arriba Ir arriba

El presidente de Rusia, Vladímir Putin, ha ordenado al Ministerio de Defensa que inicie la retirada de las tropas rusas desplegadas en Siria a partir de este martes, justo cuando se cumplen cinco años de la guerra civil y después de seis meses de bombardeos en apoyo del régimen de Bachar al Asad.

"Creo que la tarea que nuestras Fuerzas Armadas y el ministerio de Defensa tenían por delante se ha cumplido totalmente, por eso ordeno al ministro de Defensa que desde mañana comience el repliegue del grueso de nuestras fuerzas de Siria", ha declarado Putin en una reunión con responsables de Defensa y Exteriores difundida por los medios rusos.

La retirada será paulatina y afectará a la mayor parte, aunque no a todas las tropas rusas que están desplegadas en territorio sirio, dado que Moscú mantendrá una relevante capacidad operativa mediante su base de Latakia, en la costa mediterránea del país asiático.

El grupo punk ruso Pussy Riot, que saltó a la fama tras escenificar una plegaria contra el presidente ruso, Vladímir Putin, en el principal templo ortodoxo del país, acción que les costó la cárcel, ha vuelto a la carga, esta vez con un vídeo contra la corrupción en las altas esferas.
"Chaika" (Gaviota), se titula el vídeo, que hoy, a menos de veinticuatro horas de su publicación en Youtube, había recibido cerca de medio millón de visitas, y que arremete contra el fiscal general de Rusia, Yuri Chaika, salpicado por acusaciones de corrupción desde la oposición liberal.
Sin cubrirse el rostro con pasamontañas multicolores -a diferencia de sus anteriores acciones- y con una cuidada coreografía, las Pussy Riot interpretan una canción en la que critican el falso patriotismo.

Hace 10 años la prensa internacional se hico eco de la muerte de Alexander Litvinenko. El exagente del KGB fue envenenado con polonio-210 en 2006. La historia tenía todos los ingredientes de la mejor novela negra, con espías y envenenamientos con sustancias radiactivas. Se investiga desde entonces y ahora un juez británico afirma que Putin ordenó "probablemente" su asesinato (21/01/16).

El juez británico Robert Owen está convencido de que fueron los espías rusos de la FSB (la antigua KGB) Andrei Lugoboi y Dimitri Kuvton los que administraron el polonio 210 que causó la muerte del espía Andrei Litvinenko. El envenenamiento se produjo mientras tomaba té con ellos en este hotel del Londres hace 10 años. Litvinenko, exagente también de la KGB, se había enfrentado años antes al entorno del propio Vladimir Putin, al que acusó de cometer asesinatos indiscriminados. Pidió asilo político al llegar a Londres en noviembre de 2000 y trabajó para los servicios secretos del MI6. Pocos días antes de morir dejó escrita una carta en la que responsabilizaba de su muerte al presidente ruso. Moscú dice que el informe que hoy se ha conocido carece de transparencia, que llega a conclusiones descabelladas y lo que es peor, que tiene una clara orientación política antirrusa.

El presidente de Rusia, Vladímir Putin, ha acusado a Turquía de derribar un caza ruso junto a la frontera siria para proteger el tráfico de petróleo que lleva a cabo el grupo terrorista Estado Islámico, a lo que el presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, ha respondido asegurando que dimitirá si se demuestra que su país compra petróleo de los yihadistas.

El presidente ruso, Vladímir Putin, ha exigido a Turquía disculpas y castigo a los responsables del derribo del bombardero ruso Su-24 que participaba en una misión antiterrorista en Siria. "Todavía no hemos escuchado disculpas claras por parte de la cúpula político-militar de Turquía, ni ofertas para compensar los daños ni tampoco la promesa de que los criminales serán castigados", ha dicho Putin en el Kremlin al recibir las cartas credenciales de nuevos embajadores en Moscú. El presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, ha señalado este jueves que el que se tiene que disculpar es el que viola el espacio aéreo.
 

  • Compartirán información de sus servicios de inteligencia contra el Estado Islámico
  • Hollande ha logrado el respaldo ruso a una coalición, aunque sin detallar términos
  • Putin quiere una alianza antiterrorista bajo mandato de Naciones Unidas
  • Cameron ya ha pedido al Parlamento británico luz verde para bombardear Siria
  • Merkel propone enviar aviones Tornado a Siria y una fragata en apoyo de Francia
  • Italia apoya a Francia en su campaña pero no concreta si aportará ayuda militar

El jefe de la diplomacia rusa mantiene una posición sobre Siria muy diferente a la de Estados Unidos, Turquía y Arabia Saudí que piden, aunque cada vez con menos fuerza, la salida de Asad del poder. Rusia, en cambio, lo ve parte de la solución. Es más Putin transmitió anoche la idea de que el presidente sirio podría dialogar con la oposición para luchar juntos contra el autodenominado Estado Islámico. Desde que empezaron los bombardeos rusos hoy es la primera vez que Kerry y Lavrov se dan la mano. La diplomacia ha empezado a trabajar. Demasiado tarde para quienes vivían en esta zona de las afueras de Damasco.

El presidente de Siria, Bachar al Asad, viajó el martes a Moscú, donde se entrevistó con Vladímir Putin, según ha revelado este miércoles el portavoz del Kremlin, Dmitri Peskov. Se trata del primer viaje al extranjero de Asad desde el comienzo de la guerra civil, en 2011.

Durante las conversaciones, Putin aseguró que a los avances militares en la "lucha contra el terrorismo" en Siria debe seguir un proceso político, como base de un arreglo duradero.