Enlaces accesibilidad

Rajoy y Puigdemont eluden confirmar si mantuvieron una reunión en enero en la Moncloa

  • Ambos se habrían reunido el 11 de enero en Moncloa, según La Vanguardia
  • Rajoy asegura que nunca hablará para incumplir la ley o "romper España"
  • Puigdemont afirma que "no hay voluntad de diálogo" en el Gobierno de España
  • Maillo explica que puede haber reuniones sin que se hagan públicas

Por
Rajoy y Puigdemont se reunieron en La Moncloa el pasado 11 de enero

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, y el de la Generalitat de Cataluña, Carles Puigdemont, han eludido confirmar o desmentir este miércoles la reunión que mantuvieron en secreto el pasado 11 de enero en la Moncloa y tan solo se han limitado a reafirmar sus posiciones: Rajoy, que no está dispuesto a hablar para "liquidar España" y Puigdemont, que lamenta que no hay "voluntad de dialogar" sobre un referéndum en Cataluña.

Ante preguntas de los periodistas en los pasillos del Congreso, Rajoy ha reiterado que su objetivo es dialogar sobre los problemas que afectan a los ciudadanos, pero no sobre cómo incumplir la ley.

Ha sido el único argumento expuesto por Rajoy ante esa noticia, que este miércoles publica La Vanguardiasin querer confirmar explícitamente la existencia de esa reunión ni si en ella le explicó de forma detallada a Puigdemont de qué estaba dispuesto a hablar.

Se reunieron el 11 de enero

Según informa el diario catalán, Rajoy y Puigdemont se reunieron el pasado 11 de enero en La Moncloa, donde mantuvieron una conversación cordial, sin que hubiera acercamiento alguno sobre cómo resolver el conflicto político en Cataluña.

En el almuerzo a instancias de Rajoy, Puigdemont reiteró su voluntad de convocar un referéndum e insistió en que podían negociarse las condiciones de la consulta (fecha, pregunta...).

El presidente del Gobierno volvió a manifestar su negativa a permitirlo y quiso convencer a Puigdemont para que asistiera a la conferencia de presidentes autonómicos, que se reunió el 17 de enero, y el presidente del Govern dijo que acudiría si podía intervenir para explicar su posición sobre el conflicto catalán. Rajoy no lo consideró oportuno y el presidente catalán no acudió.

Ambas partes decidieron mantener discreción en torno a su encuentro, aunque se convirtió en un asunto controvertido tras las declaraciones del delegado del Gobierno en Cataluña, Enric Milló, el pasado domingo, de que había contactos "a todos los niveles" que a veces no se hacen públicos.

Por su parte, fuentes del Ejecutivo consultadas por Efe se han limitado a subrayar que no hay comentario alguno ante reuniones que no forman parte de la agenda oficial del presidente del Gobierno.

Rajoy quiere hablar de presupuestos y financiación

"La posición mía que hoy recoge un medio de comunicación -ha manifestado Rajoy ante esa noticia- es la de siempre. Es una posición en la que coincide una gran mayoría de personas en Cataluña y nosotros queremos tratar de los temas que afectan a la gente".

En ese sentio, Rajoy ha reiterado el discurso que lleva mantiendo en los últios tiempos: que él desea que Puigdemont participe en reuniones como la Conferencia de Presidentes porque ahí se habla de asuntos como la financiación autonómica, la dependencia, el empleo o los problemas demográficos, y todo eso ha dicho que importa a los ciudadanos de Cataluña.

También que él desea hablar también de los presupuestos, de las inversiones, de las infraestructuras y de hacer un esfuerzo para recuperar la cohesión interna. "Yo no quiero -ha añadido en alusión a la CUP- que la Generalitat esté condicionada por grupos extremistas que pueden afectar al modelo económico y social de Cataluña".

Pero a renglón seguido ha puntualizado que de lo que no puede hablar es de cómo se va a poner de acuerdo "con los señores independentistas" para saltarse la ley conjuntamente, ya que su obligación básica como presidente es "cumplir y hacer cumplir la ley".

"Por tanto, yo no puedo autorizar un referéndum que pretende lisa y llanamente liquidar la soberanía nacional y que la inmensa mayoría de los españoles no pueda opinar sobre lo que quiere que sea su país", ha explicado. En consecuencia, ha considerado que es el momento de volver a la sensatez, al sentido común "y terminar con esto, que lleva ya cinco años y que no ha conducido a nada positivo para los ciudadanos de Cataluña.

"Mi disposición -ha reiterado- es la mejor y yo quiero hablar, pero de los problemas reales y no de liquidar España ni la ley". Rajoy no ha querido hacer más declaraciones sobre este asunto y ha evitado responder a las preguntas de los periodistas sobre si todo eso se lo trasladó a Puigdemont en esa reunión del 11 de enero.

Puigdemont afirma que no "hay voluntad de diálogo"

Por su parte, Carles Puigdemont ha constatado este miércoles "con tristeza" que en el Gobierno de Mariano Rajoy no hay "voluntad de dialogar" sobre un referéndum en Cataluña: "Las negociaciones ni están ni se las espera".

En la sesión de control al presidente de la Generalitat, en el pleno de este miércolesen el Parlament, Puigdemont no ha desmentido que el pasado 11 de enero se reuniera con Rajoy en la Moncloa.

En respuesta a una pregunta del primer secretario del PSC, Miquel Iceta, Puigdemont ha dicho "con conocimiento de causa" que "no hay voluntad de negociar por parte del Gobierno del Estado español".

ERC tampoco estaba informado de la reunión

El portavoz adjunto de ERC en el Congreso, Gabriel Rufián, ha asegurado que su partido no estaba al tanto de la reunión, aunque la ha enmarcado dentro de la normalidad democrática.

"Forma parte de la normalidad democrática", ha insistido el diputado catalán al ser preguntado por este tema en el Congreso, y ha añadido que "la anormalidad era lo que pasaba la anterior legislatura, en la que nadie hablaba con nadie". En todo caso, el dirigente independentista ha subrayado que el compromiso de la Generalitat es "referéndum o referéndum" y que "no solo es el compromiso del señor Puigdemont, sino de todo un gobierno".

Tampoco el coordinador general del PP, Fernando Martínez-Maillo, ha confirmado ni desmentido la información sobre el encuentro y se ha limitado a decir que no sabe si ambos mandatarios se reunieron, pero ha dejado claro que en el ámbito parlamentario, y también en el de los diferentes gobiernos puede haber reuniones que tampoco se dan a conocer.

Con todo, Maillo cree que lo importante no es "estar en ese círculo vicioso de si hay conversaciones o no", sino su contenido, es decir, la disposición de Rajoy a hablar con la Generalitat de todo menos de la soberanía española o el referéndum independentista.

Noticias

anterior siguiente