arriba Ir arriba

Francia, Alemania y Reino Unido, que también firmaron el acuerdo con Irán, lamentan la decisión de Donald Trump. Son las palabras del presidente francés en Twitter publicadas poco después del anuncio. Macron asegura que el sistema internacional de lucha contra la proliferación de armas nucleares está en juego. La Unión Europea también ha lamentado la retirada de Estados Unidos. La alta representante Federica Mogherini ha dicho que los países de la Unión están determinados a cumplirlo.

La semana ha comenzado con la incertidumbre generada en Líbano tras las primeras elecciones legislativas en los últimos 9 años. El primer ministro, el sunní Saad Hariri, ya ha reconocido el retroceso de su alianza en beneficio del partido chií Hezbollah. Líbano es un país clave en la pelea que mantienen Arabia Saudí e Irán por la influencia regional, y de Teherán se habla mucho ya que mañana Donald Trump anuncia si renuncia al acuerdo firmado sobre el programa nuclear iraní. Todo en un día en el que Vládimir Putin ha tomado posesión en su cuarto mandato al frente de Rusia, y cuando el presidente francés Emmanuel Macron cumple su primer año en el Elíseo. 

En Washington, dos días después de halagos y gestos de complicidad entre Donald Trump y Enmanuel Macron, el presidente frances ha defendido en el Congreso, numerosos puntos en los que no coincide con el presidente estadounidense. Ha alertado contra el aislacionismo, ha pedido a Trump que vuelva al Acuerdo de París contra el Cambio Climático y ha advertido de los riesgos de renunciar a un acuerdo nuclear con Irán.
 

El presidente francés, Emmanuel Macron, ha propuesto a su homólogo estadounidense renegociar un nuevo acuerdo nuclear con Irán durante su visita oficial a Estados Unidos. Según ha explicado en rueda de prensa, Macron considera que este nuevo pacto deberá basarse en cuatro pilares, entre los que se encuentran garantizar que el país no desarrolle armas nucleares y que no extienda su actividad balística por Oriente Próximo. Sin embargo, Trump ha aprovechado el encuentro para criticar el trato, que considera que es "un desastre" y que nunca tendría que haberse firmado. Tampoco ha querido desvelar si abandonará el acuerdo el 12 de mayo, día en que expira el plazo para su renovación. Entre actos oficiales, saludos y encuentros a puerta cerrada, los dos presidentes han derrochado sonrisas que reflejan su buena relación y su "alianza duradera", que hace que Francia y EE.UU. hayan acordado mantener sus tropas en Siria y trabajar conjuntamente para garantizar la paz en el país. 

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump y su homólogo francés, Emmanuel Macron, han mostrado su buen entendimiento en la Casa Blanca. Ambos asisten esta noche a una cena de estado y mañana Macron hablará ante el Congreso. El mandatario francés intentará hacer valer su buena relación con Trump para influir en temas decisivos como evitar que EE.UU abandone el pacto nuclear con Iran o que la imposición de aranceles desate una guerra comercial.

El presidente francés, Emmanuel Macron, ha instado este martes a los europeos a no retirarse hacia el nacionalismo, sino a construir una Unión Europea (UE) como baluarte de la democracia liberal contra "un mundo desordenado y peligroso".

Son las directrices que ha brindado en su discurso ante el Parlamento Europeo en la ciudad francesa de Estrasburgo, donde ha desglosado sus ideas para reformar y reforzar la UE y restituir la "soberanía europea", entre ovaciones de los 28 y el agradecimiento de la Comisión Europea, cuyo presidente, Jean-Claude Juncker, ha declarado que "la verdadera Francia ha vuelto". 

"Frente al autoritarismo, la respuesta no es la democracia autoritaria, sino la autoridad de la democracia", ha señalado Macron en referencia a la reelección del presidente húngaro Viktor Orban.

