Enlaces accesibilidad

arriba Ir arriba

El personal de las UCIS de Navarra muestra su cansanción y su crítica a las actitudes contrarias a la lucha contra el coronavirus. Dicen que puede haber una quinta ola y son contrarios a la desaparición de las medidas restrictivas como el cierre perimetral y el toque de queda.,

"Esto no es una broma que ha ocurrido a personas mayores. Las UCI están llenas y, sobre todo, de gente mucho más joven", ha señalado José Eugenio Guerrero, jefe de la UCI del Hospital Gregorio Marañón, en una entrevista en el Telediario, después de las aglomeraciones vistas este fin de semana en varias ciudades españolas con el fin del estado de alarma. 

"Ahora mismo la UCI del Gregorio Marañón tiene 40 pacientes (...) La edad de ingreso está entre 50 y 60 años. Tenemos un paciente con 28 años ingresado en la UVI, otro con 40", ha explicado el intensivista. 

[Coronavirus: última hora, en directo]

Foto: Sanitarios trabajan en la Unidad de Cuidados Intensivos de Coronavirus del Hospital de Galdakao (Bizkaia). EFE/Miguel Toña/Archivo

José ha vuelto a casa después de más de un año ingresado en el hospital por COVID. Llegó a urgencias con neumonía bilateral el 17 de marzo del año pasado, cuando aún estaba por llegar lo peor de la pandemia. Salió de la UCI, donde pasó nueve meses y después han venido otros cuatro meses de rehabilitación para volver a caminar y a hablar.

[Coronavirus: última hora en directo]

Una mujer ha dado a luz a un niño después de infectarse con coronavirus a las 22 semanas de gestación y de estar ingresada en situación crítica. Necesitó respiración artificial durante casi dos semanas y en ese momento el feto no era viable y la situación muy compleja. El comité ético del hospital optó entonces por un tratamiento con especialistas en reanimación, Neumología, obstetricia y ginecología.

Tras el alta hospitalaria por COVID, y con el seguimiento médico la gestación llegó a término, a través de parto natural. La madre padece disnea y dolor de piernas como secuelas de la COVID, pero su estado general es bueno, tanto ella como el del bebé.

Foto: GettyImages

Un equipo del Telediario de TVE ha acompañado a Carmen García Tallés, enfermera de UCI del Hospital de Alcorcón, en Madrid, en su jornada laboral número 401 desde el inicio de la pandemia de COVID-19. "Tenemos la UCI llena, pacientes en hospital de día quirúrgico y pacientes en rehabilitación", asegura sobre el momento actual, destacando que es una constante que se ha repetido independientemente de las olas epidémicas. Como ella misma ha reconocido, después de 24 años trabajando en cuidados intensivos, se está enfrentando a los momentos más duros de su carrera profesional.

Los últimos datos de la vacunación en España compartidos por el director del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias del Ministerio de Sanidad, Fernando Simón, invitan a pensar, según él, que no se repetirán "situaciones como las que vivimos en la segunda y la tercera ola", siempre y cuando la vacunación siga a este ritmo y se respeten las medidas básicas de Sanidad. Por el momento, el 100% de los mayores de 80 años han recibido una dosis, así como el 64,5% de la población entre 70 y 79 años. Una estadística que explica por qué ha bajado en tres años la edad media de los ingresados en UCI, que espera su máximo nivel de ocupación la semana que viene.

En un año de pandemia, más de 125.000 trabajadores sanitarios se han contagiado. El sindicato CSIF denuncia que la Seguridad Social no reconoce todavía la COVID-19 como enfermedad profesional, a pesar de que lo recoge un real decreto aprobado por el Gobierno en febrero. Solo uno de cada diez casos se ha declarado como accidente de trabajo.

La edad media de los pacientes ingresados en UCI por coronavirus baja a los 60 años. Los expertos consideran que el descenso puede deberse a la vacunación de los mayores, pero piden precaución para evitar un nuevo aumento de casos y la saturación de los hospitales. Coronavirus: última hora. Foto: Una sanitaria atiende a un paciente en la Unidad de Cuidados Intensivos. EFE/ Miguel Toña/Archivo.

Los hospitales de la provincia de Buenos Aires, en Argentina, sufren días de máxima tensión debido al aumento de casos de COVID-19. En dos semanas, se han producido una media de 1.300 casos por cada 100.000 habitantes y han aumentado los pacientes ingresados en cuidados intensivos. El Gobierno argentino ha asegurado que este está siendo el peor momento de la pandemia para el país por lo que ha declarado, durante dos semanas, el toque de queda desde las ocho de la tarde. Además, ha cerrado los colegios, una medida que ha generado polémica puesto que comercios y restaurantes siguen abiertos. Coronavirus: última hora

Foto: Vista de pacientes con covid-19 en un hospital de la provincia de Buenos Aires (Argentina). EFE/Juan Ignacio Roncoroni/Archivo

El hospital público madrileño 12 de Octubre realizó con éxito a primeros de febrero una cirugía para extraer un trombo cerebral a un niño de dos meses, en una intervención de este tipo en la que el centro sanitario considera que el bebé ha sido "el paciente más pequeño del mundo”.

Los médicos actuaron con máxima rapidez porque había riesgo de que el bebé sufriera parálisis y graves problemas en el habla. Todo ha salido bien y el niño ya está en casa.

El número de pacientes ingresados en la UCI sigue creciendo. Ya supera el 22%, un nivel que no se alcanzaba desde principios de marzo. Hay siete territorios por encima del riesgo extremo, el 25%. De ellos, tres llevan así más de cuatro meses: Madrid, que ahora mismo tiene el 45% de las camas de UCI ocupadas por pacientes COVID, La Rioja, con un 43% y Cataluña con un 37%. País Vasco tiene un 33% de pacientes con coronavirus en las unidades de cuidados intensivos.

Los médicos aseguran que el crecimiento está siendo más lento que en la tercera ola, pero advierten de que las UCIS no han llegado, en ningún momento, a estar en buena situación y cualquier incremento pone en riesgo nuestra salud. Un equipo del Telediario de TVE ha entrado en la UCI del hospital de Basurto, donde atienden a 20 de los 158 pacientes COVID en cuidados intensivos de todo el País Vasco. Son 25 más que hace una semana.

Gracias a la Fundación Juegaterapia, dos investigadoras podrán aportar sus conocimientos a la unidad de Oncogenómica Pediátrica del Hospital Niño Jesús, en Madrid. Son Elisa Izquierdo y Vicky Fioravantti, que han podido regresar de Londres y Toronto, respectivamente, con la financiación de 108.000 euros del proyecto "Maletas". Desde esta unidad, pionera en un hospital público en España, Noemí Martínez ha hablado con las investigadoras y con Lourdes Amayas, responsable de comunicación de Juegaterapia.