Enlaces accesibilidad

Madrid, el nuevo e imprevisto campo de batalla electoral en el que todos se la juegan

Por
Isabel Díaz Ayuso y Ángel Gabilondo volverán a competir por la Presidencia de la Comunidad de Madrid.
Isabel Díaz Ayuso y Ángel Gabilondo volverán a competir por la Presidencia de la Comunidad de Madrid. EFE/Rodrigo Jiménez.

No había elecciones previstas en España hasta las andaluzas, que tocan en 2022, pero la semana frenética acaba con la política en total revolución y un escenario electoral en la Comunidad de Madrid, ya confirmado, para el 4 de mayoLa mecha la encendió Ciudadanos el miércoles en la Región de Murcia, donde quiso cambiar el Gobierno para que al final nada cambie, pero acabó estallando en Madrid, que será el epicentro en las próximas semanas de una batalla que se presenta muy dura y decisiva en un 'todos contra todos'.

De nuevo los partidos entran en campaña, si es que alguna vez han dejado de estarlo desde 2018, cuando se abrió un nuevo ciclo político en España marcado por la inestabilidad, la imposibilidad de alcanzar mayorías absolutas, la fragmentación parlamentaria, los pactos y las coaliciones por obligación que terminan por explosionar, como el pacto entre PP y Cs en la Comunidad de Madrid, siempre en el alambre. Sin respiro alguno para el ciudadano, en 2018 hubo elecciones en Andalucía, en 2019 se celebraron elecciones europeas, elecciones en doce comunidades- entre ellas Madrid- elecciones municipales y generales, estas últimas por partida doble. En 2020 le tocó el turno a los gallegos y los vascos; y en este 2021, cuando aún está sin resolver quién gobernará en la Generalitat de Cataluña, ya hay nueva convocatoria a la vista tras la decisión judicial de este domingo en Madrid. Escenario electoral extenuante.

Hasta el 2023 no tocaban elecciones en la Comunidad de Madrid, aunque desde hace meses la sombra del adelanto electoral era una constante. Las desavenencias entre los socios de gobierno y más concretamente entre la presidenta, Isabel Díaz Ayuso, y su vicepresidente, Ignacio Aguado, eran más que habituales, aumentadas en el año de la pandemia, con Madrid en el foco por una gestión divergente en muchos casos del resto de España con la que no siempre ha estado de acuerdo el número dos del Gobierno regional.

En las elecciones autonómicas de 2019 ganó el PSOE pero de poco le sirvió a Ángel Gabilondo, confirmado ya como cabeza de lista de los socialistas. Se fraguó entonces en Madrid la fusión PP-Cs con el apoyo de Vox, que aunque está funcionando, de momento, en regiones como Andalucía y Castilla y León, además de en municipios, incluida la capital, ha hecho aguas en la Comunidad de Madrid, que decidirá el próximo 4 de mayo por continuidad o cambio.

Los partidos deben pisar ahora el acelerador- aún en medio de la crisis de coronavirus y en pleno proceso de vacunación de los ciudadanos- para llegar a la batalla de Madrid, comunidad que entra ahora en una situación de interinidad en un momento delicado en lo político y lo sanitario. Frena en seco la negociación para la aprobación de unos Presupuestos autonómicos de más de 22.000 millones que ya habían cerrado PP y Cs. 

En este escenario y con la fecha ya en el calendario: ¿Quién será el candidato de cada partido?, ¿en qué situación llega cada formación?, ¿qué se juegan?, ¿cuáles son las posibles coaliciones?

Ayuso marca el paso electoral y toma la iniciativa 

La posibilidad de una moción de censura en Madrid siempre estuvo en el aire y Ayuso no lo dudó tras la presentada en Murcia. El miércoles se adelantaba a lo que pudiera pasar- ella asegura que "Cs iba también a por Madrid" y el partido 'naranja' lo niega tajantemente- y convocaba elecciones para el martes 4 de mayo.

