Enlaces accesibilidad

El precio de la gasolina sigue subiendo y vuelve a batir récord histórico sin contar el descuento

Por
El precio medio de gasolina y diésel gira en torno a 1,70 euros de media
El precio medio de ambos sigue cerca de 1,90 euros sin incluir la rebaja del Gobierno. Alberto Ortega / Europa Press

El precio de la gasolina de 95 sigue al alza y este jueves se vende de media a 1,697 euros el litro, mientras que el gasóleo tiene un precio de 1,687 euros, una vez aplicado el descuento de 20 céntimos por litro de carburante aprobado por el Ejecutivo. Esto supone una subida de dos céntimos de la gasolina con respecto a la semana anterior, mientras que el diésel ha bajado dos céntimos.

Además, por primera vez en mes y medio, el diésel vuelve a ser más barato que la gasolina. No obstante, el gasóleo sigue siendo más caro en España que en la media de la UE.

Si se excluye el descuento, la gasolina llega a 1,897 euros de media, un nuevo récord, mientras el diésel se mantiene en 1,887 euros, su segundo precio más alto. Son datos del Boletín Petrolero de la Unión Europeo para esta semana. Con estos valores, el coste de la gasolina sube un 1,1% respecto a la semana anterior, mientras que el gasóleo es un 1,4% más barato.

Aunque esta bonificación ha permitido a los clientes ahorrarse unos 11 euros al llenar un depósito, muchos aseguran que este mecanismo "ha amortiguado la subida, pero los precios siguen estando muy altos". Por ello, siguen buscando las estaciones más económicas para su bolsillo.

Llenar el depósito: hasta 18 euros más caro que en enero

La escalada de ambos carburantes ha provocado que el precio de la gasolina haya aumentado un 15% desde que comenzó el año, frente al 25% que se ha encarecido el gasóleo.

Así, llenar un depósito medio de 55 litros con gasolina cuesta actualmente 93 euros, mientras que con gasóleo supera los 92 euros, lo que supone pagar cerca de 12 euros más que a principios de 2022 si se utiliza gasolina y 18 euros si se elige el gasóleo.

En comparación con la misma semana de 2021, la gasolina cuesta ahora un 26% más, frente al 40% que ha subido el gasóleo; mientras que si se analizan los precios de la misma semana de 2019, antes de que estallara la pandemia, la gasolina es un 25% más cara y el gasóleo un 34%.

A pesar del nuevo incremento, el precio de ambos carburantes en España se mantiene por debajo de la media europea, que, según la estadística de la UE, se sitúa en 1,94 euros el litro para la gasolina y 1,877 euros para el diésel. Esto es porque España, a pesar del IVA y los mayores gravámenes al biodiésel, sigue contando con una menor presión fiscal, en general, que la media comunitaria.

Mes y medio con la rebaja del carburante

El 1 de abril, el Gobierno puso en marcha la rebaja de 20 céntimos por litro de carburante, una medida que estará vigente, en principio, hasta el 30 de junio. De esa cantidad, 15 céntimos corren a cargo del Estado y un mínimo de 5 lo pagan las gasolineras. Se aplica a todos los conductores, que se benefician del descuento en el momento del pago y lo ven reflejado en el ticket. El mecanismo está dentro del Plan Nacional para hacer frente al encarecimiento de la energía impulsado por la guerra de Ucrania.

Sin embargo, el encarecimiento de la gasolina parece no tener freno. Esto está afectando directamente a la economía de los hogares y algunos usuarios explicaban a TVE a comienzos de mayo que la rebaja "se ha notado muy poco" y "los precios siguen estando muy altos".

Por ello, el foco está puesto ahora en su fecha límite, el 30 de junio. Este jueves, la ministra de Economía, Nadia Calviño, ha indicado que la rebaja del combustible podría cambiar de método y hay que ver si "se prorroga o se modifica" tanto esta medida como el resto de las incluidas en el plan de respuesta a la guerra.

En esta línea, la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) está "muy pendiente" de los precios récord alcanzados por el combustible en las últimas semanas, según aseguró la ministra de Transición Ecológica, Teresa Ribera, en el pasado viernes en el Consejo de Ministros extraordinario.

"Hay que ver en detalle lo que está pasando y se le ha encargado a Competencia si se está produciendo un traslado de ese beneficio en favor de las gasolineras o se está produciendo un incremento de los precios. Nuestra intención es estar muy pendientes", indicó la ministra.

Ribera avanzó que el número de quejas de consumidores ha ido bajando, lo que considera "una buena señal". No obstante, subrayó que en caso de tener que seguir ayudando a los consumidores más allá del 30 de junio se perfilarán "sistemas que sean lo más precisos para proteger a los consumidores domésticos y profesionales que más lo necesitan". Así, se podría abrir la puerta a tener en cuenta la renta de los clientes, aunque este cambio está todavía por determinar.

Facua-Consumidores en Acción ya denunció el 6 de abril a más de 200 estaciones por subir los precios al menos cinco céntimos desde el mismo día en que comenzó la rebaja, y llevó este procedimiento a las agencias de competencia autonómicas una semana después.

En el otro lado del tablero, las patronales de las gasolineras siguen denunciando la "mala articulación" de la medida, que les está generando una falta de liquidez y un riesgo económico para las pequeñas estaciones, "abocada al cierre si no lo cobran de forma inmediata", según indican.

La Federación Gallega de Estaciones de Servicio (FEGAES) señaló este sábado en un comunicado que la gran mayoría de sus socios tampoco ha cobrado aún la liquidación del mes de abril. Julio López, presidente de la organización, explicaba que “la situación en Galicia se ve agravada por la gran cantidad de gasolineras de pequeñas dimensiones, que si no cobran inmediatamente se pone en riesgo su viabilidad con puestos de trabajo directos e indirectos que se perderán".

Pendiente de la evolución del petróleo

La subida del precio de la gasolina y el diésel se ha registrado en el contexto del repunte de la cotización del barril de Brent -de referencia para Europa-, que después del comienzo de la guerra en Ucrania alcanzó los 131 dólares por barril. En la apertura de este jueves, el barril de Brent subía el 1,45% hasta alcanzar 110,7 dólares.

No obstante, el precio de los carburantes depende de varios factores, como su cotización específica (independiente de la del petróleo), la evolución del crudo, los impuestos, el coste de la materia prima y de la logística y los márgenes brutos. Por tanto, la evolución en la cotización del crudo no se traslada directamente a los precios de la gasolina, sino que lo hace con un decalaje temporal.

Noticias

anterior siguiente