1. TV Clan
  2. Series
  3. Cine Clan
  4. Cine Clan - El jinete del dragón
Facebook Twitter
Menú de navegación Desplegable

Bienvenido a Clan.

Elige usuario

  • Slugterra
  • Slugterra en inglés
  • Hello Kitty Super Style! en inglés
  • Hello Kitty Super Style!
  • Aprendemos en Clan. La Caja
  • 10
    Seguir viendo Cine Clan
    No te pierdas los nuevos episodios. En la web y apps del canal en clan
    Aprendemos en Clan. La Caja
  • Las sirenas de Mako
  • Las sirenas de Mako en inglés
Para todos los públicos El jinete del dragón
Transcripción completa

"Hace mucho tiempo,

los humanos y los dragones vivían en perfecta armonía.

Pero los humanos se volvieron codiciosos

y comenzaron a conquistar el mundo

y a destruir todo cuanto encontraban a su paso.

Los dragones suplicaron a los humanos

que detuvieran su egoísta cruzada.

Sin embargo, en lugar de escucharlos,

los humanos les declararon la guerra.

Un malvado alquimista, Petrocious, creó un dragón,

un monstruo asesino al que llamó Ortiga Abrasadora.

Pero Petrocious no pudo controlar al monstruo

y murió a manos de su propia creación.

Ortiga Abrasadora empezó a cazar dragones

alrededor del mundo.

Los dragones, impotentes, se desperdigaron,

incapaces de enfrentarse a Ortiga Abrasadora,

inmune a su fuego.

Tras perder su rastro,

Ortiga Abrasadora se retiró al castillo de su creador,

obsesionado por su deseo de devorar.

Y pasaron los siglos,

los humanos eran los dueños del mundo

y se olvidaron de aquellos seres únicos.

Los dragones restantes,

no tuvieron más remedio que esconderse

y mantener en secreto su existencia al resto del mundo,

pero nada permanece oculto eternamente."

No arrastréis la cola.

Como sabéis, la cola deja un rastro que los humanos podrían...

(SUSURRA) Vamos a meternos en un lío.

Ven aquí, grandullón.

Y recordad,

el fuego es el último recurso y debe usarse solo como protección.

-Orden, orden. Aquí hace falta un poco de orden.

-Estad atentos. Este es un asunto serio.

El fuego es un arma, no un juguete. Sin fuego no volamos.

(GRITAN)

Pero Lung... Lo siento. Ha sido culpa mía.

Hola...

¿Qué hacías ahí arriba? Solo quería...

Ahórrame los detalles.

¿No tienes nada mejor que hacer que andar escuchando a escondidas?

¿Hacer qué?

Pues hay montones de cosas que hacer aquí como...

Adivinar cómo será la próxima nube. -Darnos un baño. ¿Qué tal?

-Espantar moscas con la cola.

-Nadie dice que no puedas divertirte,

pero no armes tanto jaleo.

Quiero ser un dragón de verdad,

como los de las historias de Barba de Pizarra.

Lo que hay que oír.

No causes problemas y desaparece de mi vista.

¡Es una orden!

¿Qué gracia tiene estar siempre escondidos?

Cuello Botella no nos deja hacer nada.

Aquí estamos a salvo. ¿No es eso más importante?

¿Quién va a hacernos daño?

¿Los espíritus? ¿Los gnomos?

Pues mi madre como llegué tarde a cenar.

Hasta mañana.

(Música)

¡Barba de Pizarra!

Alegraos la vista con esto, señoras.

Pamplinas. Se cree un dragón de verdad.

¿Cómo se llama? Buhachasca.

¿Buhachasca?

Un nombre que no olvidaré fácilmente.

No es un verdadero dragón.

En La orilla del cielo, ahí es donde viven

los dragones de verdad.

-Eh, Barba de Pizarra,

¿otra vez a bultos con tus cuentos absurdos, viejo?

-¿Viejo?

Vas a quién es viejo.

Qué valor tiene.

¿Cómo se llama?

Hablabas de La orilla del cielo.

¿Qué sabes de La orilla del cielo? La acabas de nombrar.

¿Tú has estado allí?

Ese dragón es insoportable.

¿Cómo se llama?

Háblame de La orilla del cielo.

Ah, sí, un paraíso para los dragones,

donde brillan las flores del Gunam.

¿Dónde está?

Está...

¿Está?

En una lejana cordillera...

No, por favor, no te duermas ahora.

Al otro lado del mundo.

Un paraíso para los dragones.

¿Dónde está ese sitio?

Dice que en una lejana cordillera al otro lado del mundo.

Lo ha llamado un paraíso para los dragones.

¿Un paraíso para los dragones? Genial para ti, entonces.

Los duendes también sois bien recibidos.

¿Cómo lo sabes?

Al mejor ahí los hacen a la barbacoa.

Precioso.

Solo digo que es un sitio que me gustaría...

Mi padre dice

que el mundo más allá de este valle da mucho miedo.

Estamos atrapados aquí.

(Explosión)

¡Ah!

Humanos.

Hay que avisar a los demás.

Tenemos que huir. ¿Qué harán cuando nos encuentren?

-Lo que hacen siempre cuando quieren algo.

Atacar primero y preguntar luego.

-Pero no siempre fue así.

En los tiempos de los grandes Reyes dragones,

humanos y dragones volaban juntos.

-Hasta que los humanos lo hicieron todo a su manera.

-Nos expondremos y esperaremos a que los humanos pasen de largo.

-Yo sugiero luchar contra el enemigo.

Es hora de demostrarles quién manda. -Somos seres nobles.

No usaremos la violencia.

-¿Qué tiene de noble esconderse? -¡Basta!

Si los humanos continúan avanzando hacia aquí,

los tendremos encima la próxima luna llena.

¿Diente Azufre? -Sí, jefe.

-Prepara nuestra guarida.

¿Y La orilla del cielo? Podríamos ir.

Sí, seguro. ¿Y cómo llegarás allí?

Tengo alas, ¿verdad? ¿Enserio?

Buscamos La orilla del cielo,

volvemos y los guiamos para ponerlos a salvo.

Es una locura. No has salido nunca del valle.

¡Piel de Azufre!

Ya voy, mamá.

Ya está, con esto nos arreglaremos por el momento.

Esos horribles humanos creen que el mundo les pertenece.

-Siempre os lo he dicho, son lo peor.

Deberíamos huir, dejar el valle, encontrar un nuevo hogar.

Querida hija.

Si conociera un lugar al que ir, saldríamos de aquí en un pis pas.

¿Eh?

(SUSURRA) Volveré, os lo prometo.

Bueno...

¡Piel de Azufre! ¿Qué haces aquí? ¿Tú qué crees?

Vámonos antes de que cambie de idea.

Muy bien.

Allá vamos.

Espero que sepas lo que haces, nunca has volado.

(GRITAN)

(Música)

Bien, genio, ¿por dónde empezamos?

(GRITA)

¿Estás bien? Sigo viva.

¡Hala! Mira eso.

¿Qué es?

Es impresionante.

