Enlaces accesibilidad

Las claves del conflicto del carbón en España

  • Las ayudas están restringidas por la UE, que quiere eliminarlas en 2014
  • El futuro del carbón pasa por que su producción no sea tan contaminante
  • En 2012 España producirá tres millones de toneladas menos que en 2005
  • El número de mineros bajará de los 24.000 en 1998 a los 5.800 de 2012

Ver también: Plan Nacional del Carbón 2006-2012 (PDF)

Por
Las claves del conflicto del carbón que vive España

¿Cuánto carbón produce España?

Según el Ministerio de Industria, en 2005 se extrajeron 12¿1 millones de toneladas de carbón. Dos años después, la cifra se redujo a 10,4 millones.

El Plan del Carbón para el periodo 2006-2012 estima que en 2012 España producirá 9,2 millones de toneladas.

¿Cuántos mineros viven del carbón?

En 1998 trabajaban en la minería del carbón cerca de 24.000 personas. Se espera que en 2012 queden en activo menos de 5.800.

Las centrales sindicales aseguran que el mineral es fundamental para muchas comarcas de Aragón, Asturias y Castilla y León, que se abandonarían si se cerraran esas explotaciones al ser muy difícil su reindustrialización.

Las protestas que los mineros están llevando a cabo en distintas Comunidades Autónomas han devuelto a la actualidad un conflicto laboral latente. El sector del carbón, que vive inquieto por el fin de las ayudas marcado por Bruselas, ha visto cómo el impago de las nóminas de algunos mineros se ha convertido en la mecha que ha vuelto a prender la llama de las protestas.

¿Qué objeciones pone Europa al carbón?

El Tratado de la Unión Europea establece que las ayudas a la extracción del carbón deben eliminarse completamente.

Hasta ahora, esa supresión se ha ido retrasando, al conceder sucesivas prórrogas para dar tiempo a la reestructuración y reorientación del sector.

Bruselas quiere poner fin a toda ayuda en 2014. En contra de que se eliminen: España, Rumanía y Alemania.

Hasta entonces, el Gobierno central intenta apoyar al sector con Real Decreto 134/2010, que subvencionaría la compra de carbón nacional por parte de las eléctricas para la producción de energía.

El Gobierno español notificó ese decreto hace cuatro meses a la Dirección General de Competencia de la Unión Europea (UE).

¿Por qué no está puesto en marcha ese Real Decreto?

Porque la Comisión Europea (CE) tiene que validarlo, asegurando su compatibilidad con la normativa comunitaria. El comisario europeo de la Competencia, Joaquín Almunia, ha asegurado que España recibirá una respuesta "en las próximas semanas".

Hasta que Bruselas dé su visto bueno a esta regulación, el Gobierno -a través de la empresa pública Hunosa- ha seguido comprando la producción de carbón a las empresas privadas del sector, pero lo ha hecho con retraso y de forma insuficiente, según denuncian algunas compañías mineras.

Por eso, dos de esas empresas rechazaron los últimos contratos de compra, lo que les ha impedido pagar las nóminas de julio y agosto a sus trabajadores.

¿Cuál es la postura actual del Gobierno español?

España presiona a la Comisión Europea para que aprueben las ayudas al carbón recogidas en el último Real Decreto.

De forma paralela, el Gobierno debe negociar una nueva prórroga de las subvenciones que Bruselas quiere suprimir en 2014.

La baza del Ejecutivo ante la Comisión es considerar al carbón como un producto estratégico en la seguridad energética del país.

Se trata de defender el argumento de que, si fallara alguna de las fuentes energéticas que nos llegan del exterior, como el gas, España cuente con alguna reserva propia de una materia combustible.

¿Es viable el carbón a largo plazo?

El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, ha subrayado que las circunstancias para ayudar al sector son cada vez más difíciles, "como es natural", por lo que representa el impacto del carbón en la emisión de CO2.

Así que la solución pasa por acelerar todo lo relacionado con la investigación para que su producción no sea tan contaminante.

Para ello, el Gobierno cuenta con un "gran proyecto" en Ponferrada (León): la nueva planta de captura de CO2. Financiada por la UE, el Ejecutivo espera que dé buenos resultados.

¿Qué papel juegan las eléctricas?

Parte de la energía eléctrica que consumimos proviene de las centrales térmicas, que queman carbón para generar energía.

Pero a las compañías no les interesa comprar carbón nacional porque es más caro que el que puede encontrarse en los mercados internacionales. Un ejemplo: sale mejor de precio traer mineral de Sudáfrica o Rusia que de una mina de Asturias.

En estos momentos, el carbón nacional no está subvencionado porque lo prohíbe la UE. Si lo estuviera, sería más atractivo que el extranjero para las eléctricas, que lo comprarían y lo quemarían.

Eso, según los sindicatos, garantizaría durante algún tiempo el sector que no funciona si no es capaz de vender su producto.

¿Por qué protestan ahora los mineros?

Los problemas comenzaron hace un año, cuando el Gobierno retiró las primas a las eléctricas para que consumieran el carbón nacional.

Los conflictos cobran fuerza ahora porque los grupos Alonso y Viloria deben dos nóminas a sus trabajadores de Palencia y León. Es la gota que ha colmado el vaso.

Según el Ministerio de Industria, este impago no está justificado porque ambas empresas han recibido ayudas. El ministro Miguel Sebastián ha indicado que si no reciben explicaciones satisfactorias sobre el destino de las ayudas concedidas a los grupos mineros pedirán el reintegro de la totalidad de las subvenciones recibidas.

Las compañías han dicho que "nadie" les dijo que las ayudas y subvenciones que han recibido en los últimos años fueran "sólo para los trabajadores", pues las han utilizado para los gastos corrientes de la empresa.

Todo ello, unido a la preocupación por el futuro del sector, ha desembocado en el actual conflicto.

¿Qué piensan hacer los trabajadores?

UGT y CC.OO. han convocado una huelga minera para los días días 22-23 y 29-30 de septiembre. Y seguirán con las protestas y encierros de las últimas semanas.

Seis representantes de las secciones mineras de estos sindicatos permanecerán encerrados en la sede del Ministerio de Industria para exigir soluciones a los problemas por los que atraviesa el sector del carbón en España.

También han ratificado su intención de continuar en huelga de hambre cuatro mineros de Ponferrada (León).

El medio centenar de mineros, que desde hace quince días permanecen encerrados en el Pozo Las Cuevas de Velilla del Río Carrión (Palencia), mantienen su protesta de forma indefinida.

Además, se seguirán sucediendo los cortes de vía férrea y carreteras.

Noticias

anterior siguiente