Enlaces accesibilidad

arriba Ir arriba

Alexei Navalny se ha convertido en el mayor desafío a Vladimir Putin. Los seguidores del disidente lo consideran una especie de Mandela ruso y están convencidos de que el Kremlin hará lo imposible por mantenerlo en la cárcel y destruir su movimiento. La última vuelta de tuerca ha sido la orden de la fiscalía de Moscú que ha obligado a disolver su red de campaña. Los fiscales consideran también que la Fundación Anticorrupción de Navalny es una organización "extremista".

La corresponsal de TVE en Moscú Érika Reija acerca a los espectadores a la figura del opositor ruso, al que se ha podido ver este jueves en un juicio después de abandonar una huelga de hambre de tres semanas. Acusa directamente al presidente ruso y a los servicios secretos de envenenarlo y de fabricar acusaciones falsas para meterlo en prisión. La Unión Europea ha aprobado sanciones en protesta contra su encarcelamiento que considera "político".

"Me veo como un cadáver espeluznante y eso que ayer me llevaron a una especie de sauna en la cárcel para mejorar mi aspecto", ha contado el líder opositor ruso, Alexei Navalny.

Le han condenado a una multa de casi 10.000 euros por difamar a un veterano de guerra. Además le han abierto una nueva causa penal que podría añadir más años de cárcel a los dos y medio que ya está cumpliendo por un caso que el Tribunal Europeo de Derechos Humanos considera fabricado.

La Fiscalía rusa quiere declarar extremistas y prohibir su red de oficinas en Rusia y a su Fundación Anti-Corrupción, que han anunciado este jueves su disolución para evitar la persecución penal.

El líder opositor, Alexei Navalny, ha comparecido desde prisión por videoconferencia en otra vista judicial, sobre su apelación de la condena por difamación de una veterano de guerra dictada el pasado 20 de febrero.

"He adelgazado, peso 72 kilos, lo mismo que cuando estaba en séptimo grado", ha dicho el opositor, que permaneció tres semanas en huelga de hambre, para exigir ser atendido por médicos de su confianza debido al drástico empeoramiento de su salud.

Según la agencia oficial TASS, Navalny ha explicado que el día anterior en prisión lo llevaron a un baño ruso, parecido a una sauna, a fin de que tuviera un "aspecto presentable".

"Me miré en el espejo: soy un esqueleto, un simple esqueleto", ha dicho Navalny.

Horas después de que Vladimir Putin haya pronunciado el discurso sobre el estado de la nación sin hacer referencia a la situación de Alexei Navalny ni a la tensión en la frontera con Ucrania, hemos analizado la situación del país con Carmen Claudín, investigadora senior asociada del centro de investigación en relaciones internacionales CIDOB. Claudín explica que Putin se ha centrado en temas internos porque tiene la vista puesta en las elecciones parlamentarias que se celebrarán en septiembre, donde los temas internacionales son secundarios. En este momento, la oposición a Putin es minoritaria y, por tanto, no centra la política diaria. “La única oposición real que tiene Putin es la que está en la calle, no en el parlamento”. En este sentido, valora que Navalny consiguiera en las últimas elecciones un apoyo del 27% pero añade que tiene un camino muy largo que recorrer hasta convertirse en una verdadera alternativa a Putin. Es un personaje que ha conseguido hacerse un hueco por su insistente denuncia sobre la corrupción de Putin y su abultado patrimonio y que, dice, ha tenido mucho valor al volver al país. “Hay que reconocerle un gran valor. La gente se siente más identificada con él. Más que con el resto de opositores que conocemos”. De cara a la comunidad internacional, Claudine habla de un problema de imagen exterior muy serio que Putin intenta cotrasrrestar con el argumento a los suyos de que “todos intentan arrodillar a Rusia y nosotros lucharemos y contestaremos”.

Sube la tensión entre Rusia y Ucrania, arropada por la OTAN y Estados Unidos. Decenas de miles de militares rusos con armamento pesado están concentrados en la frontera ucraniana, en el mayor movimiento de tropas desde la anexión de Crimea a Rusia hace siete años. Washington y la Alianza Atlántica exigen a Putin que las retire, el Kremlin dice que se defienden de la provocación del envío de barcos americanos a la zona.