¿Bajamos ahí? ¿Estás loco? Habrá humanos.

Aunque... ¿Qué?

Un hada que conozco me habló una vez

de un sabio adivino que vive allí.

Puede que nos ayude a encontrar La orilla del cielo.

Estupendo. ¿Cómo se llama?

Lo llaman Internet.

Internet. Bien. Preguntaremos a ese Internet.

Supongo que no hay más alternativa.

No, es demasiado peligroso volar hasta ahí abajo.

Vamos, Piel de Azufre, hay que intentarlo.

¡Eh!

¡Oye, esta vez no te vas a escapar!

¡Ah! ¡Cuidado!

¡Alto, al ladrón!

-Eh, más cuidado. Ten, no te lo pierdas.

-¡Allí, cogedle!

¡Alto, policía!

-Ese es mi vestuario, ¿se puede saber qué haces?

Perdona.

Vale, yo soy una cosita marrón.

Y tú algo gigante con alas. Yo iré a buscar a Internet.

Tú escóndete ahí.

Vale.

¿Hola?

"En los tiempos de los grandes Reyes dragones,

humanos y dragones volaban juntos".

(Maullido)

(RÍE)

Sí, muy bien, eso está muy bien.

Chaval, qué disfraz tan alucinante.

Trabajas en la peli, ¿verdad?

Sal, pequeñajo. ¿Dónde estás?

Tiene un tacto muy...

dragonil.

Vale, a ver, tranqui, solo es un dragón.

Hola. ¡Ah!

¡Un dragón que habla!

Eres él.

Sí, soy... Él.

Soy el jinete del dragón.

El Jinete del dragón.

¿Qué es un Jinete del dragón?

Es como el que susurra a los caballos, pero con dragones.

Es un rollo mental. Asombroso.

¿Nos ayudas a encontrar La orilla del cielo?

Tendría que consultar mi agenda.

Es temporada alta para los Jinetes de dragones.

Lo he buscado por todas partes y... ¡Ah! ¡Un humano!

¡Atrás!

¿Qué te he dicho de hablar con el enemigo?

No, no lo entiendes.

Es el Jinete del dragón.

Nos ayudará a encontrar La orilla del cielo.

Por favor, no te tragues sus trolas.

Ese humano. Miente y engaña. ¿Tú cómo lo sabes?

¡Todos los humanos mienten y engañan, son lo peor!

Pero este es diferente. Este tiene talentos especiales.

¿Talentos? ¿Qué talentos? Puedo leer tu mente.

Pues entonces sabrás lo que pienso.

No vendrá con nosotros.

Vale. ¿Y si buscamos ese no sé qué del cielo?

¡Marchando! Sube a bordo, Jinete del dragón.

No, no pienso volar con un humano. Hay que darse prisa.

Piel de Azufre, ¡venga!

Vale.

Cuidado, muchachos.

Parece que es aquí.

¡Me voy volando!

Deberíamos ser nosotros.

Sé distinguir a un acoplado cuando lo veo.

Y él se ha acoplado.

No te gustamos los humanos, ¿verdad?

Seguro que nunca has conocido a uno.

No, ni quiero conocerlo. ¿Qué sentido tiene eso?

Bien. ¿A dónde vamos ahora, Jinete del dragón?

Lo único que sabemos es

que La orilla del cielo es una lejana cordillera

al otro lado del mundo. Es una lejana cordillera...

¿Al otro lado del mundo?

Eh, dragón. Bájame. Pero si acabamos de despegar.

Ya hemos ido bastante lejos.

Además, aquí tienes un buen acompañante.

Ve con la ardilla. No soy una ardilla.

Soy un duende del bosque. Sí, fantástico.

Venga, Escamas, aterriza suavemente.

¿No ibas a ayudarnos? No, yo no. Te equivocas.

Adiós.

¿O quizás debería decir hasta la vista?

Mejor adiós.

Avisa si cambias de opinión. Qué alivio.

Uf, este sitio me produce escalofríos.

Mira mi cola. Está tiritando, literalmente.

¿Dragones, duendes? ¿Qué narices está pasando?

Tengo un espantoso dolor de cabeza.

-¿Qué es ese cosquilleo que me recorre la espalda?

-Me duele. -No puedo más.

Viene alguien.

Esconde tu culo gordo.

¿Queréis pelea?

Estoy lista para el ataque.

¡Alto ahí!

¿Quiénes sois? Somos tres enanos.

Él es Barba de yeso. -Hola.

-Él Barba de guijo. -Hola.

-Y yo soy Roca amigdaloide. -Encantadísimos de conocerte.

Debe de andar por aquí. -O por aquí.

-No me picaba la calva así desde la última vez que vi un...¡Ah!

¿Es lo que creo que es?

-¡Un dragón! -Sí, un dragón plateado.

No veíamos uno de estos por aquí desde...

Pues... Nunca.

Eres digno de ver.

-Ya lo creo, sí.

¡Porras, qué mala pata!

Me he dejado la cantimplora de agua de la risa en la mina.

Seguid adelante sin mí. -Y se marcha.

-Sí, qué modales tan penosos.

¿Y a dónde te diriges, dragón?

Buscamos La orilla del cielo. Calla, Lung.

¿La orilla del cielo dices?

Donde se encuentran el este y el oeste, dice la historia.

-¿Sabíais que, según la leyenda,

el día en que La orilla del cielo sea descubierta

la plata valdrá más que el oro?

Plata, oro. Ya no tendré que robar.

No nos interesan la plata ni el oro.

Solo tenemos que encontrar la forma de llegar.

Como quieras.

En fin, este carbón necesita una buena estufa.

Buena suerte con vuestra búsqueda.

Eso es, seguiremos el sol naciente.

Donde el este encuentra al oeste. ¡Jinete del dragón!

¡Oh, no!

¿Vienes con nosotros? Hasta la quilla del cielo.

(Grito)

Eres un farsante, un impostor. No eres el Jinete del dragón.

Chicos, chicos, chicos.

Si no soy el Jinete del dragón, ¿qué es esto entonces?

Mi carné de Jinete del dragón.

¿Eso ha sido...? Mis pantalones. Sí.

No hay más que añadir.

No reconocería a un dragón

ni aunque te mordiera los calcetines.

Pues claro que los reconocería. Este es, sin duda, un dragón macho.

Eres un dragón macho, ¿verdad? No va a venir con nosotros.

Te lo advierto,

no me obligues a usar mis poderes de Jinete del dragón.

¿Qué poderes? Tú no tienes poderes.

¿Tú crees? ¿Sí? ¿Qué te apuestas?

Estás fingiendo.

Esto le va a encantar.

(BOSTEZA)

Panda de moscas. Sí, amo.

Haz algo, canijo, me estoy aburriendo de muerte.

¿Has oído hablar de algo llamado "busca_pareja.com"?

¿Qué? "Busca_pareja.com".

Tu oportunidad de encontrar el amor o comida, o las dos cosas.

Me estás haciendo perder el tiempo, esclavo inútil.

