Enlaces accesibilidad
arriba Ir arriba

Un año después de la última guerra entre Israel y Hamás, la tensión ha crecido en las últimas semanas y nadie descarta que la chispa prenda de nuevo. Fueron once días en los que Israel lanzó 1.500 bombas que mataron a 230 palestinos en Gaza, la mayoría civiles. Por su parte, Hamás y la Yihad Islámica lanzaron más de 4.300 cohetes hacia territorio israelí, matando a 13 personas. El rastro de destrucción es visible en barrios enteros en Gaza, donde unos 12.000 edificios fueron destruidos o gravemente dañados.

El ejército de Israel ha lanzado un ataque contra las milicias palestinas que operan en la franja de Gaza la madrugada de este domingo, una jornada después de que se dispararan cohetes desde ese territorio, gobernado por Hamás. Hasta el momento no se han notificado víctimas mortales. Es la segunda ocasión que se producen intercambios de disparos desde que el alto el fuego del pasado mes de mayo, que puso fin a una guerra de 11 días.

FOTO: EPA / MOHAMMED SABER

Viajamos a la franja de Gaza para comprobar cómo sigue la vida en este territorio bloqueado por tierra, mar y aire. Han pasado seis meses desde la última ofensiva de Israel y los escombros se acumulan sobre los de otras guerras. Mientras, su población intenta de nuevo seguir con sus vidas. Un reportaje de la corresponsal de RNE en Jerusalén, María Gámez.

En Israel, la Corte Suprema ha rechazado reconocer como crimen de guerra la muerte de cuatro niñas durante un bombardeo en Gaza. A pesar de no haber podido demostrar que en esa casa había miembros de Hamas y a pesar de que los jueces han dicho que compartían el dolor de la familia, la sentencia lo considera un acto de guerra legítimo.

Foto: REUTERS

Israel ha lanzado nuevos ataques aéreos sobre la Franja de Gaza, han confirmado fuentes de seguridad del movimiento islamista palestino Hamás, que gobierna el enclave, y el propio ejército israelí. La ofensiva aérea responde, según Israel, al lanzamiento de decenas de globos incendiarios por simpatizantes de Hamás al otro lado de la frontera con Israel, en señal de protesta por la celebración del 'Desfile de las Banderas', una marcha con la que los ultranacionalistas israelíes celebran la toma de posesión de Jerusalén Este. Este enfrentamiento supone la primera prueba para el nuevo Gobierno israelí, formado por una coalición de partidos y que incluye el apoyo de un partido árabe, Raam. En mayo, hubo bombardeos mutuos en los que murieron 268 personas. Tras 11 días de tensión máxima se logró un alto el fuego, roto ahora.

Este martes, miles de ultranacionalistas israelíes han conmemorado la conquista de Jerusalén Este en 1967 y miles de palestinos han protestado allí y en otras ciudades por lo que, para ellos, es una provocación. La policía ha limitado el recorrido de los nacionalistas israelíes y ha impedido a los palestinos acercarse a ellos. Hace algo más de un mes una manifestación como esta fue uno de los detonantes de la última escalada bélica entre Israel y Hamás. Han sido menos que entonces y han podido llegar hasta la puerta de Damasco, pero no les han dejado recorrer las calles del barrio musulmán. Aun así, una provocación para los palestinos, que no han podido acercarse al lugar. Algunos han sido detenidos por los cientos de policías desplegados. Desde Gaza habían advertido de que responderían a la marcha. Se temía el lanzamiento de cohetes, pero finalmente solo algunos balones incendiarios han provocado varios fuegos en campos israelíes.

En los barrios de Gaza, como el de Beit Hanun en el norte del enclave, es difícil encontrar una vivienda que no haya sido destruida por los bombardeos. En total 18.000 viviendas han sido bombardeadas, 800.000 personas se encuentran sin agua potable y el 60% de la red eléctrica ha quedado destruida. El Ejército israelí asegura que sus objetivos siempre fueron los líderes y las infraestructuras de Hamás y la Yihad Islámica, pero muchos en Gaza piensan que han destruido a propósito factorías, comercios y carreteras.

FOTO: Emmanuel DUNAND / AFP

Los palestinos siguen celebrando la entrada en vigor del alto el fuego, tras 11 días de bombardeos israelíes. La ayuda humanitaria ha comenzado a llegar al territorio y la comunidad internacional se prepra para acometer la reconstrucción. El presidente estadounidense, Joe Biden, ha dicho que la única solución al conflicto, es el establecimiento de dos Estados independientes.

FOTO: El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, durante una rueda de prensa en la Casa Blanca. Erin Scott / EFE / EPA.

  • El presidente de EE.UU. ha defendido la solución de dos Estados -uno palestino y otro israelí- como la única salida al conflicto
  • Joe Biden también ha anunciado que planea reunir "un gran paquete" de ayuda para reconstruir la Franja de Gaza
  • Escucha Vivir Gaza, un podcast de Cristina Sánchez, corresponsal de RNE en Oriente Medio

Por primera vez en 12 días, Gaza amanece en calma sin el estruendo de los bombardeos. Aunque ahora toca reconstruir lo destruido: más de 800 edificios, casas, escuelas, carreteras, infraestructuras… También dar asistencia a más de 60.000 desplazados internos.

Anoche algunos en Gaza, también en Cisjordania y Jerusalén Este celebraban lo que consideran una victoria sobre Israel tras declararse el alto el fuego.

Foto: AFP

Conflicto palestino-israelí

Israel bombardea de nuevo Gaza

El Ejército israelí ha vuelto a bombardear Gaza a primera hora de este jueves, desoyendo los llamamientos internacionales a una tregua con Hamás.

Hasta el momento, el conflicto se ha cobrado la vida de 230 personas, de ellas 65 niños, y 1.710 heridos según el Ministerio de Sanidad de Gaza. En Israel han muerto 12 personas, entre ellas dos menores, y hay más de 300 heridos.

Los bombardeos han empeorado la crisis humanitaria en Gaza, que sufre el bloqueo desde 2007: cerca de 450 edificios se han derrumbado o están muy dañados, incluyendo seis hospitales y el principal centro para el tratamiento y la vacunación contra el coronavirus. 

Un portavoz de Hamás ha afirmado que el cese el fuego podría estar cerca, en un día o dos. Pero el primer ministro, Benjamín Netanyahu, ha insistido en que Israel continuará atacando a Gaza hasta "lograr su objetivo de devolver la tranquilidad y la seguridad" a sus ciudadanos, a pesar de las peticiones de su principal aliado, Estados Unidos, para una "desescalada significativa".

El ministro de Asuntos Exteriores, Heiko Maas, ha visitado la zona mientras el enviado de la ONU para Oriente Medio, Tor Wennesland, se encuentra en Catar para encontrarse con el líder de Hamás, Ismail Haniye.

Foto: Daños de los bombardeos israelíes en el campo de refugiados de Yabalia, al norte de la franja de Gaza. EFE/EPA/HAITHAM IMAD