Enlaces accesibilidad

arriba Ir arriba

Rusia y Ucrania han realizado un intercambio de prisioneros que ha incluido la liberación de 33 ciudadanos rusos y 35 ucranianos, ha informado la agencia de noticias rusa Sputnik. Este canje de presos es el "primer paso" del proceso para poner fin al conflicto en la región ucraniana de Donbass, ha asegurado el presidente de Ucrania, Vladimir Zelenski. Entre los 35 ucranianos liberados figura el director de cine Oleg Sentsov y los 24 militares de la Marina detenidos en noviembre cuando navegaban a bordo de tres patrulleras en aguas del mar de Azov en el estrecho de Kerch.

A comienzos del año 2014 tropas rusas sin identificar comenzaron a ocupar bases ucranianas, en el preludio de lo que sería la anexión por parte de Rusia de la Península de Crimea, un territorio que Vladimir Putin llevaba tiempo queriendo recuperar para su país. La inestabilidad política de Ucrania tras la caída del presidente pro-ruso Viktor Yanukovich, forzada por semanas de protestas en Kiev y otras ciudades del país, permitió que Rusia pudiera reclamar Crimea sin que nada ni nadie pudiera o quisiera hacer nada para evitarlo. Nuestra enviada especial Aurora Moreno fue testigo de cómo fueron llegando las primeras tropas rusas a Ucrania y lo contó en Radio 5.

Rusia desplegará próximamente una nueva división de misiles antiaéreos S-400 en Crimea en plena escalada de tensión con Ucrania por el incidente naval en el estrecho de Kerch. Según Reuters, es probable que el despliegue estuviera planeado con anterioridad pero se ha anunciado ahora.

Según la agencia Interfax, que cita al Ministerio de Defensa, el sistema estará operativo a finales de año.

Rusia tiene instaladas en la península de Crimea, anexionada en 2014tres divisiones de misiles S-400. Los sistemas de misiles S-400 pueden abatir simultáneamente varios objetivos a una distancia de hasta 400 kilómetros y a una altura de hasta 30 kilómetros. Esto permite a Rusia controlar desde Crimea una amplia zona aérea sobre el Mar Negro.

Reuters informa también de que la armada rusa ha enviado a uno de sus barcos, el dragaminas Vicealmirante Zajarin desde el Mar Negro al mar de Azov.

Los movimientos militares rusos llegan en plena escalada de tensión entre Moscú y Kiev por el incidente naval en el estrecho de Kerch. La armada rusa apresó el pasado 25 de noviembre tres barcos ucranianos y a sus 24 tripulantes, a los que asegura que juzgará por haber invadido sus aguas. Ucrania ha declarado el estado de excepción, que entra en vigor este miércoles, y ha solicitado el apoyo de sus aliados internacionales.

Moscú ha difundido este martes la supuesta confesión de los militares ucranianos detenidos tras el incidente naval del domingo, que ha avivado la tensión en la región. Tres de ellos han sido condenados a prisión privisional. Ucrania asegura que el vídeo de Rusia es un montaje, mientras que Moscú critica que el estado de excepción decretado en Kiev pone en riesgo la situación,

Rusia ha reabierto este lunes el estrecho de Kerch, que comunica el mar de Azov (al norte) con el Mar Negro (al sur) junto a la península de Crimea, tras el grave incidente de este domingo con navíos ucranianos, pero no ha liberado ni los barcos ni a sus tripulantes.

La armada rusa apresó a dos patrulleras y un remolcador ucranianos que supuestamente habían entrado ilegalmente en sus aguas. Moscú reconoce que abrió fuego contra los navíos, hiriendo a seis de sus tripulantes, que según asegura se encuentran fuera de peligro.

Rusia acusa a los barcos de realizar "maniobras peligrosas" y ha calificado lo sucedido como una "peligrosa provocación". Ucrania mantiene que sus buques fueron apresados en aguas neutrales cuando regresaban al puerto de Odessa, en el mar Negro, del que habían partido en la mañana del domingo.

La tensión en el Azov se ha disparado desde que Moscú inauguró en mayo un puente sobre el estrecho para unir la península de Crimea con Rusia. Moscú anexionó unilateralmente Crimea en marzo de 2014 y apoya a los rebeldes prorrusos en el este de Ucrania, precisamente la región que comunica con el mar de Azov.

Moscú y Kiev firmaron en 2003 un acuerdo sobre el uso del estrecho y del mar de Azov, por el que se permite la circulación de buques comerciales mientras que los navíos militares tienen que informar a la otra parte.

Sin embargo, Moscú ha establecido un reglamento de concesión de permisos y un horario de tránsito que según Kiev perjudica el comercio con sus puertos en el mar de Azov, Mariupol y Berdyansk. Además, las autoridades rusas han redoblado las inspecciones de los buques ucranianos, por lo que Ucrania denuncia un bloqueo comercial de facto para debilitar su economía y su control sobre el este del país.

El incidente naval ha hecho sonar las alarmas en las cancillerías de todo el mundo. Turquía, país costero del mar Negro, Alemania y China, entre otros, han mostrado su preocupación por los recientes acontecimientos. La UE ha condenado el uso de la fuerza por parte de Rusia y ha exigido que libere los barcos y a sus tripulantes, mientras que el Consejo de Seguridad de la ONU va a reunirse de urgencia.

Al menos 18 muertos y más de 40 heridos es la última cifra hecha pública por las autoridades locales tras el ataque de este miércoles en el instituto politécnico de la ciudad de Kerch, en la península de Crimea.
El cuerpo del sospechoso ha sido encontrado en el interior del centro educativo, según ha informado el Comité Nacional Antiterrorista de Rusia. Se trata de un antiguo alumno del instituto que se suicidó posteriormente, según ha declarado el líder crimeo, Serguéi Aksionov, a la cadena Rossiya 24. El atacante tenía 22 años.

Al menos 18 muertos y más de 40 heridos es la última cifra hecha pública por las autoridades locales tras el ataque de este miércoles en el instituto politécnico de la ciudad de Kerch, en la península de Crimea.

El cuerpo del sospechoso ha sido encontrado en el interior del centro educativo, según ha informado el Comité Nacional Atiterrorista de Rusia.

El Comité ha abierto una investigación por "ataque terrorista" tras la explosión en la que, según los últimos datos, han perdido la vida al menos 18 personas, entre alumnos y educadores.

"Se ha incoado una causa penal por ataque terrorista", ha declarado a la prensa la portavoz del organismo, Svetlana Petrenko.
La funcionaria agregó que la mayoría de las víctimas del atentado son adolescentes.

La explosión, según ha informado el Kremlin, ha podido ser como consecuencia de un atentado. "Esta hipótesis se está estudiando", confirmó el portavoz del gobierno ruso, Dmitri Peskov, a los medios de su país. Minutos antes, el Comité Nacional Antiterrorisa de Rusia atribuyó la explosión a la detonación de un "artefacto explosivo". Al parecer, algunos testigos han escucharon ráfagas de fusil después de la explosión.