Enlaces accesibilidad

arriba Ir arriba

El año de la pandemia ha sido uno de los peores para la banca. Las cinco entidades más grandes de España acumulan pérdidas superiores a los 5.000 millones de euros en el año 2020, aunque la mayor parte de los números rojos pertenecen a la entidad de Patricia Botín. El Banco Santander ha perdido más de 8.700 millones de euros. Se trata de una caída histórica para la entidad de Botín, en parte causada por la reestructuración de la compañía en España y el gasto que esto ha supuesto. Foto EFE / Ana Bornay

El Banco Santander cerró 2020 con pérdidas por primera vez en su historia debido a las provisiones para hacer frente a la pandemia, que ha afectado especialmente a algunas de sus filiales en el extranjero. Las de Santander son las únicas pérdidas registradas entre los grandes bancos españoles que, no obstante, han visto reducido sus beneficios de media un 50%. Comenzaban 2020 confiando en recuperara la rentabilidad con el inicio de la subida de los tipos de interés, pero la COVID-19 ha truncado sus planes porque el BCE se ha visto obligado a inyectar más medidas de estímulo y lo tipos siguen en mínimos históricos.

En el informativo 14 horas de Radio Nacional analizamos la rotura en las negociaciones entre el Banco Sabadell y el BBVA para una posible fusión entre ambas entidades. Lo hacemos de la mano de José Manuel Pazos Royo, director general de Omega Financial Partners. "Estaríamos ante lo que sería la última gran fusión de los grandes grupos españoles", explica Pazos. Pazos cree que la diferencia de tamaños entre ambas entidades da a la negociación un proceso diferente. "Quizá uno de los aspectos que ha podido jugar un papel más importante es el hecho de que las negociaciones se hiciesen públicas en una fase tan inicial", cuenta y cree que "probablemente vaya a ser retomada en algún momento en un ámbito mucho más privado". José Manuel Pazos ha incidido en el hecho que los tres grandes grupos bancarios que se quedarían en España (Santander, la fusión Bankia-LaCaixa y la posible fusión entre BBVA Sabadell) prácticamente coparían el 75% de la actividad bancaria en nuestro país.

El Banco Santander ha planteado este viernes a los sindicatos la salida de 4.000 empleados en España, cerca del 13 % de la plantilla, y la intención de reubicar a 1.090 trabajadores más en sociedades del grupo, según han avanzado fuentes próximas a la negociación.

La idea es que las salidas de los trabajadores se produzcan principalmente mediante prejubilaciones, ya que el banco cuenta con unos 4.000 empleados con más de 55 años, y bajas incentivadas; para las reubicaciones jugará un papel clave Santander Personal, la división de la entidad que atiende a los clientes de forma remota a través de gestores personales.

El banco justifica este nuevo plan de ajuste, que llevará aparejado el cierre de entre 900 y 1.000 sucursales en España, de un total de unas 3.100 oficinas, por causas económicas y organizativas, tras constatar que la pandemia ha acelerado la relación con los clientes por vías digitales.


 

La entidad bancaria ha registrado algo más de 11.000 millones de euros en pérdidas entre los meses de abril y junio, casi 10.800 si se tiene en cuenta el primer semestre del año. Desde Banco Santander lo atribuyen a una depreciación del valor de sus inversiones en Reino Unido, Polonia y Estados Unidos como consecuencia de la crisis de la COVID-19, lo que ha diluido el efecto de algunas exenciones fiscales que los bancos pueden aplicar a sus provisiones y los planes de pensiones de sus empleados. No obstante, aseguran que este varapalo no afectará a su músculo financiero. [Coronavirus: última hora en directo]

Los dirigentes de los principales bancos españoles han pedido al Gobierno que apoye sectores como el turismo, la restauración o la compra de viviendas para los jóvenes como claves para superar la crisis por el coronavirus. Así lo han hecho la presidenta del Banco Santander y los principales ejecutivos de BBVA y Caixbank en un encuentro organizado por la CEOE.

Paco Guerrero, un castellonense ganó seis millones de euros en un premio gordo de la Bonoloto en 2005, cuando estaba en estado de indigencia. Sin embargo, perdió el premio en inversiones en productos financieros aconsejado por el Banco Santander a quienes reclama en los tribunales dos millones de euros por 'mala praxis'. El demandante ya ha recuperado unos tres millones de euros en varias sentencias favorables.