Ayuso parte con un objetivo tan claro como complicado: gobernar sola. Pocos se permiten el lujo de no pactar.

El PP se ha lanzado de lleno a por el votante de Ciudadanos en un momento de absoluto desconcierto en el partido de Inés Arrimadas tras una estrategia finalmente fallida que le puede salir más que cara. Ayuso cuenta con el apoyo del líder del PP, Pablo Casado, que llama desde hace tiempo a la unión de todo el espacio del centro derecha en torno al PP. Ya ha dicho Casado que estas elecciones serán las primeras en las que se producirá esa reunificación añorada por los 'populares'.

Fue clave para el liderazgo de Casado mantener la Comunidad de Madrid en 2019, y los 'populares' se volcarán ahora en estas elecciones conscientes de lo que supone ganar o perder en esta región. Tras los peores resultados de su historia en Cataluña, el PP se toma estos comicios como el revulsivo para mantener el poder en uno de sus bastiones y liderar el bloque conservador. Lo cierto es que si no consigue la difícil mayoría absoluta, tendrá que volver a mirar o a Cs, con el que tiene todos los puentes rotos, o abrirse a un Gobierno con Vox. Ayuso ya parece haber elegido uno de sus lemas de precampaña: "Libertad o socialismo".

Cs se enfrenta a comicios en un momento crítico

El que era vicepresidente de Madrid ha dicho por activa y por pasiva en esta semana frenética que no quería ni elecciones ni moción de censura y que lo ocurrido en Murcia allí se quedaba. De "irresponsabilidad" y "capricho" ha tachado Aguado la decisión de Ayuso de convocar unas elecciones que ha pillado a los 'naranjas' desprevenidos.

Ciudadanos se enfrenta ahora a esta decisiva cita con las urnas en un momento crítico y con división interna por las decisiones de esta semana. Este lunes se reúne la Ejecutiva para analizar la situación creada tras el fracaso de sus intenciones en Murcia y lo que ellos denominan "traición" de los tres diputados disidentes de Murcia que finalmente han decidido no apoyar la moción. De momento, quien fuera secretario de Organización, Fran Hervías, crítico con Arrimadas, ha dejado el partido para unirse al PP. Desde Génova aseguran que son muchos los dirigentes, simpatizantes y militantes los que están llamando a su puerta. 

Gobernar en Madrid junto con el PP era una de las bazas fuertes del partido de Arrimadas que viene, además, de la debacle en Cataluña, donde perdieron 30 escaños pasando de 36 a seis.

Aguado, aún no confirmado como cabeza de lista, ya ha dicho que quiere ser el candidato y que cuenta con el apoyo de Arrimadas, y su estrategia parece clara, vender a Cs como formación imprescindible para la formación de Gobierno y tratar de vincular al PP con Vox, partido a cuyos brazos, ha dicho, se lanzará Ayuso. 

Cs podría mirar al PSOE para tejer nuevas alianzas en Madrid, aunque ese mismo pacto alcanzado en Murcia, y finalmente fallido, no le ha salido rentable en los últimos días. 

Sin tiempo para el 'efecto Illa', repite Gabilondo

El PSOE, por su parte, trató de frenar en seco la convocatoria electoral con la presentación de la moción de censura que finalmente no se llegará a debatir. Así que a la izquierda también le toca acelerar el proceso para rearmarse.

La posibilidad de buscar para Madrid un candidato 'estrella' para repetir el 'efecto Illa' de Cataluña en Madrid estaba ahí y los socialistas no la negaban tajantemente. De hecho, desde hacía bastante tiempo se había planteado la opción de buscar un sustituto para Gabilondo, que sonaba como futuro Defensor del Pueblo en la renovación de los órganos constitucionales.

Incluso ha habido un nombre encima de la mesa esta semana, el de la ministra de Defensa, Margarita Robles, que no ha llegado a prosperar después de que el PSOE se apresurara a anunciar este mismo viernes que será Gabilondo quien trate de presidir la Puerta del Sol. Ha sido el primer candidato confirmado ya de forma oficial.

