Enlaces accesibilidad

Rajoy anuncia mejoras en algunas pensiones si hay presupuestos para 2018

  • El presidente sostiene que no dará marcha atrás en las reformas de 2011 y 2013
  • Rechaza revalorizar las pensionescon el IPC, salvo en las no cotributivas
  • Asegura que las pensiones públicas "son irrenunciables"
  • El PSOE le acusa de "tomarse a cachondeo" el Pacto de Toledo
  • Ciudadanos asegura que no entrará en el "mercadeo electoral"

Por
Rajoy anuncia subidas en las pensiones mínimas

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ha anunciado una mejora de las pensiones mínimas y de viudedad y la concentración en el IRPF de las ayudas fiscales para pensionistas y familias. Sin embargo, ha condicionado ambas medidas a la aprobación de los Presupuestos Generales del Estado de este año, donde se incluirían los cambios.

En contestación a la propuesta de la diputada de Coaliación Canaria durante el debate monográfico sobre pensiones, ha valorado además como "razonable" subir en la línea con el IPC "al menos las más bajas", las no contributivas -medio millón aproximadamente-, una indexación que, sin embargo, ha rechazado de plano para el resto de prestaciones.

Además, Rajoy ha dejado claro que no va a "dar marcha atrás" en ninguna de las reformas de pensiones realizadas durante la crisis económica, ni la de 2011 del Gobierno del PSOE, ni la de 2013 bajo su mandato. Esto significa que el actual Ejecutivo no piensa volver a actualizar las pensiones en función de las subidas anuales de precios ni retirar el factor de sostenibilidaddos de las principales peticiones de la oposición.

Así lo ha señalado el presidente durante su intervención en el  celebrado este miércoles en el Congreso, donde ha indicado que el Gobierno aprobará esas cuentas a finales de este mismo mes.

Respecto a las pensiones de viudedad, habrá que esperar qué subida se concreta y si es distinta a la aprobada el pasado diciembre, cuando el Gobierno dió luz verde al decreto para subir la base reguladora de esas pensiones, un alza que se estableció en la reforma de 2011 y que se ha regulado con seis años de retraso. Así, a partir de 2019 el porcentaje a aplicar a la base reguladora de la pensión de viudedad subirá hasta el 60% para los beneficiarios mayores de 65 años que no perciban otra pensión pública ni tengan otros ingresos por la realización de trabajo o de capital.

La sostenibilidad del sistema "depende del empleo"

"Es en el contexto de los Presupuestos donde podemos hablar de las mejoras posibles para el bienestar de los españoles, también en materia de pensiones", ha advertido Rajoy.

No obstante, el presidente ha señalado que no se puede gastar "lo que no se tiene" y que España está obligada cumplir con los objetivos europeos en materia de déficit público, "porque fue lo que salvó a España". "Es necesario mantener unas cuentas públicas saneadas y prudentes para seguir creciendo y generando confianza", ha reiterado.

También ha hecho hincapié en que la sostenibilidad del sistema de pensiones español y del importe de las mismas depende del empleo, de que trabajen muchas personas y de que lo hagan en empleos cada vez mejores. "Solo si hay más gente cotizando se pueden pagar más y mejores pensiones", ha subrayado.

Por ello, considera que es imprescindible que se preserve una agenda de reformas que lleve a España a crecer, mejorar la productividad, diversificar la economía y hacerla "cada vez más capaz de adaptarse a un entorno cambiante y muy competitivo".

Rajoy también se ha referido a la utilización del Fondo de Reserva y ha dicho que se ha utilizado para lo que está. Así, se ha preguntado que, si no se usa en la época de mayor crisis de la historia económica de la historia, "¿alguien me puede explicar cuándo lo usamos?".

Según el presidente, el sistema está recuperando "poco a poco" el equilibrio financiero en un "clima de gran creación de empleo", que ofrece "las mejores garantías para corregir el déficit y ganar flexibilidad en sus decisiones, por ejemplo, mejorando las pensiones más bajas".

"El Pacto de Toledo necesita un nuevo impulso, pero no una rectificación"

"Los españoles pueden estar tranquilos, porque no existe hoy ningún peligro por lo que se refiere al sistema de pensiones", ha añadido.

