1. TV Clan
  2. Series
  3. Cine Clan
  4. Cine Clan - D'Artacan y los tres Mosqueperros
Facebook Twitter
Menú de navegación Desplegable

Bienvenido a Clan.

Elige usuario

  • Slugterra
  • Slugterra en inglés
  • Hello Kitty Super Style! en inglés
  • Hello Kitty Super Style!
  • Aprendemos en Clan. La Caja
  • 10
    Seguir viendo Cine Clan
    No te pierdas los nuevos episodios. En la web y apps del canal en clan
    Aprendemos en Clan. La Caja
  • Las sirenas de Mako
  • Las sirenas de Mako en inglés
Para todos los públicos D'Artacan y los tres Mosqueperros
Transcripción completa

(Música dramática)

(Ruido de espadas)

(Música de tensión)

¡Vamos, lucha!

¿Cómo?

Domina tus emociones o ellas te dominarán.

¡No me atraparéis!

¡En guardia!

¡No podéis!

¡Vamos, más rapidez!

Lo he conseguido.

Bravo, hijo mío.

Has perfeccionado mi movimiento más difícil,

el Diente del Diablo.

No.

¿No cogéis vuestra espada?

Ahora la espada de la familia es tuya.

Es un honor, padre, pero... ¿Pero?

Esta espada pesa mucho. ¿Y?

En manos de un D'Artacán se convierte en un arma infalible.

Padre, yo... D'Artacán,

esta espada lleva 100 años en nuestro linaje.

Lleva nuestro símbolo, el Omega.

Representa el lema de nuestra familia:

"Siempre, hasta el final".

¿Deshonrarías este símbolo?

No, padre.

Entonces toma la espada.

No hay nada más que pueda enseñarte.

Ha llegado el momento de que vayas a París

para convertirte en... ¡Un mosqueperro!

¡Un mosqueperro! ¡Un mosqueperro!

¡Yuju!

Hijo, debes tener cuidado en París.

Allí hay muchos peligros.

Padre, yo no le tengo miedo a nadie.

No es a un enemigo a quien deberías temer,

sino a la ambición de la corte.

Yo mismo fui víctima de ella cuando era un mosqueperro.

(OFF) "Toda mi vida luché con valor

como capitán de los mosqueperros del rey".

"Pero me opuse al hombre más poderoso de Francia,

el Cardenal Richelieu".

"El cardenal ya tenía su propia guardia personal,

pero tenía celos de los mosqueperros del rey".

"Quería colocar a uno de sus hombres

en el puesto de capitán de los mosqueperros".

"Fui falsamente acusado de aceptar sobornos

por el Conde Rochefort".

"Un juicio de ese tipo

hubiese sido toda una vergüenza para el rey".

"Renuncié porque era su palabra contra la mía".

"Pero al cardenal no le salió bien la jugada".

"El rey nombró en mi lugar

a mi buen amigo 'Monsieur' de Treville".

(SUSPIRA)

La carga de esa falsa acusación aún me persigue.

Padre, iré a París,

me convertiré en un mosqueperro y limpiaré nuestro nombre.

¡Os lo juro por mi...! ¿Cómo?

¿Que mi precioso bebé se va a ir a París?

¡No, no!

¡No!

Mi pequeñín no se va a París.

Mi bebé, mi pobre y dulce chiquitín.

No puedes dejarme. Mi corazón no lo soportará.

¡Uy, mi chiquitín! ¡No puedo respirar!

Mi pobre y dulce pequeñín.

No pienso dejarte marchar ¡nunca, nunca, nunca, nunca!

Ya vale, cariño. Deja ir al chico. -Nunca.

Te envío a París con tres regalos,

aparte de mi querido Rofty.

No es un purasangre, pero nunca te dejará tirado.

(PEDORREA)

El primero: parte de los ahorros de toda mi vida,

una valiosa moneda de oro.

El segundo: esta carta para "Monsieur" de Treville.

Y el tercero, por supuesto, nuestra espada Omega.

Sé un caballero, pelea con honor,

ayuda a quien lo necesite.

¡Siempre, hasta el final! Así lo haré.

¡Adelante, Rofty! ¡A París!

¡Arre!

¡Rápido, venga!

¡Vamos!

¡Vamos, vamos, vamos! Sé limpio.

Dúchate una vez al mes.

No comas porquerías.

Y no eructes.

Come mucha fruta.

Y no salgas de noche.

Y no te olvides nunca, nunca de tu querida mami.

Creo que esto va a ir para largo.

¡Vamos a París, Rofty, por fin!

¡Vamos! ¡Venga!

¡Vamos!

(OSN "D'artacán y los Mosqueperros")

Vamos, Rofty, por favor. ¡Galopa!

Por aquí, amigo.

¡Eh!

(Aullidos)

Rofty, cruza, por favor.

¡Vamos!

¡Jía! Rofty, mira, por fin, París.

Mi sueño de siempre. La capital del mundo.

¡Oh, cuánta gente!

Siempre he soñado con París.

Vivir París, sentir París.

Pero no de esta manera.

¡Ah! Está bien, Rofty, te has ganado un descanso.

Espera aquí mientras busco el cuartel de los mosqueperros.

¡Acérquense y disfruten

de las mejores hortalizas de todo París!

¡Huele a moneda de oro!

¡Ah! ¡Y está en esa bolsa!

¡Gua!

Perdón, "monsieur", ¿el cuartel de los mosqueperros?

De acuerdo.

Ya es mía.

Ven aquí.

¡Habrase visto! Ahora verás.

¡Rufián!

¡So!

¿Por qué no miras por dónde vas?

¡Disculpe!

No me lo puedo creer.

Oh, qué desgracia.

No sabe cuánto lo lamento.

Por favor, acepte mi pañuelo para limpiarse.

Estoy soñando.

No logro entenderle, "monsieur".

¿Ha dicho que se está mareando?

Oh, es usted tan... Bueno, espero que esté bien.

Ahora, por favor, discúlpeme.

Tengo mucha prisa.

De nuevo, lo lamento mucho.

¡Arre!

Es tan guapa.

Uy, madre, me parece que aquí veo futuro.

¡"Mademoiselle", espere!

¡No puedo aceptar este hermoso pañuelo!

¡Eh, yo quiero esa moneda de oro!

¡"Mademoiselle"! ¡"Mademoiselle"!

¡Eh!

¡Adelante, mi buen Rofty!

¡Debemos encontrar a una dama! ¿Sí?

(DUBITATIVO) A una dama en particular.

Paleto.

Rofty, si la encontramos te daré el doble de avena.

¡Un momento!

¡Eh!

¡Oye!

¡Oy!

¡"Mademoiselle", su pañuelo!

¡Más rápido, Rofty! ¡Tenemos que encontrarlo!

¡"Mademoiselle"!

¿"Mademoiselle"? ¡Oh!

Me temo que la hemos perdido.

¡Ay! ¡Oh!

¡Ah!

Era la chica más hermosa que jamás haya cono...

¡No, Rofty! ¡Caballo malo!

¡Malo!

Ya sé que tienes hambre.

Tal vez en esa taberna tengan avena.

Para eso tengo la moneda de mi padre.

¡Ajá! Mi olfato no fallaba.

Sabía que tenía una moneda de oro.

E incluso tenemos espías entre las sirvientas de la reina.

De hecho todas lo son, menos una. -Excelente.

¡Oh!

¡Ah!

¡"Mon dieu"!

¿Todas las chicas de París son así de guapas?

¡Por supuesto que sí, guapetón!

¿Qué es eso? ¿Es un caballo o dos hombres con un penoso disfraz?

Y, por lo visto, viene con paleto de campo incluido.

Mejor vuelva a su pueblo, donde su olor no ofenda.

(RÍE)

¿Acaso habláis conmigo, caballero?

Jamás me rebajaría a hablar con algo como tú.

¡Está bien! ¡Pues ahora sí que estáis hablando conmigo!

¡Si sabéis bien lo que os conviene,

podéis ir preparando una buena disculpa!

¿Disculparme yo? ¿Ante ti?

Antes prefiero verme muerto.

Podría ayudaros con eso. ¡En guardia, caballero!

Pues va a ser que no.

Guardias, ocúpense de esta basura.

¿Eh?

¿Qué detalle, señor? Un poco de calentamiento.

¡Lucha, Omega!

Vamos, podéis hacerlo mejor.

Otra vez, pero ahora con más ganas.

¡Vamos, a bailar!

¡Pero qué lentos!

¡Venga, vamos! ¡Vamos, vamos!

Os habéis colado.

¡Eh! ¡Ven aquí!

¡Oh!

Bueno, caballeros, ha sido divertido,

pero todo lo bueno tiene su final.

¿Eh?

Gracias por su participación, señores.

Debo irme. Hasta luego.

No temáis.

El collar con los diamantes

y la carta de paz de la reina al rey de Inglaterra

estarán en mis manos mañana por la noche.

Eso espero, Milady.

Señor, exijo una explicación ¡ya!

Pobre paleto.

¿Acaso no veis que soy muy superior a vos?

Caballero. Disculpad, "madame".