No, amo, solo tenemos que crearte un perfil.

¿Sobre mí?

Cuéntales quién eres.

Oh, eso es fácil. Dragonoide de 500 años.

Violento, sanguinario. Devoró a su creador.

Tal vez haya que pulirlo un poco.

Qué tal... "Maduro sensible con sano apetito".

Está bien, pon eso.

Desea conocer alma gemela para divertirse, retozar y...

¿Divertirse? ¡Ya e dicho divertirse!

Espabila, hombre,

o algo contigo lo que hice con tus 11 hermanos y hermanas.

(RÍE)

Le disgusta no comer dragones.

Le gusta comer dragones.

Ah, y el golf.

Y sentir la suave brisa de verano en la cara.

¡Y comer dragones!

Subir foto.

¿La retocamos, amo?

¿Cómo estoy?

Como un siniestro y salvaje monstruo.

Cosa que tú no eres.

Bien, esperemos que aparezcan víctimas,

parejas a montones.

Ortiga abrasadora, menuda noticia te traigo.

¿Noticia?

En lo alto de la colina, acabo de ver, ¿adivina?

¿Es preciso?

Una estrella fugaz.

No, puedes hacerlo mucho mejor. ¿Una oveja?

¿Un arcoíris? ¡Suéltalo!

Te daré una pista.

¿Qué es eso?

Un cantante de ópera.

-¿Qué? Por favor, es nada menos que un fresco y jugoso dragón.

¿Un dragón? Y no cualquier dragón.

Un dragón plateado.

¡La pelota entra en la portería! Un dragón plateado.

Nunca había oído hablar de un dragón plateado.

Quiero un dragón plateado. Muero por un dragón plateado.

¡Muéstrame ese dragón plateado!

Así es como se habla, compañero.

Siento lo de antes.

Padezco el síndrome del hermano menor.

¿Hacemos las paces?

Hagamos las paces.

¡Ah!

Por allí.

Estoy viendo el dragón plateado.

Esto...

¡Chicos!

¿Dónde está el Jinete del dragón? Se ha marchado.

¿Qué? Sí, supongo que se ha acobardado.

Ya estamos solos tú y yo.

Jinete del dragón.

Hola. Esto no me lo esperaba. ¡Me ha tirado montaña abajo!

Estoy oliendo el dragón plateado.

Vámonos de aquí.

Estoy saboreando al... ¿Eh? ¿Dónde se ha metido?

(RUGE)

Yo rujo, tú ruges. Míranos a los dos, estamos rugiendo.

¡Cállate!

Tengo que saber a dónde van. ¡Cuervo!

(Graznido)

Síguelos.

Pero amo, llevo viviendo en tu bodega 500 años.

No sé nada del mundo exterior. ¿Cómo me comunicaré contigo?

Por Skype.

Ahora solo estamos tú y yo.

Dos despiadados gigantes de la naturaleza.

¿Cómo lo ves? ¿Estás pensando lo mismo que yo?

Estoy pensando que necesito urgentemente un nuevo esclavo.

No lo llamemos esclavo, llamémoslo socio.

¿Piel de Azufre?

-Lung, muchacho.

¿Dónde estás?

-¿Lo encontraste?

-No. -Ya está bien, quieto.

(JADEA) Mi pequeño no está, ha desaparecido.

(BOSTEZA)

Muy bien, ¿y qué tal si nos demuestras

cómo escupes fuego?

Es que...

No nos está permitido jugar con eso.

El fuego es un arma, no un juguete. Venga, aquí no hay nadie.

Es que...

Vale. Vamos allá.

Esto no me gusta, no me gusta nada.

Tranquila, Piel de Azufre.

Tenemos al Jinete del dragón que nos guiará a través de eso.

Eh... Claro.

(GRITA)

(GRITAN)

(GRITAN)

¿Eh?

¿Hola?

(TOSE)

Bonito pelo.

Ya te tengo.

¿Dónde está Lung?

Yo estaba punto de preguntarte lo mismo.

¡Eh, oye, espera!

(Música)

¿Qué es esto?

Lung, ¿estás ahí?

Aún respira.

¡Oh!¡Ah!

Creo que voy a esperar fuera.

¿Qué es eso? No lo sé. Ni quiero saberlo.

A muchas clases de seres les atraen los dragones.

Llamada urgente por la línea uno.

Jinete del dragón... Sí.

No nos asustas, tenemos un dragón.

Venga, Escamas, carbonízalo. Voy.

Así no. No sabe escupir fuego.

¿Qué?

(GRUÑE)

Haz algo, lo que sea.

(GRITA)

¡Eh!

(RUGE)

(GRITA)

Muy bien, muy bien, tranquilo.

Menos mal que andaba por aquí.

¿Quién sabe qué podría haber pasado sino?

Permitidme que me presente, soy el profesor Barnabas Bisencrumb.

¡Lo ha matado! Típico de los humanos.

Tomarla con un pobre e indefenso... Bicho.

No, no está muerto, solo aturdido.

Sí, estará ido una semana más o menos, pero se le pasará.

Mírelo, está muerto, seguro.

(GRUÑE)

¡Ahí va! ¡Un dragón plateado!

Extraordinario.

Es extraordinario, desde luego, no sabe escupir fuego.

¿Qué has hecho?

Oye, Lung.

Ese dragón es único en su especie, y hay que encontrarlo.

Genial.

Lung, ¿dónde estás?

¡Ven, dragón! ¡Dragón!

No lo ha dicho en serio.

Ese estúpido...

Oye, ¿cómo es que no hay movimiento en la sección de "fuegos varios"?

Abro la boca, pero nunca pasa nada.

Los otros dragones me llaman Fuego Flojo.

Ay.

¿De qué sirve ser un dragón si no puedes escupir fuego?

¿Y los otros dragones? Soy un fraude.

Para nada soy lo que parezco. Tú no lo entenderías.

Ya.

Sí, deberíamos volver con los demás.

Dame otra oportunidad, Jinete del dragón.

Tengo que encontrar La orilla del cielo.

¿A qué viene tanto lío con La orilla del cielo?

Es el único sitio en el que estaremos a salvo.

Los humanos están destruyendo nuestro valle, y yo,

prometí que lo encontraría y regresaría

antes de la próxima luna llena. Sin presiones, ¿eh?

Mira, los humanos hacemos cosas malas, pero también buenas.

No todos somos malos.

Tú eres un humano bueno. ¿Verdad?

Eh... Claro.

¿Y aún quieres ayudarnos?

Bueno, he venido hasta aquí, ¿no?

¡Gracias, gracias, gracias! No volveré a decepcionarte.

Estáis ahí.

Bien, venid a mi campamento y descansad.

Lo habéis pasado muy mal.

Has hecho un largo viaje, chico.

Por cierto, gracias.

Hace un rato, en las ruinas, no parecías una ardilla.

Parecías un tigre.

Bueno, ¿y a dónde vais?

Vamos a La orilla del cielo, o al menos,

íbamos antes de que me estrellara. No, no.

