Enlaces accesibilidad

Vuelve el fútbol, vuelve Villa

  • El deporte rey ha regresado este fin de semana con goles y espectáculo
  • Barça y Madrid llegan con sensaciones encontradas a la ida de la Supercopa
  • Los azulgrana celebran el liderato y el regreso goleador de David Villa
  • El Málaga afronta el partido de ida de la previa de la Champions League
  • FC Barcelona - Real Madrid en directo, jueves 22:30 en La 1 y RTVE.es

Por
El delantero del F. C. Barcelona, David Villa, celebra su gol a la Real Sociedad
El delantero del F. C. Barcelona, David Villa, celebra su gol a la Real Sociedad EFE EFE

Sí, se puede decir que el fútbol ha vuelto. Y vaya si lo ha hecho. FC Barcelona y Real Madrid siguen con su duelo como si nada hubiera cambiado y prometen una Supercopa reñida. El Málaga llegó a puestos Champions después de una temporada de inversión y se aferra al sueño un día antes de la eliminatoria previa tras un verano de austeridad. Y, además, ha vuelto David Villa por la puerta grande.

La escasa inversión en fichajes de este verano hacía presagiar una Liga más gris, pero los equipos españoles se han empeñado en mantener a sus parroquias pegadas al televisor -pese a los esfuerzos de los organizadores de la competición en disuadirlos con horarios imposibles- a base de goles.

25 goles, cifra redonda, y con tres partidos aún por disputarse: Deportivo - Osasuna (en vivo, 19:00), Rayo - Granada (en vivo, 21:00) y Zaragoza - Valladolid (en vivo, 23:00). La cosa promete. Pero la semana trae más cosas, porque terminada la jornada de Liga empieza la Champions League, con la ronda previa entre Málaga y Panathinaikos y la Supercopa de España entre Barça y Madrid (en directo, jueves 22:30 en La 1 y RTVE.es).

Villa avisa al Madrid

En el Camp Nou se vieron seis tantos (5-1), cinco de ellos del Barça en el estreno de Tito Vilanova en el banquillo contra la Real Sociedad. El técnico catalán pasó el examen con nota y este lunes se presentará de nuevo ante la afición culé, en el Gamper contra la Sampdoria, como líder. Además, con Alex Song como flamante nuevo fichaje.

La otra gran noticia para los aficionados azulgranas es el regreso de David Villa. El 'Guaje' ya puede decir que ha pasado su particular calvario desde que su tibia se rompiera el pasado diciembre disputando el Mundialito. Dos goles de Messi, pero eso ya no es noticia, es costumbre.

Nada mejor para celebrarlo que con un gol que redondeaba la goleada y servía, asimismo, para poner al Barcelona de líder provisional en la tabla. Horas antes lo había hecho un sorprendente Betis, tras golear al Athletic de Bilbao en San Mamés (3-5); otra herida más para la afición rojiblanca.

Las sensaciones para el Barça son inmejorables a dos días del partido de ida de la Supercopa, de nuevo en el Camp Nou; toca ser los anfitriones como campeones de Copa, pero la goleada a la Real intimida. Más aun viendo a su rival del miércoles con el ceño fruncido por el tropiezo en casa en su estreno.

El Madrid recibía al Valencia (1-1) en un partido que ya se sabía difícil de antemano, pero que no se esperaba tan accidentado. El bochorno de la tarde madrileña espesó el fútbol en la primera parte, los blancos bajaron la guardia y recibieron un doble golpe: gol de Jonas y encontronazo entre Casillas y Pepe. Por cierto, el zaguero portugués ha pasado la noche en el hospital y es duda para el jueves.

El resultado deportivo es lo de menos. Lo peor es la sensación de rodaje que desprende un equipo al que se le presuponía ya acoplado en el 'año III de Mourinho'. El campeón de Liga tropezó de nuevo con la misma piedra; o cabría decir mejor con la misma "naranja", la de un Valencia que saca su orgullo de histórico a pesar de verse en la obligación de rebuscar nuevos talentos cada verano.

Uno de los que más torcía el gesto -aparte de Casillas y Pepe- era Cristiano Ronaldo. El portugués corría, la pedía y se ofrecía a todos sus compañeros. Pero le faltó ritmo y se le notaba ansioso a la hora de encarar a su compatriota Joao Pereira. Menos mal que estaba ahí Higuaín para sacar las castañas del fuego.

Málaga sueña con Champions

En Málaga no se rinden. Los aficionados costasoleños han pasado un verano inmersos en la duda. La incertidumbre la han generado las salidas de Ruud van Nistelroy, retirado, y las ventas de Salomón Rondón, Mathijse y, sobre todo, la inesperada de Santi Cazorla al Arsenal.

La razón ha sido que el buque de los petrodólares del jeque Abdullah Al-Thani ha empezado a hacer aguas por culpa de la mala gestión económica.

Pero la plantilla, los que han quedado, se niegan a despertar del sueño de la Champions y se han conjurado para regalar a los hinchas 'boquerones' una temporada histórica. La esperanza tiene el rostro de un adolescente de 16 años, Fabrice Olinga, que con su gol al Celta (0-1) batió un récord de precocidad en nuestra Liga.

Sin Cazorla, pero con un veterano como Joaquín, el talento de Isco y la experiencia de Portillo, que ya sabe lo que es marcar al Panathinaikos en Champions, aunque con la camiseta del Real Madrid. Ocurrió hace diez años, cuando era una promesa de la 'Fábrica' blanca.

Otro exmadridista, el técnico Manuel Pellegrini, ha dado forma futbolística a este Málaga. El entrenador chileno acumula también experiencia en la máxima competición europea tras su paso por el conjunto blanco, pero sobre todo con el Villarreal. En el 'submarino amarillo' estuvo a punto de jugar una final, y solo le despertó del sueño el penalti fallado por Riquelme.

En tiempos de crisis, soñar no cuesta dinero.

Deportes

anterior siguiente