El propio candidato horas antes de ser designado ponía en duda su candidatura y decía situarse allá donde considerase su formación. Este fin de semana ha sido uno de los más activos con actos ya tanto el sábado como el domingo. 

Otra de las consecuencias claras de la precampaña ya iniciada y que se intensificará en las próximas semanas es el ambiente que generará entre PSOE y Unidas Podemos. El propio Gobierno de coalición había reconocido un aumento de las tensiones en Moncloa durante la campaña catalana argumentando que un proceso electoral lo encona todo en política, así que no parece que la batalla que ya se ha abierto en Madrid vaya a calmar las aguas de un Ejecutivo con discrepancias constantes.

Un posible acercamiento entre Gabilondo y Aguado no sería bien visto por los de Iglesias, que abominan de cualquier acercamiento con la formación 'naranja'. 

El espacio de Podemos en Madrid sigue dividido

Iñigo Errejón lideró Más Madrid en las elecciones madrileñas de 2019 tras su 'divorcio' de Pablo Iglesias, pero su salto a la política nacional hace que ahora esta formación deba convencer a los electores con caras menos conocidas, siendo conscientes de la dificultad de igualar el tándem que en ese año formaron Manuela Carmena y Errejón.

En la moción de censura presentada por esta formación la candidata era la líder del partido en la comunidad y portavoz adjunta en la Asamblea, Mónica García, que durante la pandemia ha ganado protagonismo- en su condición de médico- en los duros rifirrafes con Ayuso en la Asamblea a cuenta de la gestión de la crisis sanitaria. Todo hace pensar que será ella quien compita en las elecciones.

En 2019 Mas Madrid le ganó la partida a Podemos. Errejón obtuvo 20 escaños frente a los siete de Podemos con la candidata Isabel Serra, de la órbita de Iglesias, y que no está confirmada como candidata para las elecciones del 4 de mayo. 

La actual portavoz 'morada' está pendiente de su recurso ante el Tribunal Supremo por la sentencia que le condenó a un año y siete meses de cárcel por atentado a la autoridad, lesiones leves y daños a raíz del intento de frenar un desahucio en el barrio de Lavapiés en 2014. Habrá primarias en la formación.

No parece que haya intención de que Podemos y Mas Madrid vuelvan a configurar un espacio unido a la izquierda del PSOE. 

Así, si la división en el boque conservador ahora es la nota dominante, no parece que el de la izquierda se presente muy compacto.

Vox quiere seguir sumando gestas

La formación de Santiago Abascal aún se relame del éxito en Cataluña donde superó a Cs y a PP juntos y donde pasó de la nada a convertirse en cuarta fuerza con once escaños. Sin haber tocado techo, Vox quiere elecciones en Madrid y sale a seguir ganando espacio en el bloque conservador. 

Nada más conocer que las mociones de censura de PSOE y Más Madrid ponían en peligro los comicios, Vox presentó una solicitud de nulidad contra el acuerdo de la Mesa por el se admitieron las mociones. "No vamos a permitir que se nos arrebate el derecho a votar y el asalto de Pedro Sánchez a la Comunidad de Madrid", dijo la portavoz en la Asamblea, Rocío Monasterio, que apunta como candidata clara

El líder de Vox se apresuró este pasado viernes a decir que "sin ninguna duda" su partido está dispuesto a negociar con el PP en la Comunidad de Madrid tras las elecciones del próximo 4 de mayo y lo dejó claro: "Vox sale a por todas en Madrid". 

Así las cosas, la guerra será dura entre el bloque de la derecha y el de la izquierda pero también dentro de cada bloque con partidos muy enfrentados que deberán seguramente sentarse tras el 4M. Hasta ese día quedan exactamente y desde este domingo 50 días en los que, en la rueda imparable de la política actual, puede pasar de todo. 

Noticias

anterior siguiente