Enlaces accesibilidad
CIS

PSOE y PP remontan en voto en plena tercera ola de la pandemia a costa de Ciudadanos y Vox

  • Se consolida que el bloque de derecha (PP, Vox y Ciudadanos) suma más voto que los partidos del Gobierno
  • Los 'populares' son los que más suben (1,3 puntos), el PSOE recupera el listón del 30 % y Vox y Cs pierden un punto

Por
Pedro Sánchez y Pablo Casado, en su última reunión en Moncloa, en septiembre de 2020.
El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, y el líder de la oposición, Pablo Casado, en su última reunión en Moncloa, en septiembre de 2020. EFE

Estar en plena tercera ola de la pandemia no ha perjudicado a los dos principales partidos españoles, que ven mejorar su estimación de voto. Si se celebrasen ahora elecciones generales, el PSOE ganaría las elecciones con un 30,7 % de los votos y el PP sería segundo, con un 20,5 %, según el barómetro del mejorando sus expectativas electorales del mes pasado, según el barómetro del Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS). Y lo harían a costa de Ciudadanos y Vox, los partidos que más ven caer su intención de voto en este inicio de año, ambos en torno a un punto, ante un Unidas Podemos que se mantiene indiferente como cuarta fuerza con el 10,7 % de los votos, pero no deja de perder fuelle. En tiempos de tribulación, bipartidismo.

Si PSOE y Unidas Podemos cerraron el año 2020 a la baja, ambos con su peor dato desde las elecciones generales de 2019, y superados por la suma del bloque de PP, Vox y Ciudadanos -con los tres partidos en alza-, ahora se produce una inversión térmica en la temperatura de casi todas las formaciones, que favorece en especial a las formaciones tradicionales.

Son los resultados publicados este jueves del barómetro del CIS de enero (ver documento en pdf), el primero de 2021, cuya encuesta se realizó mediante 3.862 entrevistas entre el 7 y el 25 de enero, coincidiendo con el crecimiento de la tercera ola de la pandemia de COVID-19 tras las Navidades, un fuerte incremento de los contagios y cada vez más casos relacionados con la variante detectada en diciembre en Reino Unido, lo que llevó a algunas comunidades a aprobar nuevas restricciones y a debatir la necesidad de un nuevo confinamiento domiciliario.

A la luz de este sondeo, los partidos de la coalición de Gobierno suman un 41,4 % -gracias a la subida de los socialistas, que pasan del 29,5 % al 30,7 % de estimación de voto-, frente al 42,8 % de la suma del bloque opositor de PP (20,5 %, 1,3 puntos más que en diciembre), Vox (13 %, un punto menos) y Ciudadanos (9,3 %, con la mayor caída entre los principales partidos, de 1,2 puntos). 

Como quinta fuerza política, repite ERC, con el 2,9 % en estimación de voto; JxCat desciende dos décimas (1,5 %) y la CUP también cede y se queda en el 0,6 %. El PNV es el único que sube entre el resto de partidos (dos décimas, hasta el 1,6 %), mientras que EH-Bildu pierde tres décimas (0,9 %). Más País es entre estas formaciones con menor representación en el Congreso la que más cae en estimación de voto, dejándose un tercio de sus apoyos hasta pasar al 1,5 %.

Optimismo para PSOE y PP antes de las elecciones catalanas

Política de bloques aparte, el barómetro del CIS trae noticias buenas y malas para los intereses de los diferentes partidos en vísperas de que comience la campaña de las elecciones en Cataluña. Por un lado, el PSOE rompe la tendencia a la baja, recupera el umbral del 30 % de los votos y se ve dos puntos mejor que el resultado que obtuvo en las urnas en 2019. Ni la tercera ola de la pandemia; ni las críticas de la oposición por el relevo del ministro de Sanidad, Salvador Illa, para presentarlo como candidato a presidir la Generalitat; ni el pulso con las comunidades autónomas por aumentar las restricciones hacen mella aparente en su intención de voto, y tampoco en la de su socio de Gobierno, Unidas Podemos, que se mantiene en el 10,7 % de estimación de votos, pese a perder una décima.

El PSOE es, de hecho, el único partido junto a Ciudadanos que mejoraría hoy en día su resultado de las últimas elecciones, según el barómetro de la institución dirigida por José Félix Tezanos. Sin embargo, las siglas de Inés Arrimadas son las más castigadas en este inicio de año, al perder 1,2 puntos de intención de voto en un mes, del 10,5 % de diciembre al 9,3 %.