Seguro que un caballero como vos

no se batiría en duelo en presencia de una dama como yo.

Debo hacerlo. Ha faltado a mi honor y al de Rofty.

Cuando el honor de un caballero se ve comprometido,

se ve obligado a...

Por fin se ha callado.

Me caía bien el muchacho.

¿Qué vais a hacer con él?

Bah, no merece siquiera que desenvaine mi espada.

Como deseéis, Conde Rochefort. Hasta pronto.

Estoy seguro de que tendrá éxito en su cometido, Milady.

Sois una mujer inteligente.

Este es un mundo de intrigas y las mujeres somos inteligentes.

Tenemos habilidad y no hay nada

que no podamos conseguir con el uso de nuestro ingenio,

o nuestra astucia.

¡Vamos! -¡Arre, caballo!

(Relincho)

Ya estamos.

Como no te enteras, para mí la moneda.

¡Ou!

# Monedita, monedota, # cómo te quiero. #

¡Ou, yeah!

(RÍE)

¡Oh, el dinero es mi colega!

# ¡Cómo mola mi moneda!

# ¡Mi moneda, # mi moneda es especial!

# Me amará sin poner pegas.

# ¡Qué subidón de moral! #

¿Qué ha pasado?

¿Dónde está ese tipo del bigote negro?

¿No se acuerda de nada?

Desafié a ese bigote negro.

Hablé con esa hermosa mujer, Milady.

Yo os diré lo que pasó, buen señor.

Tras retaros, ese bigote negro huyó sin concederos un duelo.

El muy cobarde... Como lo oye.

Y entonces fue atacado por unos bandidos.

¿Qué? ¿Bandidos?

Sí, eran dos.

¡Cuatro! ¡Veinte bandidos!

Traté de protegeros. ¡Pim! ¡Pam!

¡Toma, que toma, que pam!

Tumbé a diez de ellos con mis propias manos.

Pero, señor, eran demasiados.

Antes de caer sin sentido,

vi cómo os robaban vuestra moneda de oro.

Oh, vaya, te debo una. ¿Cómo?

Oh, señor, hacer el bien ya es de por sí una recompensa.

Ya lo tengo, desde ahora serás mi escudero.

Ha llegado el momento de ir a ver a "Monsieur" de Treville

y empezar mi carrera de mosqueperro.

Bueno, ¿por qué no?

A partir de ahora seré su ayudante, señor,

y me pagará usted cuando le sea posible.

De acuerdo. Y a todo esto, ¿cómo te llamas?

Pom, mi señor.

Yo soy D'artacán.

Venga, vamos, Rofty.

Vamos a ver a "Monsieur" de Treville

y a empezar mi carrera de mosqueperro.

Pues vale.

"UNO PARA TODOS Y TODOS PARA UNO"

El cuartel de los mosqueperros del rey.

Toda mi vida he soñado con estar aquí.

Y ahora, por fin...

Pom, volveré enseguida. Cuida bien de Rofty.

Por supuesto, señor.

¡Eh! ¿Cuánto me das por este caballo?

Una bofetada.

Estáis a las órdenes del capitán.

Espadas.

Mosquetes.

Cómo huele a pólvora.

Esta fue la casa de mi padre y también su perdición.

Limpiaré el honor de mi familia y...

¡Oh!

Vengo a ver a "Monsieur" de Treville.

Y nosotros estamos aquí para evitarlo.

Lárgate de aquí, paleto, mientras aún tienes piernas.

¿Eh? ¿Cómo os atrevéis?

A mí nadie me habla así.

¿Qué es todo este alboroto?

(PEDORREA)

"Monsieur", yo soy D'artacán de Tarbes.

Sois amigo de mi padre. Os traigo esta carta.

Una carta puede falsificarse.

¿Cómo sé que no eres un espía del cardenal?

Mirad, señor.

¡Alto!

Conozco este símbolo

y también a tu padre. Entra, muchacho.

¡Oh!

Ah, sí, tu padre, buen hombre, gran amigo

y gran mosqueperro.

Dime, ¿te pareces a él o eres un espía del cardenal?

No, le aseguro que no.

Usted sabe que mi padre fue falsamente acusado

por los cómplices del cardenal.

He venido a limpiar su honor.

Yo no puedo fiarme de nadie.

¿Que ya dominas el Diente del Diablo?

¿A tu edad? Sí, "monsieur".

¡"Mon dieu"!

Llevo 40 años practicando ese movimiento

y todavía casi pierdo un trocito de oreja

cada vez que lo intento.

Eres un joven muy valiente. Excepcional, diría yo.

¿Entonces entraré en el cuerpo de mosqueperros del rey?

¡Ay, mi querido D'artacán!

Por supuesto que no.

¿Qué?

Deben pasar años haciendo méritos

para poder ser parte de los mosqueperros del rey.

¡Años!

Años. ¿Has oído?

No, pero lo que sí podemos hacer es incorporarte a la academia.

Si te sacrificas, algún día, tal vez,

podrás ser todo un mosqueperro en, digamos, cinco años.

¿Cinco años?

Puede que diez, puede que nunca.

Quién sabe.

Nadie puede adivinar el futuro, a menos que seas...

¡un espía del cardenal!

¡Que no soy un espía del cardenal!

Perdón.

Preséntate ante el oficial de la Academia Real.

Te admitirá de inmediato.

¡Eh! ¡Bigote negro! ¡Es bigote negro!

¿Cómo dices, muchacho?

¡Está ahí! ¡Es el hombre del bigote negro que me insultó!

¡Debo darle una lección!

¡Eh, eh, eh!

Qué impetuoso.

¡Me pregunto si ese hombre del bigote negro

no será un espía del cardenal!

En estos tiempos no hay que fiarse de nadie.

¡Ay! Perdón.

¡Habéis interrumpido mi entrenamiento diario!

Perdón, caballero. Los siento mucho, pero tengo prisa.

¿Acaso crees que con un simple perdón

ya me daré por satisfecho?

He perdido la cuenta de mis flexiones.

Ah... Os repito que tengo mucha prisa.

¡Ay, madre! ¡Jopé!

Necesitáis una lección de modales y os la impartirá mi espada.

Ahora verás. Aquí no.

Los duelos están prohibidos,

los guardias del cardenal nos arrestarían.

Decid hora y lugar y allí estaré.

Ahora debo irme.

A mediodía en la puerta del cementerio.

¡No faltaré! ¡Tenedlo por seguro!

Si llegáis tarde,

no dudéis en que me haré unos guantes con vuestras orejas.

¿Por qué habré dicho eso?

¿Quién querría unos guantes hechos de orejas? ¡Qué asco!

¡Ah!

Mi señor, acabáis de aceptar un duelo con Pontos,

el mejor espadachín de todos los mosqueperros.

¡Ja! En ese caso, procuraré no hacerle mucho daño.

Ay, madre, este tipo está majara.

Lo importante es encontrar a ese bigote negro.

Si vos lo decís...

¡Eh!

¡Ay, no puede ser!

¡Sal de ahí, bribón!

¿Es esta la capa de un elefante?

Se podría alojar un circo aquí.

No tengo tiempo para esto.

¡Has destrozado mi mejor capa!

Os ruego me disculpéis, caballero.

No me vengas con disculpas.

Esta capa me costó 20 libras.

¿Qué? Con eso se podrían comprar cuatro capas.

Exacto.

Para hacerla de mi tamaño

hay que comprar cuatro capas y coserlas juntas.

Esto no va a quedar así.

Os reto a un duelo.

¡Decidme hora y lugar!

¡Jopé!

Hoy en la puerta del cementerio a las 13.

Allí estaré.

¡Ay! ¡Ay!

¡Ah!

¡Oh, mi señor! ¡Os vais a enfrentar a Dogos,

el más fuerte de todos los mosqueperros!

Mi espada lo dejará a tamaño normal.

Vamos, Pom.

¡Ah!

¡Eh!

Mis disculpas, caballero.

Sus disculpas poco importan, ni limpian, ni reconfortan.

Me manchaste de mugre pringosa ante esta dama tan hermosa.

No os preocupéis, mi querido Amis.

Con mugre o sin mugre os veré mañana.

Le aseguro, caballero, que lo siento mucho.

No me vengas con palabras vanas de medio pelo,

la única disculpa es un duelo.

Por supuesto.

¿Entonces digamos a las 14 en la puerta del cementerio?

¡Está loco!

A las dos será y mi acero probarás.

Si me disculpáis.

¡Mi señor, ese es nada menos que Amis...!

Sí, el más lo que sea de los mosqueperros.

No hace falta que me digas que son mosqueperros, Pom,

van uniformados.

¡Pero vais a batiros en duelo

con los tres mejores espadachines de toda Francia!

No, son ellos los que van a batirse en duelo

con el mejor espadachín de toda Francia,

D'artacán y su espada Omega.

El chulo ese del bigote negro se me ha escapado otra vez.

Pero seguiremos buscando y muy pronto lo encontraremos.

Vamos, Pom, ya es casi hora del primer duelo.

¡Oh, no cobraré ni un centavo por este trabajo de escudero!

