Enlaces accesibilidad

La Fiscalía pide imputar al expresidente del BBVA Francisco González por el caso Villarejo

  • El Ministerio Público solicita que el juez cite a declarar a González por presuntos delitos de cohecho y revelación de secretos
  • Pide también llamar a declarar como investigados a Juan Asúa, asesor del actual presidente del BBVA, y a Eduardo Arbizu

Por
La Fiscalía pide imputar al expresidente del BBVA Francisco González por el caso Villarejo

La Fiscalía Anticorrupción ha solicitado a la Audiencia Nacional la imputación del expresidente del BBVA Francisco González por los supuestos contratos que suscribió la entidad con el comisario jubilado en prisión provisional José Manuel Villarejo, según han confirmado fuentes jurídicas a RTVE y han adelantado las agencias Europa Press y Efe. González ha mostrado este miércoles su "plena disposición" a colaborar con la Justicia.

El Ministerio Público ha dirigido un escrito al juez instructor del conocido como caso Villarejo, Manuel García Castellón, para que cite a declarar a González en calidad de investigado por presuntos delitos de cohecho y revelación de secretos, según las mismas fuentes, a la vista de la investigación abierta al BBVA en la pieza 9 de esta causa.

Junto a Francisco González, Anticorrupción ha pedido la imputación de Juan Asúa, asesor de cabecera del actual presidente de la entidad financiera, Carlos Torres, quien en diciembre de 2018 le nombró Senior Advisor to the Chairman. En los años objeto de las pesquisas fue responsable del BBVA en España y Portugal y responsable de Corporate&Investment, sucesivamente.

Asimismo, la Fiscalía ha pedido que se cite como investigado a quien hasta el pasado mes de julio, cuando fue cesado, ostentaba el cargo de responsable de Regulación y Control Interno del BBVA, Eduardo Arbizu. Como en el caso de González y Asúa, se pide imputación por cohecho y revelación de secretos, también de acuerdo a las fuentes consultadas por Europa Press.

Una decena de altos cargos del BBVA, imputados

Por este caso están imputados una decena de altos cargos del banco. Entre ellos, el que fuera CEO de la entidad, Ángel Cano, y el exjefe de seguridad excomisario general de Policía Judicial, Julio Corrochano, de quien se presume era el interlocutor de Villarejo y para quien el juez impuso una fianza de 300.000 euros.

Asimismo, están investigados su sustituta en el cargo, Inés Díaz Ochagavia; el jefe de grupo en el equipo de Seguridad del banco Nazario Campo Campuzano; el director de Red Banca Comercial en la entidad Ignacio Pérez Caballero; el que fuera jefe de Riesgos para España y Portugal y después responsable de BBVA Real Estate Antonio Béjar González, el miembro hasta 2018 del Comité de Dirección Ricardo Gómez Barredo y a su ex director de Finanzas, Javier Malagón Navas.

Todos a excepción de Béjar, que ya ha acudido varias veces a la Audiencia Nacional y ha prestado declaración, se han venido acogiendo a su derecho a guardar silencio por el secreto de actuaciones, que impide a los afectados conocer lo que obra en la causa contra ellos.

También lo está el BBVA como persona jurídica, en este caso por los delitos de cohecho, revelación de secretos y corrupción en los negocios. Es previsible que sea la semana que viene cuando comparezca un representante legal del banco, según precisan fuentes jurídicas consultadas por Efe, tras posponerse dos veces esta declaración.

Trece años de encargos del BBVA a Villarejo

En esta pieza del caso Villarejo se indaga sobre las presuntas contrataciones del banco a Villarejo desde 2004, cuando la constructora Sacyr inició un movimiento para tratar de tomar el control del grupo bancario, que finalmente no tuvo éxito. Durante ese tiempo, 13 años de encargos, se habrían pagado, presuntamente, más de diez millones de euros, señala Europa Press.

Además de supuestas tareas de espionaje para frustrar la entrada en el banco de la constructora Sacyr, también se hicieron otros encargos como el de frenar la presunta extorsión de una asociación de consumidores y el de analizar la situación de morosidad de Martinsa o Prasa, detalla la misma agencia.

El juez García Castellón sospecha que "la cúpula" del BBVA consintió la contratación del excomisario Villarejo para tareas de información y espionaje, en vista del "beneficio personal y empresarial" que le podían reportar, según señala Efe.

Las pesquisas en el caso derivaron en la renuncia el pasado mes de marzo de Francisco González como presidente de honor del banco. Este miércoles, González ha reafirmado "su plena disposición a colaborar con la Justicia". Lo ha hecho en un comunicado enviado a los medios en el que se remite a uno anterior, del 30 de julio, en el que subrayó que "siempre" ha estado "máximamente interesado en colaborar con la justicia, con la mayor transparencia y objetividad".

Mientras, el BBVA viene anunciando su absoluta disposición a colaborar con la justicia, ante la que ya habría presentado un informe forensic encargado expresamente para conocer el pormenor de las relaciones con las mercantiles de Villarejo durante la etapa bajo la lupa, cuando presidía la entidad González.

Noticias

anterior siguiente