Enlaces accesibilidad

arriba Ir arriba

El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, que ha dado positivo en coronavirusserá denunciado por quitarse la mascarilla ante los periodistas después de anunciar que estaba contagiado. La Asociación de la Prensa Brasileña considera que Bolsonaro puso en peligro la vida de los informadores, que sostienen los micrófonos cerca de su boca.

Bolsonaro es, como Donald Trump, uno de los mandatarios internacionales escépticos sobre la gravedad del virus, y junto a Trump, lideran los dos países del mundo más afectados por la pandemia.

El presidente de Brasil, el segundo país más afectado por la pandemia después de Estados Unidos, ha dado positivo por COVID-19. Lo explicamos en el programa de hoy, en el que analizamos además el nuevo ejecutivo francés y la evolución del coronavirus en Israel. Entrevistamos al analista Marcelo Arequipa sobre las acusaciones de terrorismo contra el ex-presidente de Bolivia Evo Morales, y hablamos con Haizam Amirah-Fernández, investigador senior del Real Instituto Elcano, del asesinato en Irak del especialista en yihadismo Husham al Hashimi.

El presidente de Brasil ha dado positivo por COVID-19. Jair Bolsonaro tiene síntomas y 38 de fiebre. El mandatario brasileño mantuvo el pasado sábado un encuentro, sin mascarilla, con ministros, empresarios y el embajador de Estados Unidos. Bolsonaro siempre ha minimizado el COVID-19, enfrentando así a sus ministros de Salud y a las cuarentenas que decretaban los gobernadores. La estrategia de Bolsonaro ante la pandemia ha ido en contra de las recomendaciones sanitarias. A día de hoy Brasil es el segundo país del mundo más golpeado, con más de un millón 600.000 contagios y superando las 65.000 muertes. El mandatario brasileño ha asegurado que se está tratando con cloroquina, un fármaco que ha causado polémica entre la comunidad científica ante la falta de evidencias sobre su efectividad

El presidente de Brasil, el segundo país del mundo más afectado por la pandemia, ha dado positivo por COVID-19. Así lo ha confirmado el propio Jair Bolsonaro a los medios de comunicación a los que ha explicado que empezó a notar síntomas el domingo y tras presentar fiebre, tos y dolor muscular acudió al hospital para pasar la prueba. Según sus palabras, se encuentra “perfectamente bien”. Informa Pablo Herrero.

Brasil encabeza las estadísticas del coronavirus en América Latina, con más de un millón de enfermos y más de 50.000 muertos. Preocupa el invierno y el relajamiento del desconfinamiento ante la polémica gestión del gobierno de Jair Bolsonaro. La amenaza se intensifica en el Amazonas mientras parece estabilizarse en algunos estados. [Coronavirus: última hora en directo]

La pandemia de coronavirus se ceba especialmente en América Latina, con más de 1,2 millones de contagiados y 60.000 fallecidos. El país más castigado es Brasil, donde el Tribunal Supremo ha obligado al presidente, Jair Bolsonaro, a actualizar los datos tras varios días de apagón informativo. [Coronavirus: última hora en directo]

El ultraderechista Bolsonaro, que suele seguir los pasos del presidente de EE.UU., Donlad Trump, ha valorado la posibilidad de que Brasil abandone la OMS cuando termine la pandemia y ha acusado a la organización de sesgo ideológico y de parecerse más a un partido político.

En Brasil, siguen muriendo cada día más de 1.000 personas por coronavirus y la pandemia continúa en expansión: ya supera los 38.000 decesos y los 700.000 contagios.

Cada minuto, el coronavirus mata a un brasileño. Y lo peor no ha llegado. Esperan el pico de contagios para julio. Pero autoridades locales empiezan a relajar cuarentenas. Entre tanto, son continuos los choques del presidente Jair Bolsonaro con los otros poderes. Y aunque aumenta el rechazo a su gestión, una tercera parte de la población sigue apoyando a un líder con un discurso cada vez más autoritario. Avance de "La 'gripecilla' de Brasil", este sábado a las 21.30 horas en Informe Semanal, en La 1.

Brasil es el segundo país del mundo en número de personas infectadas con coronavirus y supera ya el medio millón de casos. Los muertos están por encima de los 30.000 y los datos siguen subiendo mientras el país vive dividido entre la política del presidente Bolsonaro y las recomendaciones sanitarias.