Te estrellaste porque te afectó la presencia de otra extraña

y excepcional criatura. No fue culpa tuya.

¿El antipático pollo que entró en la cueva?

El basilisco es un raro y bellísimo espécimen.

Tal vez solo queden 20 en el mundo.

Lo estoy trasladando a mi reserva,

donde recibirá los cuidados y atenciones que merece.

(Ladrido) ¡Ah!

(RÍEN) Qué asco.

Le gustas.

Dirijo la reserva con mi mujer y mi hija.

Tiene más o menos tu edad. Esperamos coleccionar,

catalogar y criar todas las criaturas raras

y especiales del planeta.

Viene a por Basil, el basilisco y encontrado a dragón plateado.

(RÍE)

Un monstruo de las cosquillas, lo suponía.

Eh, mucho cuidado con eso.

¿Qué hay dentro?

Pues mi te.

Veamos. Buscáis La orilla del cielo.

Bien, si no me equivoco,

debe de andar más o menos por el Himalaya,

pero, ni siquiera mi amiga la dragonóloga, Subaida Galib,

sabe dónde está exactamente.

Y eso que sabe todo lo que hay que saber

sobre los dragones.

Un momento. Sé a quién preguntar.

Al Gin de los mil ojos. Sí, vive en un barranco aquí.

Tiene el poder de contestar cualquier pregunta del mundo.

Pero os lo advierto, tiene unos hábitos algo antisociales.

Bien, la ruta será peligrosa.

Así que, pase lo que pase, evitar al furioso gigante.

Debe de andar por aquí, o por aquí, quizás.

A los desagradables elfos y a la serpiente marina.

¿Eso es todo?

Y al ave Roc en las montañas.

Cuidado con las tres cosas.

-Son 4, idiota.

¿Algo más?

Tenéis que descansar.

Podéis pasar la noche aquí. Mañana os suministraré provisiones.

Creo que tú necesitas algo un poco más cómodo.

Puede que no sea exactamente un hogar,

pero es mejor que dormir al raso.

Tranquilo, adelante.

Olvidaba algo. Hay ropa limpia si quieres...

"Muere pareja en accidente de tráfico".

-¿Te gustan las películas de cárceles?

¿Eh?

¿"Busca_pareja.com"? ¿Tienes una faceta sensible?

(GRUÑE) No es algo de qué avergonzarse.

Permíteme que te de un pequeño consejo.

# Si tú buscas el cariño. # ¡No, de eso nada!

Emplea mano dura y te darán ternura. Les encanta.

(Teléfono)

Pata de mosca. Sé a dónde va el dragón.

A un sitio llamado La orilla del cielo.

¡La orilla del cielo! Es mejor de lo que me imaginaba.

Primero tiene que buscar al Gin de los mil ojos.

El Gin acabará con ellos. Vigílalos, quédate con ellos.

Pero el cuervo me ha abandonado, amo.

¿Cómo voy a poder seguirlos? Ya pensarás algo.

Debo seguirlos hasta el Gin.

Esto se pone malvado por momentos.

Vale, la verdad es que aún no hemos negociado

los términos de nuestra asociación.

Eres mi esclavo, esos son los términos.

Pues sí que es una asociación lucida.

El super sumergible. Oh, qué maravilla.

¿Qué es un super sumergible?

Mi billete para cualquier lugar del mundo.

Lo construyó el humano que me creo a mí

y al desgraciado de Pata de mosca.

¿Qué haces? Somos socios.

Donde tú vas, voy yo.

(GRITA)

Oh, no.

¿Dónde está?

Hola, ¿tienes un minuto?

Ayúdame a cargarlo en el Jeep.

¿Qué? ¿Debo llamarte Jinete del dragón o tienes otro nombre?

Tengo una hembra en la reserva.

Confío en que hagan una buena familia.

¿Tú tienes familia?

Debes de estar muy lejos de casa.

Me apaño bien solo.

Por cierto. ¿Esto es tuyo?

¿Te gustan los crucigramas? Sí.

¿Sabes? Me vendría bien un poco de ayuda en la reserva.

Toma, si alguna vez estás por mi parte del mundo, búscame.

A mi mujer y a mi hija les encantaría conocerte.

Acepta el pasado y sigue adelante.

¿Qué?

"Avanza". Seis vertical.

Es Ben.

Mi nombre, es Ben.

De acuerdo, Ben.

Siempre serás bienvenido.

Próxima parada, el poderoso Gin.

Buena suerte.

Avisadme si encontráis La orilla del cielo.

Gracias, profesor. Lo haremos.

Adiós, profesor. Y gracias.

Muy bien, Escamas, tú ocúpate de volar,

yo me ocuparé del mapa.

Id con cuidado.

Por ahí.

(Música)

Nunca en mi vida había visto un copiloto tan torpe.

Venga, no lo he hecho tan mal.

Al menos hemos esquivado al ave Roc.

(GRITA) Vamos, ya está bien.

Piel de Azufre, aguanta.

(GRITA)

(GRITA)

¡Aguanta, Piel de Azufre!

Ya vamos.

¡Ayuda!

¡Hala!

(GRITA)

¡No, no, no!

Piel de Azufre, ¿estás bien?

Muy bien. Ha sido una pasada.

Por un segundo me has preocupado mucho.

Lo has hecho.

¿Qué? Escupiste fuego.

Es cierto. Una llamarada azul.

¿No lo has visto? Ha sido impresionante.

Lo he hecho.

¡Lo he hecho! (GRITA)

Lo he visto.

Todo gracias a ti, Jinete del dragón.

Anda ya. Madre mía.

¿Has visto la maniobra?

Ni siquiera me he dado cuenta de lo que estaba haciendo.

Ha sido como... ¡Ha sido fantástico!

Increíble. Nunca pensé que lo conseguiría.

Eh, mirad esto.

El barranco del Gin.

¿Qué gaitas es esto?

¡Ah!

¿Hay señales de Gin?

"Toca la bocina".

¿Tenéis una pregunta para el poderoso Gin?

Preguntadme lo que queráis.

Pero os lo advierto,

si es una pregunta que ya me hayan hecho...

Hacedme vuestra pregunta.

Ya habéis oído lo que ha dicho.

Si es una pregunta que ya le hayan hecho,

se cargará otra palmera.

Hay que preguntarle dónde está La orilla del cielo.

Seguro que ya le han hecho esa pregunta.

Tendremos que arriesgarnos.

Dejádmelo a mí. No, no.

¿Dónde está La orilla...? ¡No!

¿Qué?

La orilla del cielo dónde está, ¿no?

¿Qué clase de pregunta es esa?

Lo que queréis saber es, ¿dónde no está?

Pues... Sí.

¿De polo a polo, de norte a sur, y todos los lugares entre medias?

Sí. Exacto.

Cada brizna de hierba, cada piedra,

cada grano de arena,

cada lugar en el que no está La orilla del cielo.

Eso me llevaría una eternidad. No puedo hacerlo.

Pues contesta a la pregunta tal cómo sabes.

Nos lo debes.

(GRUÑE)

¡Ah!

Ay, no.

