Enlaces accesibilidad

arriba Ir arriba

Pau Abad es periodista y a la vez cooperante que trabaja con varias ONG en la isla griega de Lesbos. Hablamos con él en el Diario 24 horas fin de semana de RNE  porque este domingo era el día en el que los campamentos de refugiados de las islas griegas iban a dejar de estar confinados, pero el Gobierno griego ha decidido prorrogar hasta el 31 de agosto ante el aumento de casos positivos de coronavirus en todo el país, pero con un trato totalmente diferentes en esos campamentos a el que reciben  los residentes nacionales. Médicos Sin Fronteras reiteradamente está denunciando las condiciones en las que están miles de personas - unas 30 mil -  que viven hacinadas y que con esta medida empeoran sus condiciones. MSF ha llegado a cerrar por ejemplo su centro de aislamiento en Moira por las presiones del gobierno. "La situación es desesperante, es frustrante. Todas las personas que llegan a los campamentos de Lesbos llegan con muchos sueños en la cabeza de llegar a Europa, a este u otro país, pero de repente solamente tienen un único sueño que es el de salir del campo de refugiados de Moría, que bueno, es una mezcla de injusticias, de miedos, de condiciones inhumanas a  nivel de higiene, a nivel de vivienda y luego toda la situación de criminalidad que se vive también dentro del campo. El miedo que se siente dentro es respirar inseguridad por todas las partes del campo de refugiados, además obviamente de todos los recursos que les faltan a estas personas". 

El campo de refugiados de Moría se confinó a mediados de marzo. Había controles estrictos en las carreteras de acceso y los refugiados solo podían salir, por ejemplo, si tenían una cita con el hospital "pero no podían acceder a los supermercados como si podían acceder los residentes griegos de lesbos, tampoco podían ir a un cajero automático a retirar dinero, porque ellos reciben como 90 euros al mes por persona para poder vivir". Tal fue el problema que se instaló, aunque con retraso un cajero automático en el propio campo, para que pudieran adquirir lo esencial para su mantenimiento. Y luego el otro miedo "que cualquier caso positivos que se registrase en el campo pues podía ser una bomba de relojería". 

Médicos Sin Fronteras (MSF) se ha visto obligada a cerrar su centro de aislamiento para pacientes de Covid-19 en Moría, en la isla de Lesbos, por las multas y las amenazas legales de las autoridades locales en relación con las regulaciones urbanísticas. El centro había abierto a principios de mayo y era el "único lugar de la isla para proporcionar un especio seguro para que la gente de Moría con síntomas de Covid-19 pudiera aislarse y recibir atención médica". El cierre de esa instalación donde eran atendidas las personas más vulnerables aumenta el riesgo de que el coronavirus se propague por el centro de recepción de migrantes, donde más de 15.000 refugiados vivien en condiciones de hacinamiento. La ONG no solo denuncia las presiones del Gobierno griego sino también la pasividad de las autoridades europeas. 

Un ensayo, publicado por la editorial Siruela, de Carlos García Gual, el más ilustre catedrático de filología griega de España. Heracles, Perseo, Jasón y Teseo, Aquiles, Héctor, Odiseo… Mediante estos personajes alegóricos de la mitología griega, se trataba de entender el mundo y enseñar unos valores. ¿Imponen ahora los dioses el mismo respeto que en el mundo antiguo? ¿Cómo los ha tratado el teatro? Escucha a Jordi Corominas en su paseo de cada viernes por el programa 24 horas de RNE.

El gobierno griego agradece así la ayuda de la pareja a los afectados de un devastador incendio forestal cerca de Atenas en 2018. El incendio arrasó la aldea costera de Mati y dejó más de 100 personas muertas.

Tom Hanks ya se había convertido a la Iglesia ortodoxa griega y su mujer Rita Wilson tiene ascendencia griega. Enamorados de ese país, la familia ha estado visitando Grecia durante años. A menudo pasan sus vacaciones.en su casa, en la isla de Antiparos.

Este viernes Santa Sofía vuelve a ser mezquita en Estambul con las representaciones figurativas cristianas tapadas. La máxima autoridad religiosa de Turquía ha nombrado a tres imanes y cinco muecines para dirigir los actos en el icónico templo. Santa Sofía sirvió como iglesia durante más de 900 años hasta la conquista de Estambul, y como mezquita casi medio milenio. El pasado 10 de julio, un tribunal turco anuló un decreto de 1934 que había convertido a Santa Sofía en museo, allanando el camino para su uso nuevamente como mezquita después de un paréntesis de 86 años.

Once mil refugiados en situación de extrema vulnerabilidad, incluidos niños, podrían quedarse en la calle en Grecia. Médicos Sin Fronteras asegura que el Gobierno del país heleno les está expulsando de los pisos de acogida para descongestionar los campos de las islas griegas. Antes tenían alojamiento garantizado durante seis meses para intentar encontrar un modo de vida independiente. Ahora, son 30 días.