¡Lo van a hacer picadillo antes de empezar!

¡Jopé!

Oh, mi señor, ¿cómo podéis estar tan tranquilo?

Os enfrentáis a tres mosqueperros y cualquiera de ellos

podría haceros picadillo.

Que lo intenten, Pom.

Valoro mi honor por encima de mi vida.

Pues ahora mismo su vida debe valer menos

que los calzoncillos de mi abuelo.

¡Ay!

¡Ay, señor! ¡Ahí vienen!

¡Son los tres! ¡Ahí están!

¿Y si nos vamos?

¡Ah! Ahí está ya mi rival.

¿Eh? -Vamos.

No entiendo nada. -¿Su rival?

Yo me voy yendo.

No soy cortés, pero al menos sois puntual.

Admiro al que llega a tiempo a su propia derrota.

Supongo que ya sabéis las reglas.

El que primero llegue, gana.

Eh... Pontos,

¿esto es con lo que tienes que batirte en duelo?

¿Acaso ves a otro?

Pero no puede ser, es el bribón con el que yo tengo que luchar.

Ah... No has dado una.

Yo también, apenado lo admito,

he de luchar con el jovencito.

Ah, ah, con vos no hasta las dos.

¿Eh?

Caballeros, tengo por ustedes el más profundo respeto.

Trataré de no herirles demasiado.

¿Cómo?

Ay, mi joven granuja, esa ha sido una broma excelente.

Creer que ganarás a uno es una bravura,

pero a los tres es toda una locura.

Sí, es un tipo muy divertido.

Esperemos que lo reconozcan al volver a su casa.

(CARRASPEA)

Ahora venga, caballero, empecemos de una vez.

Estoy retrasando mi entrenamiento de después de comer.

Y yo retrasando mi merienda de después de comer.

¡Ja! ¿Entonces a qué esperamos?

Muy bien. ¡En guardia!

¡Oh, no!

¿A qué esperáis? Empecemos.

¿Pero qué es lo que tenemos aquí?

Vaya, vaya, vaya.

¿Los mosqueperros del rey batiéndose?

Así es, estimado capitán Widimer.

Por favor, no molestéis

y de paso, tal vez, podáis aprender algo.

¿Y permitirles que infrinjan la ley?

¡Nunca!

¡Detenedlos de inmediato!

Veamos, ellos son solo diez y nosotros somos tres.

Les superaremos, es matemática pura.

Caballeros, no visto el uniforme, pero les aseguro que mi corazón

es el de un mosqueperro.

Permitidme luchar a vuestro lado.

¿Cómo? -Está bien.

¿Cuál es vuestro nombre, muchacho?

D'artacán, "monsieur".

Yo soy Pontos.

Yo Amis.

Y yo soy Dogos.

¡Ja!

¡Adelante!

¡No puede ser! ¡No, no, no, no!

Jopé, jopé, jopé, jopé.

¡A por ellos!

¡Ahora verás!

¡Ah!

¿Tú otra vez?

¡Parece que retroceden!

¡Vamos, venid aquí!

"Mademoiselle".

Pero si sois vos. ¡Oh!

Si es el caballero al que salpicó mi carruaje.

Sí. Esto...

D'artacán, "mademoiselle".

¡Ay! Y yo, D'artacán, soy Juliette.

Veo que estáis algo ocupado. ¿Qué? ¿Esto?

Pasando el rato.

De nuevo, ha sido todo un placer.

Os dejo tranquilo. Pero, yo...

¡Oh, sí!

¡Buen día, "mademoiselle"!

¡Oh, su pañuelo!

Olvidé devolvérselo.

Os juro que lo haré en cuanto pueda.

Siguiente.

¡No me coges! -¿Cómo?

¡No me coges! ¡No me coges! -¿Que no te cojo? Ya verás.

¡A volar!

¡Toma!

A sus pies, "madame". -¡Adiós!

Uno menos.

¡Oy!

¡Ah!

Gracias, Omega.

Pontos, ¿necesitas ayuda?

Por supuesto que no.

Solo me entretenía para que todos terminaseis.

¡Touché!

¡No, no, no me hagas nada, por favor!

Bien hecho, D'artacán.

Me alegro de no haberme enfrentado antes a vos.

Sí, confieso que no me arrepiento de haberme perdido nuestro duelo.

Luchas con fuerza y gran estilo,

antes lucharía con un cocodrilo.

¿Entonces no hay duelo?

Nunca.

Has ayudado a los mosqueperros

y eso te convierte en nuestro camarada.

Al parecer este muchacho va a vivir lo suficiente para poder pagarme.

Vamos. Debemos ir ante el capitán Treville

para contarle nuestra aventura.

¿Todos nosotros juntos? Claro.

Una vez eres amigo de los mosqueperros,

lo eres para siempre.

¡Únete!

Ahora dilo con nosotros.

Ya sabes a qué me refiero.

¡Uno para todos y todos para uno!

Me da a mí que nuestro capitán "Monsieur" de Treville

estará orgulloso de nosotros.

¿Los mosqueperros del rey

luchando contra la guardia del cardenal?

Es indignante.

Es vergonzoso.

Es rematadamente...

estupendo, maravilloso, genial.

¿Entonces va a castigarnos o...?

En público me veo obligado a hacerlo,

pero en realidad estoy más que contento

y al rey le encanta.

-¡Nada de eso!

Majestad, cuánta gentileza, qué honor recibir vuestra visita.

Voy a regañaros en voz alta,

pero estoy tremendamente complacido.

¿Cómo os atrevéis a pelearos

con los guardias de mi buen amigo el Cardenal Richelieu?

¡No gano para disgustos!

¡No esperaba esto de vosotros, mosqueperros!

¡Qué bueno!

Caballeros, si siguen comportándose así,

me veré obligado a mandarles directos a la Bastilla.

¡Hala, tres monedas de oro para cada uno!

Me está entrando flojera.

Con una suma así podría comprar seis caballos...

o medio almuerzo decente.

Gracias por contribuir a esta victoria, D'artacán.

Serás mosqueperro en un santiamén.

Pero un santiamén no muy corto.

No, claro, uno no muy corto.

Un santiamén de cinco años o así.

Puede que de diez o de veinte.

O puede que nunca.

No sé por qué habré dicho yo en un santiamén.

No lo dudéis. Seré un mosqueperro cueste lo que cueste

y limpiaré el buen nombre de mi padre.

Sí, ese fue un asunto terrible.

O sea que, ¿tu padre es el valiente capitán D'artacán

del que Treville nos ha hablado?

¡Ja! Ningún mosqueperro aceptaría un soborno.

Ofendería al uniforme.

Te ayudaré a limpiar su nombre.

¡Y yo! -¡Vamos!

¡Y yo!

¡Uno para todos y todos para uno!

(Risas)

¡Hala!

¡Oh, mi señor, pero qué pedazo de trozo de casoplón!

¿Dónde se supone que me instalo, en los establos?

Claro que no.

Tú tienes tu magnífica cama aquí, tras el biombo,

para que tengas privacidad.

¿Qué? ¿Yo? ¿Una cama?

Sí. ¡Qué pasada!

¡Jopé, jopé, jopé!

Nadie había sido nunca tan bueno conmigo.

Ni mis propios padres pudieron comprarme una cama.

Aunque para ser justos vivíamos en una alcantarilla

y solo mantener las sábanas limpias habría sido todo un problemón.

Bueno, espero que la disfrutes. Y tanto.

Instálate a tu gusto.

¡Oh!

¡Ja! ¡Ja!

¡Ja! ¡Ja!

(Grito de mujer)

¿Y ahora qué pasa?

¡Estate quieta!

¡Soltadme! Será posible.

¡Juliette!

¿Pero qué? ¡Soltad a esa dama!

Ahora verás.

Te vas a enterar.

Voy a tener que ayudarte.

¡No podéis conmigo! ¡No saldrás de esta, muchacho!

¡Ay! ¡Jopé!

¡No, no, no, no, no! Sí, sí, sí.

No lo hagas.

¡Ja!

¡Clemencia!

¡Toma ya! ¡Somos los mejores!

Mejor me voy. Sé cuando sobro.

Muchas gracias, "mademoiselle" Juliette.

Oh, qué monos.

Oh, sí, que sí erais vos, D'artacán.

A su servicio.

Ah... ¿Me permitís devolveros vuestro pañuelo?

# Cielo azul...

# El sol salió...

# para brillar.

# por los dos.

# -Al mirarte a ti...

# Tus ojos de luz...

# -Todo brilla en mí...

# -Sé que te amo a ti...

# -Sé que te amo a ti...

# Sé que te amo a ti. #

D'artacán. D'artacán.

Por favor, quedaos con mi pañuelo.

Es lo menos que puedo hacer.

Gracias por haberme salvado la vida.

Gracias, "mademoiselle" Juliette.

Y decidme, ¿por qué su vida está en peligro?

Mejor no hablemos aquí.

Este no es lugar seguro. Ah, ¿no?

Entonces venid.

No debería contaros esto,

pero algo dentro de mi corazón me dice que puedo confiar en vos.