¿Tenéis otra pregunta para el poderoso Gin?

Sí, ¿cómo salimos de aquí?

Memos, esa pregunta la he oído mil veces antes.

Piel de Azufre, ¿qué has hecho?

¡Nadie escapa del Gin vivo!

Jinete del dragón.

Vale, la has tomado con el dragón equivocado.

Vas a ver lo que es fuego.

Otra vez no.

(GRITA)

El dragón plateado.

Pero... ¿Qué?

Ahora juegas en Primera División, hijo.

No lo entiendo, ¿por qué no funciona?

Jinete del dragón. Ahora tiene sentido.

¿De qué estás hablando? Solo puede escupir fuego

cuando el Jinete del dragón monta en mi lomo.

Eso es una locura. ¿Qué te hace pensar...? ¡Cuidado!

(GRITA) (RÍE)

Es indestructible.

Hay que sacarlo de ahí.

Jinete del dragón.

Vuelve con nosotros.

¿Qué le pasa? No lo sé.

En realidad, me gusta más así.

Tú eres el Jinete del dragón.

(RÍE)

Todo es culpa mía.

Esto no tiene nada que ver contigo.

Nos ha dado problemas desde el principio.

Mejor lo dejamos aquí y olvidamos que lo conocimos.

¿Te has vuelto loco?

No podemos abandonar el Jinete del dragón.

Tienes que dejar de ser tan quisquillosa.

¿Calabazas? Ya no tengo calabazas.

(RÍE)

Vale, vale.

¿Qué vamos a hacer ahora?

Dragón, dragón...

Aquí debe de ser donde vive la amiga del profesor.

No me puedo creer lo que voy a decir pero,

a lo mejor ella puede ayudarnos.

Piel de Azufre, eres un genio. Eso habrá que verlo.

Por cierto.

Ha sido demasiado Gin.

Ahora ese Gin sabe que la próxima vez

no le conviene verse con nosotros.

Escúchame bien, como no dejes de hablar de una vez...

No seas tan modesto,

tampoco es que haya hecho yo todo el trabajo.

¿Qué? ¿A dónde vamos ahora, socio? ¿Seguimos pateando culos?

Esperamos hasta que ese patético insecto

Pata de mosca vuelva a informar. Odio esperar.

Oye, ¿cómo te va esa historia de las citas?

¿Algún "me gusta", don Juan?

Yo salí una vez con una cancerbero de tres cabezas.

(SUSPIRA)

¡Piel de Azufre!

-¿Me oyes, Lung? ¡Contesta!

-¡Piel de Azufre!

-¿Sabes lo que pienso?

Se los han llevado los humanos.

(Explosión)

¿Aún quieres esconderte, Cuello Botella?

-Los humanos han ido demasiado lejos.

Eso significa... ¡guerra!

¿Dónde estamos? ¡Jinete del dragón, has despertado!

Apartad, apartad, paso libre.

¿Quiénes sois?

Hola, yo me llamo Lung. Ella es Piel de Azufre,

y este es el Jinete del dragón.

¡Ah! ¿Eres Bravadnar Gobi Payanacarni?

Soy... ¿Qué?

El Jinete del dragón.

¡Bravadnar Gobi Payanacarni ha vuelto!

¿Podemos seguir con lo de Jinete del dragón?

Toma mis zanahorias. -Prueba mis patatas.

-Mis pantalones, mis pantalones. -Basta, tranquilos. No los agobiéis.

Buscamos a la dragonóloga Subaida Galib.

Sentadrlo en la silla especial de Bravadnar Gobi Payanacarni.

Ven por aquí, por aquí.

Se bienvenido.

-¿Pero qué...?

(Música)

Esto no tiene sentido. Si me lo he inventado todo.

Subaida, Subaida, no te lo vas a creer.

-Cállate, Dipa.

¿Cuántas veces tengo que decirte que no grites tan...?

¿Será posible?

-El Jinete del dragón ha regresado.

Mira, yo lo he encontrado. Yo.

He sido yo.

-¿Quién eres, chico?

¿El Jinete del dragón?

El profesor Visengrum nos habló de ti.

Esperamos que puedas ayudarnos.

Pues claro, por supuesto, venid conmigo. Por aquí.

Vamos, vamos. Solo son 3000 escalones.

Deprisa, moveos. -Subo todos los días, ¿sabéis?

Bienvenidos al templo del Jinete del dragón.

¿Qué habéis venido a hacer aquí?

Buscamos La orilla del cielo.

Nadie sabe dónde está.

Está oculta del mundo, protegida por poderosa magia.

¿Puedes contarnos algo más?

Este templo es la última morada de Barín.

El único humano que alguna vez ha montado un dragón.

Barín condujo a los dragones a La orilla del cielo

cuando estaban en retirada.

Los encerró allí con una llave especial

para mantenerlos a salvo en su interior.

El monstruo que vimos en el barranco.

Barín se aventuró en busca de otros dragones,

pero el monstruo le siguió la pista.

Lo atacó con fiereza y le robó la llave.

Moribundo, pronunció esta profecía.

-¡Awabán, Samosas! ¿Tienes hambre?

-Dipa, este no es momento de manjares y aperitivos.

Intento ser mística.

-Pero han volado a través de medio mundo

y necesitan comer algo.

Mira el Jinete del dragón, está desfallecido.

-Deja eso ahí, Dipa. Primero acabaré la historia.

-Tú no me mandas. Dejaré los manjares aquí.

Y permitiré que seas mística solo porque quiero.

-Eres siempre muy inoportuno.

Interrumpiendo todo el rato y dando gritos.

¡Cállate de una vez!

(GRITA)

Disculpad a mi marido.

Es un buen hombre pero, a veces, es como un grano en el...

¿Por dónde íbamos? Ah, sí.

La profecía.

El día en que La orilla del cielo se descubra,

la plata valdrá más que el oro.

Lo que dijeron los enanos en la montaña.

Muchos la han buscado...

-Por cierto, también he traído esto. Huele muy bien. ¿Lo oléis?

Picante. -Aún no he terminado, idiota.

-Siempre tardas muchísimo en contar esa historia.

Encerró a los dragones, nadie sabe dónde están. Punto final.

-¡Lárgate, Dipa, fuera!

-Bien, me los comeré yo solo, peor para vosotros.

-Fue un matrimonio concertado.

Muchos la han buscado, pero nadie ha encontrado La orilla del cielo.

¿Aún hay dragones en La orilla del cielo?

No tengo motivos para pensar lo contrario.

Este monstruo, ¿tiene algún nombre?

Llaman al monstruo ¡Ortiga Abrasadora!

-¡Quiero irme de aquí!

Suéltame, ¡bájame!

¿Quién eres? Me llamo Pata de mosca.

¿Qué estás haciendo aquí?

¿Sabes qué hacemos con los espías? Sacarles los ojos a arañazos.

Yo no quería haceros daño.

Yo no quería ser espía de Ortiga Abrasadora.

¿Qué?

¿Nos has espiado para ese monstruo, Ortiga Abrasadora?

