Enlaces accesibilidad

Hollande rechaza el TTIP porque cuestiona "principios esenciales" de Francia

  • El presidente galo no renuncia a proteger la agricultura y la cultura francesas
  • Reacciona tras filtrarse parte del tratado de libre comercio entre la UE y EE.UU.
  • Para el titular de Comercio Exterior es un "mal acuerdo" que no debe firmarse

Por
El presidente francés, François Hollande, en un coloquio sobre "La izquierda y el poder"
El presidente francés, François Hollande, en un coloquio sobre "La izquierda y el poder". AFP PHOTO PHILIPPE WOJAZER

El presidente francés, François Hollande, se ha opuesto al tratado de libre comercio e inversiones (TTIP) que la UE negocia con Estados Unidos, señala que "en este momento de las negociaciones, Francia dice no".

Hollande apunta que no es partidario del libre comercio "sin reglas" y que "jamás aceptaremos que se cuestionen principios esenciales para nuestra agricultura, nuestra cultura y la reciprocidad en el acceso a los mercados", ha indicado en un coloquio en París.

"Hemos establecido principios en el marco de las negociaciones internacionales a los que no queremos renunciar, desde las normas sanitarias, alimentarias, sociales, culturales o medioambientales". Por todos estos motivos, "Francia dice no, en el estadio que conocemos de las negociaciones internacionales sobre el tratado" ha lanzado el presidente entre los aplausos de los presentes.

"Un mal acuerdo"

También el secretario de Estado francés del Comercio Exterior, Matthias Fekl, ha considerado que "tal y como está actualmente",  "es un mal acuerdo", y recalcó que Francia "no puede firmarlo" en esas condiciones.

"La opción más probable" es el cese de la negociación debido a la actitud estadounidense y a su escasa reciprocidad, dijo Fekl en una entrevista en la emisora Europe 1. "Europa propone mucho y recibe muy poco a cambio, y eso no es aceptable", apunta.

El responsable del Comercio Exterior, explicó la negativa francesa alegando que "nosotros queremos defender nuestras pequeñas y medianas empresas, la agricultura, el medio ambiente. No tendría ningún sentido celebrar la cumbre del clima en diciembre en París y unos meses después firmar un pacto que la deshace", añade.

Hollande y Fekl se pronunciaron un día después de que Greenpeace Holanda revelara la presión de Estados Unidos para que la Unión Europea se adapte a sus demandas. EE.UU. y la UE cerraron el pasado 29 de abril en Nueva York una nueva ronda de negociaciones y la próxima está previsto que se celebre en territorio europeo, probablemente en julio.

Noticias

anterior siguiente