Enlaces accesibilidad
Coronavirus

El paro sube en 724.532 personas en 2020 hasta los 3,89 millones tras siete años consecutivos de descensos

Enlaces relacionados

Por
La COVID-19 marca un diciembre negro para el empleo

El número de parados inscritos en las oficinas del Servicio Público de Empleo Estatal (SEPE) ha subido en 724.532 personas en el año 2020, un 22,9 % más, como consecuencia del impacto de la pandemia en la actividad económica, que ha roto la tendencia bajista iniciada en 2013, cuando el número de desempleados registró siete años consecutivos de descensos. Se trata del mayor repunte anual desde 2009.

Así, el volumen total de parados alcanzó al finalizar el ejercicio la cifra de 3.888.137 desempleados, la más alta desde mayo de 2016, según datos publicados este martes por el Ministerio de Trabajo y Economía Social.

El paro registrado se ha incrementado en 36.825 personas en el mes de diciembre, un 0,96 % más respecto al mes anterior, afectado en gran medida por las nuevas restricciones para frenar los contagios, una anomalía que ha truncado la campaña navideña en prácticamente todas las comunidades autónomas.

Se trata de la primera subida para este mes desde 2011 y su peor dato desde desde 2009, cuando subió en 54.657 parados. No obstante, señalan desde el Ministerio, el aumento del paro es casi siete veces menor en el último trimestre del año que en la primera ola de la pandemia.

Boletines RNE - El 2020 cierra con más de 3.800.000 parados - Escuchar ahora

En lo que respecta a la afiliación, la pandemia de la COVID-19 ha destruido un total de 360.105 empleos en 2020 tras seis años de recuperación laboral, mientras que 755.000 personas estaban en Expediente de Regulación Temporal de Empleo (ERTE) a final de año.

Según los datos adelantados este martes por el Ministerio de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones, el año finalizó con 19.048.433 afiliados medios, lo que supone un 1,86 % menos que un año antes y la primera caída anual desde 2013. Hay que remontarse a 2012 para encontrar un descenso mayor que el sufrido en este ejercicio.

Para el secretario de Estado de Empleo, Joaquín Pérez Rey, se trata de un “mal dato” que está “repleto de anomalías”. “La primera es que la evolución de la crisis sanitaria ha impedido a la campaña navideña desplegar todo su potencial, en términos económicos y de empleo”, ha subrayado durante la habitual rueda de prensa para explicar los datos de empleo.

No obstante, ha recordado que la tasa de paro finalizará 2020 en torno al 16 %, a pesar de ser “uno de los años más complicados” por la pandemia, situándose 10 puntos por debajo del máximo histórico registrado en la anterior crisis económica –que ascendió hasta el 26,1 %-. A su juicio, esto implica que “las políticas de empleo han conseguido amortiguar el impacto de la COVID sobre el mercado de trabajo”.

Asimismo ha destacado que en los 11 primeros meses de 2020 se ha destinado cerca de un 3 % del Producto Interior Bruto (PIB) a gasto vinculado a protección social, una cifra similar a la que se empleó durante la crisis económica de 2013.

2020 se despide con subida del paro y bajada de afiliación

Aumenta en todos los sectores y por sexos

El paro aumentó el año pasado en todos los sectores económicos, especialmente en los Servicios, que sumaron 506.084 desempleados, un 22,8 % más, tras añadir 8.134 parados en diciembre.

Le siguieron el colectivo Sin Empleo Anterior, con 92.872 desempleados más (un 35,9 % más), y la Construcción, que registró un incremento de 44.133 parados (un 16,1 % más) en 2020. La Agricultura y la Industria, por su parte, sumaron 41.178 y 40.265 desempleados más, con alzas porcentuales respecto a 2019 del 29,2 % y del 14,6 %, respectivamente.

El paro se incrementó en 2020 en ambos sexos, aunque lo hizo en mayor medida entre las mujeres si atendemos a cifras absolutas. Así, el desempleo femenino subió en 389.912 mujeres respecto a 2019 (un 21,2 % más), frente a un repunte anual del masculino de 334.620 nuevos desempleados, que asciende un 25,1 %. El paro finaliza por tanto el año con 2.225.121 mujeres inscritas en las listas de desempleo y 1.663.016 hombres.