Propongo deshacernos de él. ¡No! Por favor, perdonadme.

Odio ser espía, se me dan fatal los secretos.

Todo esto me resulta muy estresante.

¿Qué quiere Ortiga Abrasadora?

Quiere que la llevéis hasta La orilla del cielo.

Esto nos lo nos lo vas a pagar. No, no. Puedo ayudaros.

¿Cómo vas a ayudarnos, miserable hombrecillo?

(Teléfono)

Es él, mi amo, Ortiga Abrasadora. ¿Y ahora qué?

Si pruebo mi valía, ¿me dejaréis vivir?

¿Cómo piensas hacerlo?

Lo despistaré.

Haré que emprenda una búsqueda inútil.

Vale, tienes una oportunidad. Pero falla y estás acabado.

¡Amo! Pata de mosca.

¿Qué has estado haciendo? Amo, voy a contártelo todo.

Estamos llegando a La orilla del cielo.

¿Dónde está? Dímelo.

Está en el Polo norte.

Nos dirigimos hacia allí ahora mismo.

¿Por qué el Polo norte? Porque...

Porque...

Está en la cima del mundo. Tiene mucha lógica si lo piensas.

Pero qué lejos. Oh, sí.

Todavía tardaremos muchos días en llegar, quizá tantos como...

18 días. ¿18 días?

Sí, por eso tienes que darte prisa. No hay tiempo que perder.

¿Dónde estás ahora? En...

Un iglú.

Sorprendentemente buen trabajo, Pata de mosca.

Viajaré al polo norte de inmediato. Gracias, amo.

Nos veremos allí dentro de 18 días.

18 días, hasta entonces.

(CANTA)

¿Quién es ese? Estoy bien.

Hola, ¿qué tal?

¡Estás en La India, me has mentido!

Me lo vas a pagar Pata de mosca. ¡Traidor!

Sabe que estamos aquí. Debemos de escapar ya.

Yo no tengo miedo. Deberías.

No vas a poder con él.

-Tenéis que encontrar La orilla del cielo

antes de que de con vosotros. Pero aún no sabemos dónde buscar.

Jinete del dragón, ¿qué viste en los ojos del Gin?

Es que yo no me acuerdo.

Venga, haz un esfuerzo. Quizás yo pueda ayudar.

Acércate, criatura.

Quita tus sucias manos de... Lo siento mucho.

Creen que pueden tomarme el pelo. ¡Cuervo!

Ma-ma-ma-mam...

Veo una montaña con forma de media luna.

El pico más alto. Rápido, rápido, dadme el mapa.

Aquí. Esa es la montaña.

Debéis continuar vuestra búsqueda desde allí.

Partiremos en el acto. Pase lo que pase,

este mapa no debe caer en manos del enemigo.

Brillante.

El cuervo le llevará el mapa a Ortiga Abrasadora.

¿Cómo encontraremos el camino sin el mapa?

¿Y qué pasa con la llave? ¿De dónde vamos a sacarla?

Encontraremos la manera. Los dragones que viven allí,

ahora corren peligro por nuestra culpa.

La cima de la montaña está en esa dirección.

El Jinete del dragón os mostrará el camino.

Pero yo no lo sé.

Eres mucho más de lo que piensas.

Sigue a tu corazón y la verdad acudirá a ti.

Ahora, deprisa, el destino de los dragones está en tus manos.

-Pieles para el Jinete del dragón.

Póntelas, en las montañas hace mucho frío.

Llevar el dragón a La orilla del cielo,

coger el oro y la plata, y luego olvidar esta locura.

¿Vais a dejarme aquí?

Si Ortiga Abrasadora me agarra, me matará.

Conoce a Ortiga Abrasadora mejor que nadie.

Propongo que nos lo llevemos.

Temía que no fueras a decir eso. Puedes montar conmigo, pequeño.

Rezaré por vuestra vuelta sanos y salvos.

-¡Buena suerte!

Acabarán hechos curry. -Sí.

-Estamos a punto de terminar. -Acabad con esto ya.

Reúne a las tropas.

¿Por dónde? No...

No tengo ni idea.

Concéntrate, Jinete del dragón. Tenemos fe en ti.

¡Allí!

(Música)

(GRUÑE)

Hay que cruzar por ahí.

¿En serio?

(GRITAN)

¡Por ahí!

¿Dónde estamos?

Mejor estar aquí que ahí fuera.

¿Todo bien ahí dentro? Ahá.

Por allí arriba.

¡Es Ortiga Abrasadora! Está aquí.

¿Qué? ¿Seguro?

A la izquierda.

Juraría haber visto a...

(GRITA)

Izquierda. Derecha.

A la izquierda.

A la izquierda.

A la derecha.

(GRITAN)

Ay, madre...

(Gruñidos)

(GRITA)

Estamos cerca.

(Música)

Por ahí abajo.

Lo conseguimos.

No lo puedo creer.

Dudaba de ti, pero nos has traído hasta aquí.

Enhorabuena, Jinete del dragón.

Oye...

Siento el haberte empujado desde aquella montaña.

Tranquila.

Lo que espera tras esta puerta es mucho más importante.

Muy bien, vamos.

¿Listos?

Oh...

¿Qué es este sitio?

¿Dónde está el paraíso de los dragones?

¿Esto es La orilla del cielo?

¿Y ahora dónde, Jinete del dragón?

No lo sé.

Esto es lo único que vi en la visión.

Vinimos de muy lejos.

No puede ser esto.

¿Esto es La orilla del cielo?

¿Un montón de dibujos en una cueva? ¡Vamos, vamos!

Tiene que haber algo más, Jinete del dragón.

Algo se nos escapa. Solo es una estúpida historia.

(Música)

Deprisa, tenemos que irnos. Yo no me voy.

No hasta encontrar La orilla del cielo.

Eso no existe. ¿Lo pillas? Hay que salir de aquí.

No podemos rendirnos.

Si quieres quedarte y enfrentarte al monstruo,

tú mismo. Yo me piro. No puedes irte.

¡Mírame!

Oh...

Jinete del dragón...

Lo siento, Escamas.

(JADEA)

Debí quedarme en la ciudad. El Jinete del dragón.

¿Cómo se me ocurrió?

¿Amo?

¡No soy tu amo!

Soy mi propio amo y me apaño muy bien solo.

Conozco ese olor.

Eso es "eau" de obúlcula.

Mira eso.

Casi hemos llegado.

¡La profecía!

Como dice mi madre: "Nunca jamás te fíes de un humano".

Tienes razón.

La has tenido desde el principio. Debí hacerte caso.

Sal y da la cara, dragón plateado.

Sé que estás aquí.

Ay, no, corre.

Tenemos que encontrar otra salida.

No huiremos más.

Voy a quedarme a luchar

en nombre de todos los dragones de una vez por todas.

Oh, dragón plateado,

no te imaginas cuánto tiempo te he estado esperando.

(GRITA)

Aquí estoy, Ortiga Abrasadora.

¡La hora de la verdad!

No eres rival para mí.

