arriba

Hillary Clinton y Bernie Sanders han querido marcar sus diferencias en el quinto debate demócrata, el primer cara a cara entre ambos candidatos a la Casa Blanca tras la retirada del tercer aspirante, Martin O'Malley. Después de su casi empate técnico en las votaciones en Iowa, la exsecretaria de Estado y el senador independiente por Vermont han aprovechado la ocasión para definir sus posiciones, lo que les ha llevado a duros enfrentamientos sobre la financiación de sus campañas y sus posturas en torno a Wall Street.

El invierno será corto y dejará paso a una primavera adelantada. Es al menos lo que ha pronosticado hoy en Filadelfia la marmota Phil. "Mi predicción es que va a llegar una primavera temprana" interpretan que ha dicho la marmota. Es la conclusión a la que ha llegado al no ver su propia sombra al salir de la madriguera tras el periodo de hibernación, en un célebre ritual que se repite año tras año en Estados Unidos.

Ted Cruz y Hillary Clinton, con casi el 100% del voto escrutado, se han impuesto en los caucus de Iowa, que inauguran las primarias estadounidenses para elegir al candidato de cada partido a las presidenciales

Cruz lidera con un 27,65% la carrera en el partido republicano, seguido a más de cuatro puntos del magnate Donald Trump con un 24,3% y del senador Marco Rubio, con un 23%. El resultado desinfla a Trump, primero en las encuestas, y refuerza a Rubio. 

En el lado demócrata, Clinton ha obtenido una ajustada victoria ante Bernie Sanders, (49,86% frente a 49,57%), que este último y los medios estadounidenses han calificado de "empate". 

El estado de Iowa abre este lunes la etapa de elecciones primarias en Estados Unidos con sus caucus, una primera cita con las urnas a la que tanto los canditados demócratas, Hillary Clinton y Bernie Sanders, como los republicanos, Donald Trump y Ted Cruzllegan casi empatados.

En institutos y restaurantes de todo el estado, los quince aspirantes demócratas y republicanos se afanaban este domingo por convencer a los indecisos para que les respladen en los caucus, las asambleas populares con las que Iowa inaugura el proceso de selección de los dos candidatos que en noviembre concurrirán a las elecciones generales.

Iowa es un estado pequeño, rural y alejado de la media demográfica del país, pero cada cuatro años, acapara la atención mundial con sus caucus, un complejo sistema de votación que desde la década de 1970 sirve como primera prueba de fuego de los aspirantes a la Presidencia de Estados Unidos. Es el pistoletazo de salida de la batalla por la Casa Blanca.

En las iglesias también se habla de política. La comunidad evangélica está fuertemente movilizada. Su voto es conservador y los pastores piden fijarse en los candidatos que defiendan la familia, se opongan al aborto y protejan a los desfavorecidos. En los caucus republicanos de 2012 casi el 60% de los votantes eran evangélicos por lo que esta comunidad puede tener una enorme trascendencia en las primarias y en las presidenciales.