Enlaces accesibilidad

arriba Ir arriba
  • La banca arrastra años de sentencias en contra por excesos cometidos contra sus clientes en productos financieros y en cláusulas hipotecarias
  • Las comisiones bancarias abusivas y la expulsión de los mayores de la banca por las gestiones a través de Internet están entre sus últimas malas prácticas
  • Un reportaje de Repor, el domingo a las 20.30 horas en el Canal 24 horas

En Las Mañanas de RNE analizamos con Santiago Carbó, director de Estudios Financieros de FUNCAS, cómo está cambiando la banca y cómo están repercutiendo ciertos costes en los usuarios.

¿Hay que entender el proceso de subida de comisiones como una pista de transformación de la banca? Según Carbó, es una señal de que “las cosas están cambiando”. En los últimos 10 años los tipos de interés no han permitido mantener los márgenes financieros tradicionales y en España nunca hemos estado acostumbrados a pagar comisiones. Carbó apunta que podríamos estar aproximándonos a un modelo transacción-comisión, como en Estados Unidos, y cree que los bancos tendrán que explicar muy bien esta transición a sus clientes. Sobre el modelo de aplicaciones de intercambio de dinero, como Bizum, y las limitaciones que pretenden introducir algunas entidades en su uso, el director de Estudios Financieros de FUNCAS espera que “no pongan comisiones y que no haya abusos en ese sentido”, como la introducción de comisiones. ¿La banca va a ser exclusivamente digital? "No creo que la banca pueda ser exclusivamente digital, ni que el efectivo desaparezca, pero está claro que la banca tradicional tiene unos competidores muy serios en el ámbito digital, ya los está teniendo: las start-up fintec o las grandes tecnológicas. La banca tiene que competir con ellas con las mismas capacidades de inteligencia artificial y de manejo de grandes datos", apunta Carbó, que cree que el gran problema de la banca es la cantidad de leyes y regulación que debe cumplir. Sobre los ajustes de personal y los EREs presentados por algunas entidades bancarias españolas, Carbó asegura que no es un sector especialmente rentable en comparación con otros, por eso tienen que seguir haciendo un esfuerzo que aumentar la rentabilidad: “Estamos en un contexto muy difícil. El debate es muy duro”, apunta. Santiago Carbó no descarta más movimientos o fusiones en el sector bancarios en 2021: “El año puede seguir siendo duro y el BCE y Banco de España siempre van a estar estimulando el debate de las fusiones. Lo que queda por hablar es si va a haber fusiones en Europa, si tiene sentido que se fusionen un banco español y francés o un sueco. Sería interesante ver eso”, explica en RNE. Valorando los datos del PIB del primer trimestre del año, Carbó apunta que son los esperados y que el año puede ser complicado, no tanto por la macroeconomía, sino a partir de la desaparición de la "red de seguridad: ERTEs, moratorias, préstamos ICO... ahí tendremos que ver cuánto podrán aguantar las empresas", explica. "Probablemente lo podamos ver después de verano". 

En las últimas semanas y meses, planean al menos quince expedientes con ‘megadespidos’ en diferentes sectores que podrían llegar a afectar a unos 28.000 trabajadores en España. El más voluminoso de todos ellos es el que afecta a CaixaBank: 8.291 despidos inicialmente. En conjunto, los planes presentados por la banca afectan a unos 17.500 trabajadores en dos años. Afecta también a grandes firmas del comercio como El Corte Inglés (3.292), H&M (1.066) o Douglas (492); vinculadas a la automoción como Nissan (2.525), Ford (630), Robert Bosch (636) o Acciona (545). Los expedientes de regulación del empleo que planean afectan también a Naturgy (1.000), Airbus (380), Coca Cola (360) o Adolfo Domínguez (283). ¿A qué se debe esa ola de megadespidos? Con Rosa Sánchez, en 24 horas de RNE.

El nuevo servicio telemático de la Agencia Tributaria vasca ha mandado cartas automáticamente a personas que ya están fallecidas. En particular en el País Vasco, se han detectado más de 150 casos en los que Hacienda reclama el pago de atrasos a la hora de declarar la renta de personas que llevan años muertas. Desde la administración han pedido disculpas y, mientras subsanan el error, aseguran que en ningún caso se tendrá que pagar esos atrasos por personas ya fallecidas.

La dirección de Caixabank comienza a negociar este martes con los sindicatos el ERE en el que contempla el despido de casi 8.300 trabajadores y el cierre de 1.500 oficinas. La responsable de Organización y Medios de Comisiones Obreras en Caixabank, Ruth Bolaños, ha asegurado en 'Las mañanas de RNE' que no van a aceptar despidos forzosos ni medidas traumáticas. "Es una vergüenza que el mayor banco de España, el que tiene más beneficios, se plantee despedir a 8.300 personas. Es un tema de reparto, quitar a unos para que los de arriba cobren más. Es bastante indignante, por no decir inmoral", ha afirmado Bolaños, que confíe en que el banco recapacite empujado por el daño reputacional que puede causarle.

