Enlaces accesibilidad
arriba Ir arriba

Hoy en Por tres razones hablamos de ventajas y desventajas de que se queden durante la noche los familiares de los pacientes en los hospitales. Nos atiende María José García, enfermera y portavoz del sindicato SATSE. Además, nos acompaña Jaime Ribas Escalera, enfermero a domicilio y jefe de enfermería. Nos preguntamos qué hacen al respecto otros países como Francia con el corresponsal de RNE en París Antonio Delgado.

El teléfono de atención a la conducta suicida, el 024, puesto en marcha por el Ministerio de Sanidad hace dos años, ha recibido en todo este tiempo más de 260.000 llamadas. De ellas, cerca del 4% eran tentativas de suicidio. Detrás del teléfono hay profesionales que escuchan y asesoran a quienes recurren a este servicio buscando ayuda o información. Del valor de este recurso público y gratuito hablamos con Andoni Anseán, presidente de la Fundación Española para la Prevención del Suicidio, que reconoce que este recurso era necesario y las llamadas recibidas así lo demuestran: "Detrás hay una persona que está sufriendo, que necesita ayuda, que la escuchen. Solo por saber que hay alguien que te puede atender, estamos disminuyendo el sufrimiento y los intentos de suicidio. Probablemente muchas personas, por haber llamado al 024, no se han quitado la vida". El teléfono también ha venido a suplir las carencias de información en el entorno y es una herramienta más para acabar con el oscurantismo y el estigma que ha rodeado siempre al suicidio y que impide pedir ayuda: "Poco a poco estos prejuicios se están eliminando. Estoy seguro de que cambiará la situación. El día que derribemos ese muro habremos hecho la mitad del camino", añade Anseán. 

Han pasado 40 años desde el primer trasplante de corazón en España, que se realizó el 8 de mayo de 1984, en el Hospital de Sant Pau en Barcelona. El receptor fue Juan Alarcón Torres, quien vivió nueve meses. Este trasplante supuso un gran hito para la sanidad. En las mañanas de RNE, nos ha visitado el cirujano cardíaco a cargo de este primer trasplante, Josep María Caralps. El médico ha contado cómo fue la reacción del receptor cuando le notificó la noticia de la operación: “Me miró asustado y me dijo: ¿Cuántos se han hecho? Yo le dije: ninguno. Pero irá bien porque estamos muy preparados y porque hace mucho tiempo que lo llevamos pensando y soñando". 

Las aspiraciones del cirujano cardíaco de realizar un trasplante empezó muy pronto, en el laboratorio experimental de su padre y le llevó a hacer la residencia de cirugía general en el Hospital Maimonides en Brooklyn, Estados Unidos. Centro médico que le permitió aprender de los mejores. 

En España, durante estos 40 años, se han realizado 10.000 trasplantes de corazón y de esta cifra, 600 intervenciones han sido a niños. Durante este periodo, la técnica también ha ido evolucionando, por lo que Josep María Caralps ha querido resaltar los recursos con los que contaban: "En aquel momento teníamos lo que teníamos. Nosotros y muchos otros países y centros del mundo lo realizaban con lo que había y era suficiente. Estábamos absolutamente preparados, teníamos muchas ganas y sobre todo, teníamos la convicción de que con la preparación que llevábamos de muchos años y de muchos sueños, tenía que salir bien". 

El Ministerio de Sanidad hace una ‘repesca’ para intentar cubrir las 459 plazas MIR vacantes. El 90% corresponden a medicina familiar. En las Mañanas de RNE hemos hablado con Tomás Cobo, presidente de la OMC (Organización Médica Colegial) para entender por qué sobran tantas plazas en esta rama de la medicina:  “Se debe a varias razones, entre ellas que durante la carrera, la atención primaria es una asignatura ínfima o nula, de tal forma que los chicos y chicas que estudian medicina van orientados a la atención hospitalaria, por lo cual, la medicina familiar es una desconocida”.

Tomás Cobo nos explica qué “debemos incluir a la atención primaria hospitalaria como una rama de especialidad” y que la desafección influye más que las bajas condiciones salariales para tomar esta decisión, por lo que quedan libres muchas plazas. También recuerda que un médico de medicina familiar “debería conocer a la familia y a la comunidad”, pero esto es difícil “cuando tienes un contrato aquí y otro allí”.

Cobo señala que la siguiente brecha que hay es “la de formación”,  y recuerda que  “es importante que cuando alguien esté en un área de difícil cobertura, se le debe formar bien, ya que muchas veces no tienen un conexión directa con entornos más grandes, y es difícil ejercer medicina  de forma solitaria”.