Enlaces accesibilidad
arriba Ir arriba

Lula da Silva regresa a la arena política. A sus 76 años busca su tercer mandato como presidente de Brasil y llama a la unidad para recuperar la soberanía y la democracia. Un antiguo rival, el liberal Geraldo Alckmin, será su número dos en un intento para atraer al centro y al mundo empresarial. Lula se ha enfocado en la pobreza y en los muertos por la COVID-19 para atacar al Gobierno del ultraderechista Bolsonaro.

Foto: REUTERS/Carla Carniel

Científicos de distintos países buscan nuevos virus existentes para anticiparse a otra posible pandemia. Un equipo de Televisión Española ha viajado hasta Manaos, la capital del Amazonas de Brasil. Allí un grupo de investigadores trabaja directamente con los animales de la selva para detectar qué enfermedades están circulando. La transmisión de virus entre animales salvajes y humanos es cada vez más frecuente.

En Brasil aumentan a 146 los muertos por el temporal que azota la ciudad de Petrópolis. Las intensas lluvias registradas desde el pasado martes el sureste de Río de Janeiro no cesan, lo que hace tener nuevos deslizamientos de tierra. Casi un millar de personas continúan desalojadas de sus casas, mientras los más de 500 bomberos trabajan para localizar a los decenas de desaparecidos. Hasta ahora, han sido rescatadas 24 personas con vida.

Informa Beatriz Gajate

Viajamos a Francia para hablar de la huelga del sector educativo en protesta por los protocolos del gobierno de Macron para el regreso a las aulas. Repasamos lo que ha dado de sí la reunión de ministros de Exteriores y Defensa de la UE en torno a la tensión con Rusia. Entrevistamos a Jordi Armadans, director de Fundipau, encargada de traducir el anuario del Instituto Internacional de Investigación para la Paz de Estocolmo sobre el gasto militar a nivel mundial, la producción y las transferencias internacionales de armas. También charlamos con Amnistía Internacional sobre el asesinato de tres ambientalistas en Brasil, y nos fijamos en la condena a cadena perpetua en Alemania contra un oficial sirio acusado de torturas.

El presidente argentino, Alberto Fernández, ha encabezado el festival Democracia para siempre con el que también ha celebrado el segundo aniversario de su asunción, en un acto en el que la negociación de la deuda de Argentina con el Fondo Monetario Internacional (FMI) ha estado en el centro de la escena. En el multitudinario acto para conmemorar los 38 años del retorno a la democracia y el día de los Derechos Humanos, en la Plaza de Mayo de Buenos Aires, ha participado el exmandatario brasileño Luiz Inácio Lula da Silva.

Foto: Luiz Inacio Lula da Silva en Buenos Aires, Argentina (REUTERS/Mariana Nedelcu)

Los expertos alertan de que el cambio climático producirá sequías más severas y el deterioro de los ecosistemas. Está ocurriendo en el río Paraná, una arteria fundamental para Brasil, Paraguay y Argentina, que vive su peor sequía en los últimos 77 años. Entre sus causas, factores como la falta de lluvias, la deforestación o el calentamiento global.

Foto: Un brazo seco del río Paraná frente a la ciudad de Rosario, Argentina. REUTERS/Miguel Lo Bianco

Las cartas en la lucha contra el cambio climático tienen que quedar claras en esta Cumbre del Clima de Naciones Unidas en Glasgow, con una premisa fundamental: a qué estamos dispuestos a renunciar para salvar el planeta del calentamiento global.

La posición de la actual administración estadounidense, la de Joe Biden, es muy distinta a la del republicano Donald Trump, que niega la crisis climática. Si algo puede acelerar el proceso de reducción de emisiones es la amenaza real sobre la seguridad de los países. Hay informes de inteligencia que avisan de que la seguridad nacional está en riesgo por el deterioro del planeta.

El compromiso europeo se ha plasmado en los fondos de recuperación, ligados al compromiso de cero emisiones en 2050. Aunque hay distintos grados de compromiso dentro de la Unión Europea. Países que han implementado en sus presupuestos en sus planes de Gobierno y cuyas sociedades han asimilado esta necesidad, pero hay otros que ofrecen resistencias, en especial por los costes que tiene para los países del este dejar de quemar carbón.

En la COP26 hay grandes ausentesChina, el segundo país más contaminante del planeta, que ofrece resistencias a la reducción de las emisiones. En la carrera por situarse y consolidarse como la primera potencia del planeta no está dispuesto a parar las emisiones ni el uso del carbón y menos si no hay un compromiso conjunto real de cumplimiento de las obligaciones. El presidente chino ha mandado un comunicado a la cumbre a la que asiste su viceministro de medio ambiente.