El ministro ucraniano de exteriores instaba en las últimas horas a sus socios occidentales a actuar, pidiendo más sanciones contra Rusia. Nicolás de Pedro, experto en Rusia y jefe de investigación del Institutte for Statecraft, ha dicho en el 14 horas que las opciones están abiertas. "Por el volumen de tropas cabe la posibilidad de que se esté planeando un golpe devastador contra Ucrania. Pero también puede ser que sea un movimiento coercitivo", ha dicho.

Cree que la posibilidad de que Moscú se esté planteando atacar a Ucrania es real. "Los medios preparan a su audiencia doméstica para ello. Hay un desequilibrio de fuerzas tan grande que es un incentivo para Rusia. Están haciendo un cálculo de costes, para saber cuál será la reacción de EE.UU. La de Europa ya se sabe que tendrá poco impacto", ha explicado.

El despliegue de las tropas rusas cerca de la frontera con Ucrania sigue preocupando a Occidente. Se cree que con este movimiento, el presidente ruso, Vladímir Putin, busca intimidar a su vecino, otra anexión como la de Crimea o poner a prueba al nuevo presidente de Estados Unidos, Joe Biden. El mandatario ucraniano busca el paraguas de la OTAN para protegerse de Rusia y ha pedido acelerar la candidatura de su país a ingresar en la alianza, algo que según Moscú sería inaceptable para las regiones prorrusas de Ucrania. En los últimos días han aumentado los choques entre el Ejército ucraniano y los separatistas, apoyados por el Kremlin. Desde que estalló el conflicto en 2014, han muerto más de 13.000 personas de ambos bandos.

FOTO: STR / AFP

La doctora del opositor ruso Alexéi Navalny ha afirmado que se encuentra en pésimas condiciones, incluso a punto de morir. La doctora ha ido hasta la prisión donde cumple condena tras enterarse de que el opositor había sido trasladado a la enfermería y para exigir que le dejaran entrar para examinarle, pero ha sido detenida junto a otros activistas y periodistas. El Kremlin ha afirmado que Navalny va a recibir atención médica si está enfermo. Los colaboradores del opositor temen que quieran dejarlo morir.

FOTO: EFE/EPA/SERGEI ILNITSKY

Sorprende que el presidente ruso, que según el Kremlin se ha vacunado este martes contra la COVID-19, no haya querido hacerlo ante las cámaras como otros líderes y que no quieran mostrar imágenes de ese momento. También es secreto cuál de las tres vacunas rusas registradas ha elegido inyectarse.

La Agencia Europea del Medicamento todavía está evaluando si aprueba la vacuna de Sputnik, como han hecho por su cuenta Hungría y Eslovaquia. "Esperamos que consiga la autorización europea bajo los mismos criterios que aplicamos a las demás vacunas", ha dicho Emer Cooke, directora ejecutiva del regulador comunitario. Expertos de ese organismo viajarán a Rusia el 10 de abril para obtener más datos de la Sputnik, aspirante a convertirse en la quinta vacuna aprobada por la UE.

El presidente ruso Vladímir Putin ha respondido a las acusaciones del presidente Joe Biden. El presidente ruso ha restado peso a las palabras del presidente de Estados Unidos. Putin le ha deseado buena salud como respuesta "sin hacer bromas". Por contra, el embajador de rusia en Estados Unidos abandonó su puesto de trabajo a petición de Moscú este miércoles "para valorar la relación bilateral en el futuro entre ambos países", según han informado desde el Ministerio de Asuntos exteriores de Rusia. Foto: ALEXEI DRUZHININ / SPUTNIK

El presidente de Estados UnidosJoe Biden, ha roto su habitual tono moderado para acusar de "asesino" a su homólogo ruso, Vladímir Putin, en una entrevista en la cadena ABC. También le ha acusado de intentar manipular las elecciones presidenciales de noviembre para favorecer al republicano Donald Trump. Biden ha añadido que habrá consecuencias y que el líder ruso va a pagar por ello.

FOTO: REUTERS/Kevin Lamarque