Durante los últimos días hemos conocido unas cifras tremendas de destrucción de empleo y de cierre de oficinas bancarias: los han protagonizado Caixabank y BBVA, pero es que en los últimos meses el resto de grandes nombres de la banca han anunciado también EREs y recortes en las sucursales. Alegan que el sector financiero está en plena transformación, y que sin esos despidos no podrán ser competitivos para seguir existiendo. En ‘La Hora de La 1’ hemos analizado con el periodista económico Rafael Bernando estas cifras que llegan dentro de una destrucción masiva de empleo que dura más de una década.

Asegura el colaborador que en 2008 el sector alcanzó su máximo de empleados con algo más de 270.000, pero que el estallido de la burbuja inmobiliaria se llevó por delante un montón de entidades, y con ellas empleos: "pasamos de 88 a 12 grupos bancarios, el recorte de plantillas alcanzó a más de 100.000 personas, y casi la mitad de las oficinas desaparecieron", explica Bernardo. Con la última oleada de fusiones y despidos, la de los últimos meses, saldrán más de 18.000 personas más de las plantillas y se perderán otras 4.000 oficinas, además de perder dos entidades más, al fusionarse Caixabank y Bankia y Unicaja y Liberbank. Menos bancos también significa menos competencia y, claro, menos ofertas. Antes de la crisis de 2008, la concentración del sector bancario era inferior al 50%, y ahora va camino del 75%.

Para realizar los recortes de personal los bancos aducen tres motivos: la creciente digitalización del negocio, la de la competencia de nuevos jugadores (bancos nativos difitales y grandes tecnológicas) y, por último, la baja rentabilidad en un entorno de tipos bajos: "si el precio del dinero está bajo, o incluso en negativo, y encima la demanda de crédito no es muy fuerte, captar depósitos de los clientes puede resultar hasta caro para los bancos, que tienen que aparcar una liquidez que no usan en los bancos centrales, que les cobran por ello, y pagar a los que tienen cuentas o depósitos", añade el periodista. 

Si hacemos una fotografía del sector en España nos encontramos que el nuestro es uno de los países con más sucursales bancarias por habitante, pero si hace una década eran 10 por cada 10.000 ciudadanos, con los últimos recortes pueden llegar a 4, cerca de la media europea. Por otro lado, tocamos a un empleado de banca por 270 habitantes, por encima de la media de Europa. Además, se calcula que más de la mitad de los municipios no tiene ya acceso a una sucursal bancaria. Aunque estos problemas los puede paliar en parte la digitalización, recuerda Bernardo, que mucha gente todavía no utiliza internet. Según la última encuesta del INE de utilización de tecnologías de la información, casi un 40% de los ciudadanos no utiliza la banca online.

Los anuncios de grandes procesos de ajustes de plantilla en el sector bancario han abierto el debate sobre los sueldos de los directivos de la banca. El Gobierno ha endurecido su discurso y pide al Banco de España (BdE) que limite los ERE y honorarios que considera "inaceptables". Un proceso que no es fácil, ya que los grandes bancos españoles dependen directamente del Banco Central Europeo (BCE) que tan solo puede limitar la parte variable de estos salarios en caso de riesgo de quiebra de la entidad examinada.

La economía nos deja esta semana la intención de CaixaBank y BBVA de prescindir de 12.000 empleados, mientras el Gobierno afea al sector las ayudas que ha recibido y los altos sueldos de los banqueros. Quizá se han preguntado de cuánto estamos hablando y si han subido o bajado en el último año. La respuesta es que han bajado, aunque hablamos de hasta 7 millones de euros y lo cierto es que en España hay poco margen para limitarlos.

El Banco de España tiene poca capacidad de maniobra en este asunto, su competencia se limita a las pequeñas entidades. Los bancos con más de 30.000 millones de euros en activos, que son el 85%, están bajo la supervisión directa del BCE, que el año pasado en medio de la pandemia recomendó evitar el reparto de bonus a los altos ejecutivos. Ana Botín, la que más gana, se bajó el salario de 10 a 6,8 millones de euros. El segundo en el ránking, Carlos Torres, presidente del BBVA, cobró 4 millones, un 40% menos. Goirigolzarri, presidente de Bankia, intervenida por el Estado, recibió 500.000 euros. Ahora en la nueva CaixaBank recibirá el triple, 1,5 millones. El Gobierno podría haber puesto condiciones salariales antes de autorizar la fusión de Bankia. También podría limitar los altos sueldos de la banca con un Real Decreto, pero chocaría según los expertos con el mercado internacional, que ofrece altas primas para contar con los mejores.