Por mi honor de caballero jamás nada saldrá de mi boca.

La reina y Francia están en peligro.

¿La rei...? Callaos.

Soy dama de confianza de la reina Ana.

En realidad, su única confidente.

Todas las demás son espías del Cardenal Richelieu.

¿Entonces esos tipos de antes...?

Sí, fueron enviados para raptarme.

Por mi vida que eso nunca ocurrirá.

Pero escuchad.

(OFF) "Todo el mundo piensa que es el rey Luis

quien controla Francia,

pero no, es el cardenal".

"El rey ama a la reina, sí, pero confía en Richelieu".

"Y Richelieu desea una guerra entre Francia e Inglaterra

para dominar toda Europa".

"Está convencido de que podría apoderarse de Inglaterra,

pero la reina Ana quiere la paz".

"Desea enviar una carta

para que llegue al rey de Inglaterra,

asegurando la paz entre ambos países".

"Como garantía y prueba de buena fe

enviará el collar de diamantes que le regaló el rey Luis".

"Son unos diamantes únicos de un valor incalculable,

que probaría, sin lugar a dudas, que la carta es de la reina Ana".

"Esos diamantes son la clave".

"Si no llegasen a su destino podrían suponer la guerra".

Oh, vaya.

Esperad, el del bigote negro.

Le oí hablar de los diamantes de la reina con una mujer,

a la que llamaba Milady.

Dijo que los tendría mañana por la noche.

Esa tal Milady será un agente del cardenal.

Él haría lo que fuera por conseguir esos diamantes.

¡Ja! ¡Que lo intente!

¡No lo permitiré! Genial.

Tal vez juntos podamos detenerlo.

Por vos, Juliette,

os aseguro que detendría el mismísimo sol en el cielo.

Como D'artacán que me llamo el cardenal no lo conseguirá.

A ver si lo he entendido bien, mi estimado Widimer.

Un muchacho os ha impedido capturar a Juliette.

¿Un muchacho? Más bien un demonio.

Un muchacho, un joven llamado D'artacán,

que ya ha conseguido derrotaros a ti

y a mis guardias en tres ocasiones.

¡Y todo en un día!

Pero, su eminencia, yo os traigo esto.

¡Oy! ¡Ay! ¡Ay!

Ah... Ah... ¿Cómo va eso?

¿Qué es esto?

(CARRASPEA) Verá, señor, se llama Pom.

Es el criado de D'artacán.

Creo que podría resultar de interés para su eminencia.

Ciertamente lo es, Widimer.

Quizá resulte que no eres un completo idiota.

Oh, gracias, eso es lo más amable que su eminencia me ha dicho jamás.

¡Ay!

Por favor, su eminencia, dejad que me vaya. Os lo ruego.

Por supuesto, mi querido Pom.

Seguro que tú y yo vamos a ser buenos amigos.

Porque querrás ser mi amigo, ¿no es así?

Claro, claro, señor.

Algo me dice que sus amigos viven más que sus enemigos.

Pom, a partir de ahora

me informarás de todo lo que haga D'artacán.

A cambio te daré 20 monedas de plata.

¿20 monedas de plata?

No sabía que existiera tanto dinero en el mundo, señor.

¿De acuerdo entonces?

¿Espiarás a D'artacán en todo momento para mí?

Por supuesto, su eminencia.

Sí, señor. Claro que sí.

No lo dude. ¡Claro!

¡Ay! ¡Ay!

¡Ay, ay, ay, ay!

Ah, Rochefort, háblame de ese famoso collar.

Milady me ha asegurado que lo obtendrá mañana,

antes de que la reina lo haga llegar a Londres.

Perfecto.

¿Qué piensa hacer su eminencia con ese collar?

Lo mandaremos igualmente.

Milady se hará pasar por una de sus damas

con el collar de diamantes.

Entregará una falsa carta advirtiendo

que Francia planea un ataque inminente

contra Inglaterra.

Ah, el collar les convencerá

de que se trata de un auténtico mensaje de la reina.

Este mensaje llegará al rey de Inglaterra

y seguro que nos declara de inmediato la guerra.

Una vez que le derrotemos nuestro rey gobernará

ambos países,

pero, como auténtico poder tras el trono,

yo seré el verdadero gobernante.

¡Y con el poder de Francia e Inglaterra

controlaré todo el mundo!

Magnífico plan. ¿Y entonces ya estaréis satisfecho?

¿Yo? ¿Satisfecho?

Nunca. Mi ambición no tiene límites.

Claro, monseñor.

Huí de unos bandidos peligrosos.

Huí de unos bandidos peligrosos.

¡Huí de unos bandidos peligrosos!

¡Ay!

Huí de unos bandidos peligrosos.

A ver cómo me sale.

¡Ay!

Hola, Pom.

¡Aquí hay unos vecinos muy ruidosos!

¿Qué?

Me parece de lo más interesante,

pero es que ahora estamos desayunando.

Por supuesto, señor. Claro que sí.

D'artacán, ¿por qué nos has hecho venir con tanta prisa?

Me estoy perdiendo mi segundo almuerzo del día.

¿Perdiéndotelo? Pero si estás comiendo.

¿Esto? Solo es un picoteo.

No es almuerzo si no tiene como mínimo cuatro platos.

Y del alba hasta que el sol se pone,

¿cuántos almuerzos te comes?

Normalmente, cuatro,

pero últimamente he estado metiendo un quinto

entre la merienda y la primera cena.

Caballeros, necesitamos su ayuda

en una situación extremadamente grave.

Sabemos que van a robar los diamantes de la reina.

¿Qué? ¡No!

Son únicos en el mundo. Son los que le regaló el rey.

Por el amor de mi sable, su valor es incalculable.

Seguro que es una maniobra de Richelieu

para provocar la guerra con Inglaterra.

Los diamantes serán robados esta noche.

Es verdad, yo mismo escuché la conversación.

Una mujer, llamada Milady, dirige la operación.

¡Ah! Esa Milady...

Dime, ¿era hermosa, con el pelo color humo

y profundos ojos azules?

¡Justo! ¡Oh!

Es ella, no cabe ninguna duda.

¿Y quién es esa bella flor que os inspira tal temor?

Milady de Winter.

¿Eh?

La mujer más terrible de toda Francia.

Miles de hombres han hallado la perdición

en sus ojos.

¿Estás seguro que de verdad es tan perversa?

Peor.

Es más hábil con la espada que nadie que haya conocido.

Por si fuera poco tiene poderes hipnóticos.

Su misteriosa mirada puede hacer que cualquiera

se convierta en su esclavo.

Un medallón de oriente esconde su secreto.

No lo olvides, D'artacán. Si alguna vez usa ese poder contigo,

solo hay una manera de romper el hechizo.

Recuerda estas palabras mágicas:

"Bey Ju Hua".

Repite. "Bujujua".

No, no, no, no. Repite: "Bey Ju Hua".

"Bijojo".

Repite: "Bey Ju Hua".

"Bey Ju Hua".

"Bey Ju Hua".

"Bey Ju Hua". "Baijuju".

"Bojiou".

"Baiaou".

Da igual, te lo escribo y listo. "Au, au, au".

Oye, ¿cómo sabes tanto de Milady de Winter?

Tuve la poca fortuna de que hace tiempo era mi esposa.

Aguanta...

Grande o pequeña, poco importa,

la espada del amor siempre corta.

Sí, "mademoiselle", estamos a vuestras órdenes.

Querida y linda Juliette...

Bella y radiante Juliette...

Juliette, cuyas manos son como palomas.

¡Vaya!

Lo siento, me he despistado. Oh, qué tortolitos.

Creo que será fácil para nosotros

evitar que Milady pueda robar ese collar.

¿No os parece?

Con Milady de por medio nada es fácil.

Caballeros, gracias por vuestra ayuda.

Yo me encargo de la reina

y vosotros de Milady y de vigilar las entradas de palacio.

Un plan excelente.

D'artacán se encargará del norte,

yo del este, Dogos del sur y Amis del oeste.

¡Mosqueperros!

¡Uno par todos y todos para uno!

Trae pacá. Que no me pillen.

Adiós.

De modo que D'artacán vigilará el norte, ¿eh?

Bien hecho, Pom, aquí tienes un pequeño adelanto.

Escucha atentamente.

Milady tiene que tener éxito esta noche.

Entrará por el norte del palacio.

Exactamente a medianoche.

Justo en ese instante

tú distraerás la atención de D'artacán.

¿Lo has entendido? Sí.

¿Entiendes también

que si no lo consigues podría causarte grandes problemas,

por ejemplo, para seguir respirando?

Sí, entiendo, su eminencia.

Delo por hecho. Lo juro.

Mejor, sí. Ahora vete.

¡Ay! ¡Jopé! ¡Jopé! ¡Jopé!

¿Cree que Milady lo conseguirá, señor?

Oh, sí, Rochefort. No le gusta perder.

Es capaz de ganar un desafío de miradas

contra una estatua de mármol.

(Música dramática)

¡Ay!

¡Ay!

Esto... Ya es casi medianoche, señor.

