Enlaces accesibilidad

Rajoy: "El Gobierno no cambiará su política, pero tendrá mayor holgura" para ejecutarla

       
  • Asegura que ampliar al 6,3% el déficit evitará 18.900 millones en recortes
  •    
  • Se muestra abierto al diálogo, pero con líneas rojas como la reducción del déficit
  •    
  • Insiste en que las medidas aplicadas están dando resultados positivos
  •    
  • Asegura que España ya no necesita más financiación exterior

Por
Rajoy reconoce que aun queda camino para salir de la crisis

El Gobierno no va a cambiar su política, pero sí va a disponer de "mayor holgura" para ejecutarla gracias a la modificación de los objetivos de déficit para este año y los tres siguientes. Así lo ha explicado el presidente del Ejecutivo, Mariano Rajoy, en la comparecencia en el Congreso para explicar las nuevas previsiones económicas y la actualización del plan nacional de reformas presentadas la semana pasada.

"Resulta que hemos avanzado muchísimo en poco tiempo y, según  la opinión internacional generalizada, hemos dejado atrás lo peor, por lo que debemos mantener la  política", ha subrayado el jefe del Ejecutivo durante su intervención en la Cámara Baja realizada a petición propia.

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ha asegurado en el Congreso que la política aplicada por su gebinete ha conseguido resultados y que ha permitido mejorar la situación del país en pocos meses.

Abierto al diálogo con la oposición, pero con límites

El presidente del Gobierno también se ha mostrado "abierto a toda sugerencia útil que nos ayude a mejorar la situación de los españoles", una mano tendida que ha recogido en su réplica el líder del Partido Socialista, Alfredo Pérez Rubalcaba, quien ha vuelto a ofrecer un "gran acuerdo" para salir de la crisis y  devolver la "confianza" en España a los ciudadanos y el exterior. Rubalcaba ha advertido de que "un acuerdo no puede ser adhesión", que hay que  dialogar, y que en el PSOE están "dispuestos a hablar".

Hemos avanzado muchísimo en poco tiempo

En su contrarréplica a la oposición, el presidente se ha mostrado dispuesto al diálogo, pero con reservas: "El diálogo, si es para retroceder, no, porque yo prefiero avanzar en lugar de retroceder. Lo único que no podemos hacer es volver a las políticas económicas que nos han traído hasta aquí. Ahí no puedo ceder: o corregimos los desequilibrios o nos estamos equivocando. Resolver el déficit público, la deuda externa y el sistema de financiación, en eso hay que trabajar".

Fuera de esas grandes líneas, ha enumerado asuntos concretos sobre los que tratar de llegar a un acuerdo, como la definición del factor de sostenibilidad que sirva para ajustar las pensiones, el paquete de medidas anticorrupción, la reforma local y la de la Administración o la ley de unidad de mercado, medidas todas ellas en las que el Gobierno ya está trabajando.

Rajoy ofrece "algunos acuerdos" a Rubalcaba, pero rechaza un pacto global

Menos reducción del déficit, 18.900 millones menos en recortes

Según Mariano Rajoy, la diferencia entre el objetivo del 4,5% de déficit que España debía cumplir este año y el 6,3% que la Comisión Europea podría admitir a finales de este mes suponen 18.900 millones de euros menos de recortes para este año.

Como comparación, ha recordado que los recortes de 2012 supusieron 22.000 millones de euros y que, si se tuviera que llevar el déficit hasta el 4,5% en 2013, habría que rebajar el gasto en más de 26.000 millones de euros. Con la flexibilización hasta el 6,3%, esa reducción será de "apenas 7.000 millones".

"No hay cambios de rumbo en la política del Gobierno, pero sí un escenario que permitirá movernos con mayor holgura", ha reiterado Rajoy, que ha especificado que la reducción del déficit estructural -el tenido en cuenta por la Comisión Europea- será equivalente este año al realizado en 2012: dos puntos del PIB.

Rajoy asegura que "no hay cambios de rumbo" sino un "nuevo escenario" que permite "mayor holgura"

Sin aligerar el déficit, la situación de los españoles habría sido insoportable

El presidente del Gobierno ha explicado que se ha podido "aligerar el déficit nominal, lo que representa un alivio para los españoles" ya que, si no se hubiera logrado, "la situación de los españoles habría sido insoportable".