El mapa bancario español sigue acumulando procesos de reestructuración de plantilla. El BBVA ha planteado este jueves a los sindicatos un recorte que afectaría a 3800 trabajadores y supondría el cierre de 530 oficinas. Las cifras, aún pendientes de negociación, convertirían la propuesta en el segundo gran ERE del sector en lo que va de año tras el ajuste previsto por CaixaBank anunciado esta misma semana.

Tras el ERE anunciado por CaixaBank, el mayor de la banca en España, el sector hace balance de unas regulaciones que se han llevado por delante un 37 % de empleos desde 2008. A estas cifras hay que sumarle además los expedientes abiertos en empresas como El Corte Inglés o el de la multinacional sueca H&M que también ha puesto en jaque al tejido empresarial del país en 2020.

La portavoz de Comisiones Obreras en Caixabank, Ruth Bolaños, ha cargado en el informativo '14 horas' contra las condiciones planteadas por el banco para suprimir casi 8.300 empleos. "No quieren que más del 50% de las salidas sean de mayores de 50 años. Y lo peor que es que dice que, si no hay suficientes salidas, habrá despidos forzosos", ha asegurado Bolaños, que afirma que la plantilla no da crédito. "La plantilla no entiende nada, se siente ultrajada. No paro de recibir mensajes de los compañeros diciendo que si se han vuelto locos", ha explicado.

El BBVA podría despedir a unos 3.000 trabajadores. Desde CCOO en la empresa, su secretaria general, Isabel Gil Delgado, señala que no tienen confirmación de esta cifra por parte de la empresa y esperan poder formar pronto una mesa de formación si es el caso. "Hasta el año pasado, se decía que el banco no iba a hacer un ERE", afirma. Señala que se han llevado a cabo en el banco una serie de operaciones que le han dado beneficios y pide que si se hacen despidos sin negociar con sindicatos, haya "un proyecto viable para los que se quedan, pero también de futuro". La última opción de fusión se abortó, pero este tipo de movimientos suelen ir acompañados de esto. "Esto no quita que haya una posible fusión más adelante", concluye. Aunque, si la hay, avisa de que eso "no nos quitaría para otra posible reducción".

El Consejo del Poder Judicial acaba de ofrecer los datos sobre hipotecas abusivas en 2020. En el año de la pandemia y a pesar de la paralización parcial, los juzgados especializados aumentaron la resolución de casos mientras bajaron las demandas. Nuestra compañera Yolanda Rodríguez ha hablado con Patricia Suárez, presidenta de la Asociación de Usuarios de Banca (ASUFIN) para conocer más en profundidad este fenómeno jurídico-financiero.

Diez años después de saltar al parqué, Bankia ha dejado de cotizar en Bolsa y se ha dado de baja como sociedad mercantil. El lunes reaparecerá pero integrada con CaixaBank. Así culmina la fusión de las dos entidades bancarias con un primer reto por resolver, la reestructuración de la plantilla que ahora suma 50.000 empleados. La nueva dirección de la entidad espera llegar a un acuerdo con los sindicatos antes del verano y en el nuevo Consejo de Administración un 40% de sus miembros serán mujeres. La nueva CaixaBank será la entidad más importante de España con 664.000 millones de euros en activos y 6.600 sucursales. Los clientes apenas notarán cambios hasta que se fusionen las plataformas operativas de las dos entidades.

Foto: Logos de Bankia y CaixaBank (REUTERS/Albert Gea/File Photo)

El secretario general de UGT en Bankia, Jesús Vázquez, ha mostrado su preocupación en 'Las mañanas de RNE' por las consecuencias laborales que puede tener la fusión entre Bankia y Caixabank. "Presumimos que va a ser el ERE más importante del sector financiero español. Las malas noticias para los trabajadores están aseguradas", ha dicho Vázquez, que confía en que el Estado, como accionista de Bankia, ayude a que todas las salidas de empleados sean voluntarias.

El Govern de las Islas Baleares ha expropiado 56 viviendas vacías en el archipiélago para destinarlas al alquiler social. Una medida que la consejería de Movilidad estima necesaria para corregir la situación que viven las personas sin acceso a una vivienda. Los inmuebles serán expropiados por una duración de siete años y se les abonará una cantidad de 1,8 millones de euros en contraprestación. Esta expropiación de uso, o cesión de uso, es una medida incluida en la Ley de la Vivienda de las Islas Baleares aprobada en 2018 y es pionera a todo el Estado. FOTO: Manuel H. De León / EFE

La cantidad de cajeros automáticos en España se ha reducido en 1.020 cajeros en 2020. El cierre de oficinas y la caída del uso del dinero en efectivo ha provocado que cada vez allá menos puntos de donde sacar dinero en metálico. El uso de la tarjeta de crédito, del pago con teléfono u otras plataformas ha provocado que el número de cajeros en España ronde los 50.000 puntos. Una cifra similar a la que había hace 20 años. Foto: Gettyimages