Sí. ¿Qué pasa? ¿Tienes sueño?

No. Esto... Yo... No es nada.

¡Ay!

Y ahora encima Juliette.

Es una noche bastante fría, ¿verdad, D'artacán?

Ahora parece que no tanto.

(Campanada)

¿Eh?

Ay, no hay quien aguante esta presión.

(Campanada)

(Campanadas)

(Música de tensión)

Lo siento, sé que no debería dejar a la reina sola,

pero quería comprobar que todo iba bien

y, además, quería ver cómo estabas.

Yo también he estado pensando en vos.

No puedo pensar en nada más.

Cada latido de mi corazón susurra: "Juliette, Juliette".

Toda mi alma se consume solo de pensar en vos.

A veces no puedo ni respirar.

¡Señor! ¡Hola, señor! ¡Señor!

No es un buen momento, Pom.

Pero, a ver, señor,

¿cómo voy a poder distraerle si está tan distraído?

¡Eo! ¿Distraerme de qué?

¡Es ella! ¡Eh!

¡Oh! Jopé, lo he hecho justo al revés. Qué desastre.

(Música dramática)

(Gritos de mujer)

Discúlpame, "madame".

¡Eh!

Perdón, caballero.

(Relincho)

¡Ahí va! Perdón, caballo.

(Relincho)

(Música dramática)

¿Eh?

¡Traidora!

Ya verás.

¿Cómo? ¿Osáis desenvainar vuestra espada contra una dama?

No. Esto... Yo... No, yo...

Solo hay una palabra para definir a un hombre que me amenace

y la palabra es... memo.

(Gritos)

¡Ay, ay, ay, ay!

Memo es justo la palabra.

(Música dramática)

¡Deja el collar de la reina!

Apártate. ¿No ves que tú estás desarmada y yo no?

Tal vez me ofrezcas más diversión de la que pensaba.

No lo conseguirás.

Chica lista, pero no lo bastante.

Vamos.

¿Qué le has hecho a la reina?

Solo está hipnotizada. Se le pasará en unas horas.

¡"Bey Ju Hua"!

¿Qué?

Está despierta.

¡Guardias, detened a esa mujer! ¡Ahora!

Ha sido todo un placer disfrutar de su compañía,

pero mejor...

¡No puedo soltarme!

¿Qué me he perdido?

¡Por ahí! ¡Rápido!

¿Cómo me habré metido en este lío? ¡Ay!

Sé que trabajas para el cardenal.

Entretén a D'artacán.

¡Ay!

¡Jopé! ¡Ay, madre!

¡Señor! ¡Señor! ¡Oiga, señor!

¿Qué ocurre, Pom? Ah... Mire que flow.

(Música disco)

¿Pero qué tonterías haces? ¿A que mola?

Solo estoy pasando el rato.

¡Milady!

¡Milady!

¡Venid aquí!

(Gritos)

Ya os tengo.

¡No huyáis, Milady!

¡Es inútil!

¡Fallasteis!

¿Bailamos?

¡En guardia!

¡Ahora verás!

¡Os voy a enseñar!

¿Y ahora qué? ¿Eh?

Dadme el collar de la reina.

No quiero haceros daño.

Créeme, eso no va a pasar.

¿Pero qué?

¡Ah!

(GRITA)

Hasta nunca, D'artacán.

Espero no volver a veros jamás.

Eso está por ver, Milady.

(Maullidos)

He fallado a mi reina

y también a Juliette.

No he podido conseguirlo.

Misión cumplida.

Milady tiene en su poder el collar y la carta falsa.

Ha partido al puerto de Calais,

donde un barco la llevará a Inglaterra.

Excelente.

La guerra está próxima y, en este caso, Francia ganará.

Ahora es el momento de ejecutar el resto del plan.

Voy a debilitar la confianza del rey en la reina.

Si su influencia disminuye, la mía será más fuerte.

Vamos, Rochefort, debo ver al rey de inmediato.

Majestad.

Richelieu, cuan dichoso me hace veros, querido... amigo.

¿A qué se debe el placer de vuestra visita?

¿Cómo van los preparativos del extraordinario baile real

para celebrar vuestro cincuenta cumpleaños?

Estupendamente. Estupendamente.

Será una fiesta como nunca se haya visto.

Con reyes de todo el mundo.

Una ocasión única.

Dubois, si lo aprietas más, me vas a convertir en dos.

Alteza, estaba pensando

que sería el momento perfecto para que la reina Ana

luzca el collar de diamantes que su alteza regaló.

Gran idea, Richelieu. Eres un genio.

Todo el mundo quedará sorprendido.

El valor de ese collar es incalculable.

¿Tienes idea de cuánto vale? No lo sé.

Nadie lo sabe, por eso es incalculable.

Entiendo que entonces su majestad se lo pedirá a la reina.

Lo haré. Puedes contar con ello.

Puesto que todo va bien, no molesto más a su majestad.

"Adieu".

"Au revoir", amigo mío. "Adieu".

Dubois, parece que lo haces a propósito.

"Adieu".

Asunto cerrado.

Cuando la reina aparezca en el baile sin su collar,

el rey empezará a dudar de ella.

Y vuestro poder, sin duda, aumentará.

Muy pronto el rey solo confiará en mí.

Mi poder será absoluto.

¿Qué habrá hecho con el collar de la reina?

Tenemos que averiguarlo.

Se lo habrán dado dado al cardenal, seguro. Bueno, casi seguro.

Dogos, vuestro discurrir es denso, como el de un elefante inmenso.

Gracias. Espera.

Richelieu no busca las riquezas, solo tiene sueños de grandeza.

Puede que sí. El collar ya habrá salido de París.

Deberíamos averiguar hacia dónde.

Daría mi vida entera por recuperarlo.

Esperad un momento.

He encontrado esta nota

en el suelo de la alcoba de la reina.

Creo que se cayó a Milady.

Déjame ver. Dice: "Calais Li Dor"

Reconozco un trazo tan especial.

Sin duda es la letra del cardenal.

Calais es una ciudad portuaria.

Y el Li Dor será un barco.

Debemos ir a Calais.

Milady nos saca ventaja, pero podemos atraparla.

Debemos partir de inmediato.

Juliette, estad tranquila, conseguiremos recuperarlo.

¡Uno para todos y todos para uno!

¡Ay! ¡Ay!

¡Jopé!

(Canto del gallo)

Tengo que informar al cardenal. Claro que tengo que hacerlo.

Aunque siento algo hacia D'artacán que nunca antes había sentido.

Como un dolor de muelas en el pecho.

¿Será lealtad?

Imagino que vendrás con algo interesante.

Todos aquellos que me fallan viven para poder arrepentirse,

pero poco.

Pero, su eminencia, os traigo una información importante.

D'artacán y los mosqueperros

irán a Calais a interceptar a Milady.

¡Rochefort!

Asegúrate de que no llegan a Calais.

Llévate a todos los guardias que necesites.

Sí, eminencia.

Y tú ve con D'artacán

y no te separes de él ni un momento.

Oh, por favor, no les hagáis daño.

No temas. Los guardias solo les detendrán.

No les tocarán ni un solo pelo.

¡Oy!

Y ahora, Pom, ve y sigue informándome de todo.

Sí, señor. ¿La salida...?

¡Ay! ¡Uy!

¡Oh!

¡La salida!

¿Dónde está la salida?

¿Dónde está?

¡Es por allí!

Sí, señor. ¡Adiós!

Vuela. Lleva este mensaje a los hombres de Richelieu.

¡Oh, tengo tanta hambre que me comería un caballo,

y estoy sobre uno!

Oh, esto podría acabar muy mal.

Tendrás que esperar, Dogos. No hay tiempo que perder.

¡Los guardias del cardenal!

¡Ay, ay, ay, ay, ay!

Continuad, yo me encargaré de todos ellos.

Quizá tengan comida.

¿Tenéis alguna salchicha?

(Música dramática)

Qué inoportuno, ahora nos falta uno.

Y no sin desagrado he de gritar...

¡Cuidado!

¿Cómo? ¡Ay!

¡Rápido!

¿Y ahora qué?

Amigos, es mi turno, doy fe. Ir raudos a Calais.

(Música de tensión)

Cuatro contra uno. Bien, me parece justo.

Lo he dicho con ingenio y muy a gusto.

(Música dramática)

¡Ah! Ahora somos dos.

¡Tres! ¿Quién ha dicho eso?

Pom ha estado con nosotros todo el tiempo.

Tengo el talento de pasar desapercibido.

Ah, pasar desapercibido es una habilidad muy útil,

sobre todo, para una... ¡emboscada!

¡Madre mía!

¡Ay! ¿Pero qué es eso?

¡Rofty!

¡Cuidado!

¡Yo me encargo de esos bribones! ¡Vamos, D'artacán!

¡Adelante! De acuerdo. ¡Jía!

¡A por él!

¡Preparaos, granujas!

Dejadme. Salid todas.

Todas salvo Juliette.

Será posible...

Juliette, eres la única en quien puedo confiar.

Majestad, estamos rodeadas de espías.