Grupos partidarios y detractores del presidente brasileño, Jair Bolsonaro, se han enfrentado este domingo en violentos disturbios por la crisis política y sanitaria que vive Brasil, uno de los países más afectados por el coronavirus con más de 500.000 casos. Después de media hora estrechando la mano a algunos de sus acólitos reunidos en Brasilia, Bolsonaro ha montado en un caballo de la Policía Militar y se ha dado un baño de multitudes.

Brasil ya es el segundo país del mundo con más número de positivos por coronavirus y el que registra más fallecidos en Latinoamérica, más de 1.000 muertes en las últimas 24 horas. Los ciudadanos cada vez están más decepcionados con su presidente Jair Bolsonaro por su gestión de la crisis que va a suponer además una recesión económica histórica. Según una encuesta, su estrategia contra la COVID-19 es "mala" o "pésima". Esta pérdida de apoyo se debe a que Bolsonaro quita importancia a la pandemia a pesar de sus cifras. El país espera el pico de contagios para julio y la caída del PIB ha llevado al Gobierno a dar por concluída la recuperación iniciada en 2017.

Informa Javier Álvarez.

Brasil segundo pais del mundo con más número de infectados por la Covid-19 ha dejado, sus ciudadanos, de lado esa pandemia para concentrarse en la política que también augura inquietantes derivas. Unas palabras impronunciables del presidente Jair Bolsonaro frente a sus ministros tomaron finalmente eco público por decisión de un juez del Supremo Tribunal FederalEsto fue lo que escandalizó del presidente brasileño: "Intenté cambiar oficialmente a la gente de nuestra seguridad en Río de Janeiro y no pude. Se acabó. No voy a esperar a que molesten a toda mi familia, o a mi amgio, porque no puede cambiar a alguien (...). Lo voy a cambiar, si no puedo, cambio a su jefe; si no puedo cambiar al jefe, cambio al ministro. Y punto final". 23/05/20

Amenazas, gritos e insultos. Así es este explosivo vídeo de Bolsonaro con sus ministros a finales de abril donde se escucha: "Ya he intentado cambiar oficialmente a nuestra gente de seguridad en Río, dice Bolsonaro. No he podido, se acabó, no voy a esperar a que jodan a mi familia. Si no se puede cambiar al jefe se cambia al ministro".

El vídeo es clave en las investigaciones del Supremo, porque porbaria las denuncias del ex ministro de justicia, Sergio Moro que, tras dimitir, acusó al presidente de injerencias en la policía para proteger a sus hijos. Tras la divulgación del video, Bolsonaro nego anoche las evidencias: "Cero, no hay nada".

Insultos, palabrotas y una supuesta intención, aunque vaga, de "interferir" en la Policía Federal de Brasil. Eso está en un vídeo difundido este viernes, que podría involucrar al presidente brasileño, Jair Bolsonaro, en delitos de abuso de poder. El vídeo corresponde a una reunión ministerial celebrada el 22de abril pasado, dos días antes de la renuncia del ministro de Justicia Sergio Moro.

Éste acusó al dimitir a Bolsonaro de "presiones" e "injerencias" ilegales sobre la Policía Federal, organismo autónomo del Estado brasileño. A raíz de las sospechas vertidas por Moro, la Fiscalía inició una investigación sobre supuestos abusos de poder por parte de Bolsonaro y, a petición del exjuez de la operación anticorrupción Lava Jato, el vídeo fue exigido a la Presidencia y divulgado por orden del decano de la Corte Suprema, Celso de Mello, que supervisa la investigación.

En las imágenes, se ve a un Bolsonaro exaltado, que reclama por la falta de información que recibe de los organismos del Estado.
 

Brasil ha registrado este miércoles la cifra récord de muertos diarios: 1.179 en un día. La curva epidemiológica del coronavirus también está al alza, pero el Gobierno se niega a confinar a la población. El presidente, Jair Bolsonaro, sigue sembrando la polémica con sus declaraciones que menoscaban la enfermedad y ya ha perdido dos ministros de Sanidad en la crisis. Mientras, en algunas zonas como Manaos, hay tantos muertos que tienen que enterrarlos en fosas comunes. [Coronavirus: última hora en directo]