita ayuda, ya sabéis.

Somos rápidos, inteligentes y ¡chás!

(Música)

Cine Clan

50 Episodios

  • Hechizados

    Hechizados

    Cine Clan80 min, 23 sec

  • Érase una vez…

    Érase una vez…

    Cine Clan83 min, 39 sec

  • Leyendas del templo escondido

    Leyendas del templo escondido

    Cine Clan63 min, 59 sec

  • Rufus 1

    Rufus 1

    Cine Clan41 min, 57 sec

  • Mina y el mundo de los sueños

    Mina y el mundo de los sueños

    Cine Clan73 min, 15 sec

  • Dixie y la rebelión zombi

    Dixie y la rebelión zombi

    Cine Clan76 min, 30 sec

  • Capitán Diente de Sable y el diamante mágico

    Capitán Diente de Sable y el diamante mágico

    Cine Clan75 min, 25 sec

  • La fiesta de la Tía Rita

    La fiesta de la Tía Rita

    Cine Clan77 min, 26 sec

  • Las vacaciones gatunas de los Barkers

    Las vacaciones gatunas de los Barkers

    Cine Clan67 min, 53 sec

  • El séptimo enanito

    El séptimo enanito

    Cine Clan77 min, 17 sec

  • Juguetes y mascotas

    Juguetes y mascotas

    Cine Clan92 min, 29 sec

  • La princesa y su dragón. Una historia interminable

    La princesa y su dragón. Una historia interminable

    Cine Clan69 min, 26 sec

  • Bella y el circo mágico

    Bella y el circo mágico

    Cine Clan72 min, 16 sec

  • Súper Papá Oso

    Súper Papá Oso

    Cine Clan81 min, 38 sec

  • Lunáticos

    Lunáticos

    Cine Clan76 min, 19 sec

  • Ainbo: La guerrera del Amazonas

    Ainbo: La guerrera del Amazonas

    Cine Clan75 min, 34 sec

  • Mia and me: La leyenda de Centopia

    Mia and me: La leyenda de Centopia

    Cine Clan81 min, 37 sec

  • Vicky el Vikingo: La espada mágica

    Vicky el Vikingo: La espada mágica

    Cine Clan70 min, 2 sec

  • Mina y el mundo de los sueños

    Mina y el mundo de los sueños

    Cine Clan73 min, 16 sec

  • Tierra firme

    Tierra firme

    Cine Clan107 min, 25 sec

  • El jinete del dragón

    El jinete del dragón

    Cine Clan80 min, 31 sec

  • La pequeña bruja

    La pequeña bruja

    Cine Clan92 min, 30 sec

  • 4 chicos y esto

    4 chicos y esto

    Cine Clan100 min, 20 sec

  • Zapatos rojos y los siete trolls

    Zapatos rojos y los siete trolls

    Cine Clan82 min, 43 sec

  • Nacida para ganar

    Nacida para ganar

    Cine Clan88 min, 37 sec

  • Los Olchis: Bienvenidos a Pestilandia

    Los Olchis: Bienvenidos a Pestilandia

    Cine Clan77 min, 1 sec

  • Animals United

    Animals United

    Cine Clan83 min, 9 sec

  • Pérez, el ratoncito de tus sueños 2

    Pérez, el ratoncito de tus sueños 2

    Cine Clan79 min, 33 sec

  • Meñique y el espejo mágico

    Meñique y el espejo mágico

    Cine Clan71 min, 57 sec

  • Stuart Little

    Stuart Little

    Cine Clan76 min, 23 sec

  • Los elfkins

    Los elfkins

    Cine Clan69 min, 4 sec

  • Ploey: Nunca volarás solo

    Ploey: Nunca volarás solo

    Cine Clan78 min, 4 sec

  • Félix y el tesoro de Morgaa

    Félix y el tesoro de Morgaa

    Cine Clan77 min, 18 sec

  • Los Lunnipiratas. La película

    Los Lunnipiratas. La película

    Cine Clan83 min, 13 sec

  • La abeja Maya y el orbe dorado

    La abeja Maya y el orbe dorado

    Cine Clan77 min, 32 sec

  • Boonie bears: en un mundo diminuto

    Boonie bears: en un mundo diminuto

    Cine Clan82 min, 50 sec

  • La gran aventura de los Lunnis y el libro mágico

    La gran aventura de los Lunnis y el libro mágico

    Cine Clan75 min, 48 sec

  • García y García

    García y García

    Cine Clan93 min, 30 sec

  • D'Artacan y los tres Mosqueperros

