Enlaces accesibilidad

El fondo de rescate aprueba la devolución anticipada de 1.300 millones de ayudas a la banca

  • Regling afirma que es una decisión de España y una señal de confianza
  • Grecia recibirá un nuevo tramo de ayuda de 1.000 millones y Chipre, 600
  • El Eurogrupo considera "prioritario" reducir la carga fiscal sobre el trabajo

Por
DE GUINDOS EN LA REUNIÓN DEL EUROGRUPO EN BRUSELAS
El ministro italiano de Finanzas, Pier Carlo Padoan, habla con Luis de Guindos. EFE EFE/Julien Warnand

El Eurogrupo ha aprobado la devolución adelantada de 1.300 millones de euros del rescate financiero concedido a España, que recurrió a 41.333 millones de euros para sanear su sistema financiero.

La junta de directores del Mecanismo Europeo de Estabilidad (MEDE), conocido como fondo de rescate permanente, respalda el pago de este primer tramo, tal y como España solicitó formalmente el 27 de junio.

"Es la primera vez que un país de la zona euro, que se benefició de un programa de asistencia financiera, ha pedido que hacer un reembolso antes de lo previsto", apunta el fondo en un comunicado.

"Quiero aclarar que no es una cosa que pedimos a España, ni esperamos de los otros países (que han recurrido a rescates) hagan lo mismo, es una decisión voluntaria de España que manda una señal positiva al mercado", ha dicho el director general del MEDE, Klaus Regling, en una rueda de prensa tras el Eurogrupo.

Regling destaca que este gesto demuestra el "éxito" del programa de asistencia financiera a España y afirma que los bancos españoles tienen ahora unas bases "fuertes y equilibradas, se está volviendo al crecimiento y los inversores han recuperado la confianza en España". La devolución será realizada en efectivo y ha sido posible después de "la exitosa venta de acciones de un banco reestructurado", en referencia a Bankia.

El MEDE mantiene un programa de supervisión sobre los países que han recibido su asistencia hasta que hayan devuelto toda la ayuda recibida, que en el caso de España está previsto para 2027.

1.000 millones para Grecia y 600 para Chipre

El Eurogrupo ha aprobado el desembolso de 1.000 millones de euros a Grecia, tras haber cumplido con un conjunto de objetivos acordados en abril. Este es el segundo tramo del total de 8.300 millones de ayuda aprobados por los ministros de Economía de la zona euro, una vez celebrada la cuarta revisión del programa de ajuste macroeconómico de Grecia.

Klaus Regling ha afirmado: "Con la implementación de los hitos Grecia sigue aplicando las reformas necesarias para reequilibrar su economía."

Además la junta de directores del fondo de rescate de la eurozona ha dado el visto bueno a un desembolso de 600 millones de euros para Chipre, después del análisis positivo de la cuarta revisión trimestral de su rescate y la aprobación del memorando de entendimiento suplementario por parte de la junta de gobernadores del MEDE.

Regling ha valorado que Chipre sigue registrando "avances en muchos campos, más notablemente a la hora de lograr los objetivos presupuestarios y de salir con constancia de la recesión".

Hasta el momento, la asistencia financiera entregada a Chipre asciende a 5.350 millones de euros de un total de 9.000 millones. El monto que resta será desembolsado en tramos trimestrales hasta 2016.

Prioridad: reducir la carga fiscal sobre el trabajo

El Eurogrupo ha discutido los planes y experiencias para reducir la presión fiscal sobre el trabajo, un área incluida en las recomendaciones de política específicas para muchos Estados miembros y "prioritaria" para la zona del euro en su conjunto.

La carga fiscal sobre el trabajo en la zona del euro es una de las más altas del mundo, algo que supone "un obstáculo para el objetivo de apoyar la actividad económica y el aumento del empleo", según los ministros de Economía.

Dentro de la zona del euro, 11 Estados miembros se enfrentan a desafíos en relación con la elevada presión fiscal sobre el trabajo, en particular de los trabajadores con bajos salarios. Se trata de: Alemania, Austria, Bélgica, Estonia, Francia, Alemania, Italia, Letonia, Luxemburgo, Países Bajos, Portugal y España.

Por su parte, el ministro de Economía, Luis de Guindos, ha defendido la reforma fiscal, en particular la tarifa plana de 100 euros a la seguridad social para nuevos contratos indefinidos y la bajada del IRPF, alegando que responden al objetivo perseguido por la UE de reducir la carga fiscal sobre el trabajo.

A su llegada a la reunión del Eurogrupo, el ministro ha subrayado que estas medidas "tienen un impacto" a la hora de reducir la presión fiscal sobre el trabajo con el objetivo de permitir que "el funcionamiento del mercado de trabajo mejore".

Por último, el presidente del Eurogrupo, Jeroen Dijsselbloem, ha defendido que el pacto de estabilidad ya permite "bastante" flexibilidad presupuestaria y autoriza a que los países que hagan reformas "reales" tengan más tiempo para alcanzar el equilibrio presupuestario.

Noticias

anterior siguiente