Enlaces accesibilidad

arriba Ir arriba

Las cifras de fallecidos se han disparado en Indonesia, que es ya, después de India, el segundo país de Asia donde el coronavirus tiene más impacto mortal. Además no logran frenar los contagios, a pesar de que han recuperado las medidas de limitación social que hubo de abril a junio. Indonesia es un país fragmentado en 17.500 islas, territorialmente muy complejo, pero algunos analistas inciden también en el error de dejar al frente de la gestión a militares y dejar en segundo plano a médicos, sanitarios y científicos. Esto ocurre también en Filipinas donde la COVID-19 ha dejado ya más de 5.300 fallecidos. El presidente, Rodrigo Duterte, ha decidido ampliar el confinamiento de Manila hasta finales de octubre. La capital filipina cumplirá siete meses y medio en cuarentena, es el encierro más largo en todo el mundo.

Este 8 de marzo es un día de reivindicaciones feministas en medio mundo, el que permite a las mujeres expresarse libremente y reclamar igualdad. En Pakistán, un país en el que todavía se castiga a la mujer por tener relaciones fuera del matrimonio, las mujeres han salido a la calle. En Islamabad han sido miles las que se han manifestado a pesar de las amenazas que incluso han llegado a apedrearlas. En la capital de Indonesia, en Yakarta, se han concentrado frente al palacio presidencial para reclamar una mayor protección a los derechos de las mujeres.

En Europa la reivindicación ha sido en forma de baile en París, donde cientos de mujeres han denunciado con guantes y una cinta en la cabeza que ellas, además de trabajar, se encargan de la casa. Berlín y Londres también han visto sus calles inundadas.

Y multitudinaria marcha en la capital de Chile, donde, según las primeras cifras, más de medio millón de personas se han manifestado como en otros lugares de Latinoamérica. Lo han hecho contra la violencia machista. En México 10 mujeres son asesinadas al día y la ola de indignación ha llegado a las universidades.

El 26 de diciembre de 2004 un terremoto con epicentro en Indonesia provocó un enorme tsunami que arrasó las costas de varios países del Índico como Sri Lanka, Tailandia, Bangladesh, o India, además de la propia Indonesia. Murieron al menos 280.000 personas y varias miles permanecen desaparecidas. Decenas de ciudades fueron arrasadas y las gigantescas olas devoraron pueblos enteros. 15 años después, Valle Alonso recuerda uno de los peores desastres naturales de la historia.

Barrios enteros de Yakarta se están hundiendo en el mar a un ritmo de entre uno y quince centímetros al año."Puedes ver el agua subir con tus propios ojos", dicen en esta megalópolis de 10 millones de personas. Dejará de ser la capital de Indonesia, ha anunciado el presidente, porque ya no no soporta más población, polución y problemas de agua. La futura capital todavía no tiene nombre pero se sabe que estará en la isla de Borneo. El lugar elegido hoy es pura selva: no hay riesgo de terremotos, inundaciones o tsunamis. La construcción empieza el año que viene, va a durar una década y costará más de 30.000 millones de euros. En Asia, otras grandes ciudades viven acechadas por el aumento del nivel del mar. Ocurre en Bangkok, Manila, Shanghái y Pekín. En África, el agua creciente amenaza a Lagos, capital de Nigeria. Y en Europa, el Támesis sube a costa de Londres. En Estados Unidos, el agua crece peligrosamente en Houston, Nueva Orleans y la capital, Washington. Todo lo contrario a lo ocurrido en Brasil en 1960, cuando se cambió Río por Brasilia para impulsar la frontera agrícola y avanzar sobre el Amazonas.
 

El Zoo de Santillana acaba de celebrar, el jueves 8 de agosto, el demicuarto cumpleaños de la orangutana de Sumatra Victoria, criada por el propio director y propietario del zoo. José Ignacio Pardo de Santayana, y su mujer, Maribel Angulo. Como cada año desde que nació, el Zoo celebrará su cumpleaños con una pequeña visita guiada frente a los recintos de los orangutanes de Sumatra, decorado de fiesta, regalos y tarta para la cumpleañera y algunas sorpresas para el público y cantar el cumpleaños feliz a Victoria con el equipo del Zoo de Santillana. 

El 28 de diciembre de 2004 un potente maremoto al oeste de Sumatra provocó un enorme tsunami que afectó a gran parte del sudeste asiático. Más de 300.000 personas fallecieron o desaparecieron en lo que se considera uno de los peores desastres naturales de la historia. Nuestro enviado especial Fran Sevilla viajó a la zona para narrar cómo fueron los días posteriores para los millones de personas que se vieron afectados por el maremoto y el tsunami.

  • En octubre de 2018 otro Boeing del mismo modelo se estrelló en Indonesia al despegar provocando 189 víctimas mortales
  • Las dos cajas negras con las grabaciones de voz y los datos del vuelo ya han sido recuperadas, confirma la aerolínea etíope
  • Wall Street ha registrado una caída de entre el 10 % y el 12 % de la aeronáutica y una pérdida de 30.000 millones de dólares

En Indonesia, se eleva la alerta por erupción del volcán Anak Krakatoa, el responsable del tsunami que el pasado sábado golpeó el estrecho de Sonda. Ha pasado del nivel dos al tres, en una escala que llega hasta el cuatro. Se ha ampliado el radio de exclusión a su alrededor y la orden es que nadie se acerque a menos de cinco kilómetros. El gobierno ha desviado, además, todos los vuelos que pasen por su entorno porque el cráter sigue escupiendo ceniza. El maremoto le ha costado la vida a, al menos, 430 personas. En el Archipiélago continúan buscando supervivientes a la desesperada y bajo pésimas condiciones meteorológicas.

El número de víctimas mortales del tsunami que el pasado fin de semana golpeó Indonesia se eleva ya hasta los 429, según las últimas cifras oficiales.

La Agencia Nacional de Gestión de Desastres (BNPB) ha informado también de que el número de desaparecidos es de 154, con lo que la cifra final de muertos puede ser mucho mayor.

Más de 16.000 personas han sido trasladadas a campamentos temporales en lugares elevados ante la amenaza de que una nueva explosión del volcán provoque un segundo maremoto.

¿Por qué la erupción de un volcán termina provocando un tsunami y por qué en el caso de Indonesia no se pudo predecir? Los expertos han explicado a TVE cómo funciona la red de alertas. Coinciden en que es muy difícil prever un movimiento de tierras submarino. "Tenemos dos cosas: ausencia de sismicidad para producir esta alerta y al mismo tiempo poco tiempo para generar esta alerta", ha explicado Roger Urgeles del Instituto de Ciencias del Mar.