Después de cuatro días esperando en Damasco, los inspectores de la Organización para la Prohibición de las Armas Químicas (OPAQ) ya habrían entrado en Duma, según la agencia de noticias oficial siria. Sin embargo, ya han pasado 10 días del supuesto ataque químico en la ciudad siria, y por tanto, se teme que haya dado tiempo a limpiar las pruebas. Siria y Rusia niegan el supuesto uso de armas químicas en el ataque, y también las acusaciones vertidas por Occidente de haber "modificado" las pruebas. Este martes, el presidente francés Emmanuel Macron ha defendido la participación de su país en la intervención en Siria, al asegurar que fue una "intervención legítima". 

El embajador ruso ante la ONU ha advertido este jueves del peligro de que estalle una guerra con Estados Unidos si Trump decide cumplir con sus amenazas y atacar Siria en respuesta al supuesto ataque químico que mató a 43 personas e hirió a más de 500 en Duma. El mandatario estadounidense ha rebajado el tono y ha asegurado que tomará una decisión “bastante pronto”, aunque su ministro de Defensa ha indicado que, por el momento, no tienen pruebas para determinar la autoría del régimen de Bachar al Asad. Todo ello mientras sus aliados analizan su apoyo al ataque, con Francia asegurando que sí tiene pruebas, la negativa de Alemania y la aparente inclinación de Reino Unido por atacar Siria. Mientras, la ciudad de Duma, el blanco de la diplomacia mundial en estos momentos, está ya bajo control de las tropas progubernamentales sirias y bajo la protección de la Policía rusa.

La evacuación de civiles y rebeldes prosigue en Duma mientras las tropas rusas se desplegan en la zona, ante la amenaza de un ataque de Estados Unidos y sus aliados. Bachar Al Assad insiste en que quieren desestabilizar la zona tras los avances del régimen y niega estar detrás del ataque químico en el que murieron 43 personas el sábado. El presidente francés, Emmanuel Macron, ha asegurado este jueves tener pruebas de que "el régimen sirio utilizó esas armas". Mientras, los buques de guerra estadounidenses se aproximan por el Mediterráneo, aunque en las últimas horas la Casa Blanca ha rebajado el tono. Según ha tuiteado Trump, el ataque podrá "ser pronto, o no"; y para ello el apoyo de los aliados será vital (May ha convocado un gabinete de urgencia y Merkel descarta participar en la acción militar).

El país galo vive una segunda jornada de huelga general en los trenes franceses. Este miércoles, están cancelados los trenes que conectan Francia con España, Suiza e Italia, mientras que el resto funciona con relativa normalidad. Ante la falta de tren, los ciudadanos han cogido los coches, lo que ha provocado masivos atascos. Sin embargo, el Gobierno de Macron mantiene sus planes para reformar el ferrocarril francés para adaptar la red estatal a la competencia dictada por la Unión Europea y reducir la deuda de la compañía.

El 77% de los conductores y el 48% de los trabajadores han secundado los paros este martes en Francia. Únicamente ha salido uno de cada ocho trenes de alta velocidad y largo recorrido, aunque ninguno en las líneas que conectan con España. Los sindicatos temen que las reformas de Macron sean la antesala de la privatización, por lo que habrá huelga durante tres meses, parando dos días de cada cinco.

En la ciudad de Bastia, en Córcega, el presidente francés Enmanuel Macron ha calificado como "traición" ir contra la unidad de la república. Ha ofrecido a los nacionalistas que el nombre de la isla sea recogida en el texto de reforma de la constitución: "Estoy a favor de que todos en la Republica puedan reivindicar su propia identidad, su especifidad, sus propias señas distintivas. Esto vale para Córcega también. Pero si estas signos tratan de disminuir la republica sería una deriva , un error. No puedo aceptarlo. Seria una traición a nuestra identidad". El primer mensaje del presidente francés fue sin palabras. En el escenario la bandera de Europa y la de Francia. Ninguna enseña corsa. Los nacionalistas corsos, en el gobierno de la isla tras ganar las elecciones, rechazan ser vinculados con los independentistas catalanes, reclaman una mayor autonomía que la lengua corsa se reconozca como cooficial y un estatus especial para los residentes. Macron apostó por promover un mayor desarrollo económico. Los lideres de Córcega no acudieron a un almuerzo previo con el presidente, ni aplaudieron su intervención, después si que se reunieron con Macron.