Enlaces accesibilidad

arriba Ir arriba
Ciencia y Tecnología

El primer submarino de la clase S80 de la Armada española, el Isaac Peral, fue puesto a flote el pasado 7 de mayo en el astillero Navantia de Cartagena. Este sumergible de tercera generación, ha sido diseñado y construido íntegramente en nuestro país. Completamente digital, dispone de un revolucionario sistema de propulsión anaeróbico que le hace prácticamente invisible al enemigo y le proporciona una gran autonomía operativa bajo el agua. José Manuel Sanjurjo, vicealmirante retirado y miembro de la Real Academia de Ingeniería, fue durante tres años director del proyecto. El Sistema de Propulsión Anaerobia le permite cargar las baterías en inmersión por lo que puede permanecer durante varias semanas sin salir a cota periscópica. Una capacidad que reduce su vulnerabilidad frente al enemigo.
El sistema emplea hidrógeno como combustible que es producido mediante el procesado de bioetanol y oxígeno para generar energía eléctrica. La autonomía que proporciona convierte al Isaac Peral en un submarino ideal para operar en el Mediterráneo.
 

El primer submarino de la clase S80 de la Armada española, el Isaac Peral, fue puesto a flote el pasado 7 de mayo en el astillero Navantia de Cartagena. Este sumergible de tercera generación, ha sido diseñado y construido íntegramente en nuestro país. Completamente digital, dispone de un revolucionario sistema de propulsión anaeróbico que le hace prácticamente invisible al enemigo y le proporciona una gran autonomía operativa bajo el agua. José Manuel Sanjurjo, vicealmirante retirado y miembro de la Real Academia de Ingeniería, fue durante tres años director del proyecto. El Sistema de Propulsión Anaerobia le permite cargar las baterías en inmersión por lo que puede permanecer durante varias semanas sin salir a cota periscópica. Una capacidad que reduce su vulnerabilidad frente al enemigo.
El sistema emplea hidrógeno como combustible que es producido mediante el procesado de bioetanol y oxígeno para generar energía eléctrica. La autonomía que proporciona convierte al Isaac Peral en un submarino ideal para operar en el Mediterráneo.

En los últimos días se ha oído mucho su nombre: el buque 'Ángeles Alvariño', del instituto Oceanografico, surca las aguas de Tenerife en busca de la pequeña Anna y su padre. Pero, ¿quién era la mujer que le dio nombre?

Gallega de nacimiento, Alvariño es una de las más prestigiosas investigadoras marinas del siglo XX. Estudió ciencias naturales en el Madrid de los años 30 y tas ejercer como profesora en varios institutos, se incorporó como bióloga al centro oceanográfico de Vigo, donde empezó a estudiar el zooplancton. Se convirtió en una pionera en el análisis de indicadores biológicos de los ecosistemas marinos, aunque como muchas mujeres pioneras sea una desconocida para el público.

Ya han pasado 17 semanas desde que estas profesoras recibieron la primera dosis de AstraZeneca. Hoy viven pendientes de su teléfono. Hay miles de afectados en toda España, según los sindicatos. La semana pasada hubo una concentración en el ministerio de Educación. 

[Coronavirus: última hora, en directo]

Foto: La vacunación a personas entre 40 y 49 años ha comenzado ya en el Hospital Severo Ochoa de Leganés, Madrid. EFE/J.P.Gandul

Es la obra de la cuarta edición de CNIO Arte, un programa en el que reputados artistas se inspiran en la obra de destacados científicos para crear una pieza. Los beneficios de su venta se destinan a proyectos de investigación del Centro Nacional de Investigaciones Oncológicas. El artista se ha inspirado en un ambicioso proyecto de la bióloga Sarah Teichmann: el atlas de células humanas. Noemí Martínez ha hablado con Daniel Canogar y con la directora del CNIO, María Blasco, visitando esta muestra comisariada por Amparo Garrido.

Con Paco Camas hablamos de ciberataques, algo común y ya normalizado en la sociedad digital en la que vivimos. El secuestro digital de los datos, como el que sufrió el SEPE, con un precio para el rescate, es habitual.

Para una pequeña empresa, se suelen pedir entre unos 2.000 y 50.000 euros. Según los últimos datos del Instituto Nacional de Ciberseguridad se han producido en España 133.555 ataques en el último año. Los usuarios particulares también se ven afectados, pero sobre todo las pymes.

El 60% de las pymes europeas que son vítimas de un ciberataque, cesa su actividad seis meses después. Es decir, no son capaces de reponerse. El coste medio es de 35.000 euros.

Programas de Ciencia y Tecnología en TVE

anterior siguiente