Durante su comparecencia, el jefe del Ejecutivo ha destacado que, para preservar el actual sistema, es necesario un "mínimo consenso a la hora de poner en marcha reformas imprescindibles" para enfrentar los "cambios constantes" y crear "más y mejor empleo".

"El Pacto de Toledo necesita un nuevo impulso, pero no una rectificación. Su importancia y revitalización está precisamente en no volver a empezar de cero", ha recalcado Rajoy.

La reforma de 2011 retrasó hasta los 67 años la edad de jubilación y la de 2013 cambió la revalorización de las pensiones, vinculada hasta entonces a la inflación, por una fórmula que tenía en cuenta la previsión de ingresos y gastos, y que desde entonces ha limitado las subidas al mínimo previsto, un 0,25%. También introdujo un cambio en el cómputo de la pensión inicial, conocido como factor de sostenibilidad, que entrará en vigor en 2019.

Este miércoles, el presidente ha asegurado que va a "respetar el procedimiento general de revalorización" porque -ha insistido- "está siendo un elemento determinante para garantizar la viabilidad del sistema".

Rajoy ha afirmado que revalorizar las pensiones según el IPC "no funciona" y ha recordado que sólo dos países de la Unión Europea -Bélgica y Hungría- indexan las pensiones al IPC.

A lo largo de su intervención, Rajoy ha admitido que los pensionistas "han podido sentir cierto desasosiego sobre el futuro de sus pensiones". "No hay motivo para ello. Todos han de tener la seguridad de que en el Gobierno estamos comprometidos con ese pacto entre generaciones que es nuestro sistema público de pensiones", ha remarcado.

Las pensiones públicas "son irrenunciables"

En este sentido, el presidente ha defendido que las pensiones públicas "son irrenunciables". "No entendemos una sociedad que no garantice unas prestaciones suficientes para asegurar una vida digna", ha aseverado Rajoy, que ha reclamado "a todos una visión equilibrada y realista" con la que poder "preservar este modelo de bienestar".

El presidente del Gobierno ha aludido al último informe de la OCDE de 2017, donde se señala que la pensión media en España supone el 72% del salario previo a la jubilación, mientras que la media de la OCDE se sitúa en el 52%. Además, ese estudio asegura que España es uno de los países con menos mayores en situación de pobreza.

"España es un país solidario y justo. Lo es con todos y va a seguir siéndolo", ha dicho Rajoy, quien ha añadido que esa solidaridad "debe tener siempre presente que los recursos son limitados y que es socialmente más justo lo que económicamente es más eficiente".

Rajoy ha destacado que existen "motivos para ser razonablemente optimistas" porque cree posible un saneamiento del sistema "si no se revierten" las reformas aprobadas en los últimos años.

"Lo que puede amenazar la tranquilidad de los pensionistas es que caigamos en la tentación de incluir las pensiones en el terreno de la pelea partidaria", ha alertado el presidente, quien ha concluido: "Estos son los dos únicos peligros: el paro y la demagogia".

El PSOE acusa al Gobierno de "tomarse a cachondeo" el Pacto de Toledo

Mientras, el Partido Socialista ha acusado al Gobierno de Mariano Rajoy de "esquilmar" el Fondo de Reserva y de tomarse "a cachondeo" el Pacto de Toledo sobre las pensiones, ya que no ha impulsado el debate en ese foro.

La portavoz parlamentaria del PSOE, Margarita Robles, ha expresado el hartazgo de su partido con que el crecimiento económico de este país recaiga "sobre los hombros de los ciudadanos y los pensionistas", por lo que ha instado a Rajoy a dejar de colgarse "medallas" por la mejora de la economía española.

Robles ha reprochado a Rajoy que prometiera desde la oposición no tocar las pensiones y nada más llegar al Gobierno aprobara reformas para bajarlas, además de haber "esquilmado" el Fondo de Reserva de la Seguridad Social (la llamada hucha de las pensiones), que el Ejecutivo anterior de José Luis Rodríguez Zapatero dejó en 67.000 millones de euros.

"Las pensiones más bajas están subiendo dos euros mensuales. ¿Usted cree que los pensionistas se merecen esto? No les tome el pelo", ha espetado la portavoz, que también ha pedido a Rajoy "respeto" para las viudas porque, "lleva seis años sin querer incrementar la base reguladora de las pensiones de viudedad".

