Enlaces accesibilidad

arriba Ir arriba

Faltan poco más de dos meses para la primera carrera del Mundial de Formula1 2021 y Mercedes tiene de momento un asiento vacío, ya que el heptacampeón Lewis Hamilton sigue sin renovar. La firma del nuevo contrato no llega, según parece, por las demandas económicas del británico de 36 años, en un contexto en el que la matriz de Mercedes, Daimler, ha anunciado miles de despidos.

A Lewis Hamilton le hemos visto incluso en manifestaciones en protesta por la muerte de George Floyd. Y su alegato reclamando más apoyo de la Fórmula 1, un deporte mayoritariamente blanco, ha tenido la respuesta de su equipo, Mercedes, que cambia su legendario color plateado. Este 2020 será negro. El hexacampeón del mundo ha coseguido que su escudería también se moje contra el racismo. Y es que Hamilton ha querido aprovechar su tirón mediático: acostumbrados a verle con su colección de coches de lujo, su avión privado de 23 millones de euros, anunciando gafas, auriculares, y hasta su propia línea de ropa; el piloto también se ha implicado en causas contra el racismo, a favor de la educación pública universal, en defensa de los derechos de los animales, contra el cambio climático y contra el maltrato animal.

En Fórmula 1, la escudería Mercedes tiñe de negro sus monoplazas plateados durante esta temporada en señal del compromiso del equipo de luchar contra el racismo y la discriminación en todas sus formas. La base de los coches de Lewis Hamilton y de Valtteri Bottas será totalmente negra, uniéndose al movimiento Black Lives Matter después de la muerte de George Floyd en Estados Unidos, víctima de la violencia policial.