Enlaces accesibilidad

Un afectado por las preferentes se querella contra exdirigentes de la CNMV y Caja Madrid

       
  • Primera actuación dirigida contra la Comisión Nacional del Mercado de Valores
  •    
  • Un jubilado se querella contra Blesa y otros 14 exdirectivos de Caja Madrid
  •    
  • Les acusa de vendérselas "como producto seguro y sin riesgo" cuando no lo era
  •    
  • Solicita la devolución del dinero invertido, más un 30% como indemnización

Por
Presentadas la primeras querellas sobre las preferentes contra exdirigentes de la CNMV y Caja Madrid

Un empresario jubilado ha presentado una querella ante la  Audiencia Nacional contra el consejo de administración de Caja Madrid y el expresidente  de la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) Julio Segura por venderle en 2008 participaciones preferentes "como producto seguro y sin riesgo". Entre los demandados está Miguel Blesa, que presidía la entidad madrileña en la fecha en que sucedieron los hechos que motivan la querella.

En su querella solicita que  se declare responsable civil subsidiario a la entidad financiera y al  supervisor bursátil y que se  resarza al querellante con la totalidad de la inversión incrementada  en un 30%.

En concreto, la querella va dirigida contra los miembros del consejo de administración de  Caja Madrid a 21 de mayo de 2009: Miguel  Blesa, Miguel Crespo, Enrique de la Torre, Gerardo Díaz-Ferrán,   Gonzalo Martín Pascual, Jesús Pedroche, Jorge Gómez, Rodolfo Benito, Virgilio Zapatero, José Manuel Fernández Norniella, José María Arteta  y  Luis Blasco. También se incluye a los miembros del consejo de  administración de Caja Madrid Finance Preferred en esa misma fecha (Carlos Stilianopulos, José Luis Sánchez Blázquez y Begoña Hernández  Velayos).

La querella también denuncia que Bankia, como sucesor de Caja  Madrid, continuó vendiendo en el mercado secundario participaciones  preferentes a su valor nominal hasta el 11 de noviembre de 2011, pese  a las advertencias de la CNMV para que cesara en esa actividad.

Estas advertencias se corroboran en el informe secreto  elaborado el pasado febrero por el supervisor bursátil y filtrado la  semana pasada, en el que también se denuncia que Caja Madrid y Bancaja,  primero, y Bankia, después, discriminaron a determinados clientes al venderles preferentes a un valor superior al real.

Más de 3.000 millones de euros entre 100.000 clientes

La querella -interpuesta por el despacho de abogados Jausas-  recuerda que más de 100.000 personas,  empresas y fondos de inversión depositaron sus ahorros en preferentes  emitidas por Caja Madrid por más de 3.000 millones de euros.

La firma de abogados adelanta que, a esta querella, se adherirán próximamente la  mujer del empresario y otros muchos particulares, empresas e  instituciones afectados por participaciones preferentes, toda vez que  existía una apariencia de falsa seguridad en los productos.

El querellante es un empresario jubilado que contrató  preferentes en 2008 con el objetivo de "preservar su capital sin  estar dispuesto a admitir pérdidas". "Disponía de unos  depósitos a plazo fijo en Caja Madrid y ésta le recomendó, activa e  insistentemente a través de la oficina bancaria, que adquiriera  acciones preferentes (...) como producto seguro y sin riesgo", señala  la querella. El comprador destinó finalmente 170.000 euros a este  producto.

Para argumentar su queja, el afectado presenta un informe pericial  en el que se reconoce que en la venta hubo "engaño en la naturaleza  del producto", ya que Moody's cambió la calificación de Caja Madrid y, en  consecuencia, sus preferentes "pasaron de ser un producto seguro de  alta calidad con muy bajo riesgo de crédito, a un producto de moderada  seguridad y sustancial riesgo de crédito, apropiado solo para  inversores especuladores".

Responsabilidad de la CNMV

Alega que Caja Madrid "se limitó" a comunicar a la CNMV este  hecho, "impidiendo al querellante revocar la orden de suscripción".  Mientras tanto, el supervisor publicó el hecho relevante "cuando  podría y debería haber suspendido la emisión o bien haber obligado a  Caja Madrid a difundir esa información entre todas las personas que  habían suscrito órdenes irrevocables de compra de las preferentes".

De ahí una posible responsabilidad de la CNMV, argumenta la querella. "También  podría resultar una responsabilidad de la propia CNMV por no haber  contrastado debidamente las valoraciones y no haber realizado  advertencia", apunta.

El querellante también cree que pudo haber responsabilidad de la consultora  Intermoney Valora porque, "presuntamente, no tuvieron en cuenta todos  los parámetros necesarios para realizar una valoración independiente,  inclusive la degradación del rating".

Noticias

anterior siguiente