arriba Ir arriba

El rey Felipe ha reivindicado este lunes ante el presidente israelí, Reuven Rivlin, los "vínculos históricos con el pueblo judío" por parte de la "España democrática, que integra el patrimonio de la diversidad", durante su discurso en la cena de gala con motivo de la visita de Estado de Rivlin a España.

En su primera intervención pública desde el fin de semana de la entrega de los premios Príncipe de Asturias, el 21 de octubre, Don Felipe ha evitado hacer alusiones a la situación política del país y se ha ceñido al objeto de la visita de Estado, "un claro símbolo, un nuevo ejemplo e impulso de la amistad profunda" entre los dos pueblos. Ante el presidente israelí, ha defendido la solución de dos Estados, Israel y Palestina, con fronteras internacionalmente reconocidas.

Pablo Blesa Aledo, vicerrector de Relaciones Internacionales de la Universidad Católica de Murcia, ha considerado como muy improbable que estalle una guerra entre Estados Unidos y Corea del Norte. "Si un día hubiese una guerra entre EE.UU. y Corea del Norte la tendríamos que llamar la guerra de la testosterona y sería una de las guerras más tontas de la historia porque América ya ha conseguido por medios diplomáticos a través de la ONU, con el apoyo de China y Rusia, sus objetivos al endurecer las sanciones contra el régimen de Corea del Norte, lo que significa que este año Corea del Norte va a perder 1.000 millones de dólares en exportaciones de materias primas y marisco principalmente".

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, y su homólogo chino, Xi Jinping, han acordado que Pyongyang "debe detener su comportamiento provocativo y su escalada de tensión", de acuerdo con un comunicado divulgado por la Casa Blanca. Trump y Xi han conversado por teléfono para abordar la crisis con Corea del Norte. Según la Casa Blanca, ambos líderes han reiterado "su compromiso mutuo para desnuclearizar la península de Corea".

Arabia Saudí, Egipto, Emiratos Árabes, Baréin y Yemen, han anunciado la suspensión de sus relaciones diplomáticas con Catar por el supuesto "apoyo al terrorismo" de este país, al que acusan de financiar a grupos como Al Qaeda, el Estado Islámico o los Hermanos Musulmanes. Catar, sin embargo, denuncia un intento "inaceptable" de someterlo a tutela.