Si no consigo recuperar mi collar,

será una gran tragedia para todos.

No temáis, majestad.

D'artacán y sus tres compañeros

han jurado devolverlo y seguro que no os fallarán.

(Truenos)

Por fin, Calais.

Ahora a encontrar ese Li Dor.

¡Jía!

(Música dramática)

No hay ni un alma por las calles.

¡El Li Dor! ¿Dónde está?

Acaba de partir a Inglaterra.

¡No!

(Música dramática)

Debo seguirlo como sea.

¿Qué? Imposible, señor.

Zarpar con esta tormenta es de suicidas.

Nadie querrá navegar con el mar así.

Entonces hemos fracasado.

Hemos perdido el collar de la reina.

El cardenal lo usará para su malvado propósito,

la guerra con Inglaterra.

Será terrible. Miles de personas morirán

y todo habrá sido por mi culpa.

(Música dramática)

(Música animada)

Oh, señor, hemos fracasado. No hay nada que podamos hacer.

Richelieu ha conseguido lo que quería.

Mi padre me advirtió de su poder.

Siempre consigue saber qué es lo que va a pasar.

No entiendo cómo se entera.

No puedo volver con Juliette sin el collar.

Mi carrera como Mosqueperro ha fracasado.

(Golpe)

Soy el más fuerte.

No ha nacido quien pueda conmigo.

¡Y tanto, capitán Mixtolobo!

Ahí va la prueba. -¡No, no, no, no!

¡No!

¡Ay, madre!

¡Y si alguien pudiera derrotarme,

sin duda me pondría a sus órdenes! ¡Yo puedo derrotaros!

Aquí abajo.

¿Tú quieres pelea?

Debes de estar loco.

¡Loco! -Vamos, pelea.

Oh, no, señor. Hablo de un duelo a espada.

¡Ay!

¡Vamos!

Tenéis miedo, ¿eh?

Si yo gano, entonces os pondréis a mi servicio.

Si pierdo, diez monedas de plata serán vuestras.

¿Y se atreve con el capitán Mixtolobo?

Muy bien, nos batiremos en duelo.

Pero os lo advierto...

-El capitán Mixtolobo es el mejor.

-¡Mira lo que ha hecho!

-¡Oh! -Es increíble.

Soy el mejor espadachín de toda Francia.

Y yo os lo advierto...

vais a aprender mucho.

Muy bien. Haced sitio, camaradas.

¡Haced sitio, colegas!

¡Aquí va a haber mucho tomate!

-Y que lo digas.

¡Te vas a enterar, muchacho!

¡Ha llegado tu hora!

-Capitán...

¿Entonces qué? ¿Continuamos?

Rayos, no.

Está claro que sois mejor que yo.

Capitán Mixtolobo. D'artacán.

# Eran uno, dos y tres... #

Mi barco es el Dumas y está a vuestras órdenes.

Necesito alcanzar un barco que partió para Inglaterra

hace una hora, el Li Dor.

¿Ese ganso regordete?

Mi barco es cinco veces más rápido.

¡Lo pillaremos! ¡Vamos!

Levad el ancla e izad las velas. ¡Zarpamos!

Pom, esta es nuestra última oportunidad.

Uno de esos tipos ha intentado comerme.

Tendré pesadillas para siempre.

Si no conseguimos recuperar el collar de diamantes,

mi esposo el rey perderá su confianza en mí

y solo escuchará al cardenal Richelieu.

Por favor, confía en D'artacán.

Va a ser una espera insoportable.

Solo faltan 24 horas para el baile real.

¿Qué vamos a hacer?

¡Aun yendo a toda vela el Li Dor es demasiado lento, capitán!

Les alcanzaremos en un santiamén.

¡Ah! ¡En un santiamén!

¿Eh? No hay nada que hacer, señor, nos alcanzan.

No podemos hacer más.

Nos abordarán en minutos.

Escondeos abajo.

No, es a mí a quien persiguen.

No prolonguemos esto.

¿Entonces vais a rendiros?

Lucharé hasta el final, pero con mis reglas.

Dejad que nos aborden y escondeos vosotros abajo.

¡Preparaos para el abordaje!

-¡El abordaje!

(Música dramática)

¡El collar, Milady!

Nunca.

No hagáis esto más difícil, Milady.

Conozco todas vuestras artimañas.

¿Estáis seguro, D'artacán?

¿Estáis completamente seguro de lo que decís, D'artacán?

Sí, esto lo vamos a resolver los dos

con nuestras respectivas espadas.

Va a ser una lucha a muerte.

¡A tomar viento las velas!

¿Cómo? ¿Velas? ¿Qué velas?

Siempre que hay lucha con espadas, más de una vela termina rajada.

Cierto, nunca falla, señor.

Estáis en el lado equivocado.

Vamos, uníos a mí y triunfaremos.

Imagino que lo mismo le dijiste a Pontos.

¿Pontos? ¿Mi exmarido?

(Música de tensión)

¿Eh?

¡Os espero arriba!

¿Dónde se ha metido?

(MAÚLLA)

¡Eh!

(Música de tensión)

La estocada del Diente del Diablo. Extraordinario,

pero aún no me has vencido.

Te sientes débil, débil y con sueño,

mucho sueño.

¡No! ¡No me vencerás, bruja!

Conozco las palabras que rompen el hechizo.

¡"Bujuja"!

¡"Bijoujou"!

¡"Bojaiju"!

¡Un jamón!

Si es que no me acuerdo.

(Música dramática)

Jopeta con Milady, está intentando hipnotizarlo

y D'artacán ha olvidado las palabras que lo impiden.

Suerte que yo tengo la chuleta aquí.

¡Ay!

¿Qué debo hacer?

Tal vez...

Trae para acá.

¡Ahí va!

¡"Monchinma"!

¡Fu man chú!

¡"Men tua"!

¿Eh?

¡Ah!

¡"Bey Ju Hua"!

¡Justo a tiempo!

¡Maldito patán!

¡Toma! Somos invencibles!

¡Oh! ¡A tomar viento la vela!

Es que no falla nunca.

(GRITA)

(Gritos)

A pesar de ser antigua,

os manejáis muy bien con vuestra espada.

La Omega siempre ha pertenecido a mi familia

y ha estado al servicio de la justicia.

Ya era hora. Por fin.

El collar de diamantes.

¿Eh? ¿Lo queréis?

Cogedlo...

Vamos, dádmelo. ...si podéis.

¡No!

(VOZ DISTORSIONADA) ¡No!

Por poco.

No puedo creerlo. ¿Y ahora qué haréis conmigo?

Maldito D'artacán.

¡A la porra, Milady!

¡Esto no quedará así!

¡Me vengaré!

Es muy difícil ser reina.

Tengo poder, pero dependo de otros.

D'artacán debe llegar

cuanto antes con mi collar de diamantes.

Lo hará. Estoy segura.

Su majestad el rey.

Mi reina,

solo pasaba para recordarte que debes llevar

el collar de diamantes en el baile.

Debes lucirlo. Es espectacular.

Sí. Juliette va a limpiarlo.

Y como aún no te lo has puesto nunca,

será un gran acontecimiento para todos.

Será genial, amor mío.

(RÍE)

Juliette,

si aparezco en el baile sin el collar,

el rey dejará de confiar en mí.

¡Ah!

Una gran aventura, D'artacán.

Ha sido un verdadero placer ayudaros.

Nunca lo olvidaré, capitán.

Pues yo espero no tener que veros nunca más,

ni al mar, ni a vosotros.

(Relincho)

¡Amigos míos!

¡Por fin! ¿Tienes el collar?

Sí. La caja está algo rayada, pero el collar está intacto.

Excelente. Tenemos noticias de Juliette.

El rey ha pedido a la reina

que luzca el collar en el baile real.

¡Por el gran queso gruyere!

¿Esta noche? ¿Llegaremos a tiempo? Solo si partimos ya.

¡Eh, esperadme, señor! ¡Vamos, Pom!

¡Adelante, Rofty! ¡Corre como el viento!

Vamos. ¡Vamos!

Venga. Como el viento he dicho.

¡Vamos, vamos, vamos!

¿Conque esas tenemos?

Capitán Mixtolobo, ¿puede pedirle tres cosas?

Claro que sí, D'artacán.

Un palo, un cordel y una zanahoria.

¡Ah! ¡D'artacán está chalado!

¡Jía! ¡Jía!

Oye, pues funciona.

¡Vamos! Rofty es más rápido si se le motiva adecuadamente.

Miles de vidas dependen de que el collar

llegue a tiempo a la reina.

Podemos lograrlo. ¿A que sí, Pom?

Oh, señor, seguro que podemos.

(PIENSA) "Confiesa. Confiesa. Confiesa".

Señor. ¿Sí, Pom?

Señor, yo...

Señor, debo confesarle que...

debo confesarle que yo robé la moneda con la que llegó a París.

Ya está.

Aquí está, señor. Perdonadme.

Ya lo sabía, Pom.

Considéralo un regalo. Tú lo necesitas más que yo.

Guárdatelo.

¡Oy! ¡Oh! Pero, señor, yo...

