Enlaces accesibilidad
Coronavirus

España aporta 125 millones de los 7.400 recaudados por la conferencia de donantes para luchar contra el coronavirus

Por
La conferencia de donantes consigue recaudar 7.400 millones de euros, 125 por parte de España

La conferencia de donantes ha conseguido recaudar 7.400 millones de euros para el desarrollo de nuevos métodos de diagnóstico, tratamientos y una vacuna universal contra el coronavirus COVID-19. Un fondo global al que España contribuirá con 125 millones de euros.

La cifra alcanzada ha quedado cerca del objetivo anunciado por la presidenta de la Comisión Europea, Ursula Von der Leyen, de 7.500 millones de euros (8.000 millones de dólares), de los que en torno al 53 % se destinará a las futuras vacunas, el 26 % a investigar nuevas medicinas y el 20 % para desarrollar tests.

En la conferencia impulsada por la Unión Europea, Francia, Alemania, Reino Unido, España, Noruega, además de Arabia Saudí e Italia (como presidencias actual y futura del G20), y en la que no ha participado Estados Unidos (EE.UU.), la presidenta de la Comisión Europea, ha anunciado que el Ejecutivo comunitario contribuirá con 1.000 millones de euros. "Tendremos que aprender a vivir con el virus hasta que podamos desarrollar una vacuna" y asegurarnos de que los tratamientos lleguen "a todos los rincones del mundo", ha asegurado su presidenta.

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, que ha participado en la conferencia telemática, también ha informado de que España contribuirá con 125 millones a la lucha contra la pandemia. De esta aportación 50 millones de euros se destinarán a la Alianza de Vacunas (GAVI) y 75 millones a la Coalición para las Innovaciones en Preparación para las Epidemias (CEPI).

Sánchez insiste en las vacunas y tratamientos diagnósticos para vencer al virus

Durante su intervención, el jefe del Ejecutivo ha recalcado que el único camino para vencer a la pandemia es un acceso rápido y asequible a vacunas, tratamientos y diagnósticos y ha añadido que "la buena noticia" es que la comunidad internacional tiene un plan para lograrlo. Sánchez ha hecho alusión a la crisis de 2008 y ha insistido en que "debemos aprender las lecciones aprendidas en nuestro pasado más reciente y asegurar que, esta vez sí, salimos de la crisis sin dejar a nadie atrás".

Tanto GAVI como CEPI son alianzas público-privadas, la primera de ellas centrada en aumentar el acceso a las vacunas en países en desarrollo y la segunda en financiar la investigación de vacunas contra infecciones que puedan suponer potenciales epidemias.

Sánchez ha recordado que, antes de la pandemia, España había anunciado aportaciones de 140 millones de euros a GAVI y 100 para el Fondo Global contra el Sida, la Malaria y la Tuberculosis.

La respuesta global, ha señalado, debe fundamentarse sobre tres principios básicos: justicia social, ciencia y colaboración de todos los países. Se trata, ha dicho, de avanzar en la investigación científica en marcha, desde las fases iniciales hasta el impulso a su producción y las garantías de su distribución y ha recalcado que hay que "hacer todo lo necesario para impedir que aumente la desigualdad como consecuencia de la pandemia".

Además, ha defendido que la comunidad internacional se encuentra ante una amenaza que "no entiende de fronteras" y que los países son más fuertes contra el virus si están unidos. En esa línea, ha apostado además por impulsar el liderazgo de la Organización Mundial de la Salud (OMS), "tan importante en estos momentos decisivos".

Sánchez anuncia una aportación de 125 millones al fondo global de la lucha contra la pandemia

La UE aporta 1.000 millones de euros en la búsqueda de tratamientos

La Unión Europea (UE) ha sido la primera en anunciar su aportación, que será de 1.000 millones de euros para la búsqueda global de vacunas y tratamientos para el coronavirus. Así lo ha explicado su presidenta, Ursula Von der Leyen durante la conferencia.

"Creo que el 4 de mayo marcará un punto de inflexión en nuestra lucha contra el coronavirus porque hoy el mundo se acerca juntos ", ha señalado la mandataria al comienzo de la comisión.

