Enlaces accesibilidad

arriba Ir arriba

En Radiogaceta de los Deportes, hemos hablado con Ignacio Camacho, ex futbolista del Wolsburgo y del Atlético de Madrid. Camacho, además de jugar en el Málaga muchos años, ha militado en el conjunto rojiblanco que mañana se mide al Bayern de Munich en su encuentro de Champions. Camacho cree que va a ser un partido muy bueno ya que el nivel en ambos clubes es muy alto: "El Atleti está generando ocasiones y haciendo muy buen fútbol".

El jugador del Bayern Múnich Serge Gnabry es el único positivo de COVID-19 en las filas del equipo bávaro, tras los nuevos test realizados este miércoles preventivamente antes del partido de esta noche contra el Atlético de Madrid.

Fuentes del equipo bávaro comunicaron que no han aparecido otros contagios además del de su delantero, quien ha quedado en cuarentena tras revelarse su caso ayer.

[Bayern-Atlético en directo, miércoles a las 21:00 en RTVE.es]

Después de que Gnabry dira positivo por coronavirus este martes, el Bayern de Múnich ha tenido que someter a toda su plantilla a test COVID. Unos test que han dado negativo por lo que podrán jugar sin problemas el partido de Champions de este miércoles ante el Atlético de Madrid. El presidente del club rojiblanco, Enrique Cerezo, destaca que es muy importante comenzar ganando al campeón de Europa.

Bayern-Atlético, en directo, a las 21:00 en RTVE.es

Después de entrenar por la mañana con el Bayern Múnich, Serge Gnabry ha dado positivo en los test de COVID-19 de modo que no podrá disputar este miércoles el partido contra el Atlético de Madrid, de la primera jornada de la fase de grupos de la Liga de Campeones. Enfrente, el entrenador colchonero, Diego Pablo Simeone, ha dicho que su equipo no es favorito y con la baja de Diego Costa ha probado en el entrenamiento con Joao Félix y Luis Suárez como delantera titular.

El Atlético de Madrid ya está en Múnich donde mañana se enfrenta al Bayern en la Champions. Para este partido Simeone no puede contar con los lesionados Saúl, Costa, Vrsaljko y Giménez. Además, también se han caído de la convocatoria cuatro canteranos por un caso no concluyente de COVID. En el Bayern se encontrarán con viejos conocidos como Lucas Hernández que dice que no se arrepiente de haber salido del club rojiblanco.

El Sevilla, campeón de la Europa League afronta sin complejos su primer partido oficial de la temporada con la ilusión de sumar un nuevo título, el de la Supercopa de Europa ante el potente Bayern de Múnich, vigente campeón de la Liga de Campeones y de la Bundesliga, primer encuentro organizado por la UEFA con público en plena pandemia de coronavirus.

El equipo hispalense ha recibido la visita del exdelantero y presidente de la Federación de Fútbol de Croacia Davor Suker en vísperas del partido ante el Bayern de Múnich, al que consideró "favorito", aunque confió en que su exquipo "dé la sorpresa".

Por su parte, los aficionados sevillistas ya se encuentran en la capital húngara tras haber superado las pruebas de coronavirus exigidas a su llegada como requisito sanitario impuesto por la UEFA.

34 dias después de ganar la Europa League, el Sevilla jugará la Supercopa de Europa ante el Bayern, el jueves en Budapest. Primera vez que la UEFA abre las puertas al público tras la pandemia y primera afición española que va a disfrutar de un partido de fútbol. 

La prueba cuesta 100 euros y la pagan de su bolsillo los aficionados, que han comprado 500 de las 3.000 entradas que la UEFA ha puesto a disposición del Sevilla. 

Los aficionados del Bayern celebraron en Múnich la sexta Champions de su equipo. Una inmensa alegría que contrastó con la tristeza de los aficionados del PSG que vieron la final en el Parque de los Príncipes. En la capital francesa, tras el partido, 148 hinchas del París Saint-Germain fueron detenidos por serios atercados.

La Copa de Europa se ha ido a la estantería del Bayern de Munich, que ha conseguido su segundo triplete igualando al Liverpool en númro de Champions y dejando sentado que ahora es el equipo más fuerte de Europa. En sus filas un buen número de jóvenes talentos que amenazan con marcar una nueva era y un entrenador fresco que divierte y entretiene haciendo morder el césped a sus rivales. Durante el partido los alemanes se hicieron dueños del balón y los franceses de la velocidad. Al final el marcador se quedó en 0-1.