    D'Artacan y los tres Mosqueperros

    Cine Clan81 min, 59 sec

  • Los Rodríguez y el más allá

    Los Rodríguez y el más allá

    Cine Clan108 min, 19 sec

  • Rufus 2

    Rufus 2

    Cine Clan43 min, 46 sec

  • Academia Cranston: Escuela de monstruos

    Academia Cranston: Escuela de monstruos

    Cine Clan75 min, 1 sec

  • Terra Willy: Planeta desconocido

    Terra Willy: Planeta desconocido

    Cine Clan83 min, 21 sec

  • Luis y los alienígenas

    Luis y los alienígenas

    Cine Clan77 min, 26 sec

  • Trasto

    Trasto

    Cine Clan75 min, 16 sec

  • Valentina

    Valentina

    Cine Clan61 min, 59 sec

  • Anacleto, agente secreto

    Anacleto, agente secreto

    Cine Clan85 min, 11 sec

  • Jungle Beat. La película

    Jungle Beat. La película

    Cine Clan80 min, 22 sec

  • El festival de la diversión de Garfield

    El festival de la diversión de Garfield

    Cine Clan71 min, 0 sec

  • Yoko y sus amigos

    Yoko y sus amigos

    Cine Clan76 min, 4 sec

Cine Clan - Los elfkins

Infantil

Edad Recomendada:

Dentro de una misma calificación moral, “Todos los Públicos” por ejemplo, puede haber contenidos diseñados para niños de 4 años y otros para niños de 8. De la misma manera que todos los niños van a un mismo colegio, pero no tienen que entender las mismas asignaturas.

Con esta calificación buscamos agrupar contenidos de audiencias afines.

Según estos criterios, los contenidos de las plataformas digitales del canal Clan se clasifican en:

  • Preescolar: Programas especialmente adecuados para niños de 0 a 3 años
  • Infantil: Programas especialmente adecuados para niños de 4 a 6 años
  • Junior: Programas especialmente adecuados para niños mayores de 7 años
  • Calificación Moral:

    Clasificación del contenido audiovisual efectuada siguiendo la normativa vigente y el Código de Autorregulación sobre Contenidos Televisivos e Infancia.

    Según estos criterios, los contenidos del canal Clan y sus plataformas digitales se califican en las siguientes categorías:

    • ERI: Programas especialmente recomendados para la infancia
    • TP: Programas para todos los públicos
    • +7 Programas no recomendados para menores de 7 años (NR7)
  • Calificación Moral:

    Clasificación del contenido audiovisual efectuada siguiendo la normativa vigente y el Código de Autorregulación sobre Contenidos Televisivos e Infancia.

    Según estos criterios, los contenidos del canal Clan y sus plataformas digitales se califican en las siguientes categorías:

    • ERI: Programas especialmente recomendados para la infancia
    • TP: Programas para todos los públicos
    • +7 Programas no recomendados para menores de 7 años (NR7)
  • Calificación Moral:

    Clasificación del contenido audiovisual efectuada siguiendo la normativa vigente y el Código de Autorregulación sobre Contenidos Televisivos e Infancia.

    Según estos criterios, los contenidos del canal Clan y sus plataformas digitales se califican en las siguientes categorías:

    • ERI: Programas especialmente recomendados para la infancia
    • TP: Programas para todos los públicos
    • +7 Programas no recomendados para menores de 7 años (NR7)

Sobre Cine Clan

Cine Clan

Cine Clan

¡Aventuras, comedia, acción y mucha diversión para toda la familia!  Disfruta de las mejores películas de cine familiar en la web y apps de Clan.

¡Aventuras, comedia, acción y mucha diversión para toda la familia! Disfruta de las mejores películas de cine familiar en la web y apps de Clan.

En Clan TV En la web y apps del canal.