Enlaces accesibilidad

El Gobierno confirma que el PIB caerá un 1,3% este año y aplaza hasta 2016 reducir el déficit al 3%

  • El paro solo bajará al 25% en 2015, según el nuevo cuadro macroeconómico
  • Sube el objetivo de déficit hasta 6,3%, el mismo que debía cumplirse en 2012
  • La deuda pública subirá hasta igualar el PIB en 2016

Ver también: Cuadro macroeconómico 2013, en pdf

Por

El Gobierno ha empeorado las previsiones económicas que mantenía hasta ahora, con lo este viernes ha anunciado que la economía española caerá un 1,3% este año (frente al -0,5% estimado hasta ahora) y limita a un 0,5% el crecimiento estimado 2014. Además, eleva hasta el 6,3% el déficit público con el que acabará 2013, el mismo objetivo que se debía haber cumplido el año pasado, una variación que implica dar por hecho que Bruselas pueda conceder más tiempo para reducir ese desequilibrio, una flexibilización que se decidirá a finales de mayo.

La secuencia de rebaja del déficit incluida en el Programa de Estabilidad aprobado este viernes por el Consejo de Ministros lo sitúa en un 5,5% en 2014, un 4,1% en 2015 y un 2,7% en 2016, cuando se alcanzaría el objetivo que marca la Unión Europea, inferior al 3%.

Esa flexibilización del déficit público general permite al Gobierno ampliar en 0,5 décimas el objetivo de déficit de este año para las comunidades autónomas: será del 1,2% en lugar del 0,5% previsto hasta ahora.

El responsable de Hacienda y Administraciones Públicas, Cristóbal Montoro, también ha avanzado que los nuevos objetivos de déficit para las autonomías serán del 1% en 2014, del 0,7% en 2015 y del 0,2% para 2016. En el caso de las corporaciones locales, se mantiene el déficit cero hasta el 2016.

El paro no bajará del 25% hasta 2016

En cuanto a la previsión de paro, el Ejecutivo apunta que la tasa no bajará del 25% antes de 2016. Cerrará este año en un 27,1%, en 2014 acabará en el 26,7%, en 2015 solo conseguirá bajar hasta el 25,8% y en 2016 terminará en el 24,8%.

El consumo privado, uno de los pilares del crecimiento de la economía española se volverá a contraer en 2013 (-2,5%) y terminará sin subidas ni bajadas el año que viene (0%), para empezar a repuntar muy ligeramente en 2015 (0,4%) y 2016 (0,8%).

En lo referente al consumo de las Administraciones Públicas, los recortes y el ahorro causarán fuertes caídas en todos los años comprendidos en el período de las previsiones: -4,4% este año, -3,1% el que viene, -3,8% en 2015 y -3,6% en 2016.

Este cuadro macroeconómico, según el ministro de Economía, Luis de Guindos, "no tiene nada que ver con la España que había hace un año". Aunque ha reconocido que la situación del paro es "dramática", ha insistido en que el superávit exterior y la mejora de la competitividad "pintan un futuro mejor".

En el lado positivo aparecen las exportaciones, que mantendrán el ritmo de crecimiento en los próximos años: este año se incrementarán un 4,1%, en 2014 aumentarán un 5,9% y un 6,9% en 2015. De esta forma, en 2016, el crecimiento de las exportaciones será de un 7,1%.

Respecto a las importaciones, se reducirán este año (-3,7%), para volver a crecer en 2014 (2,6%) y asentar ese incremento en los dos años siguientes (4,7% y 6,2%, respectivamente).

Estos dos indicadores combinados permitirán reducir el déficit comercial de forma gradual y constante, hasta situarlo en un 0,7% en 2016 (fue del 2,5% en 2012).

"El primer trimestre será el peor de este año"

En la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros,  ha asegurado que, "en el año 2013 vemos un perfil ascendente: el primer trimestre será el peor del año, y apartir de ahí se irá percibiendo una mejora de esa variable".

De Guindos ha destacado que muchos desequilibrios de la economía experimentarán "una fuerte corrección". Tanto en inflación, déficit fiscal y endeudammiento, un capítulo en el que el ministro ha subrayado que, por primera vez, "España está devolviendo endeudamiento externo".

El ministro de Economía ha destacado que estas previsiones son "muy conservadoras", ya que solo cuentan con que la economía europea mejore de forma moderada y no recogen el impacto positivo que puede traer la caída de los costes de financiación.

Más optimista que Bruselas y el FMI

Según el ministro, "el Gobierno ha modificado su previsión del PIB, que está en línea con las previsiones de los organismos internacionales".

Sin embargo, las previsiones del Ejecutivo son algo más optimistas que las anunciadas por la Comisión Europea el pasado febrero. En esas previsiones de invierno, Bruselas calcula que la economía española se contraerá en 2013 un 1,4% y la tasa de paro seguirá aumentando hasta rozar el 27% (26,9%) de la población activa.

Sí coincide la revisión del déficit de España, algo que debe pactarse con Bruselas, que ya preveía en febrero que acabase este año en un 6,3%, en lugar del 4,5% fijado como objetivo. Precisamente la Comisión Europea ha considerado que "el aplazamiento de la corrección del déficit excesivo (a menos del 3% del PIB) en 2016 es coherente con el actual análisis técnico de los servicios de la CE", según señala el portavoz comunitario Olivier Bailly, en un comunicado.

Aún peor es la última estimación del Fondo Monetario Internacional (FMI) publicada el pasado día 16 que prevé que la economía española caiga un 1,6% en 2013 y que salga de la recesión en 2014, cuando calcula un crecimiento del 0,7%.

La deuda pública igualará el PIB en 2016

Respecto a la deuda pública, la previsión del Gobierno anunciada este viernes estima que continúe subiendo hasta alcanzar el 99,8% del PIB en 2016.

En 2013, la deuda de España llegará al 91,4% (84,2% al final de 2012), se disparará hasta el 96,2% en 2014 y superará el 99% en 2015 (99,1%). Pasado ese año, el alza se ralentizaría, ya que entre 2015 y 2016 solo se incrementaría en siete décimas.

Esta evolución de la deuda podría verse afectada positivamente si bajan los costes de financiación del país, una variable que, según De Guindos, no se ha recogido en las previsiones.

De Guindos ha incidido en la fuerte caída en los costes de financiación de España en los mercados de deuda, lo que -ha asegurado- permite anticipar que también las empresas españolas accederán al mercado a menor coste.

El ministro ha recordado que la prima de riesgo de España se ha reducido notablemente desde los máximos históricos (640 puntos) que marcó el verano pasado. Desde entonces, ha indicado el ministro, el riesgo país de España se ha reducido a la mitad, al tiempo que la curva de tipos -es decir, los costes de financiación de España en los mercados internacionales- se ha reducido en todos los plazos en más de un punto.

El ministro ha reconocido que hace un año la situación era "mala", pero ha insistido en que "ha cambiado" y ahora nos financiamos mejor, algo que tarde o temprano se tiene que extender al conjunto de la economía, y en particular a las empresas.

Noticias

anterior siguiente