Rusia es el cuarto país más contaminante del mundo. El presidente Vladimir Putin, que tampoco participa de esta cumbre del clima, ha anunciado inversiones de entre el uno y medio y el dos de su PIB para reducir emisiones de CO2 que pretende llevar a cero en 2026.

El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, otro de los que ha preferido no acudir a la cita de Glasgow, ha dejado un compromiso de acabar con la deforestación para 2030 y desprenderse del CO2 en 2050. Está lejos de cumplir ambos. En 2020 se deforestaron más de 11 mil kilómetros cuadrados en la Amazonía: la superficie de toda Jamaica.

Con los corresponsales de Radio Nacional en Washington, Fran Sevilla; en Bruselas, María Carou; en Pekín, Yolanda Álvarez; en Moscú, Érika Reija.

Víctor García Guerrero ha entrevistado para el programa El Mundo en 24 horas al abogado José Miguel Vivanco, director ejecutivo de la división americana de Human Rights Watch (HRW).  "En América Latina hay una crisis del sistema democrático muy profunda y muy peligrosa", ha señalado Vivanco. Y, entre otras cosas, ha dicho que ​"Hay mucho en juego en Brasil. Nada menos que la democracia" o que "No veo a España involucrada en América Latina"...

Poner en cuestión la vacuna, y la propia pandemia, le ha costado al presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, que una comisión parlamentaria le acuse de crímenes contra la humanidad. El ponente le ha llamado incluso "asesino en serie" por obstaculizar las medidas contra una pandemia que ha matado a 600.000 brasileños.

Durante la pandemia el presidente ha promovido fármacos ineficaces, ha comparado el virus con una "gripecilla" y hasta ha relacionado la vacunación con desarrollar el sida. Por ese negacionismo de la pandemia, la comisión del senado pide procesar al presidente por crímenes contra la humanidad y otros ocho delitos, después de seis meses de investigaciones.

El relator del informe calificaba a Bolsonaro de asesino en serie y le comparaba con Hitler y Pinochet por su estrategia macabra de exponer deliberadamente a los brasileños a un riesgo de infección masiva.

En la lista de acusados otras 80 personas, entre ellas tres hijos del presidente brasileño. El impacto del informe viene a erosionar la imagen de Bolsonaro frente a un Lula da Silva que encabeza las encuestas para las elecciones de 2022.

Es poco probable que el presidente sea juzgado o afronte un juicio político. Las dos figuras que pueden iniciar esos procesos son aliados de Bolsonaro. Pero la petición de procesarle por crímenes contra la humanidad se enviará a la corte penal internacional.

Foto: EVARISTO SA / AFP.

En Brasil, el Senado ha aprobado un informe que acusa a Jair Bolsonaro de "crímenes contra la humanidad". Piden el procesamiento del presidente por su gestión de la pandemia. Ese informe habla de una "estrategia macabra" del gobierno brasileño que causó 120.000 muertes que se podrían haber evitado y detalla como negó la enfermedad, luego minimizó su peligro y ha terminado rechazando las vacunas.

Foto: REUTERS/UESLEI MARCELINO

Preocupa la situación en países como Reino Unido, donde se están registrando 100.000 contactos diarios y los expertos ya apuntan a la variante Delta Plus, mucho más contagiosa. Rusia está alcanzando los más de mil muertos al día y, con sólo el 30% de la población vacunada, su presidente, Vladimir Putin, ha decretado una semana obligatoria de vacaciones pagadas para frenar los contagios. Brasil acaba de llegar a los 600.000 mil fallecidos mientras Bolsonaro sigue restando importancia al virus, a pesar de un duro informe que le señala como responsable en buena medida de la crisis y le denuncia por ocho delitos, entre ellos, epidemia con resultado de muerte o charlatanería médica.

Una Comisión del Senado brasileño ha acusado al presidente, Jair Bolsonaro, de cometer "crímenes de lesa humanidad" por su gestión de la pandemia del coronavirus. El mandatario siempre ha cuestionado la gravedad de la COVID-19, se ha negado a utilizar la mascarilla en público y ha puesto en duda la eficacia de las vacunas. El informe deberá votarse en el Senado y, de salir adelante, podría dar pie a un proceso de destitución de Bolsonaro.

FOTO: REUTERS / EDUARDO MUNOZ
 

Se cumplen 10 años de la muerte del dictador libio Muamar el Gadafi. Hablamos sobre cómo está el país una década después con Ignacio Gutiérrez de Terán, de la Universidad Autónoma de Madrid. La perspectiva humanitaria nos la proporciona Aurora Moreno. Charlamos con la periodista colombiana Jineth Bedoya horas después del fallo de la Corte Interamericana de Derechos Humanos en el que condena al Estado de Colombia por los abusos que sufrió Bedoya tras ser secuestrada por paramilitares en el año 2000. Y sabremos más sobre la insostenible situación de los menores en Yemen con María Gámez.