¡Uy!

Ha llegado a mis oídos

que D'artacán podría estar de vuelta con el collar.

Quiero a todos mis guardias rodeando el palacio.

¡Aseguraos de que no entre antes del baile!

La reina debe aparecer sin el collar.

Cuando el rey dude de ella, tendré más poder que nunca.

¡Y ahora largaos!

Quiero a D'artacán en prisión. ¿Está claro?

Por supuesto, su eminencia.

D'artacán, vamos a jugar un juego divertido tú y yo.

¿Pero dónde está todo el mundo?

¡So!

¡Ay! Ven aquí.

Los hombres del cardenal han rodeado el palacio.

Qué cansino.

Estupendo. Yo tengo un plan.

Luchamos, ganamos y después cenamos.

Me gusta tu plan. ¡Al ataque!

¡Os estamos esperando!

¡Uno para todos y todos para uno!

¡Ninguno para mí!

(Música animada)

¿Eh?

¡Bolos!

Mis versos inacabados os recito

y la opinión sincera de ustedes solicito.

Mi poema tu alma colma de calma.

Demasiado repetitivo. -No interrumpas.

Y no sé qué no sé cuántos palma...

¡Me encanta! ¡Me encanta!

Gracias.

¡Oh!

A los guardias del cardenal os falta fuerza.

Lo siento.

Tenéis que practicar más.

¡Y uno y dos y tres!

¡Y cuatro, cinco, seis, siete, ocho!

¡A por ellos!

¿Qué os habéis creído?

Ahí voy.

¡Aplasta!

¡Muy bien, Pom!

¡Toma esa! ¡Y esa! ¡Y esa!

¡Ah!

Lo hemos logrado, ¿eh, Pom? ¡Por el gran queso gruyere,

quedan desquesados! ¡Qué grandes somos!

¡Chupaos esa! Vamos, Pom.

¡Sí!

(Música dramática)

Hay guardias del cardenal por todas partes.

No nos han visto.

¡Arriba!

Jopé.

(Relincho)

Perdón, caballo.

Cuidado.

¡Ay!

(Música suave de trompetas)

¿Dónde está la alcoba de la reina?

Estos pasillos son todos iguales, Pom.

Sí, esto es un laberinto.

Es más fácil perderse aquí que en las alcantarillas de París.

¡Ja, ja!

Al fin nos encontramos.

¡Bigote negro!

Os he estado buscando.

Y yo a vos. Me debéis un duelo.

Pues ahora lo tendréis.

Ponte a salvo, Pom. Jopé.

Pero, señor... Sí, largaos, Pom.

Estoy seguro de que tenéis cosas que hacer.

¡Ay, jopé!

Os lo advierto, "monsieur",

yo soy el mejor espadachín de Francia.

Qué manía tenéis todos. ¡Que yo soy el mejor espadachín

y os lo voy a demostrar con mi Omega!

¡Oy!

¡Ay! Ahora resulta que el palacio es pequeño.

Ah, Pom, supongo que me buscabas, ¿no?

Oh, yo, señor...

¿Tienes algo que decirme,

o es que ya te has cansado de vivir?

He visto antes esta espada.

Perteneció a mi padre.

¿A tu padre? ¿No será...?

¿Sois hijo de ese pueblerino

al que hice caer en desgracia hace tantos años?

Sin ser noble no podía ser capitán de los mosqueperros.

¿Vos? ¿Vos soy el Conde Rochefort? El mismo.

¡Entonces fuisteis vos!

¡Vos acusasteis a mi padre de un delito que no cometió!

¡Vos manchasteis el buen nombre D'artacán!

Así es.

¡Pues lo vais a pagar caro!

La ira os hace vulnerable.

(RECUERDA)"Domina tus emociones o ellas te dominarán".

¡Ahora verás!

Será una noche inolvidable.

El gran baile real.

¡Ah! ¿Qué es esto?

-¿Qué pasa? -Qué horror.

Una lucha.

¡Eres igual que tu padre!

¡Ah!

¡Se acabó! ¡No tan pronto!

¡Ah!

¿Sorprendido?

¡Oh! ¡El Diente del Diablo!

Piedad.

Os lo ruego.

¡Ahí va!

Espera, esta es la mejor parte.

¿Eh? Ahora.

No. No me hagáis daño. Haré lo que sea.

-¿Y todo ese escándalo?

Entonces confesad, miserable.

En presencia de estos nobles,

confesad que fuisteis vos quien acusasteis a mi padre

por un delito que nunca cometió.

¡Basta!

Así es, lo confieso. Lo hice.

¿Qué es lo que hicisteis, Rochefort?

Organicé una trama para hundir a tu padre.

Era inocente del todo.

Son testigos, señores.

Avisen a la guardia real para su arresto.

Ahora mismo.

Ese canalla se pudrirá en la cárcel de la Bastilla.

-Tema solucionado.

Padre, al fin he limpiado vuestro nombre.

Ah, pobre D'artacán.

Llegar a estar tan cerca de la meta

solo para hallar vuestra perdición.

Gracias, Pom.

Te has ganado las 20 monedas de plata que te prometí.

¿Pom? No me lo puedo creer.

Señor, yo...

Y ahora, sed un buen chico y dadme el collar.

Tendrás que acabar conmigo para conseguirlo.

Nada me complacería más.

Widimer, es todo tuyo. ¡No!

(Música de tensión)

¡No!

¡Pom! ¿Pero qué?

¡No lo hagas, por favor! ¡Asesino!

¡Lo has matado!

Y vos, cardenal, ¿es esto lo que estabais buscando?

¡No, no, no!

¡Pom!

(Música dramática)

Pom. Pom, di algo.

Por favor.

Al final me has salvado la vida.

Has muerto por mí.

Mi señor, ¿habéis dicho la vida?

¡Pom, estás vivo!

¿Lo ves?

Tú necesitabas la moneda mucho más que yo.

Pues al final va a ser que sí.

¡D'artacán!

¡D'artacán!

¡Juliette!

¿Juliette?

¡El collar! ¡Lanzádmelo!

¡No queda tiempo!

¿No me digas que Pontos no os dijo

que soy una genial imitadora?

Será... ¡Milady!

Adiós.

¡A mí no me imita nadie!

A dormir, Milady.

Juliette.

D'artacán. ¡Lo hemos conseguido!

Tengo que irme. La reina me espera.

Por supuesto, Juliette.

Ya decía yo que aquí había futuro.

¿Dónde está su majestad la reina?

No me gusta que me hagan esperar.

Espero que no pase nada malo, majestad.

¡Su majestad la reina!

Mi reina, ¿dónde está el valioso collar de diamantes?

Ana, te pedí específicamente

que te pusieras el collar que te regalé.

Yo... Yo...

¡Disculpa, majestad!

Aquí traigo el collar limpio, como me pidió.

¿Qué?

Gracias.

¡Oh, mi reina, nunca has estado tan bella!

Sí, estás radiante.

Vamos, majestad.

¡Sus majestades los reyes!

¡Viva el rey!

-¿De qué te gustaría hablar?

De la paz entre naciones.

Excelente.

Verte así de encantadora

hará que todos tengan deseos de paz y amor.

(Gentío)

(Música dramática solemne)

¡Viva mi señor!

Cadete D'artacán, acercaos.

D'artacán, esto no acaba aquí.

Majestad, soy vuestro humilde servidor.

De pie, muchacho.

Habéis prestado un buen y heroico servicio a la reina,

y en nombre de la Corona me gustaría agradecéroslo.

Mi vida y mi espada son todas vuestras, majestad.

D'artacán, has limpiado el honor de tu apellido

y el futuro del país. -Tranquila.

Sois la personificación de todos nuestros mejores valores.

Me da algo.

Compañerismo, coraje, audacia, lealtad.

Querido D'artacán,

como muestra de mi gratitud

os entrego una medalla de oro con el símbolo de vuestra familia.

Y también esta espada, mucho más ligera que la vuestra.

¡Una nueva espada y es Omega!

Y yo, por mi parte, ordeno que vos, D'artacán,

entréis sin demora

en el insigne cuerpo de mosqueperros del rey

como oficial.

Al final ha sido más rápido de lo que pensaba.

Majestad, no sé qué decir.

¡Te quiero, D'artacán!

Yo también te quiero, Juliette.

¡Vamos, D'artacán, saludad al pueblo!

¡Tres hurras, D'artacán!

¡Hip hip! ¡Hurra!

¡Hip hip! ¡Hurra!

¡Hip hip! ¡Hurra!

¡Hurra!

¡Hurra!

¡Hurra! -¡Hurra!

-¡Hurra! -¡Bravo!

-¡Bien! -¡Muy bien! ¡Bravo!

¡Uno para todos y todos para uno!

(Cañonazo)

(Cañonazo)

(Cañonazo)

¡Despídete, Pom!

¡Yeah!

¡Hasta pronto!

(OSN "D'artacán y los Mosqueperros")

¿Has visto, Pom? Recordaban mi canción.

Sí, bueno, la canción ya era famosa.

Oye, ¿para cuándo la mía?

¿Y la mía? -¿Y la mía?