Hoy se pone fin al estado de alerta en Japón en aquellas regiones donde estaba activo desde el 7 de abril. Los dirigentes han pedido responsabilidad a los ciudadanos y han recordado que se revertirá esa situación si hay rebrotes. En Italia ya se puede ir a la piscina, aunque hay que pedir hora y usar mascarillas. En Baviera, Alemania, reabren restaurantes y también las guarderías y en Grecia, después de dos meses de cierre, ya se puede ir de bares.

 Informa Fernando Martínez

Europa y Asia empiezan a mostrar mejorías. Por ejemplo, Grecia ha reabierto 500 playas y Tailandia, donde no se ha registrado ningún caso nuevo, los centros comerciales. En cambio, América es el continente que más está sufriendo. Brasil se acerca a los 15.000 fallecidos, superando su récord de 15.000 nuevos casos diarios. Todo ellos mientras Bolsonaro pierde a su segundo ministro de Sanidad en un mes, por discrepancias con sus decisiones. En Estados Unidos, con más de 87.000 muertes, Trump insiste en que abrirá la economía sin necesidad de esperar a una vacuna que cree que estará disponible a finales de año. Coronavirus: última hora en directo

La crisis sanitaria ha supuesto un antes y un después en la vida diaria, hasta en la manera de movilizarnos. El distanciamiento social ha obligado a buscar nuevos y creativos formatos de protesta.

En Grecia cumpliendo con el distanciamiento social. En Israel, con marcas en el suelo para protestar contra el gobierno. En Chile dan un paso más con estos equipos de protección y se reactivan las quejas por la desigualdad social.

Algunos lo llaman "la anomalía griega". Con unos 2100 casos y algo más de 100 muertos, Grecia presenta unas cifras muy alejadas de las de otros países del Mediterráneo. Pero, ¿por qué?

Con 695 contagiados y 17 fallecidos, el país ya había impuesto medidas progresivas. Atenas temía un colapso de su sistema sanitario, muy dañado tras diez años de recortes.

Las cárceles latinoamericanas están, en su mayoría, hacinadas. No se puede mantener la distancia social para evitar la propagación del coronavirus. Paraguay está buscando alternativas. Además, la pandemia está sacudiendo especialmente a los migrantes que, no sólo se encuentran en otro país sino que en muchos casos, se ven literalmente en la calle. La Organización de Migraciones ha pedido a Grecia que descongestione los campamentos de refuguados tras detectarse una veintena de casos en uno de ellos.

Este lunes, el presidente turco Erdogan se ha reunido en Bruselas con las autoridades europeas, que han condicionado cualquier apoyo en la guerra de Siria, como pide Erdogan, a que se detenga el flujo de migrantes. Alemania se muestra dispuesta a acoger a 500 menores refugiados en la isla de Lesbos. Centenares de personas sobreviven como pueden en la frontera turco-griega.

La crisis del coronavirus agita Europa pero no oculta otras emergencias en la agenda política. La nueva presidenta de la Comisión Europea Úrsula Von der Leyen estrena sus primeros 100 días en el cargo intentando gestionar el desafío de Turquía que ha dejado a miles de refugiados en un limbo al lanzarlos sobre la frontera griega. Esta tarde, recibe en Bruselas al presidente Erdogan. Esta madrugada, Berlín ha anunciado que varios países europeos negocian un acuerdo para tratar de aliviar la situación de los menores que han llegado a este extremo de la Unión Europea.

En la frontera terrestre entre Grecia y Turquía desde uno y otro lado  se han lanzado gases lacrimógenos, unos para evitar la entrada de los miles de inmigrantes que se agolpan para llegar a Europa, desde el otro, teóricamente, para protegerlos de las actuaciones de la policía griega. En las islas la cosa marcha un poco más tranquila, por el viento que azota la zona, que hace que los migrantes se piensen lanzarse a la aventura y por el otro, porque Ankara afirma respetar la tregua de evitar que los migrantes intenten llegar a territorio de la Unión Europea vía marítima. Lo cierto es que en esta situación Grecia dice que el acuerdo sobre inmigración con los turcos está muerto. 07/03/20

Erdogan reitera que no cerrará las puertas hacia a Europa y que rechazará la propuesta de celebrar una reunión trilateral al respecto con Bulgaria o Grecia. El ejército, según la agencia Anadolu, está desviando a los migrantes que llegan a las costas hacia la frontera terrestre por el riesgo que conlleva el viaje por Mar.

Esos riesgos son los que comprueba Sara Alonso, desde el terreno, en Lesbos. Ha visitado los cementerios de la isla griega.

Los ministros de Exteriores de la Unión Europea instaron este viernes a Turquía a contrarrestar la "información falsa" que circula entre los refugiados en su territorio de que las fronteras comunitarias están abiertas, ante la "situación sin precedentes" que afrontan países como Grecia, que en una semana ha evitado la entrada de miles de inmigrantes.