Además de exigir al Ejecutivo una revalorización de las pensiones para este año del 1,6% -la subida del IPC-, Robles ha pedido la derogación de la reforma laboral que ha traído "precariedad" y sueldos más bajos porque "sólo con salarios dignos" se podrán "garantizar pensiones dignas".

Robles también se ha quejado de que los populares se estén "tomando a cachondeo" el Pacto de Toledo, el marco de negociación entre las distintas fuerzas con representación parlamentaria para alcanzar grandes acuerdos en materia de pensiones.

Iglesias pide a Rajoy "un poco de empatía" con los jubilados

Por otro lado, el secretario general de Podemos, Pablo Iglesias, ha exigido a Rajoy que cumpla la Constitución y tenga "un poco de empatía" con lcon los millones de jubilados "que se han matado a trabajar", merecen unas pensiones dignas, y que ahora están perdiendo poder adquisitivo con la recuperación económica.

En su intervención, Iglesias ha denunciado que “más de cinco millones de pensionistas no cobran ni 800 euros de pensión” y que, en los
últimos años, los jubilados “han perdido 432 euros de poder adquisitivo”.

El secretario general de la formación morada ha aprovechado para insitir en varias proposiciones de ley presentadas por Unidos Podemos en el Congreso que han sido vetadas por el Gobierno por considerar que afectaban a las cuentas públicas.

Como primera medida, el líder de Podemos ha planteado la subida del salario mínimo a 950 euros, así como derogar las dos últimas reformas laborales para mejorar la calidad del empleo y los salarios.

En segundo lugar, Iglesias ha defendido la necesidad de un impuesto de solidaridad a la banca, propuesta también planteada ya por Unidos Podemos en el Congreso, porque también "los de arriba se tienen que abrochar el cinturón".

Además, ha reclamado acabar con el "factor de empobrecimiento" que algunos llaman factor de sostenibilidad -ha dicho-, que vincula la evolución de las pensiones a la esperanza de vida; y suprimir la desgravaciones fiscales a los planes privados de pensiones.

Rivera asegura que no entrará en un "mercadeo electoral"

Por su parte, el líder de Ciudadanos, Albert Rivera, ha advertido al presidente del Gobierno que su partido no entrará en un "mercadeo electoral" sobre las pensiones y solo le apoyarán si plantea reformas para garantizar el futuro del sistema que, en su opinión, pasan por acabar con el trabajo precario y fomentar la natalidad.

Ha criticado al presidente por el "inmovilismo" que demuestra en sus planteamientos y el tono triunfalista que ha empleado, cuando se necesitan casi 4.000 millones de euros adicionales al año para hacer frente a los nuevos pensionistas.

Rivera también ha arremetido contra el PSOE porque, a su juicio, no ha hecho ninguna propuesta en favor de la sostenibilidad del modelo y se ha limitado a "un cruce de reproches cortoplacista".

Así, Rivera ha repasado algunas de sus propuestas para mejorar el sistema, como la bajada del IRPF a los que menos tienen, en el tramo de entre 12.000 y 14.00 euros anuales, que supondría entre 33 y 60 euros más al mes en el bolsillo de uno de cada cuatro pensionistas.

Rivera también ha hablado de sus propuestas para incrementar la natalidad, como las deducciones fiscales en la educación de 0 a 3 años y la semana de paternidad extra que han pactado incluir en los Presupuestos de 2018 y que se suma a la que se incluyó en las cuentas del año pasado.

Según ha insistido, la lucha contra la precariedad laboral es importante para que el modelo pueda sobrevivir, pero también "para que no haya abuelos sosteniendo con su pensión a sus hijos y a sus nietos" y puedan vivir "dignamente" con su prestación. En esa línea, ha abogado por el contrato único, con el que todos los trabajadores serían indefinidos y tendrían una indemnización de 20 días por año trabajador.

Coalición Canaria pide mayor subida para las pensiones no contributivas

Ana Oramas, diputada de Coalición Canaria, ha instado a Rajoy a mejorar las pensiones mínimas no contributivas conforme al IPC, ya que son muy pocas, cerca de 450.000 a nivel nacional, y una subida de 30 euros en prestaciones de unos 360 euros es un 10 %.