Por edades, el desempleo sigue castigando a los más jóvenes. El paro entre los menores de 25 años se disparó un 47,1 % el pasado año, con 116.291 parados más que en 2019, mientras que el de las personas con 25 años y más aumentó en 608.241 desempleados, lo que implica una subida del 20,8 %.

Empleo juvenil: el eslabón más débil en la crisis derivada del COVID-19

Por comunidades autónomas, según los datos a cierre de diciembre, el paro subió en todas las regiones, especialmente en Andalucía (+191.503 parados), Cataluña (+109.487), Madrid (+93.184), Comunidad Valenciana (+80.137) y Canarias (+61.188). Por su parte, los menores repuntes anuales del desempleo se dieron en La Rioja, con 3.041 parados más que en 2019, y Cantabria, que sumó 5.900 nuevos desempleados en el año.

En lo que respecta a la contratación, en 2020 se realizaron 15.943.061 contratos, un total de 6,5 millones de contratos menos que en 2019, lo que supone un descenso relativo del 29,1 %. Del global de contratos, únicamente 1.545.610 fueron indefinidos, cifra que equivale al 9,69 % de todos los realizados y que es un 28,4 % inferior a la de 2019.

Malos datos para CC.OO. y ATA

Los líderes de Comisiones Obreras (CC.OO.) y de la patronal de autónomos ATA han valorado este martes los datos de empleo en los micrófonos de RNE. Para el secretario general de CC.OO., Unai Sordo, que haya más de tres millones de personas que queriendo trabajar no pueden hacerlo "es uno de los grandes problemas que tiene España", al tiempo que ha apuntado que esta caída del empleo provocada por la pandemia no se veía desde la Guerra Civil.

A su juicio, sin la utilización de los ERTE la tasa de paro se habría disparado por encima del 20 % como en la anterior crisis. "Ahora estamos en un 17 %, que siendo un dato alto y el más alto de Europa, y aunque nadie puede estar satisfecho, sin la utilización de estos mecanismos, hablaríamos de por lo menos unos 2 millones y medio más de personas desempleadas", ha dicho.

Sordo ha insistido en que los ERTE tienen que servir para contener la destrucción de empleo en el primer semeste, aunque asume que tienen "un coste importante", y ha confiado en que la recuperación de la economía "sea bastante rápida" a medida que se extienda la campaña de vacunación.

Las Mañanas de RNE - Sordo: "Sin los ERTE estaríamos hablando de 2 millones y medio más de parados" - Escuchar ahora

Por su parte, para el presidente de la Asociación de Trabajadores Autónomos (ATA), Lorenzo Amor, 2020 ha sido "un año malo para el empleo" pues aún 350.000 autónomos están cobrando el cese de actividad. En su opinión, el dato de paro de "escalofriante" y ha advertido de que el primer trimestro también será malo.

Sobre los ERTE, Amor ha pedido una prórroga hasta el mes de junio y espera que se llegue a un acuerdo "acompasado con las circunstancias actuales". Ha añadido, además, que "estamos en una tercera ola, con restricciones al comercio" por lo que deberían ponerse en marcha ayudas tanto directas como indirectas para evitar la destrucción de empleo.

Las mañanas de RNE - Lorenzo Amor (ATA) reclama un acuerdo: "Entramos en un trimestre malo para el empleo" - Escuchar ahora

El gasto en prestaciones sumó más de 35.000 millones hasta noviembre

El Ministerio ha informado además de que el gasto en prestaciones se situó en noviembre en 2.430,6 millones de euros, menos de la mitad del desembolso que se realizó en mayo (5.481 millones de euros), cuando se alcanzó el máximo histórico.

Asimismo, el número total de beneficiarios se situó en 2.381.723 de personas al cierre de los once primeros meses del año pasado.

En el balance del año, entre diciembre de 2019 y noviembre de 2020, los gastos en prestaciones se elevaron a 35.321 millones de euros.

Hay que tener en cuenta que los datos de prestaciones siempre van con un mes de retraso respecto a los datos de paro, por lo que este miércoles se han publicado las cifras de desempleo de noviembre y la estadística de prestaciones de octubre.

Noticias

anterior siguiente