¿Y la mía? ¿Y la mía?

Bueno, chicos, eso ya en la siguiente peli, ¿vale?

# Al mirarte a ti.

# Tus ojos de luz...

# Y mi corazón...

# se pregunta si...

# eso es amor.

# Y así es.

# -Cuando oigo tu voz...

# La mejor canción...

# Quiero escucharte

# y viajar junto a ti.

# -Tus ojos en mí...

# Mi sueño es real...

# -¡Soñaba realidad!

# ¡Tenerte aquí!

# ¡Nuestro amor...

# pura luz!

# Más allá del amanecer.

# Cielo azul...

# El sol salió...

# para brillar

# por los dos...

# -Al mirarte a ti...

# Tus ojos de luz...

# -Todo brilla en mí...

# -Sé que te amo a ti...

# -Sé que te amo a ti...

# -Sé que te amo a ti. #

Cine Clan

51 Episodios

  • Hechizados

    Hechizados

    Cine Clan80 min, 23 sec

  • Érase una vez…

    Érase una vez…

    Cine Clan83 min, 39 sec

  • Jerry Maguire

    Jerry Maguire

    Cine Clan127 min, 56 sec

  • Leyendas del templo escondido

    Leyendas del templo escondido

    Cine Clan63 min, 59 sec

  • Rufus 1

    Rufus 1

    Cine Clan41 min, 57 sec

  • Mina y el mundo de los sueños

    Mina y el mundo de los sueños

    Cine Clan73 min, 15 sec

  • Dixie y la rebelión zombi

    Dixie y la rebelión zombi

    Cine Clan76 min, 30 sec

  • Capitán Diente de Sable y el diamante mágico

    Capitán Diente de Sable y el diamante mágico

    Cine Clan75 min, 25 sec

  • La fiesta de la Tía Rita

    La fiesta de la Tía Rita

    Cine Clan77 min, 26 sec

  • Las vacaciones gatunas de los Barkers

    Las vacaciones gatunas de los Barkers

    Cine Clan67 min, 53 sec

  • El séptimo enanito

    El séptimo enanito

    Cine Clan77 min, 17 sec

  • Juguetes y mascotas

    Juguetes y mascotas

    Cine Clan92 min, 29 sec

  • La princesa y su dragón. Una historia interminable

    La princesa y su dragón. Una historia interminable

    Cine Clan69 min, 26 sec

  • Bella y el circo mágico

    Bella y el circo mágico

    Cine Clan72 min, 16 sec

  • Súper Papá Oso

    Súper Papá Oso

    Cine Clan81 min, 38 sec

  • Lunáticos

    Lunáticos

    Cine Clan76 min, 19 sec

  • Ainbo: La guerrera del Amazonas

    Ainbo: La guerrera del Amazonas

    Cine Clan75 min, 34 sec

  • Mia and me: La leyenda de Centopia

    Mia and me: La leyenda de Centopia

    Cine Clan81 min, 37 sec

  • Vicky el Vikingo: La espada mágica

    Vicky el Vikingo: La espada mágica

    Cine Clan70 min, 2 sec

  • Mina y el mundo de los sueños

    Mina y el mundo de los sueños

    Cine Clan73 min, 16 sec

  • Tierra firme

    Tierra firme

    Cine Clan107 min, 25 sec

  • El jinete del dragón

    El jinete del dragón

    Cine Clan80 min, 31 sec

  • La pequeña bruja

    La pequeña bruja

    Cine Clan92 min, 30 sec

  • 4 chicos y esto

    4 chicos y esto

    Cine Clan100 min, 20 sec

  • Zapatos rojos y los siete trolls

    Zapatos rojos y los siete trolls

    Cine Clan82 min, 43 sec

  • Nacida para ganar

    Nacida para ganar

    Cine Clan88 min, 37 sec

  • Los Olchis: Bienvenidos a Pestilandia

    Los Olchis: Bienvenidos a Pestilandia

    Cine Clan77 min, 1 sec

  • Animals United

    Animals United

    Cine Clan83 min, 9 sec

  • Pérez, el ratoncito de tus sueños 2

    Pérez, el ratoncito de tus sueños 2

    Cine Clan79 min, 33 sec

  • Meñique y el espejo mágico

    Meñique y el espejo mágico

    Cine Clan71 min, 57 sec

  • Stuart Little

    Stuart Little

    Cine Clan76 min, 23 sec

  • Los elfkins

    Los elfkins

    Cine Clan69 min, 4 sec

  • Ploey: Nunca volarás solo

    Ploey: Nunca volarás solo

    Cine Clan78 min, 4 sec

  • Félix y el tesoro de Morgaa

    Félix y el tesoro de Morgaa

    Cine Clan77 min, 18 sec

  • Los Lunnipiratas. La película

    Los Lunnipiratas. La película

    Cine Clan83 min, 13 sec

  • La abeja Maya y el orbe dorado

    La abeja Maya y el orbe dorado

    Cine Clan77 min, 32 sec

  • Boonie bears: en un mundo diminuto

    Boonie bears: en un mundo diminuto

    Cine Clan82 min, 50 sec

  • La gran aventura de los Lunnis y el libro mágico

    La gran aventura de los Lunnis y el libro mágico

    Cine Clan75 min, 48 sec

  • García y García

    García y García

    Cine Clan93 min, 30 sec

  • D'Artacan y los tres Mosqueperros

    D'Artacan y los tres Mosqueperros

    Cine Clan81 min, 59 sec

  • Los Rodríguez y el más allá

    Los Rodríguez y el más allá

    Cine Clan108 min, 19 sec

  • Rufus 2

    Rufus 2

    Cine Clan43 min, 46 sec

  • Academia Cranston: Escuela de monstruos

    Academia Cranston: Escuela de monstruos

    Cine Clan75 min, 1 sec

  • Terra Willy: Planeta desconocido

    Terra Willy: Planeta desconocido

    Cine Clan83 min, 21 sec

  • Luis y los alienígenas

    Luis y los alienígenas

    Cine Clan77 min, 26 sec

  • Trasto

    Trasto

    Cine Clan75 min, 16 sec

  • Valentina

    Valentina

    Cine Clan61 min, 59 sec

  • Anacleto, agente secreto

    Anacleto, agente secreto

    Cine Clan85 min, 11 sec

  • Jungle Beat. La película

    Jungle Beat. La película

    Cine Clan80 min, 22 sec

  • El festival de la diversión de Garfield

    El festival de la diversión de Garfield

    Cine Clan71 min, 0 sec

  • Yoko y sus amigos

    Yoko y sus amigos

    Cine Clan76 min, 4 sec

Cine Clan - D'Artacan y los tres Mosqueperros

Infantil

Edad Recomendada:

Dentro de una misma calificación moral, “Todos los Públicos” por ejemplo, puede haber contenidos diseñados para niños de 4 años y otros para niños de 8. De la misma manera que todos los niños van a un mismo colegio, pero no tienen que entender las mismas asignaturas.

Con esta calificación buscamos agrupar contenidos de audiencias afines.

Según estos criterios, los contenidos de las plataformas digitales del canal Clan se clasifican en:

  • Preescolar: Programas especialmente adecuados para niños de 0 a 3 años
  • Infantil: Programas especialmente adecuados para niños de 4 a 6 años
  • Junior: Programas especialmente adecuados para niños mayores de 7 años
  • Calificación Moral:

    Clasificación del contenido audiovisual efectuada siguiendo la normativa vigente y el Código de Autorregulación sobre Contenidos Televisivos e Infancia.

    Según estos criterios, los contenidos del canal Clan y sus plataformas digitales se califican en las siguientes categorías:

    • ERI: Programas especialmente recomendados para la infancia
    • TP: Programas para todos los públicos
    • +7 Programas no recomendados para menores de 7 años (NR7)
  • Calificación Moral:

    Clasificación del contenido audiovisual efectuada siguiendo la normativa vigente y el Código de Autorregulación sobre Contenidos Televisivos e Infancia.

    Según estos criterios, los contenidos del canal Clan y sus plataformas digitales se califican en las siguientes categorías:

    • ERI: Programas especialmente recomendados para la infancia
    • TP: Programas para todos los públicos
    • +7 Programas no recomendados para menores de 7 años (NR7)
  • Calificación Moral:

    Clasificación del contenido audiovisual efectuada siguiendo la normativa vigente y el Código de Autorregulación sobre Contenidos Televisivos e Infancia.

    Según estos criterios, los contenidos del canal Clan y sus plataformas digitales se califican en las siguientes categorías:

    • ERI: Programas especialmente recomendados para la infancia
    • TP: Programas para todos los públicos
    • +7 Programas no recomendados para menores de 7 años (NR7)

Sobre Cine Clan

Cine Clan

Cine Clan

¡Aventuras, comedia, acción y mucha diversión para toda la familia!  Disfruta de las mejores películas de cine familiar en la web y apps de Clan.

¡Aventuras, comedia, acción y mucha diversión para toda la familia! Disfruta de las mejores películas de cine familiar en la web y apps de Clan.

En Clan TV En la web y apps del canal.