Enlaces accesibilidad

El real brasileño se devalúa hasta su mínimo histórico frente al dólar

  • Un dólar compra ya cuatro reales por primera vez en la historia de Brasil
  • La moneda brasileña acumula una depreciación de cerca del 50% en 2015

Por
Un billete de un dólar junto a dos billetes de dos reales
Un billete de un dólar junto a dos billetes de dos reales. CHRISTOPHE SIMON

Un dólar compra cuatro reales brasileños por primera vez en la historia -el cambio se ha situado en 4,05 reales por dólar- y la moneda brasileña acumula ya una depreciación cercana al 50% en 2015, presionada por la crisis política y económica en la que está sumergido el país y las dudas sobre China, la segunda mayor economía del mundo.

El dólar nunca había superado la barrera psicológica de los 4 reales desde que entró en circulación la divisa brasileña, creada en 1994 como una salida a la crisis económica de la época. De hecho, la moneda estadounidense se acercó a los 4 reales en octubre de 2002, con la elección como presidente de Luiz Inácio Lula da Silva, considerado por muchos de los inversores de la época como un izquierdista radical.

"Atravesamos un momento bastante difícil. El escenario externo es malo, pero en Brasil es peor. Para revertir la situación el Gobierno debe ser ágil y trabajar con mayor rapidez", ha destacado el analista Joao Paulo de Gracia Correa. "Los políticos tienen que pensar más en el país y no en sus propios partidos".

La pasada semana el ministro de Hacienda, Joaquim Levy, anunció un plan de austeridad con recortes de 6.000 millones de euros y subidas de impuestos para revertir el déficit público del 0,5% del producto interior bruto (PIB) que prevé para 2016, en un intento de evitar una nueva rebaja de su rating, después de que Standard & Poor's redujera recientemente la nota de Brasil a BB+, lo que supuso retirarle el grado de inversión al dejarlo en niveles de "bono basura".

Tras haber crecido un 0,1% en 2014, la mayor economía de Latinoamérica entró técnicamente en recesión en el segundo trimestre de 2015, al caer su PIB un 1,9% en relación a los tres primeros meses y acumular dos trimestres seguidos de contracción.

Según las previsiones del Gobierno, la economía brasileña se contraerá un 1,49% este año, aunque los analistas son más pesimistas y estiman que el PIB se contraerá más de un 2%, según una reciente encuesta elaborada por el Banco Central.

Noticias

anterior siguiente