Enlaces accesibilidad
Fútbol

El convenio colectivo del fútbol femenino, un acuerdo histórico para la profesionalización del sector tras 17 meses de negociación

  • El proceso para sacar adelante el primer convenio del sector se ha prolongado mucho más de lo esperado
  • Las futbolistas tuvieron que hacer una huelga para desbloquear unas negociaciones que no avanzaban

Por
Fútbol femenino
Imagen de archivo de las jugadoras del Atlético de Madrid Femenino celebrando una victoria. @ATM

El fútbol femenino español ha dado un paso histórico este martes 18 de febrero con la firma del primer convenio colectivo del sector. Un acuerdo que permitirá la profesionalización de las jugadoras de la Primera Iberdrola, después de décadas maltratadas por una Ley del deporte obsoleta y que no las reconoce como profesionales.

Con este convenio, las futbolistas logran un marco legal que regula sus jornadas de trabajo, sus salarios, sus vacaciones y hasta sus bajas por enfermedad o embarazo.

Y es que estos derechos, tan obvios y elementales en cualquier otro sector, no estaban establecidos en el fútbol femenino y quedaban sujetos a los acuerdos particulares que cada jugadora negociara con su club en el momento de su contratación.

Pero llegar hasta aquí, hasta tener un convenio colectivo del fútbol femenino, no ha sido nada fácil. Las futbolistas han esperado durante 17 meses que se acercaran las posturas de patronal y sindicatos y hasta tuvieron que convocar una huelga para desbloquear unas negociaciones que no terminaban de avanzar.

17 meses de duras negociaciones

A continuación repasamos algunas de las fechas claves de este proceso que ha culminado con el I convenio colectivo del fútbol femenino español.

La primera toma de contacto para este convenio se produjo el 4 de octubre de 2018, pero este encuentro no fue nada fructífero. Los propios sindicatos no se pusieron de acuerdo sobre la representatividad de la parte social en la mesa de negociación. Fue el primer escollo a superar.

AFE, sindicato mayoritario, pretendía ser el único en la mesa de negociación y esto hizo que Futbolistas ON solicitara un acto de mediación para que, tanto ellos como UGT, también formaran parte de la negociación. Esto hizo que se tuviera que aplazar la segunda reunión, prevista para el 25 de octubre de ese año.

Días después se acordó que tanto AFE como Futbolistas ON y UGT estuvieran presentes en esa mesa de negociación y se fijó el primer encuentro con la Patronal para el 8 de noviembre de 2018, día en que quedó constituida la mesa.

La retroactividad, primer punto de desencuentro

Posteriormente, en esas primeras reuniones comenzaron a surgir los primeros puntos de fricción. Mientras que los sindicatos pedían un convenio con carácter retroactivo desde el 1 de julio, la Asociación de Clubes de Fútbol Femenino (ACFF) lo rechazaba.

Desde la ACFF aseguraban que muchas de las condiciones que se iban a plasmar ya se estaban cumpliendo y por eso creían que el convenio no tardaría mucho en salir adelante. Pero nada más lejos de la realidad.

Aunque ambas partes querían tener listo el I Convenio del Fútbol Femenino para comienzos de 2019, la negociación encalló.

La parcialidad y el salario mínimo, otros aspectos conflictivos

Los motivos de este estancamiento iban más allá de los desacuerdos sobre la parcialidad o los complementos de incapacidad temporal. Y es que, mientras la ACFF firmaba con Mediapro un “acuerdo histórico” para la retransmisión de tres partidos cada jornada de la Liga Iberdrola, la Federación Española sorprendió con la creación de una nueva competición para impulsar el “fútbol femenino”.

Mientras tanto, las reuniones por el convenio se sucedían sin que llegara el ansiado acuerdo.

Así, llegó el final de liga 2018/2019 y el futbol femenino español seguía sin tener convenio. Y aunque durante el mes de julio se siguieron produciendo reuniones, las posturas entre la Asociación de Clubes y los sindicatos estaban muy alejadas, sobre todo en lo que a salario mínimo y parcialidad se refería. Los sindicatos pedían 17.000 euros y una parcialidad del 75%, mientras que la Patronal no pasaba de los 14.000 euros y una parcialidad del 50%.

La nueva temporada comenzó sin convenio

Entonces, durante la pretemporada, se empezó a hablar con insistencia de huelga y de la posibilidad de que las jugadoras no comenzaran a jugar la temporada siguiente hasta que el convenio colectivo estuviera aprobado. Pero esto tampoco llegó y la nueva liga Primera Iberdrola comenzó con normalidad.

Así, hasta que tras la enésima reunión sin llegar a buen puerto, las jugadoras se plantaron y convocaron la huelga.

Un año de negociaciones infructuosas fue el tiempo que esperaron las jugadoras antes de tomar esta drástica decisión, el 22 de octubre de 2019. "No vamos a la huelga por dinero, lo hacemos para regularizar nuestra situación", declaró entones Ainhoa Tirapu en una entrevista en RTVE.

La huelga reactivó la negociación

El paro quedó fijado para los días 16 y 17 de noviembre y aunque hubo intentos a la desesperada para llegar a acuerdos, al final las futbolistas de primera paralizaron la competición en la novena jornada y su intención era parar indefinidamente hasta que se solucionara la situación.

Este plante hizo que la Patronal moviera ficha y aceptara la parcialidad del 75% que exigían los sindicatos. Así, el lunes después de la huelga, acordaron dejarla en suspenso y se dieron un mes de plazo para desbloquear la negociación.

Así, el 20 de diciembre de 2019, el día que expiraba el plazo, clubes y sindicatos firmaron el preacuerdo del Primer convenio colectivo del fútbol femenino español.

Este documento debía ser ratificado el 15 de enero de 2020, y aunque la RFEF garantizaba la firma ese día al incluír a los equipos en el programa Élite, finalmente el convenio no se firmó en la fecha establecida.

Tampoco lo hizo el día 20 de enero, segundo día propuesto, lo que molestó a las jugadoras que se sentían "ninguneadas".

El paso definitivo para desbloquear la negociación llegó el lunes 18 de febrero con la ratificación por parte de La Asociación de Clubes de Fútbol Femenino (ACFF) del acuerdo alcanzado con Mediapro el pasado jueves13 y que ofrece viabilidad económica a los clubes para la firma del documento definitivo que se produjo este martes y que se escenificará en un acto este miércoles en el Congreso de los Diputados.