Ni para mí.

Si quieres llegar hasta él, tendrás que vértelas conmigo antes.

¡Lung, corre!

(RÍE) ¿Eso es lo único que sabes hacer?

Me pregunto a qué sabes, dragón plateado.

Qué poco ha faltado.

¡Piel de Azufre!

¿Qué estás haciendo aquí, traidor? Ya lo he entendido.

Jinete del dragón, la profecía.

Cuando La orilla del cielo sea descubierta,

la plata valdrá más que el oro.

Él es oro, tú eres plata. Puedes vencerle, colega.

¿Cómo? Buena pregunta.

Esto... Eres un dragón, usa el fuego.

¡No puedo!

Cree que solo puede escupir fuego cuando tú montas sobre su lomo.

¿Qué? Eso es una tontería. Ya se lo he dicho.

Escamas, no me necesitas para escupir fuego.

¿Eh?

¡Suéltalo!

¡No!

(GRITA)

Vaya, vaya...

Tú vas a ser un sabroso aperitivo humano.

(Teléfono)

¿Me perdonas un momento, por favor?

Pero bueno...

¿Brandelina?

No me necesitas para escupir fuego.

Ya lo creo.

Piel de Azufre tenía razón, soy un farsante, un impostor.

Os acompañé porque quería hacerme rico.

Puedes escupir fuego, puedes hacerlo tú solo.

¡No! ¡Escúchame!

Me llamo Ben, no soy el Jinete del dragón,

solo soy un chaval de la calle. Te he mentido.

¿Ahora?

Lo último que vas a ver es a mí comiéndome a tú querido Jinete.

Vamos, Lung, es mucho más de lo que piensas.

Olvida lo de Fuego Flojo.

¿Fuego Flojo?

¿Fuego Flojo?

(RÍE) ¡Tronchante!

¡Juego Flojo!

Eso sí que es bueno. ¿Te lo has inventado tú?

Adelante, cómeme, pero nunca podrás con Lung.

Te achicharrará.

No lo entiendes, niño.

El fuego no me hace daño.

Que me aproveche. ¡No, no! ¡Socorro!

¿Pero qué...?

¡Quema!

¿Pero qué es esto? ¡Quema!

¡No es justo!

Vale, chico, cálmate.

Y ahora la atracción principal.

Mejor no.

Lung, ¿estás bien?

Piel de Azufre, ¿estás bien?

Eso por abandonarnos.

¡Está muerto! ¡Por fin está muerto!

Lung, ha sido increíble.

Lo has conseguido, Escamas. La profecía era cierta.

No, no existe La orilla del cielo.

Gracias por volver.

Esto por mis 11 hermanos y hermanas.

¡Cerdo!

(RÍE) ¡Toma!

Un momento...

La llave de Barín.

Oh...

La orilla del cielo.

Estas deben ser las flores de una de las historias

de Barba de Pizarra. ¡Sí!

¡Bien! ¡Dragones!

¡Ya podemos volar en libertad! Vuelan libres.

Lo has conseguido, Jinete del dragón.

Nos has traído a La orilla del cielo.

Sí, supongo que sí.

Solo que no soy de verdad el Jinete del dragón.

¿Acaso Barín se hacía llamar el Jinete del dragón?

Quizás deban llamártelo los demás.

¿Qué vas a hacer ahora?

No lo sé.

Quédate con nosotros.

O vuélvete a tu mundo.

Tú decides, Ben.

¿Y qué sentido tiene vivir con humanos si vives solo?

Ya sabes que no todos los humanos son malos.

Seis vertical: Acepta el pasado y sigue adelante.

Creo que le haré una visita al profesor Bisencrumb

para ver si necesita ayuda en su reserva.

¿Y qué va a ser de mí?

Puedes venir conmigo.

Seguro que al profesor le gustará conocerte.

La luna está casi llena.

Debemos volver al valle antes de que sea demasiado tarde.

Vamos.

¿Listos? Listos.

(Música)

Vosotros lo habéis querido. No digáis que no os lo avisé.

¡Eh, volved aquí!

¡Cobardes!

(Campanas)

Dragones, durante muchas lunas nos hemos escondido de los humanos

viendo cómo se apoderaban del mundo.

Durante muchas lunas hemos huido cada vez que se acercaban demasiado

con la esperanza de que nos dejaran vivir en paz.

Pero la codicia humana no tiene fin. -(TODOS) ¡Sí!

-Hemos sacrificado nuestra dignidad, hemos sacrificado nuestra libertad

e incluso hemos sacrificado a nuestros hijos.

Pero no lo permitiremos nunca más.

Sí, somos dragones. Ha llegado la hora

de que los humanos conozcan la ira de nuestro fuego.

-Esto está muy mal. Muy, muy mal.

-Dragones, esta noche lucharemos por nuestro honor.

-¿Ese que viene es Lung?

-¡Los humanos pagarán por sus crímenes!

¡Ese fuego!

¡Sí! ¡Alto!

Alto al fuego.

-¿Ha vuelto? -Sí, ha vuelto.

Lung, Piel de Azufre, estáis vivos.

¡Oh! ¡Mamá!

¡Papá!

Aquí estás como muchacho. Sabía que volverías.

Hola, Barba de Pizarra.

¿Dónde habéis estado?

Vale, no te enfades.

Fuimos a buscar La orilla del cielo.

Eso es solo un mito.

-¿La encontrasteis? Sí, ya lo creo.

Y es preciosa.

-Mirad cómo brilla.

-Esperad, esperar.

Vamos a la guerra en todo caso, ¿verdad? ¿Verdad?

-No sé qué decir.

Creíamos que los humanos os habían matado.

No todos los humanos son malos.

Os lo contaremos todo por el camino.

(Música)

Yo no me fiaba de él.

Pensaba que como era humano no podía ser bueno,

pero Ben no nos falló al final.

Apareció y, caray, peleó más que todos nosotros.

¿Y cómo dices que te llamas?

(Música)

(Música)

