Enlaces accesibilidad

arriba Ir arriba

El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, que ha dado positivo en coronavirusserá denunciado por quitarse la mascarilla ante los periodistas después de anunciar que estaba contagiado. La Asociación de la Prensa Brasileña considera que Bolsonaro puso en peligro la vida de los informadores, que sostienen los micrófonos cerca de su boca.

Bolsonaro es, como Donald Trump, uno de los mandatarios internacionales escépticos sobre la gravedad del virus, y junto a Trump, lideran los dos países del mundo más afectados por la pandemia.

El presidente de Brasil ha dado positivo por COVID-19. Jair Bolsonaro tiene síntomas y 38 de fiebre. El mandatario brasileño mantuvo el pasado sábado un encuentro, sin mascarilla, con ministros, empresarios y el embajador de Estados Unidos. Bolsonaro siempre ha minimizado el COVID-19, enfrentando así a sus ministros de Salud y a las cuarentenas que decretaban los gobernadores. La estrategia de Bolsonaro ante la pandemia ha ido en contra de las recomendaciones sanitarias. A día de hoy Brasil es el segundo país del mundo más golpeado, con más de un millón 600.000 contagios y superando las 65.000 muertes. El mandatario brasileño ha asegurado que se está tratando con cloroquina, un fármaco que ha causado polémica entre la comunidad científica ante la falta de evidencias sobre su efectividad

El presidente de Brasil, el segundo país del mundo más afectado por la pandemia, ha dado positivo por COVID-19. Así lo ha confirmado el propio Jair Bolsonaro a los medios de comunicación a los que ha explicado que empezó a notar síntomas el domingo y tras presentar fiebre, tos y dolor muscular acudió al hospital para pasar la prueba. Según sus palabras, se encuentra “perfectamente bien”. Informa Pablo Herrero.

Estados Unidos sigue batiendo récords de contagios, en las últimas 24 horas más de 60.000, sobre todo por los rebrotes de estados del sur y oeste. El problema se puede agravar debido a que se celebra el día de la Fiesta del 4 de julio y se temen aglomeraciones sin que la gente lleve la protección debida. Brasil sigue siendo el epicentro de la pandemía en América Latina, mientras que en Europa el Reino Unido ha comenzado a abrir pubs después de que la Covid-19 ocasionará 44.000 muertos.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) ante los contagios a nivel mundial, 11 millones de contagios y más de 522 mil muertes,  pide más medidas de control y la necesidad de reducir el índice de mortalidad. 

Brasil es hoy uno de los países más afectados por la pandemia de coronavirus. Preocupa especialmente la situación de las comunidades indígenas del país, que por sus escasos contactos con el resto de brasileños son especialmente vulnerables a las enfermedades y los virus. Hablamos en Cinco Continentes con Sarah Shenker, de la organización Survival International, que trabaja de forma habitual con estas poblaciones indígenas, para conocer con más detalles la situación en el terreno.

Los Estados de la Unión Europea (UE) han finalizado la lista de países considerados "seguros" a los que a partir del 1 de julio reabrirán sus fronteras exteriores, cerradas desde mediados de marzo por la pandemia de la COVID-19, y en la que no figuraría Estados Unidos -que se ha convertido en el epicentro de la pandemia y el país más afectado- ni tampoco Rusia o Brasil, aunque sí incluiría a China y a Marruecos.

[Última hora sobre el coronavirus]

Con más de dos millones y medio de casos y 126.000 fallecidos, Estados Unidos sigue batiendo récords diarios de positivos. En la jornada pasada, los nuevos contagios rozaron la cifra de 40.000. El vicepresidente, Mike Pence, ha hecho un llamamiento a la población para que respete la distancia de seguridad. Según sus palabras, son 16 los estados que están viviendo rebrotes en estos días y algunos ya toman medidas para retroceder en la desescalada. Florida, con 9.000 nuevos casos en 24 horas, ha prohibido el consumo de alcohol en los bares, mientras Texas ha anunciado nuevas restricciones con limitaciones a las reuniones, a la capacidad de los restaurantes y a los horarios de cierre de los bares.