"Este año, con Europa en recesión, no se podía pretender reducir en  26.000 millones de euros [el déficit público], 4.000 millones más que en 2012", ha indicado. "Imaginen lo que habría representado reducir el déficit en esas dimensiones, y no hablo ya de lo que hubiera representado para las administraciones autonómicas o locales, piensen en algunas competencias del Gobierno central, como las pensiones o las prestaciones por desempleo", concluía el presidente.

El presidente del Gobierno ha explicado en su comparecencia parlamentaria que la aligeración del déficit nominales "un alivio para los españoles" ya que, si no se hubiera logrado, "la situación de los españoles habría sido insoportable". "Este año, con Europa en recesión, no se podía pretender reducir en 26.000 millones de euros [el déficit público], 4.000 millones más que en 2012", ha indicado.

Reparto del margen adicional del déficit

En respuesta a las cuestiones de la oposición, Mariano Rajoy ha concretado que, cuando Europa otorgue su plácet formal a la ampliación del objetivo de déficit (el vicepresidente económico ya lo reconoció verbalmente el pasado viernes) será cuando se tomen "decisiones" sobre la "distribución de ese 0,5%" entre las comunidades.

"Las comunidades autónomas hacen gastos sociales muy importantes, como en educación, sanidad y servicios sociales, pero no hay que olvidar que las pensiones y el seguro de desempleo los paga la Administración central del Estado", ha precisado el jefe del Ejecutivo. "Por tanto, es razonable que hagamos una distribución entre unos y otros a la hora de repartir los objetivos de déficit", ha advertido.

Además, ha justificado ese reparto en que la Seguridad Social va a terminar por tercer año consecutivo en déficit: "Estamos tirando ya del fondo de reserva [de la Seguridad Social] que, en el fondo, es deuda pública".

Las nuevas previsiones "ni siquiera tienen que cumplirse"

Pero para conseguir esa relajación del objetivo de déficit, el Ejecutivo ha tenido que basarse en unas previsiones, ha indicado Rajoy en referencia al nuevo cuadro macroeconómico que se presentó el pasado 26 de abril y que empeora las estimaciones para el PIB (que pasa de una caída del 0,5% a otra de 1,3%) y del paro (desde el 24,3% previsto antes al 27,1% ahora). Esas previsiones, según Rajoy, son "un instrumento importante para mostrar una senda de reducción de déficit y deben ser prudentes".

"Hemos hecho estimaciones  a la baja, deliberadamente prudentes, lo que las hace más creíbles", ha explicado el presidente, quien ha asegurado que esas previsiones "ni siquiera tienen que cumplirse. Soy el primer interesado en que algunas de ellas no se cumplan. Todo el mundo puede entender que si un médico tiene previsto sacar a un paciente de la UVI en dos semanas y, al final de la primera está en condiciones de hacerlo, no lo retendrá y se saltará su previsión".

Los 6,2 millones de parados son el mejor acicate para no retroceder ni un milímetro

Mariano Rajoy ha insistido en varias ocasiones durante su intervención en que el Gobierno va a mantener su política, centrada principalmente en reducir el déficit como camino para crear empleo. "La primera razón es porque tenemos 6,2 millones de parados y segundo, porque estamos consiguiendo logros reales".

Ese camino -ha reconocido Rajoy- "ha sido doloroso" y se ha realizado en recesión, lo que lo ha hecho más difícil. "Por eso, para hacerlo, tuvimos que subir impuestos. Eso tiene efectos negativos sobre el crecimiento, lo sé, pero tuvimos que hacerlo para reducir el déficit. El año pasado, si se hubiera advertido cualquier vacilación, nos hubiéramos precipitado en el rescate. Estaba en juego si España era fiable o no, si cumplía o no cumplía", ha advertido Mariano Rajoy.

A la petición de la mayoría de los partidos políticos de que se plante frente a las políticas de austeridad que exige Alemania, Rajoy ha respondido que "Europa no se construye enfrentando a unos con otros". "No tenemos que exigirle a los demás que piensen como nosotros, igual que los demás no deben exigirnos que pensemos como ellos", ha opinado.

El presidente ha admitido que la salida de la crisis no solo depende de las decisiones que se adopten en España, sino que dependen de lo que se haga en la UE. Y ahí ha insistido en que deben hacerse mayores reformas económicas en Europa, avanzar hacia una mayor integración y resolver los problemas de liquidez, aunque ha lamentado que esos cambios se hagan tan lentamente.

La política del Gobierno se enfoca a los parados

Los 6,2 millones de parados de la Encuesta de Población Activa (EPA) del primer trimestre de este año es, según el presidente, "el mejor acicate para no retroceder ni un milímetro y mantener el rumbo sin vacilaciones y sin descanso".