Cine Clan

50 Episodios

  • Hechizados

    Hechizados

    Cine Clan80 min, 23 sec

  • Érase una vez…

    Érase una vez…

    Cine Clan83 min, 39 sec

  • Leyendas del templo escondido

    Leyendas del templo escondido

    Cine Clan63 min, 59 sec

  • Rufus 1

    Rufus 1

    Cine Clan41 min, 57 sec

  • Mina y el mundo de los sueños

    Mina y el mundo de los sueños

    Cine Clan73 min, 15 sec

  • Dixie y la rebelión zombi

    Dixie y la rebelión zombi

    Cine Clan76 min, 30 sec

  • Capitán Diente de Sable y el diamante mágico

    Capitán Diente de Sable y el diamante mágico

    Cine Clan75 min, 25 sec

  • La fiesta de la Tía Rita

    La fiesta de la Tía Rita

    Cine Clan77 min, 26 sec

  • Las vacaciones gatunas de los Barkers

    Las vacaciones gatunas de los Barkers

    Cine Clan67 min, 53 sec

  • El séptimo enanito

    El séptimo enanito

    Cine Clan77 min, 17 sec

  • Juguetes y mascotas

    Juguetes y mascotas

    Cine Clan92 min, 29 sec

  • La princesa y su dragón. Una historia interminable

    La princesa y su dragón. Una historia interminable

    Cine Clan69 min, 26 sec

  • Bella y el circo mágico

    Bella y el circo mágico

    Cine Clan72 min, 16 sec

  • Súper Papá Oso

    Súper Papá Oso

    Cine Clan81 min, 38 sec

  • Lunáticos

    Lunáticos

    Cine Clan76 min, 19 sec

  • Ainbo: La guerrera del Amazonas

    Ainbo: La guerrera del Amazonas

    Cine Clan75 min, 34 sec

  • Mia and me: La leyenda de Centopia

    Mia and me: La leyenda de Centopia

    Cine Clan81 min, 37 sec

  • Vicky el Vikingo: La espada mágica

    Vicky el Vikingo: La espada mágica

    Cine Clan70 min, 2 sec

  • Mina y el mundo de los sueños

    Mina y el mundo de los sueños

    Cine Clan73 min, 16 sec

  • Tierra firme

    Tierra firme

    Cine Clan107 min, 25 sec

  • El jinete del dragón

    El jinete del dragón

    Cine Clan80 min, 31 sec

  • La pequeña bruja

    La pequeña bruja

    Cine Clan92 min, 30 sec

  • 4 chicos y esto

    4 chicos y esto

    Cine Clan100 min, 20 sec

  • Zapatos rojos y los siete trolls

    Zapatos rojos y los siete trolls

    Cine Clan82 min, 43 sec

  • Nacida para ganar

    Nacida para ganar

    Cine Clan88 min, 37 sec

  • Los Olchis: Bienvenidos a Pestilandia

    Los Olchis: Bienvenidos a Pestilandia

    Cine Clan77 min, 1 sec

  • Animals United

    Animals United

    Cine Clan83 min, 9 sec

  • Pérez, el ratoncito de tus sueños 2

    Pérez, el ratoncito de tus sueños 2

    Cine Clan79 min, 33 sec

  • Meñique y el espejo mágico

    Meñique y el espejo mágico

    Cine Clan71 min, 57 sec

  • Stuart Little

    Stuart Little

    Cine Clan76 min, 23 sec

  • Los elfkins

    Los elfkins

    Cine Clan69 min, 4 sec

  • Ploey: Nunca volarás solo

    Ploey: Nunca volarás solo

    Cine Clan78 min, 4 sec

  • Félix y el tesoro de Morgaa

    Félix y el tesoro de Morgaa

    Cine Clan77 min, 18 sec

  • Los Lunnipiratas. La película

    Los Lunnipiratas. La película

    Cine Clan83 min, 13 sec

  • La abeja Maya y el orbe dorado

    La abeja Maya y el orbe dorado

    Cine Clan77 min, 32 sec

  • Boonie bears: en un mundo diminuto

    Boonie bears: en un mundo diminuto

    Cine Clan82 min, 50 sec

  • La gran aventura de los Lunnis y el libro mágico

    La gran aventura de los Lunnis y el libro mágico

    Cine Clan75 min, 48 sec

  • García y García

    García y García

    Cine Clan93 min, 30 sec

  • D'Artacan y los tres Mosqueperros

    D'Artacan y los tres Mosqueperros

    Cine Clan81 min, 59 sec

  • Los Rodríguez y el más allá

    Los Rodríguez y el más allá

    Cine Clan108 min, 19 sec

  • Rufus 2

    Rufus 2

    Cine Clan43 min, 46 sec

  • Academia Cranston: Escuela de monstruos

    Academia Cranston: Escuela de monstruos

    Cine Clan75 min, 1 sec

  • Terra Willy: Planeta desconocido

    Terra Willy: Planeta desconocido

    Cine Clan83 min, 21 sec

  • Luis y los alienígenas

    Luis y los alienígenas

    Cine Clan77 min, 26 sec

  • Trasto

    Trasto

    Cine Clan75 min, 16 sec

  • Valentina

    Valentina

    Cine Clan61 min, 59 sec

  • Anacleto, agente secreto

    Anacleto, agente secreto

    Cine Clan85 min, 11 sec

  • Jungle Beat. La película

    Jungle Beat. La película

    Cine Clan80 min, 22 sec

  • El festival de la diversión de Garfield

    El festival de la diversión de Garfield

    Cine Clan71 min, 0 sec

  • Yoko y sus amigos

    Yoko y sus amigos

    Cine Clan76 min, 4 sec

Cine Clan - El jinete del dragón

Infantil

Edad Recomendada:

Dentro de una misma calificación moral, “Todos los Públicos” por ejemplo, puede haber contenidos diseñados para niños de 4 años y otros para niños de 8. De la misma manera que todos los niños van a un mismo colegio, pero no tienen que entender las mismas asignaturas.

Con esta calificación buscamos agrupar contenidos de audiencias afines.

Según estos criterios, los contenidos de las plataformas digitales del canal Clan se clasifican en:

  • Preescolar: Programas especialmente adecuados para niños de 0 a 3 años
  • Infantil: Programas especialmente adecuados para niños de 4 a 6 años
  • Junior: Programas especialmente adecuados para niños mayores de 7 años
  • Calificación Moral:

    Clasificación del contenido audiovisual efectuada siguiendo la normativa vigente y el Código de Autorregulación sobre Contenidos Televisivos e Infancia.

    Según estos criterios, los contenidos del canal Clan y sus plataformas digitales se califican en las siguientes categorías:

    • ERI: Programas especialmente recomendados para la infancia
    • TP: Programas para todos los públicos
    • +7 Programas no recomendados para menores de 7 años (NR7)
  • Calificación Moral:

    Clasificación del contenido audiovisual efectuada siguiendo la normativa vigente y el Código de Autorregulación sobre Contenidos Televisivos e Infancia.

    Según estos criterios, los contenidos del canal Clan y sus plataformas digitales se califican en las siguientes categorías:

    • ERI: Programas especialmente recomendados para la infancia
    • TP: Programas para todos los públicos
    • +7 Programas no recomendados para menores de 7 años (NR7)
  • Calificación Moral:

    Clasificación del contenido audiovisual efectuada siguiendo la normativa vigente y el Código de Autorregulación sobre Contenidos Televisivos e Infancia.

    Según estos criterios, los contenidos del canal Clan y sus plataformas digitales se califican en las siguientes categorías:

    • ERI: Programas especialmente recomendados para la infancia
    • TP: Programas para todos los públicos
    • +7 Programas no recomendados para menores de 7 años (NR7)

Sobre Cine Clan

Cine Clan

Cine Clan

¡Aventuras, comedia, acción y mucha diversión para toda la familia!  Disfruta de las mejores películas de cine familiar en la web y apps de Clan.

¡Aventuras, comedia, acción y mucha diversión para toda la familia! Disfruta de las mejores películas de cine familiar en la web y apps de Clan.

En Clan TV En la web y apps del canal.