Enlaces accesibilidad
arriba Ir arriba

En este reportaje, hablamos sobre los combatientes extranjeros en Ucrania desde que comenzó la invasión rusa en el país, tanto por parte de Kiev como de Moscú. Lo analizamos con Pere Vilanova, asesor senior del Cidob, y Manuel Morato, coronel retirado y ex agregado militar en la embajada española en Moscú. Un trabajo de Fátima González y Fernando Martínez.

Luis Feliu, ex agregado de Defensa en la Embajada Española de Suecia y ex representante Militar de España ante la UE y la OTAN, dice que desde hace muchos años tenía claro que este país daría el paso de acercarse a la Alianza: “Pensábamos que tarde o temprano Suecia se acercaría a Occidente porque era una país occidental”. Dice que con esta decisión intenta avanzar no a un cinturón de disuasión, sino de defensa: “Han visto que Rusia no respeta las normas internacionales y que en cualquier momento, con cualquier prefecto, puede atacar”. En este sentido, Feliu pronostica que Putin puede responder de varias formas. Una de ellas, amenazar con su poder nuclear: “Eso lo hará siempre y es el recurso de estos países, aunque yo veo difícil que Rusia se decidiese a usar un arma nuclear. Si puede hacer la guerra híbrida los ciberataques y alguna guerra económica”.

En Járkov, las fuerzas rusas se han ido retirando de la ciudad. Tras su repliegue, se puede ver la destrucción en las calles, aunque esto no significa que haya llegado la calma. El frente bélico continúa activo y se siguen escuchando fuertes detonaciones. La contraofensiva ucraniana sigue en marcha e intenta frenar el avance de Rusia en el Donbás. En los límites de Járkov, Fran Sevilla, enviado especial.

Se cumplen 80 días de guerra y los relatos de los portavoces militares de Rusia y de Ucrania no pueden ser más opuestos. Según Kiev, los rusos no han podido atravesar el río Donetsk, en el este de Ucrania. Según Moscú, sus tropas han destruido en el Donbás varios puestos de mando y depósitos de municiones. En Odesa, los artificieros han detonado dos artefactos lanzados por Rusia.

FOTO: Un tanque ruso dañado en la región de Járkov. EFE/EPA/SERGEY KOZLOV

El Ejército ruso se ha retirado de sus posiciones cerca de Járkov, renunciando a asaltar la segunda ciudad de Ucrania, pero sigue intentando avanzar hacia el Donbás desde el norte, aunque por el momento con poco éxito.

Según el Instituto para el Estudio de la Guerra (ISW, en inglés), el motivo de la retirada rusa es tanto la contraofensiva ucraniana como la limitada capacidad de recibir refuerzos por parte rusa.

Las fuerzas rusas se repliegan de Járkov, después de haber sido incapaces de doblegar a las defensas ucranianas. Ucrania recupera terreno en la ciudad, mientras Rusia se dirige hacia el Donbás, donde centra sus esfuerzos bélicos. Sin embargo, Rusia ha fracasado en el intento de cruzar el río Síverski Donets, punto estratégico en el Donbás. Informa Fran Sevilla, enviado especial

La actitud de una parte de los ciudadanos prorrusos del Donbás ha cambiado dos meses y medio después de que Rusia comenzara la invasión de Ucrania. El panorama humanitario que ha dejado la guerra, con miles de muertos y millones de desplazados, ha hecho que la población prorrusa de esta región del este del país no vea ya con tan buenos ojos la llegada de tropas rusas.

El reconocimiento del presidente ruso, Vladímir Putin, de la independencia de las autoproclamadas repúblicas populares de Donetsk y Lugansk se tradujo en un estallido de alegría y celebración de la parte prorrusa de la zona. Pero la masacre de Bucha, el asedio de Mariúpol o la propia situación de la zona, en guerra desde hace ocho años, ha despertado el rechazo de la población.

Si te preguntas, ¿cuál es el verdadero apoyo de Putin en el Donbás? O si podrá controlar esta región del este de Ucrania, no te vayas.

Finlandia se encuentra a menos de una hora de decidir si solicita formar parte de la OTAN y en Las Mañanas de RNE hablamos con el investigador del Instituto Finlandés de Asuntos Internacionales, Tuomas Iso-Markku, quien considera que la decisión es clara: "Se lleva hablando de entrar en la OTAN desde mediados de los 90", indica. Apunta que son varios los gobiernos que han trabajado en la adhesión y que esta opinión se ha visto reforzada desde el ataque de Rusia a Ucrania: “Ha habido un cambio tras la invasión”, explica. Asegura también que la mayoría de la población se encuentra a favor de la adhesión porque quieren “protegerse de la amenaza que representa Rusia ahora mismo”. Y señala que aunque son conscientes de que posiblemente tenga consecuencias por parte de Rusia, ya no le temen a las amenazas de Putin.

Umid, un ciudadano uzbeko, su parecido con el presidente ucraniano Volodímir Zelenski le hizo popular desde 2019, pero también le ha creado problemas añadidos, más allá de los propios de la guerra. Para poder salir de Kiev al inicio del conflicto recurrió a la ayuda del doble de otro líder mundial, en este caso Kim Jong-un (Howard, su nombre real). Este a su vez se puso en contacto con otro doble, el de Vladímir Putin (Steve, su nombre real), que vive en Polonia, donde ambos inmortalizaron un momento imposible de ver actualmente por los dirigentes a los que imitan cuando se saludaron estrechándose la mano.

Los combates en suelo ucraniano avanzan sin notables ganancias o grandes pérdidas para ambos bandos. Rusia todavía no ha conseguido apuntarse ninguna victoria contundente en el Donbás, pero los bombardeos continúan. Vadym Lyakh, el alcalde de Sloviansk, ha reconocido que las fuerzas rusas podrían ocupar la ciudad y no se muestra optimista sobre una pronta solución a la guerra: "Solo puede haber una solución militar, todo terminará con la victoria de Ucrania sobre Rusia, no hay otra opción".

Informa Fran Sevilla, enviado especial a Ucrania