arriba Ir arriba

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, ha condenado este lunes el "atroz" ataque químico presuntamente perpetrado este sábado en Siria y ha asegurado que en las próximas 24 a 48 horas tomará "decisiones muy importantes" sobre qué hacer al respecto, probablemente antes de que acabe el día. "Ninguna opción está descartada", ha advertido Trump al ser preguntado por la posibilidad de una acción militar en Siria.

Rusia, Irán y Turquía han firmado este miércoles en Ankara una declaración conjunta con la promesa de impulsar un proceso de paz en Siria que desemboque en unas elecciones supervisadas por Naciones Unidas. El texto, rubricado por el presidente ruso, Vladímir Putin, el iraní, Hasan Rohaní, y el turco, Recep Tayyip Erdogan, pide un proceso de paz "libre, justo y transparente" que concluya en "una Constitución apoyada por el pueblo sirio y unas elecciones libres y justas con la participación de todos los votantes sirios bajo la apropiada supervisión de Naciones Unidas".

El presidente ruso, Vladimir Putin, se ha reunido en Ankara con su homólogo turco, Tayyip Erdogan. En el encuentro, los dos mandatarios tratatarán de aumentar la cooperación económica, militar y de energía nuclear, entre ámbos países. Este miércoles está previsto que llegue también a Ankara, el presidente iraní, Hasán Rouhaní, para participar en una mini cumbre sobre la guerra de Siria. Los tres países, Turquía, Rusia e Irán, están implicados en este conflicto que dura ya más de siete años.

El presidente de Rusia, Vladímir Putinha ganado las elecciones presidenciales celebradas este domingo, tal y como era de esperar. Según la Junta Electoral, 56 millones de rusos han dado su voto al líder, que ha obtenido su mejor resultado en 18 años. "Somos un equipo, necesitamos estar unidos para avanzar", dijo el presidente el domingo tras conocer el resultado. Por su parte, el principal líder de la oposición que se pudo presentarse a los comicios, Pavel Grudinin, ha rechazado los resultados y ha señalado que estas elecciones han sido "las más sucias" desde la caída de la Unión Soviética. 

El presidente de Rusia, Vladímir Putin, ha obtenido el 76,67% del apoyo de los electores en las elecciones presidenciales celebradas este domingocon el 99,80% de los votos escrutados, y podrá permanecer en el Kremlin por un nuevo mandato de seis años, hasta 2024.

Aunque la victoria de Putin se daba absolutamente por descontada, el apoyo recibido es el mayor de su historia y muy superior al 63,6% que obtuvo en las últimas elecciones de 2012 y al 71,31% de los comicios de 2004.

Putin ha recibido más del 90% de los votos en cinco regiones o repúblicas del país, entre ellas Crimea, que celebraba el cuarto aniversario de la anexión rusa y cuyos habitantes participaron por vez primera en unas presidenciales. También superó el 70% de apoyos en las dos principales ciudades del país, Moscú y San Petersburgo, tradicionales graneros de la oposición más radical al Kremlin.

De este modo, Putin ha resultado elegido para un cuarto mandato presidencial, pues ya cumplió dos mandatos consecutivos de cuatro años como presidente entre 2000 y 2008. Entonces, impedido de optar a un tercer mandato, colocó en la presidencia a uno de sus fieles, Dimitri Medvedev, mientras él manejaba los hilos desde el cargo de primer ministro, y en 2012 volvió a ser elegido presidente.

Vladimir Putin seguirá al frente de Rusia después de conseguir más del 76% de los votos en las elecciones de este domingo, cuando se lleva escrutado el 99,81% de los sufragios. Este es su mejor resultado electoral en los 18 años que lleva alternando la Presidencia con la jefatura del Gobierno, y lo ha conseguido con un discurso ultranacionalista que promete una carretera llena de éxitos para Rusia. (19/03/2018)

La carrera meteórica de Vladímir Putin empezó en 1998 cuando el entonces presidente Boris Yeltsin lo situó al frente de los servicios secretos rusos. Era un gran desconocido cuando en el 2000 asumió por primera vez la presidencia, pero, después, forjó y cultivó la imagen del hombre duro y enérgico que la población reclamaba tras el desplome de la Unión Soviética. Revalidó su victoria en 2004 y en 2008, ante la imposibilidad legal de continuar al frente del Kremlin, asumió el cargo de primer ministro manteniendo el control del país hasta que en 2012 volvió a acceder a la presidencia.

Rusia ha votado este domingo en unas elecciones presidenciales que no deciden tanto el ganador como su legitimidad, toda vez que está descontada la victoria de Vladímir Putin, que casi con toda seguridad logrará revalidar su mandato hasta 2024 y, de esa forma, rozará el cuarto de siglo al frente del país, algo sin parangón desde el gobierno de Josef Stalin en la Unión Soviética. Los comicios arrancaron a las 20.00 GMT de este sábado con la apertura en los colegios en Kamchatka, Chukotka y Magadán, las regiones más orientales. La jornada de votación ha durado 21 horas y ha concluido con el cierre de los colegios en el enclave de Kaliningrado, la parte más occidental del país, a las 18.00 GMT de este domingo (19:00 hora peninsular española).

Las últimas horas de campaña para las elecciones son un paseo para el presidente de Rusia, Vladímir Putin, que, sin rivales de peso, solo podría ver su victoria minimizada por la baja participación o la abstención. Sin embargo, la reciente crisis diplomática con Londres por el caso del exespía ruso envenenado, lejos de sacudir la campaña, ha avivado el sentimiento patriótico en el pueblo. Así, muchos rusos declaran que votarán por Putin porque Occidente solo busca aislar al país, con nostalgia por la pérdida de la Unión Soviética en la Guerra Fría. 

Según todas las encuestas, Vladímir Putin arrasará en las elecciones presidenciales de este domingo en Rusia con más del 70% de los votos. Frente a él, aiete candidatos con poco tirón popular que no terminan de atraer a los rusos. Los principales rivales que le podrían haber disputado la victoria quedaron neutralizados hace tiempo, bien por vía violenta o por la vía judicial, como el opositor Alexéi Navalni, inhabilitado para los comicios. Ahora, entre los candidatos figuran Pavel Gudinin, del Partido Comunista, acusado de tener millonarias cuentas en Suiza, o Ksenia Sobchak, la única mujer de la lista, millonaria e hija del mentor político de Putin. El ultranacionalista Vladímir Zhirinovski o el liberal Grigori Yavlinski tampoco conseguirán ensombrecer el nuevo mandato del todopoderoso presidente de Rusia.