La diputada de Coalición Canaria ha instado a actualizar las pensiones mínimas al IPC y las de mayor cuantía con la revalorización del actual índice ligado al 0,25 %, al tiempo que también le ha pedido que permita a los españoles que cotizaron en Venezuela poder cobrar en España una pensión no contributiva.

"Comparto y me parece razonable lo que ha dicho Oramas a favor del IPC al menos para las más bajas", ha señalado Rajoy al tiempo que también se ha mostrado de acuerdo en articular mecanismos para arbitrar la situación que viven los emigrantes españoles retornados de Venezuela.

ERC acusa al Gobierno de "traicionar" a los pensionistas

Por su parte, el diputado de ERC Jordi Salvador i Duch ha acusado al presidente de "traicionar" a los pensionistas y llevar "años maltratando a los trabajadores" con la aprobación de las reformas laboral y de las pensiones que ha llevado a que no haya salarios dignos ni jubilaciones dignas.

Esquerra ha pedido una lucha decidida contra el fraude en la Seguridad Social, destopar las cotizaciones máximas, promover la equiparación entre las pensiones de los hombres y las mujeres con un factor corrector y elevar el salario mínimo a más de 1.000 euros mensuales.

"Nada de préstamos, recuerde, haga aportaciones directas de los Presupuestos a la Seguridad Social", ha urgido Salvador, quien ha recordado que el Gobierno tiene la obligación de garantizar los derechos de las personas.

El diputado independentista ha insistido en que la pensión "es un salario diferido, que el Gobierno debe preservar, revalorizar y si se puede aumentar".

Por último, ha afirmado que el sistema de pensiones es sostenible y que hay margen para que haya transferencias directas a la Seguridad Social vía impuestos, al tiempo que le ha instado a recortar en los gastos militares.

PNV urge a tomar decisiones "en breve"

En nombre de PNV, su portavoz Aitor Esteban ha advertido al Gobierno de que es necesario tomar decisiones "en breve" sobre el sistema de pensiones para hacerlo viable y garantizar su futuro, y le ha instado a "poner el cascabel al gato" y dejar de lado las luchas "partidistas" sobre este modelo.

Esteban ha insistido en que no se deben tomar decisiones "unilaterales" como hizo el Gobierno con la reforma de 2013, y por eso ha reclamado su derogación para conseguir un consenso en el Pacto de Toledo porque los acuerdos no se consiguen con "un debate retransmitido" como el de este miércoles.

También ha insistido en que es necesario actualizar las pensiones en función del IPC y evitar "los gastos impropios", como exenciones y bonificaciones en cotizaciones a las empresas, algunas de las cuales tiene origen en la dictadura, ha recordado.

En este sentido, ha indicado que "habrá que podar en el sistema" e incluso complementarlo con los presupuestos estatales, y ha apostado por buscar "nuevas fórmulas" como explorar las posibilidades de entidades de previsión social sin fines de lucro para establecer sistemas complementarios.

El PDeCAT pide consensuar reformas en el Pacto de Toledo

El portavoz del PDeCAT en el Congreso, Carles Campuzano, ha pedido "sentido de Estado" al Gobierno y que rectifique y vuelva al Pacto de Toledo para alcanzar acuerdos con el conjunto de los grupos.

Campuzano ha advertido al Ejecutivo del PP que "están solos" y que, cuando se gobierna en soledad, desde el ejercicio de la mayoría absoluta y sin el acuerdo con los interlocutores sociales, las reformas sobre pensiones "no resisten".

La reforma de las pensiones de 2013 "está caducada", según el portavoz de los catalanistas, que insta a profundizar en reformas como la separación de fuentes de financiación, revisar el factor se sostenibilidad -"que es terriblemente injusto"- y abordar nuevas vías de financiación del sistema de pensiones.

Campuzano se ha mostrado a favor de impulsar la previsión social complementaria en las empresas, hacer compatible el cobro de la pensión con el trabajo y ampliar el periodo de cálculo para que los trabajadores con una vida laboral larga puedan descartar los peores años.

Noticias

anterior siguiente