"Ni el cambio continuo, ni el aparentar que se hace, ni los gestos para la galería sirven para nada y son muy caros. Ya los hemos conocido y todavía no hemos terminado de pagarlos. Sería una frivolidad que los repitiéramos", ha señalado Rajoy en referencia al anterior Ejecutivo socialista, al que ha acusado de cometer "la ligereza de pensar que sin corregir los desequilibrios se podía estimular el crecimiento".

El líder del Partido Popular ha asegurado: "Estamos aquí para dar una oportunidad a los parados y sus familias, para darle la vuelta a la situación y crear empleo. No se me ha elegido para otra cosa y eso es lo que voy a hacer".

Los 6,2 millones de parados de la Encuesta de Población Activa (EPA) del primer trimestre de este año es -según ha señalado el presidente del Gobierno en el Congreso- "el mejor acicate para no retroceder ni un milímetro y mantener el rumbo sin vacilaciones y sin descanso". "Estamos aquí para dar una oportunidad a los parados y sus familias, para darle la vuelta a la situación y crear empleo. No se me ha elegido para otra cosa y eso es lo que voy a hacer", ha concluido.

Además, ha destacado que "todas" las actuaciones de la política económica y social "se enfocan a esos 6,2 millones de parados", ya que tratan de corregir los desequilibrios  de la economía del país, una corrección que -ha reiterado Rajoy-  eliminará los actuales obstáculos para la creación de empleo, entre los  que ha enumerado el falta de confianza en el país que disparó el coste  de la financiación exterior o la enorme deuda externa acumulada.

España no necesita más financiación exterior

Sobre ese "escollo" de la deuda externa, Rajoy se ha mostrado rotundo al afirmar que ahora se está dando "un auténtico vuelco a la economía española" proque ahora España ya no necesita más financiación del exterior. Según Rajoy, ese endeudamiento ha existido durante toda la historia de España que se recuerda.

Hemos empezado a devolver el dinero que nos prestó el exterior

"Hemos necesitado endeudarnos mucho, hasta un máximo del 10% del PIB, lo que son más de 100.000 millones de euros", ha asegurado. Por ese motivo, Rajoy ha estimado que la deuda externa española ha llegado a alcanzar los 900.000 millones de euros, "pero ahora hemos empezado a devolver ese dinero".

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, se ha mostrado rotundo al afirmar que se está dando "un auténtico vuelco a la economía española" proque ahora España ya no necesita más financiación del exterior. Según Rajoy, ese endeudamiento ha existido durante toda la historia de España que se recuerda. "Hemos necesitado endeudarnos mucho, hasta un máximo del 10% del PIB, lo que son más de 100.000 millones de euros", ha asegurado antes de añadir que "hemos empezado a devolver ese dinero".

Posteriormente, en las respuestas a los grupos parlamentarios, Rajoy ha especificado que, "cuando nos endeudamos, no fue porque estuviéramos invirtiendo en economía productiva, no fue para I+D, fue para construir viviendas, hacer viajes al Caribe o comprarnos la televisión de plasma".

Además de las mejoras en el déficit y la deuda, el jefe del Ejecutivo ha enumerado otros cambios positivos experimentados en los indicadores económicos, como la caída de la prima de riesgo. Eso se ha logrado -ha dicho- porque "ya no se duda de España y este es el mejor cambio". "La férrea voluntad de mejora de los españoles y su esfuerzo han despejado todas las dudas", ha añadido.

Ahora, ha continuado el presidente, el país es más competitivo, las empresas han mejorado su presencia en el exterior al ajustar márgenes, lo que también ha permitido bajar la inflación "al nivel más bajo de la Unión Europea". "Ahora nuestra economía es más abierta, vendemos al exterior más de lo que compramos", ha señalado.

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ha señalado len el Congreso que la caída de la prima de riesgo, el aumento de las exportaciones y la mejora de la competitividad son algunos de los logros conseguidos hasta ahora y vitales para poder crear empleo.

Esos avances sitúan a España, según Rajoy, "en una situación nueva, más sólida y con más futuro que hace un año".

"El mejor servicio que podemos hacer a quienes sufren el paro es perseverar en nuestra política. Podemos decir que ahora estamos más cerca de ponerle remedio que hace un año", ha asegurado antes de concluir que "el año que viene saldremos de la recesión y empezaremos a crecer".

Noticias

anterior siguiente