Enlaces accesibilidad

Coronavirus

Madrid, Andalucía y Comunidad Valenciana piden al Gobierno que replantee su pase a la Fase 1: "Es un agravio evidente"

Por
Madrid, Andalucía y Comunidad Valenciana creen erróneo no pasar a la Fase 1

Los presidentes de Madrid, Andalucía y Comunidad Valenciana han mostrado este domingo a Pedro Sánchez su malestar por no haber atendido a su solicitud de avanzar a la Fase 1 de la desescalada por la pandemia del coronavirus, en lo que consideran un "agravio" respecto a otras comunidades autónomas.

Así se lo han manifestado a Sánchez en la habitual vídeoconferencia de los domingos con líderes autonómicos -la novena desde el inicio del estado de alarma- y en la que el presidente del Gobierno les ha asegurado que esta decisión se ha basado exclusivamente en criterios sanitarios y no en "consideraciones de tipo político", como ha asegurado en rueda de prensa la portavoz del Ejecutivo, María Jesús Montero, tras la finalización del encuentro.

Tanto la madrileña Isabel Díaz Ayuso como el andaluz Juan Manuel Moreno o el valenciano Ximo Puig han pedido a Sánchez que replantee esta decisión y han señalado los graves perjuicios económicos que acarreará permanecer en la Fase 0 del Plan de Desescalada. 

[¿Qué se puede hacer en la Fase 1 de la desescalada?]

Ayuso pide "un paso adelante" contra el "zarpazo" del coronavirus

La presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, ha defendido que su comunidad autónoma necesita "dar un paso adelante" hacia la Fase 1 para reactivar la economía tras el "zarpazo" que ha supuesto el coronavirus. 

Madrid, ha señalado, cuenta con el 60% de las grandes empresas en España y es "un motor económico que es bueno para que todos sigan funcionando". Por ello, ha pedido "conjugar esa delgada línea a la que todos nos estamos viendo abocados para seguir defendiendo a los más vulnerables frente al COVID con la salida económica". 

Díaz Ayuso ha señalado que esto pasa por adoptar normas fundamentales de autoprotección con material sanitario de calidad y de políticas restrictivas en cuanto a las aglomeraciones con medidas de distanciamiento, según un comunicado del Gobierno regional.

También ha insistido en que es necesario "un refuerzo sanitario", teniendo en cuenta la densidad de población de la región y que, en cualquier momento, puede darse un nuevo brote.

"Nos tenemos que acostumbrar a convivir con el virus y, por eso, Madrid necesita tener refuerzos extraordinarios porque en caso de un posible repunte podríamos tener más problemas", ha manifestado la presidenta madrileña, quien ha insistido en que ella siempre ha priorizado "la salud y la vida".

La jefa del Ejecutivo regional ha aprovechado este encuentro para transmitir al presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, que no comparte la campaña que ha lanzado el partido que preside, el PSOE, para tachar de "ejemplo de gestión ineficaz e irresponsable" el trabajo de la Comunidad de Madrid en la lucha contra la pandemia.

Moreno lamenta el "daño reputacional" al turismo

Su compañero en el Partido Popular y presidente de la Junta de Andalucía, Juan Manuel Moreno, ha lamentado ante Sánchez el "daño reputacional" que, en su opinión va a sufrir la marca turística de Málaga y Granada, las dos únicas provincias de la comunidad que permanecerán en Fase 0, lo que considera "un agravio evidente".

Moreno le ha pedido al presidente del Gobierno la revisión "de manera inmediata" de la situación de estas provincias y ha reclamado para Andalucía "el mismo criterio" aplicado en otras comunidades "con territorios que multiplican por cuatro" la tasa de contagio de ambas, ha señalado en rueda de prensa tras la videoconferencia.

"Solicito a Sánchez que tenga la misma sensibilidad, no pedimos ni más ni menos", ha dicho el presidente de la Junta, que ha sostenido que esta petición se realiza "sin ánimo de confrontar o discutir" sino porque es su "obligación" defender los intereses de los andaluces.

