Enlaces accesibilidad
arriba Ir arriba

La gobernabilidad de Francia entra en una fase muy incierta y que exige acuerdos complicados. El vencedor Nuevo Frente Popular está formado por una coalición de izquierdas creada para estas elecciones que debe fijar un candidato que ponga de acuerdo a la Francia Insumisa, los Verdes, Partido Comunista y Socialistas.

El presidente Macron ya ha pedido a su primer ministro Gabriel Attal que se mantenga en el cargo a pesar de su dimisión y de que han perdido un tercio de sus diputados. Desde RTVE Noticias te contamos los retos a los que se enfrenta el país tras las elecciones.

Alegría y alivio en las izquierdas del Nuevo Frente Popular. Decepción en las de la ultraderecha de Agrupación Nacional que esperaban convertirse en la primera fuerza de la Cámara Baja, y son los terceros. 

"Perdemos un año de inmigración descontrolada, de perdida de poder adquisitivo, y de explosión de inseguridad", dijo anoche Marinne Le Pen, que a pesar de todo tienen más escaños que nunca, unos 143 y seis millones de votos más que en 2022.

El reparto de escaños arroja una realidad que resume muy bien el titular de Le Parisien "¿Y ahora qué hacemos". Complejo formar un Gobierno fuerte, imbatible a mociones de censura de los otros grupos.

"Es una cámara sin mayoría. Hay unas coaliciones frente a otras, pero no hay muchos escaños de diferencia entre ellas", destaca Brice Tenturier el director de IPSOS, que añade que de estas legislativas ha salido una confusión total.

"El presidente debe llamar al Nuevo Frente Popular para que gobierne" dijo anoche el controvertido, incluso en su partido, líder de la radical Francia Insumisa. Hoy, la dirigente de los Ecologistas ha explicado que se tomarán su tiempo, para presentar un candidato… Hablan de una semana; con debates y negociaciones, porque en la suma de partidos progresistas hay diferencias en programas y personas.

De momento, Macron también dice que espera a que se instale la Asamblea Nacional a partir del 18 de julio para decidir a quién nombra primer ministro. 

FOTO: Olympia DE MAISMONT / AFP

Tras las elecciones francesas y la victoria del partido Frente Popular, el Parlamento francés ha quedado más dividido que nunca. Según la periodista enviada especial a París, Anna Bosch, va a ser difícil cómo van a llegar a acuerdos, ya que, como explica Bosch, la Constitución francesa fue redactada para evitar que hubiese parlamentos fragmentados. Además, añade que el triunfo tiene algo de espejismo, dado que el voto de la extrema derecha sigue subiendo.

La unión de la izquierda ha ganado las elecciones en Francia y ha frenado junto a Macron a la extrema derecha. El Nuevo Frente Popular ha sido la fuerza política más votada con 182 escaños y, en segundo lugar, la coalición de Emmanuel Macron con 168 diputados. En tercera posición, el bloque de ultraderecha de Le Pen con 143. 

En 'Las Mañanas de RNE', Federico Vacas, director del departamento de Política y Opinión de IPSOS Francia, ha expresado que hoy en el país reina la incertidumbre tras los resultados electorales: "Es la primera vez que no tenemos una mayoría absoluta clara. Ni siquiera tenemos una mayoría relativa que parezca hoy viable. Todo va a depender de las negociaciones entre las tres grandes fuerzas y sobre todo en el interior de cada una de las fuerzas políticas, en el caso de la izquierda y el bloque centrista". 

Federico Vacas también ha explicado que se vive una situación de mucha tensión y polarización en la sociedad francesa. Para él, estos dos elementos han determinado los resultados de los comicios, ya que "el electorado de la izquierda fue a votar masivamente para derrotar a la extrema derecha". Vacas destaca que la "sorpresa" de estas elecciones ha sido el nivel de participación "particularmente alto" y una movilización fuerte del electorado de izquierda en las circunscripciones en las que un candidato de centro se enfrentaba a un candidato de extrema derecha.

Para director del departamento de Política y Opinión de IPSOS Francia, existe una pequeña posibilidad para conseguir una mayoría viable: "Dependerá de lo que pase en el bloque de centro, de Emmanuel Macron y del bloque de izquierda, con una pequeña posibilidad de una coalición que va ya de la izquierda moderada al centro-derecha".

El primer escenario es una mayoría absoluta (al menos 289 escaños) para la formación de Marine Le Pen. Entonces, se formaría el primer Gobierno de extrema derecha desde la II Guerra Mundial. Si no hay mayorías, se podría formar un gobierno de carácter técnico hasta que disuelva de nuevo la Cámara Baja. También existe la posibilidad de formar un Ejecutivo de unidad nacional con una mezcla de 'macronistas', la derecha tradicional y el bloque de izquierdas. Pero la radical Francia Insumisa, que aportaría, según los sondeos, el mayor número de diputados, se niega a ello.

