arriba Ir arriba

La ejecución de Al Nimr por Arabia Saudí ha desatado una ola de críticas y condenas por parte de la comunidad chií de Oriente Medio, así como disturbios en los países con población chií, como Baréin, y en la provincia saudí de Al Qatif, de donde era originario.

Arabia Saudí rompió el domingo relaciones diplomáticas con Irán tras los asaltos del pasado sábado a la embajada saudí en Teherán y al consulado en la ciudad iraní de Mashhad, que sucedieron a la ejecución del clérigo chií Nimr Baqir al Nimr por parte de Riad.

Este lunes, los gobiernos de Baréin y Sudán se sumaron a la decisión de romper relaciones con Teherán, mientras que el Ejecutivo de Emiratos Árabes Unidos ha disminuido su representación diplomática en Irán en solidaridad con Riad y limitado su presencia oficial en el país a nivel de encargado de negocios.

La tensión entre Arabia Saudí e Irán se ha incrementado con el anuncio del primer país de romper relaciones con el segundo por los ataques a su embajada. No ha sido el único: Baréin también ha anunciado la ruptura de relaciones con Irán y da, como Arabia Saudí, 48 horas a los diplomáticos iraníes para que abandonen el reino. La comunidad internacional pide a las dos partes que retomen el diálogo (04/01/16).

Sigue la escalada de la tensión sectaria en Oriente Medio, provocada por la ejecución en Arabia Saudí de un alto dignatario chií. Se han extendido las manifestaciones de protesta en varios países de la zona. Y han sido violentas en Bahréin, además de en Irán.

En este último país, el asalto a la embajada saudí en Teherán acababa con 40 detenidos. Las diferencias entre saudíes e iraníes no se reflejan solo en las diferentes ramas del islam que practican esos países, también se observan en los conflictos en los que participan.Y esta misma noche, incluso, se ha llegado a la ruptura de relaciones diplomáticas entre ambos países.

El Gobierno de Arabia Saudí ha decidido este domingo romper relaciones diplomáticas con Irán tras el asalto en la noche del sábado de la Embajada saudí en Teherán y su consulado de la ciudad de Mashhad.

Así lo ha anunciado el ministro saudí de Asuntos Exteriores, Adel al Yubeir. En una rueda de prensa, Al Yubeir ha añadido que el embajador iraní en Riad tiene 48 horas para marcharse de Arabia Saudí.

El asalto a las legaciones diplomáticas saudíes en Irán se produjo horas después de que las autoridades de Riad ejecutaran al prominente clérigo y dirigente chií, Nimr Baqir al Nimr, y otros 46 reos condenados a muerte, lo que provocó las críticas de buena parte de la comunidad chií.