La canciller alemana, Angela Merkel, ha anunciado que por su parte contribuirán con 525 millones de euros a la campaña mundial de recaudación de fondos para buscar vacunas y un tratamiento para el coronavirus. El primer ministro de Canadá, Justin Trudeau, ha comprometido 551 millones de euros, el británico, Boris Johnson, 441 millones, Arabia Saudí 457, Italia 150, Países Bajos de 192 millones de euros, Israel 60 y Portugal 10. La Fundación Bill & Melinda Gates también se suman a la causa con 91 millones.

Fuentes europeas han explicado antes de la cita que el objetivo de la conferencia era crear una alianza por un período de 2 años, sujeto a revisión, para compartir datos y conocimientos científicos, pero que no genere nuevas instituciones u organizaciones internacionales.

No se exige a los donantes que renuncien a los derechos de propiedad intelectual, pero en Bruselas se espera que opten por esa opción para garantizar un acceso universal a las soluciones médicas.

Más allá de la investigación de vacunas

El reto de esa solución médica definitiva es enorme, pues la vacuna más rápida desarrollada en la historia tardó 4 años en llegar desde los ensayos clínicos hasta recibir autorización sanitaria en 1967, y nunca antes se ha creado una vacuna para humanos contra un coronavirus.

De ahí que en Bruselas avisaran ya antes de la conferencia que los 7.500 millones de euros planeados es solo el principio de la financiación y que "potencialmente se necesitará mucho más en los próximos años".

Pero existen elementos que dejan espacio a la esperanza, como la concentración mundial de recursos para desarmar al Sars-CoV2 y el hecho de que existen nuevas tecnologías, como la genética inversa o las fórmulas del ácido ribonucleico mensajero (ARNm), que copia el código genético del virus y no requiere cultivo ni fermentación.

Hay al menos 115 proyectos de vacunas en curso, la mayoría de ellos con financiación privada, además de otros ensayos para conseguir tratamientos efectivos y pruebas de diagnóstico rápidas y fiables.

Entre las iniciativas para dar con la vacuna hay algunas supuestamente más prometedoras, como la de la firma biotecnología CanSino Biologics, en colaboración con el Ejército de China, la estadounidense Moderna Therapeutics con la técnica ARNm o la farmacéutica francesa Sanofi, a partir de estudios previos contra el MERS.

También generan expectación la vacuna que prepara el Instituto Jenner de la Universidad de Oxford, la farmacéutica británica GlaxoSmithKline en colaboración con una firma biotecnológica china, la alemana BioNTech o la estadounidense Johnson & Johnson con base en la tecnología desarrollada contra el ébola, entre otras.

[Así trabaja el CSIC en España para encontrar una vacuna contra el coronavirus]

Breves intervenciones de los líderes

La conferencia ha consistido en la sucesión de pequeñas conexiones telemáticas con cerca de 60 jefes de Estado y de Gobierno, líderes de instituciones, agencias internacionales o fundaciones a los que ha dado paso Von der Leyen y en la que además de la ausencia de Estados Unidos ha destacado la discreta participación de China a través de su embajador en Bruselas, que no ha anunciado una contribución específica.

El secretario general de la ONU, António Guterres, ha resaltado que "ninguno estará a salvo hasta que todos nosotros estemos a salvo" e insistió en que estos más de 7.000 millones iniciales servirán para impulsar el desarrollo médico necesario, pero avisó de que para llegar a todo el planeta "harán falta cinco veces más".

De esta manera, el presidente de Francia, Emmanuel Macron, ha celebrado que la vacuna será "un bien público mundial que no pertenecerá a nadie, sino que nos pertenecerá a todos", lo que no implica renunciar a la remuneración, al tiempo que el primer ministro del Reino Unido, Boris Johnson, que estuvo ingresado por coronavirus, ha subrayado que "ninguna compañía farmacéutica podrá hacer esto sola".

El primer ministro de Canadá, Justin Trudeau, ha declarado que "no podremos volver a la completa normalidad hasta que no tengamos una vacuna". También se sumaron a la cita, entre otros, Corea del Sur, Noruega, México, Finlandia, el Banco Mundial y también responsables de países en desarrollo como el rey Abdalá II de Jordania, quien subrayó la importancia de llegar a los "refugiados y desplazados", o el presidente de Sudráfrica, Cyril Ramaphosa, que agradeció los esfuerzos para asistir a países con sistemas de salud frágiles.

La campaña se nutre también de celebridades para movilizar a la opinión pública, como el entrenador de fútbol portugués José Mourinho o la cantante estadounidense Madonna, quien aportará 1 millón de dólares.

[an error occurred while processing this directive]