Enlaces accesibilidad

arriba Ir arriba

Esta Navidad, los viajeros que vuelvan a España en avión desde el extranjero deberán afrontar un nuevo gasto: la PCR negativa obligatoria para entrar en el país. Contar con ella, sin embargo, no exime totalmente de la multa por no llevarla, que puede alcanzar hasta los 6.000 euros, ya que muchas de ellas están en el idioma del país de origen y no en inglés o español. Coronavirus: última hora

Estados Unidos celebra hoy un día de Acción de Gracias triste. Las autoridades sanitarias piden a los ciudadanos que no viajen para comer el pavo en familia, sino que se reúnan en porches o jardines. Temen que la pandemia se descontrole aún más en un país donde cada día se contagian 175.000 personas. Un 62% de los estadounidenses ha modificado la celebración debido al coronavirus. Pero los expertos están convencidos que a pesar de ello, este día va a generar un rebrote de la pandemia. Muchos millones han viajado y llenado aeropuertos con imágenes que no se veían desde antes de marzo.

Desde el 23 de noviembre se hace efectiva la orden de que todo aquel ciudadano que desee entrar en España debe contar con una prueba PCR negativa 72 horas antes de su llegada, sin importar si lo hace por tierra, mar o aire. Lo tendrán que hacer aquellas personas que provengan de países calificados como "de riesgo", más de 60 -se salvan Finlandia, Islandia, algunas zonas de Noruega y algunas de Grecia-, aunque el listado de se actualiza cada 15 días. Además del control de temperatura y del formulario con los datos personajes del pasajero, el negativo de la prueba podrá ser requerido en cualquier momento y de forma aleatoria. Por el momento no se admiten test que no sean PCR, pero desde el sector turístico piden cierta flexibilidad. [Coronavirus: última hora en directo]

Desde hoy, en los aeropuertos y puertos españoles se exige una PCR negativa a los viajeros internacionales procedentes de países de riesgo. Con esta medida, España cumple una recomendación de la Unión Europea emitida el pasado 13 de octubre que pretende acabar con la disparidad de modelos de control sanitario implantados en Europa.
Noemí Martínez ha estado en el aeropuerto de Barajas para ver cómo se están desarrollando estas primeras horas de control sanitario.

Desde primera hora de este lunes los aeropuertos españoles exigen una prueba PCR realizada 72 horas antes de viajar, en caso contrario la multa podría llegar hasta los 6.000 euros. RNE se ha desplazado al aeropuerto de Barajas donde los viajeros procedentes de Dallas nos han contado que tenían muy claro lo que tenían que hacer y no han tenido problemas y todo ha sido muy rápido. A algunos de estos estudiantes la Universidad les ha pagado la prueba, otros han tenido que pagar entre 60 y 175 euros.

España empieza a exigir desde este lunes una PCR negativa a los pasajeros que entren al país por vía aérea o marítima procedentes de países de riesgo por coronavirus, que tendrá que ser realizada 72 horas antes de su llegada a nuestro país. El Boletín Oficial del Estado publicó el pasado 12 de noviembre la relación de países y zonas de riesgo cuyos pasajeros en origen necesitarán esta prueba diagnóstica, 65 en total, de todo el mundo. Esta lista se actualiza cada quince días en las webs www.mscbs.gob.es y www.spth.gob.es.

Los turistas que lleguen a España desde países de riesgo en avión o en barco tendrán que tener una prueba PCR negativa en las 72 horas previasSerá obligatorio a partir del 23 de noviembre. En Schengen, la medida afecta a los viajeros que lleguen desde aquellas regiones que la Unión Europea marca en rojo, es decir, de alto riesgo. Así, se considerarán países de riesgo aquellos que superen una incidencia acumulada de 150 casos por cada 100.000 habitantes o bien los 50 casos y una tasa de positividad de más del 4%. Así, solo los viajeros de Noruega, Finlandia y parte de Grecia están exentos de presentar la prueba.

[Coronavirus: última hora, en directo]

El nuevo aeropuerto de Berlín recibió este sábado su primer vuelto, en una inauguración que llega casi con nueve años de retrasos, sobrecostes multimillonarios y con previsión de escaso tráfico por la pandemia del coronavirus. La puesta en funcionamiento del aeropuerto Willy Brandt -o el BER como también se llama- se ha hecho sin grandes ceremonias de inauguración -sencillamente un avión procedente de Múnich aterrizó en la pista- y eso no se debe solo al coronavirus sino, ante todo, a la historia del proyecto lleno de contratiempos.

Condenados 131 controladores aéreos de los aeropuertos de Barajas y Torrejón a pagar multas de hasta 31.000 euros por la huelga que en 2010 generó el mayor caos aéreo en España hasta la fecha. Provocó que se decretase por primera vez el estado de alarma. El juzgado absuelve a dos controladores, entre ellos, el entonces portavoz del sindicato, César Cabo.

El Tribunal Superior de Justicia de Madrid ha condenado a 131 controladores aéreos al pago de multas de entre 15.000 y 31.500 euros por la huelga de diciembre de 2010 que obligó a cerrar el espacio aéreo y dejó en tierra a miles de viajeros. La sentencia les considera culpables de un delito de abandono del servicio público. Además, el Tribunal condena a los acusados a abonar a los perjudicados, de forma conjunta y solidaria, junto con ENAIRE, 13 millones de euros.

El aeropuerto de Madrid-Barajas es otro de los focos de comunicaciones, y hay quien aprovecha las horas previas a las restricciones para marcharse. El texto del boletín oficial no contempla que los turistas o viajeros puedan quedarse en un municipio confinado, como Madrid en este caso. Porque no está admitido como destino, solo como lugar de paso, a no ser que el viajero constate alguna de las salvedades incluidas en la resolución. Sin embargo, los controles policiales serán por el momento informativos. No se podrán poner multas hasta que el Tribunal Superior de Justicia de Madrid avale las restricciones.

El olfato de los perros podria convertirse en un nuevo aliado en la lucha contra el coronavirus: una técnica canina permite identificar la infección de COVID-19 en las personas. Han sido entrenados para ello, y lo demuestran en un proyecto piloto del aeropuerto de Finlandia. Países como Francia, Alemania y Gran Bretaña ya trabajan en proyectos similares.

Con más de cien mil test diarios, Italia está apostando fuerte por la prevención. Ahora llegan los vuelos libres de COVID, así un pasajero sabe de antemano que su compañero de asiento no está contagiado. Para muchos es una buena idea, aunque genere dudas. Hacerse el test, y esperar el resultado antes de embarcar, tiene sus inconvenientes. hay que llegar con tiempo suficiente al aeropuerto para no perder el avión.

En el mes de agosto, el más fuerte del verano, hubo un 70% menos de pasajeros en los aeropuertos españoles. Esto pese a que las rutas de largo recorrido estaban abiertas y las conexiones con Europa en sus niveles normales el número de pasajeros no llegó a los nueve millones principalmente por el desplome de los vuelos internacionales, caen un 80%. Madrid es el aeropuerto con más pasajeros y el de Palma el de mayor actividad.

Al sector aéreo le preocupa el otoño por los posibles rebrotes y las restricciones, tras un verano complicado. En julio ha volado una cuarta parte de los pasajeros que lo hicieron en España un año antes. En agosto, cerca del 30%. La compañía Air Europa ha pedido ayuda y el grupo IAG, al que pertenece Iberia, ampliará capital para afrontar la crisis.