Foto: Asamblea Nacional de Francia (Getty Images)

Francia digiere la histórica victoria de la extrema derecha, por primera vez en unas legislativas. Ahora, todo depende de lo que ocurra el 7 de julio, en la segunda vuelta, que se plantea como un duelo entre el candidato de Agrupación Nacional, Jordan Bardella, que pretende ser primer ministro, y Jean Luc Mélenchon de la izquierda radical, Francia Insumisa, que asegura que se movilizarán para impedirlo. Por eso, anunció que retirará a sus candidatos donde hayan quedado los terceros, y dará la consigna de votar a cualquier otro que pueda ganar a los de Marine Le Pen.

Foto:  REUTERS/Sarah Meyssonnier (Bardella) EFE/EPA/JULIEN MATTIA (Mélenchon)

Francia despierta con una histórica victoria de la extrema derecha en la primera vuelta de las elecciones legislativas. Sami Naïr, politólogo francés, analiza estos resultados en Las mañanas de RNE con Íñigo Alfonso, señalando que el país vive en estos momentos una situación "dramática". "Este es el resultado de 40 años de políticas comunes entre la derecha y la izquierda, una política que no quiso tomar en cuenta las aspiraciones y los problemas de la ciudad francesa", indica. Sami Naïr califica de "suicidio no asistido" la decisión que tomó Macron tras el resultado de las elecciones europeas: "Ha decidido disolver [la Asamblea Nacional] después de la victoria del Agrupamiento Nacional en las europeas, en vez de intentar encontrar una solución con la izquierda para poder crear un gobierno de coalición que pueda hacer frente a este auge de la extrema derecha”.

Sobre lo que puede suceder en la segunda vuelta de las elecciones legislativas, Sami Naïr cree que no habrá una victoria de la izquierda ni que la participación vaya aumentar. Así, indica que, esta vez, el aumento de la participación ha beneficiado, por primera vez, a la derecha y que esto se debe a "un hartazgo de la población, que es profundísimo".

De cara a unas elecciones presidenciales, surge la duda sobre quién podría tomar el relevo de Macron para hacer frente a Le Pen. Sami Naïr asegura que no habrá un candidato macronista porque "el macronismo está muerto". Resalta, además, que el problema de la izquierda es "encontrar cuanto antes un programa común y intentar elaborar una estrategia para que en el momento llegado puedan presentar un candidato común. Todavía están muy lejos de eso", concluye. 

El partido de Agrupación Nacional ha ganado la primera vuelta de las elecciones legislativas en Francia con el 33% de los votos: 1 de cada 3 franceses ha votado a la extrema derecha. Le sigue la coalición de izquierdas Nuevo Frente Popular con cerca del 29%. El presidente francés, Emmanuel Macron, que ha quedado en tercer lugar con el 21% de los votos, ha pedido una gran asociación "demócrata y republicana" contra la extrema derecha en la segunda vuelta. "Es el gran derrotado, es el peor momento del macronismo", explica Antonio Delgado, corresponsal en París. Lo que ofrece Macron es retirar a parte de sus candidatos en la segunda vuelta para que evitar que los de Le Pen lleguen al poder. "A día de hoy, lo más probable es que sean los de Agrupación Nacional los que tengan mayoría, pero queda una semana de vértigo en la política francesa", asegura Delgado.

Se consuma el giro político en Francia. La ultraderecha está a un paso de poder hacerse con el poder, en una jornada electoral con récord de participación. Agrupación Nacional (RN por sus siglas en francés) lidera la primera vuelta de las elecciones legislativas con cerca del 34% de los votos, en un resultado histórico. Queda abierta la posibilidad de que su candidato Jordan Bardella logre ser investido primer ministro tras una mayoría absoluta en la segunda vuelta del 7 de julio, ya que solo una de las proyecciones lo ve así. Macron y sus aliados se desploman hasta la tercera posición, por detrás de la coalición de izquierdas. Ambos bloques se muestran dispuestos a retirar de la segunda vuelta a los candidatos que queden terceros, para unir así el voto contra la ultraderecha.

Foto: JULIEN DE ROSA / AFP

Más de 49,5 millones de ciudadanos están llamados a las urnas en Francia para elegir a los 577 diputados de la Asamblea Nacional. La segunda vuelta tendrá lugar el próximo domingo 7 de julio. La Agrupación Nacional parte favorita con una intención de voto del 33%, seguida de cerca por Nuevo Frente Popular (28%) y a una mayor distancia de Ensamble (19,9%), que se proyecta como tercera fuerza. Foto: Yara Nardi / POOL / AFP

Francia entra en la recta final de la campaña para la primera vuelta de las legislativas. Las encuestas dan una amplia ventaja a la ultraderecha de Marine Le Pen y esta noche, habrá un primer cara a cara entre los dirigentes de los tres principales bloques. El presidente de la República, Emmanuel Macron, ha dicho que los programas de la extrema derecha, y los de la extrema izquierda de Francia Insumisa, conducen a la guerra civil. Una declaración incendiaria e irresponsable, según todas las formaciones de la oposición.

Foto: REUTERS/Dylan Martinez