Tras recordar que el turismo representa en Andalucía el 12% de la economía y el 13% del empleo, Moreno ha dicho que en dos de las zonas afectadas, como la Costa del Sol y la Costa Tropical, le preocupa la "imagen reputacional" que esta decisión puede conllevar para ambas.

"Si no cumplen los requisitos yo sería el primero en decirlo porque lo primero es la salud, pero si lo hacen y veo que en Vizcaya o Navarra, con mayor tasa de contagio, sí se permite avanzar, tengo que presentar mi queja", ha dicho Moreno, que quiere pensar que ha habido "un error de valoración por parte de los responsables".

Según ha dicho, Sánchez le ha asegurado que a partir de este lunes comenzará a realizarse "una nueva evaluación" y que, aunque "no ha sido asegurado, sí que prácticamente Sanidad traslada que si la evolución sigue siendo la misma se incorporarán" en la próxima oportunidad a la Fase 1.

Puig: "Lealtad no es sumisión"

Mientras, el presidente de la Comunidad Valenciana, el socialista Ximo Puig, también se ha mostrado contundente contra la decisión del Ejecutivo, a quien ha pedido que "estudie de nuevo" el plan que presentó su gobierno para que toda la comunidad avanzara a Fase 1, aunque finalmente 14 de los 24 departamentos permanecerán en Fase 0: "Lealtad no es sumisión", ha señalado Puig.  

Aunque ha especificado que quiere "evitar crispaciones innecesarias" ya que "sería sumamente irresponsable", ha insistido en que la Generalitat "discrepa" de la decisión de Sanidad.  

El jefe del Consell considera que "no se ha justificado la decisión del Ministerio con criterios técnicos" y que "los valencianos hemos hecho los deberes y en cualquier estadística se puede comprobar".

Puig ha lamentado que Sanidad no haya dado "una respuesta por escrito" a su requerimiento y que únicamente se ha justficado la decisión en base a "factores asociados a la transmisión del virus".

Este mismo domingo, en su rueda de prensa habitual, el director del Centro de Coordinación de Emergencias del Minsterio de Sanidad, Fernando Simón, apuntaba que en la Comunitat Valenciana "había un número no desdeñable de casos sospechosos a los que todavía no se les había podido hacer un test diagnóstico". 

Estas manifestaciones han causado "sorpresa" en la Consejería de Sanidad valenciana, que considera que el Gobierno ha cambiando "las reglas de juego a mitad de partido".

"No se trata de criticar a Simón ni a nadie pero sí explicitar la necesidad de transparencia", ha añadido Puig.

Torra, Page y Mañueco asumen la decisión

La actitud de los presidentes de estas comunidades contrasta con la de los líderes de otras regiones que tampoco han avanzado por completo en la fase de desescalada: Cataluña, Castilla-La Mancha y Castilla y León.

Así, el presidente de la Generalitat, Quim Torra -cuya comunidad permanece en parte en la Fase 0- ha mostrado su apoyo a Puig en su reclamación de que el Gobierno revise su decisión sobre la Comunidad Valenciana, al entender que lo plantea siguiendo criterios médicos.

"Por respeto a las decisiones que cada comunidad tome de acuerdo con sus criterios de expertos, no tengo nada que decir, pienso que lo hacen correctamente", ha señalado, abogando por que la gestión de la pandemia solo debe atender a criterios "sanitarios y médicos".

Mientras, el presidente de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page, ha asumido la posición conservadora de Sanidad respecto a su comunidad autónoma, en la que solo avanzan las provincias de Cuenca y Guadalajara, pero ha constatado la "evolución favorable de los indicadores sanitarios" y ha mostrado su convencimiento de que Toledo, Ciudad Real y Albacete puedan pasar a la Fase 1 en un breve período de tiempo.

Por su parte, el presidente de Castilla y León, Alfonso Fernández Mañueco, ha asegurado a aquellos que le piden que asuma riesgos en la desescalada que "no acepta presiones" y ha indicado que "la prudencia debe guiar el proceso de desescalada".

Comprendemos las prisas pero la incidencia del virus es todavía amplia en muchas zonas", ha apostillado el presidente autonómico.

Noticias

anterior siguiente