El inicio del invierno en Iberoamérica hace sonar las alarmas de que la gripe común se sume a la COVID-19. Brasil, el segundo país más afectado del mundo tras EE.UU., registra ya más de 1.200.000 casos, ha visto pasar ya a dos ministros por el departamento de Salud y el tercero ejerce de forma interina desde hace más de un mes. Paraguay ha decretado como ‘zona roja’ su frontera con Brasil. Informa Víctor Paredes

Brasil encabeza las estadísticas del coronavirus en América Latina, con más de un millón de enfermos y más de 50.000 muertos. Preocupa el invierno y el relajamiento del desconfinamiento ante la polémica gestión del gobierno de Jair Bolsonaro. La amenaza se intensifica en el Amazonas mientras parece estabilizarse en algunos estados. [Coronavirus: última hora en directo]

Brasil se acerca al millón de contagios y se sitúa como el segundo país del mundo con más número de casos y también de fallecidos, más de 46.000. La curva está lejos de aplanarse pero muchos estados han empezado la reapertura. A las puertas de este popular mercado de Río se han formado largas colas. La actividad vuelve poco a poco a Brasil, aunque sigue en plena pandemia, y la Organización Mundial de la Salud (OMS) alerta de que no se puede afirmar que haya llegado al pico.

El exatlético, Filipe Luis, ha recordado en TVE su carrera como rojiblanco aseura que sigue sintiendo los colores: "El Atleti es capaz de lo imposible. Es capaz de lo mejor y lo peor. Me he visto ya tres veces el partido contra el Liverpool". El jugador ahora del Flamengo ha comparado su anterior experienca con la que vive ahora en su país: "Aquí es todo diferente, es un desafío muy grande. Me siento muy vivo aún en el fútbol".

Filipe Luis ha actuado también como "corresponsal en Brasil" y ha explicado cómo vive el país la situación de la pandemia: "Aquí hay una guerra política muy grande. Se han tomado decisiones pensando sólo en el lado político y se siguen haciendo cosas sin pensar en el bienestar de la gente".

Ahora mismo América Latina es el principal foco de expansión de la COVID-19 en el continente, a pesar de que la enfermedad desemabarcó más tarde en la región. 

El país con mayor prevalencia es Brasil, el segundo del mundo por detrás de EEUU, aunque también preocupan otros como Perú, Chile o México. No se ha llegado al pico de la curva y, sin embargo, ya empiezan los procesos de desecalada. Un ejemplo es Argentina, que permite salir a hacer deporte, y en otros retomar las actividades en los centros comerciales. Los argentinos tomaron medidas muy pronto, pero ahora mismo están viviendo sus peores días.

En este contexto, las bolsas de pobreza en todo el continente están aumentandoEl alto grado de informalidad de la economía - de media un 50%, pero en algunos países como Perú llega al 70% - está dificultando la cuarentena necesaria para mantener al virus a raya. Esto impide que exista margen para el confinamiento o la distancia social. Según el Banco Mundial, el PIB de la región caerá en 2020 un 7,2%.

Informa Sara Alonso, en 24 horas de RNE 

La pandemia de coronavirus se ceba especialmente en América Latina, con más de 1,2 millones de contagiados y 60.000 fallecidos. El país más castigado es Brasil, donde el Tribunal Supremo ha obligado al presidente, Jair Bolsonaro, a actualizar los datos tras varios días de apagón informativo. [Coronavirus: última hora en directo]

El ultraderechista Bolsonaro, que suele seguir los pasos del presidente de EE.UU., Donlad Trump, ha valorado la posibilidad de que Brasil abandone la OMS cuando termine la pandemia y ha acusado a la organización de sesgo ideológico y de parecerse más a un partido político.

En Brasil, siguen muriendo cada día más de 1.000 personas por coronavirus y la pandemia continúa en expansión: ya supera los 38.000 decesos y los 700.000 contagios.

El Gobierno brasileño ha restringido este sábado la publicación de los datos consolidados de casos y muertes con coronavirus y ha llegado a ser excluido algunas horas del balance global realizado por la Universidad Johns Hopkins, considerado como una referencia internacional. De esa forma, el Gobierno de Jair Bolsonaro - que siempre ha negado la gravedad de la pandemia- ha pasado a informar el acumulado de casos y muertes en las últimas 24 horas, excluyendo la cifra total de contagios y fallecidos desde que se registró el primer caso en Brasil, el pasado 26 de febrero. Los expertos acusan al presidente de "apagón informativo".

Cada minuto, el coronavirus mata a un brasileño. Y lo peor no ha llegado. Esperan el pico de contagios para julio. Pero autoridades locales empiezan a relajar cuarentenas. Entre tanto, son continuos los choques del presidente Jair Bolsonaro con los otros poderes. Y aunque aumenta el rechazo a su gestión, una tercera parte de la población sigue apoyando a un líder con un discurso cada vez más autoritario. Avance de "La 'gripecilla' de Brasil", este sábado a las 21.30 horas en Informe Semanal, en La 1.