arriba Ir arriba

La primera ministra británica, Theresa May, ha repetido desde que asumió el cargo en 2016 que el "Brexit significa Brexiten su determinación por liderar la salida del Reino Unido de la Unión Europea. Ha llegado incluso a señalar que un divorcio sin acuerdo es mejor que un mal acuerdo, pero ahora debe encontrar un plan alternativo a contrarreloj para convencer a los diputados el próximo lunes. Muchos temen que su oferta consista en meros retoques, mientras que la Unión Europea se prepara para aplazar la salida para que haya más tiempo para negociar. 

El negociador jefe para el Brexit de la Unión Europea, Michel Barnier, ha advertido este miércoles de que "nunca ha sido tan alto el riesgo de un no acuerdo" tras la derrota del acuerdo negociado con la primera ministra británica, Theresa May, en el Parlamento. Bruselas pide claridad a Londres para tratar de pactar un divorcio ordenado, pero avisa de que el acuerdo no puede volver a negociarse. 

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha reivindicado ante el Pleno Parlamento Europeo los derechos de las mujeres a través de un plan para garantizar la igualdad de género.

Un discurso que ha sido recibido con aplausos de todos los partidos y en el que ha llamado a batallar contra las políticas ultras, en clara referencia a VOX.

Nos lo cuenta desde Estrasburgo Sandra Gallardo.

La UE está a la espera de que el Reino Unido se aclare lo antes posible. Es lo que ha señalado el Presidente de la Comisión Europea Jean Claude Juncker en un comunicado. El negociador europeo, Michel Barnier, ha afirmado que la UE acelerará su preparación para un brexit sin un acuerdo a la espera de que el Reino Unido indique cómo quiere proceder después de que su Parlamento rechazase el acuerdo de salida.

En las próximas semanas los eurodiputados deben dar luz verde al acuerdo de pesca con Marruecos que beneficiará a unos 90 barcos de nuestro país. Hablamos de su contenido con Javier Garat, secretario general de Cepesca, la patronal pesquera.

Dice que no cree que haya inconvenientes en que 128 barcos europeos vuelvan a faenar en aguas marroquíes. A cambio la UE pagará al reino alahuí por el acceso a sus aguas una media anual de 52 millones.

El Parlamento británico vota este martes el acuerdo del Brexit pactado por la primera ministra, Theresa May, con Bruselas. Después de dos años de negociaciones tras el referéndum de 2016, la mayoría de diputados británicos rechazarán previsiblemente el acuerdo, lo que abrirá un escenario incierto en Reino Unido. Ante una derrota, May deberá presentar un plan alternativo en un plazo de tres días, aunque la oposición podría movilizarse para forzar elecciones con una moción de censura. 

Reino Unido afronta este martes una jornada decisiva e incierta para el futuro de la salida de la Unión Europea (UE), con la votación del Parlamento británico al Acuerdo de Retirada alcanzado entre la primera ministra, Theresa May, y los Veintisiete. El futuro del Brexit pende de los 635 diputados que decidirán este martes por la tarde si dan luz verde a las condiciones del divorcio o no.

La división de Reino Unido, que se refleja en los resultados del referéndum de 2016 -el 48% votó a favor de la permanencia y el 52% lo hizo a favor de la salida-, ha protagonizado la política británica en los dos últimos años, un periodo con numerosas dimisiones y un fracasado intento de derrocar a Theresa May por su gestión del Brexit.

La primera ministra británica, Theresa May, ha advertido este lunes de que el Parlamento británico quedará paralizado si la Cámara de los Comunes rechaza este martes su acuerdo para el Brexit. La líder conservadora ha aprovechado una de sus últimas ocasiones para convencer a la por ahora Cámara en contra de que si rechazan el texto negociado con Bruselas, se arriesgan a que se cancele el proceso de salida de la Unión Europea, previsto para el 29 de marzo de 2019.

Estamos en la víspera de la votación del acuerdo del Bréxit en el Parlamento de Westminster. Este lunes, los líderes del Consejo y la Comisión Europea han dado por carta a Theresa May garantías, que siguen quedándose cortas para los británicos.

Bruselas se compromete a evitar a toda costa que, si no hay acuerdo en 2021 sobre la futura relación, el Reino Unido quede atrapado en la unión aduanera para evitar una frontera física en Irlanda. Nos lo cuenta el corresponsal de RNE en Londres, Jordi Barcia.