Por su parte, el PP, que en diciembre subió seis décimas y obtenía su mejor dato desde julio, sube otro punto hasta superar de nuevo el 20 % de los votos, y recorta su distancia con el PSOE de casi 12 puntos en noviembre a algo más de 10 en enero. Todo ello insufla optimismo al partido de Pablo Casado en su duelo particular con Vox justo antes de que den comienzo las elecciones catalanas.

Por el contrario, el partido de Santiago Abascal, que amenaza con el 'sorpasso' en su irrupción en la arena política catalana, según las estimaciones del propio CIS, pierde lo ganado en el último barómetro y retrocede al 13 % de los votos (por debajo del 15 % que obtuvo en las urnas en 2019).

Los españoles, más preocupados por el coronavirus que en la primera ola

Sin embargo, la transmisión descontrolada de la COVID-19 no es ajena a los ciudadanos. Según este mismo barómetro, la preocupación por el coronavirus creció 13 puntos en enero y supera a la que generaba al inicio de la pandemia, pese a que ya se ha iniciado el proceso de vacunación en España -obstaculizado por problemas de suministro y con polémicas por los políticos que se vacunaron sin que les correspondiera-.

Si el pasado mes de abril se situaba como primer problema nacional con menciones en el 49,3% de los cuestionarios del CIS, ahora lo hace en el 51,4%, mientras que la crisis económica derivada de la sanitaria es la segunda preocupación, con un 45,5%. La preocupación por el paro continúa subiendo, hasta el 29,7 %, y destaca que la preocupación por la Sanidad en general desciende casi seis puntos, del 19,1 al 13,4 %.

Como curiosidad, el sondeo, realizado tras el discurso de navideño de Felipe VI y las informaciones que afectan a Juan Carlos I, también recoge un incremento de medio punto en la inquietud que genera la monarquía. Ahora figura con un 0,8% de menciones, a una décima de su récord de abril y mayo de 2013, coincidiendo entonces con la imputación de la infanta Cristina en el caso Nóos. En todo caso, ocupa el puesto 24 de los problemas del país.

El CIS mantiene a Sánchez como líder más valorado aunque pierde confianza

Un mes más, el presidente del Gobierno se mantiene como el líder político más valorado (4,3 sobre diez la misma que en diciembre) aumentando su distancia sobre el resto, aunque Pedro Sánchez ve cómo se reduce la confianza que tienen en él los ciudadanos

Todos los demás bajan su nota: Inés Arrimadas, la segunda mejor valorada, es la que más pierde, al dejarse medio punto (3,4); Pablo Casado pierde cuatro décimas (3,2); el líder de Unidas Podemos, Pablo Iglesias, solo una (3,1) y Santiago Abascal dos (de 2,5 a 2,3). Los picos de valoración que experimentaron casi todos al inicio del estado de alarma en primavera y con el confinamiento han dado lugar a una línea descendente general hasta las peores valoraciones previas a la pandemia.

Pedro Sánchez es también la opción preferida por la mayoría de ciudadanos como presidente del Gobierno al preferirle a él el 25,9 % de los consultados, seguido de Casado (10,3%), Arrimadas (7,7 %), Abascal (5,3%) e Iglesias (4,2%).

Pese a ello, la confianza expresada hacia el jefe del Ejecutivo sigue descendiendo, al igual que lo hace la depositada en el líder de la oposición. Al 70,4 % de los españoles, Sánchez le inspira poca o ninguna confianza (en diciembre ese porcentaje era del 68,7), y el 85,7 % (84,1% en diciembre) dice que tiene poca o ninguna confianza en Pablo Casado.

Robles, la ministra mejor valorada; Iglesias y Montero, los últimos

Por último, la ministra de Defensa, Margarita Robles, es la ministra más valorada por los ciudadanos al conseguir una nota de 5,1 sobre diez, la única que aprueba junto a la vicepresidenta tercera y ministra de Asuntos Económicos, Nadia Calviño (5). El vicepresidente segundo, Pablo Iglesias, y la ministra de Igualdad, Irene Montero, son los que peor calificación obtienen como miembros del Gobierno, con un 3,3.

Los que más se acercan al aprobado entre el gabinete de Pedro Sánchez son el ya exministro de Sanidad Salvador Illa, que deja el departamento con una nota de 4,6 y que es la misma conseguida por la titular de Trabajo, Yolanda Díaz, la más valorada de los miembros de Unidas Podemos que integran el Ejecutivo.

Noticias

anterior siguiente