Enlaces accesibilidad

¿Bolsonaro o Haddad? Las empresas españolas se juegan casi 40.000 millones en las elecciones brasileñas

  • Somos el tercer país más expuesto a la economía brasileña, por detrás de Reino Unido y EE.UU.
  • En torno a 500 compañías con sede central en España constan instaladas en el mercado carioca

Por
El Banco Santander tiene en Brasil su principal fuente de negocio con un 25% del total de sus ingresos
El Banco Santander tiene en Brasil su principal fuente de negocio con un 25% del total de sus ingresos EFE/ FERNANDO BIZERRA

España es el segundo país europeo más expuesto a la economía brasileña, tan solo por detrás de Reino Unido, y el tercero del mundo, con Estados Unidos a la cabeza. Según datos del Ministerio de Industria, Comercio y Turismo, la inversión española en el país latinoamericano ascendió a 39.410 millones de euros en 2016, con un stock de empleo de 154.561 personas.

Pese a la delicada situación económica que ha atravesado Brasil en los últimos años -su PIB se contrajo un 3,5% en 2015 y en 2016-, las firmas españolas continúan apostando por su expansión al otro lado del Atlántico. En la actualidad, en torno a 500 compañías con sede central en España constan instaladas en el mercado carioca, siendo una veintena de ellas valores con un gran peso en el IBEX 35.

“En general, la presencia empresarial española en Brasil encuentra su origen a finales de los años ’90. Su vocación es de permanencia e imbricación en la economía brasileña, con una clara apuesta por el país, independientemente de los gobiernos que han estado en el poder”, afirman a RTVE.es fuentes diplomáticas de la embajada de España en Brasil.

Brasil también es nuestro principal destino de exportaciones en América del Sur. En 2017, según datos del ICEX, las exportaciones registraron un aumento del 11,7% hasta los 2.509,1 millones de euros, mientras que en los siete primeros meses del año han avanzado un 0,7% interanual, ascendiendo a 1.416,4 millones.

De ahí la expectación en los resultados electorales de este 28 de octubre, donde el izquierdista Fernando Haddad se disputa la presidencia con el ultraderechista Jair Bolsonaro, quien lidera las encuestas.

Son dos formas de ver la economía. Ambos tendrán que enfrentarse a una serie de reformas económicas, que son necesarias y que están pendientes desde hace años, como es la tributaria”, asegura el Director Ejecutivo de la Cámara de Comercio Brasil-España, Antonio del Corro.

Mercado vs. Estado

La primera vuelta de las presidenciales dejó a Bolsonaro a tan solo cuatro puntos de la presidencia y a casi 20 puntos de su inmediato competidor. Los mercados financieros de todo el mundo aplaudieron los resultados, a pesar de ser un candidato que reconoce abiertamente “no saber nada de economía”.

Los inversores ven en Bolsonaro a un aliado, en parte gracias a la figura de Paulo Guedes, su gurú económico. Este exbanquero, que sería el ministro de Finanzas en caso de que Jair Bolsonaro gane la segunda vuelta, es un liberal de la conocida Escuela de Chicago (Estados Unidos), seguidor de Milton Friedman y que comparte sus mismas prioridades económicas.

La principal apuesta de su programa económico es la reducción de la deuda pública en un 20% mediante privatizaciones y concesiones al sector privado. Otra de sus prioridades es eliminar el déficit público y, para ello, pretende reformar el régimen de jubilaciones mediante la creación de un sistema paralelo de jubilación por capitalización. El diputado también prometió descentralizar el poder y darle una mayor fuerza económica a los estados y a los municipios.

Al contrario de Bolsonaro, Haddad es un defensor de una mayor intervención del Estado en la economía y prometió derogar todas las medidas de ajuste fiscal adoptadas por el actual presidente, Michel Temer, para sanear las cuentas públicas, cuyo déficit es considerado como la mayor amenaza a la economía brasileña.

Pase lo que pase, las empresas españolas en Brasil no deben estar preocupadas. “Están muy bien establecidas, llevan muchos años allí y han superado muchas crisis y gobiernos. Siguen trabajando para el pueblo brasileño y, como no, ganando su beneficio. Hay oportunidades de negocio en el país”, señala del Corro.

Las mañanas de RNE con Íñigo Alfonso - Bolsonaro sigue liderando las encuestas en Brasil - Escuchar ahora

Buenas perspectivas

Entretanto, las perspectivas económicas para el país son favorables. El Fondo Monetario Internacional (FMI) estima que Brasil crecerá un 2,3% en 2018 y un 2,5% en 2019, ante un mayor impulso del consumo de las familias y más inversión.

Esto se verá igualmente estimulado por el aumento de la renta de los trabajadores, la reducción del desempleo, la fuerte caída de la inflación, la disminución de los intereses y el aumento del crédito.

Fuentes diplomáticas aseguran que “una vez concluya el proceso electoral, se espera que la recuperación se afiance y que Brasil continúe trabajando para alcanzar su crecimiento potencial. Y en ese escenario, las empresas españolas continuarán aportando a la producción y al empleo brasileño, como llevan haciéndolo los últimos casi 25 años”.

500 empresas españolas

Tal como apunta la Cámara de Comercio Brasil-España, las 500 empresas españolas que constan actualmente instaladas en Brasil “mantienen su confianza en un mercado clave para su internacionalización y muestran una firme apuesta de futuro por el país carioca”.

Así lo demuestran los 39.410 millones de euros que se contabilizaron en 2016 de inversión directa y que están repartidos, principalmente, entre servicios financieros (excepto seguros y fondos de pensiones) con un 25,6% del total, las telecomunicaciones (21,3%) y el sector de la metalurgia (12%).

Entre ellas, un total de 22 valores cotizan en el IBEX 35 donde destacan Acciona, Indra, Inditex, Naturgy, Mapfre, Iberdrola, Telefónica, Repsol o Santander. Esta última tiene en Brasil su principal fuente de negocio con unos ingresos, a cierre de junio de 2018, de más de 6.700 millones de euros, lo que implica un 25% del total.

Igual de importante es el peso de Telefónica en el mercado brasileño. La compañía detalló un plan de inversiones de más de 6.600 millones euros en los próximos tres años, con especial foco en fibra óptica. Mientras que Repsol continúa aumentando su actividad en el país: ganó 2.405 millones en 2017, un 22% más, debido al alza de su producción, algo en lo que tuvo mucho que ver la puesta en marcha de nuevos proyectos en Brasil y Perú.

También la compañía Iberdrola está satisfecha con su apuesta en el país carioca. En 2017 ganó un 3,7%, un aumento de beneficios en los que su presencia en Brasil fue clave y que la ha alzado como la primera sociedad de luz de Latam por clientes en el mercado carioca.

“Brasil es un país lleno de oportunidades, con mucho que ofrecer. Como en todos los países, se espera del nuevo Gobierno salido de las urnas que genere el clima adecuado y mantenga la seguridad jurídica de las inversiones, para que entre todos se contribuya a que Brasil despegue y alcance su crecimiento potencial”, señalan fuentes diplomáticas.

Noticias

anterior siguiente