Enlaces accesibilidad

Guardiola, el compositor de la sexta sinfonía

  • El FC Barcelona hace historia de la mano de una de las perlas de su cantera
  • El título que se le resistió como jugador pone el broche a un año insuperable
  • Han ganado la Champions, Copa, Liga, Supercopa de Europa y de España
  • "Señores, si pierden, seguirán siendo los mejores. Si ganan, serán eternos"

Por
Pep Guardiola ha sido el artífice de un equipo que ha hecho historia con seis títulos en un año.
Guardiola, manteado por sus jugadores tras ganar el Mundialito de clubes, el sexto título en un año con el Barça. REUTERS REUTERS

Tan discreto como elegante, tan buen jugador como sabio técnico, Pep Guardiola es el (otro) gran triunfador del sexteto azulgrana. La cabeza pensante que que enhebraba el estilo del 'Dream Team' de Cruyff, su heredero en el banquillo, y el estratega y psicólogo que ha multiplicado los triunfos del holandés en un año que difícilmente nadie igualará en mucho tiempo. Seis títulos en las seis competiciones que ha jugado su equipo en 2009, y en su primer año como entrenador. Ahí es nada.

Siempre celebrando los triunfos en un discreto segundo plano, concediendo el protagonismo de la foto a sus jugadores, a las estrellas mundiales que, bajo su batuta, no sólo son virtuosos solistas, sino que conforman la orquesta futbolística más afinada que se conoce desde el Milan de Sacchi, desde el propio Barça de los noventa. Menos esta vez.

Guardiola, lágrimas y felicidad

La emoción doblegó por fin a un Guardiola que no pudo contener las lágrimas en el césped del Zayed Sports City Stadium. Antes de la final advertía de que "el futuro es negro, porque superar lo conseguido es imposible". Pero en el banquillo la arenga a sus hombres fue otra, diferente a la que hizo en el Olímpico de Roma, evocando a Gladiator.

"Señores, si hoy pierden, seguirán siendo los mejores del mundo. Pero si hoy ganan, serán eternos". Ya lo decía el personaje de Russell Crowe en la misma película: "Lo que hacemos en la vida, tiene su eco en la eternidad".

Una cima del todo impensable hace año y medio cuando un joven entrenador sin experiencia llegaba para tomar las riendas del equipo de los Ronaldinho, Eto'o, Messi y compañía, tan elegante como encantado de conocerse, y al que el de Santpedor le ha devuelto su identidad y ha catapultado a la historia de este deporte.

Con un discurso humilde y apoyado en el esfuerzo colectivo, queriendo hacer creer a todo el mundo que no eran para tanto, el Barça ha llegado de su mano a unas cotas más que galácticas, universales, "eternas".

Y lo mejor es que el técnico, que concluye contrato el 30 de junio, aún no ha renovado. De momento, puede añadir como anexo su hoja de servicios, no sólo inigualable en el propio Barça, sino en el resto de equipos de la historia.

Trabajo, prudencia, constancia

Sin duda, hablar de Josep Guardiola es sinónimo de triunfo, aunque él, con su prudencia que le caracteriza y que a veces desespera a la prensa y a la afición, ya se haya encargado de asegurar que quien piense que todos los años van a ser así está loco. "El futuro es negro, esto no se puede superar" ha dicho el técnico catalán.

El de Santpedor puede presumir de una temporada magistral cuya guinda parecía ponerse el 27 de mayo en Roma cuando el Barça ganaba la final de la Champions por 2-0 al Manchester United, triunfo que les permitía, tras ganar la Liga y la Copa del Rey, convertirse en el primer equipo español en conseguir el triplete.

Pero no contentos con eso, los chicos de 'Pep' han alzado este año también los trofeos que recompensan el triplete, y que coronan de manera simbólica al mejor equipo del país, el continente y el mundo. Así cayeron la Supercopa de España, la de Europa ganada ante el Shaktar Donestk por 1-0 y el exótico Mundialito de Clubes, 2-1 ante el Estudiantes de la Plata.

Pero casi tan importante como sus triunfos es que el ex '4' azulgrana ha devuelto la ilusión al Camp Nou y ha dejado más claro que el Barça es más que un club y el más que un entrenador.

A sus 38 años, Guardiola destaca por ser una profesional, tenaz, detallista y elegante lo que ha permitido ascender a su equipo a los altares de la fama en una temporada histórica que ha seguido redondeando al batir el record de puntos conseguido por un equipo desde que las victorias tienen un valor de tres puntos, así como haber igualado el registro goleador del Real Madrid de Di Stéfano.

Como 'Pep' por su casa

El entrenador llegó al banquillo del primer equipo en verano del pasado año después de haber pasado por todas las categorías del Barça, ser recogepelotas en el Camp Nou, haber debutado con 19 años, haber sido el capitán del equipo y haber dirigido el equipo filial.

Guardiola tiene grabada en la retina la historia de los últimos treinta años del Barcelona, tanto los hechos más gloriosos como los más luctuosos. A sus 15 años, Pep ya conoció las glorias y los avernos del fútbol cuando, tras presenciar como su equipo se clasificaba para la final de la Copa de Europa, caía en Sevilla en los penaltis ante el Steaua de Bucarest, perdiendo sus opciones de coronarse en el viejo continente.

Ya como jugador profesional también saboreó las mieles del triunfo, logrando infinitud de títulos, entre estos, 6 Ligas y la primera Copa de Europa del Club, con aquel mítico gol de Koeman ante la Sampdoria. Desgraciadamente, tuvo que marchar por la puerta de atrás del club e iniciar un largo periplo por Italia, Qatar y Méjico que le costó una acusación por dopaje de la que fue absuelto, pasado del que ha hecho borrón y cuenta nueva.

Pero a Guardiola le faltaba el Barça. Y el ex jugador volvió en 2007 como técnico del Barça B, en el que ya dio muestras de su profesionalidad y compromiso ascendiendo al equipo a Segunda B.

De ahí que, canterano de nacimiento, profesión y vocación, sea también el artífice de que el mejor Barça de la historia sea el más "de la casa", el más catalán, para orgullo de su presidente y de todos sus paisanos. Con otro inquilino en el banquillo y otra mentalidad en los despachos, no habría sido posible reunir a tanto producto "made in La Masía".

La emergencia y triunfo de los Busquets o Pedro también le harán pasar a la historia como él les ha impulsado a ellos, continuando el trabajo iniciado por Rijkaard. A perla por curso, a seis títulos por año, Guardiola se ha convertido en todo un Midas del fútbol, que ha transformado en oro futbolístico todo lo que ha tocado y al Barça en campeón de todo.

Deportes

anterior siguiente