Enlaces accesibilidad

Economía

La economía alemana se contrae un 0,1% en el segundo trimestre por la caída de las exportaciones

  • El frenazo del sector exterior y de la producción industrial lastran a la locomotora europea entre abril y junio
  • La economía de la eurozona se ha frenado en el segundo trimestre y ha crecido un 0,2%

Por
Coches la marca Volkswagen listos para ser embarcados en el puerto de Emden.
Coches la marca Volkswagen listos para ser embarcados en el puerto de Emden. REUTERS/Fabian Bimmer

La caída de las exportaciones y la producción industrial son las causas principales de la contracción de la economía alemana en el segundo trimestre del año. Según ha informado este miércoles la Oficina Federal de Estadística (Destatis). El producto interior bruto (PIB) de Alemania entre abril y junio se redujo un 0,1% respecto al primer trimestre de 2019.

Este es el segundo trimestre (no consecutivo) en doce meses en que decrece la mayor economía europea, lastrada por la guerra comercial y problemas en el sector del automóvil. En el tercer trimestre de 2018 se contrajo un 0,2% para después cerrar el año plano, esquivando por la mínima la recesión técnica (dos trimestres consecutivos a la baja). En los primeros tres meses de 2019, sin embargo, la economía alemana creció un 0,4%.

"El sector exterior frenó la evolución del crecimiento económico, porque las exportaciones retrocedieron más que las importaciones frente al trimestre anterior", explicó Destatis en un comunicado en el que resaltó que la demanda interna, el gasto público y la construcción repuntaron entre abril y junio.

Con respecto al mismo trimestre del ejercicio previo, el crecimiento del PIB fue del 0,4 %, según Destatis. La principal causa de la mala evolución de la economía alemana es la guerra comercial entre Estados Unidos y China, que daña el rendimiento de su potente sector exterior y de su industria manufacturera.

La producción industrial cayó en junio un 5,2% en términos interanuales, el mayor descenso en una década, y las exportaciones un 8%, el mayor desplome en tres años, según datos difundidos en los últimos días.

Alemania, la locomotora gripada de la Unión Europea

Perspectivas pesimistas

Los expertos coinciden en señalar además que las perspectivas son poco halagüeñas. "La nueva escalada de la guerra comercial entre EEUU y China (...) y la mayor probabilidad de un Brexit sin acuerdo impactan sobre un crecimiento económico de por sí debilitado", explicó el presidente del Centro para la Investigación Económica Europea (ZEW), Achim Wambach.

Además, pronosticó que "la evolución de las exportaciones y de la producción industrial va a seguir empeorando". 

Sebastian Dullien, director del Instituto de Macroeconomía e Investigación Económica (IMK), alertó de que el riesgo de recesión "ha vuelto a elevarse" y consideró que "las perspectivas para los próximos meses son más dramáticas que el pequeño retroceso del PIB".

En concreto, advirtió sobre los efectos de la caída de la demanda sobre el sector manufacturero en general y la industria del automóvil, en particular, primer empleador y exportador del país.

14 horas - La economía alemana frena y ralentiza a la zona euro

Las ventas de Mercedez-Benz, BMW y Audi han caído en lo que va de año con respecto a 2018. El contexto político europeo tampoco contribuye positivamente. A las incertidumbre en torno al Brexit, que se acerca a un desenlace sin acuerdo tras el nombramiento de Boris Johnson como primer ministro británico, se ha sumado en los últimos días la crisis política en Italia.

La canciller alemana, Angela Merkel, avanzó este lunes sin embargo que su Ejecutivo no planea ninguna medida extraordinaria y que se mantiene férreo en el cumplimiento del objetivo del "déficit cero" para este año.

El Banco Central Europeo (BCE) ya avanzó en julio su disposición a actuar, a partir de este mismo septiembre si es necesario, para dinamizar la economía de la eurozona.

Frenazo de la economía de la eurozona

El producto interior bruto (PIB) de la eurozona aumentó un 0,2 % en el segundo trimestre del año con respecto al primero, por debajo del 0,4 % registrado entre enero y marzo, debido en buena medida a la contracción de la economía alemana y el estancamiento de la italiana, ha informado este miércoles Eurostat.

España siguió creciendo por encima de la media europea, un 0,5%, aunque a menor ritmo.

En el conjunto de la Unión Europea, el PIB se incrementó un 0,2%, también inferior al 0,5% del trimestre previo, según los datos difundidos por la oficina de estadística comunitaria, que confirman sus estimaciones previas.

España, por su parte, siguió creciendo por encima de la media europea, un 0,5%, aunque también a menor ritmo que en el trimestre anterior (0,7%).

Entre el resto de las grandes economías del euro, el PIB de Francia aumentó un 0,2%, una décima menos que el trimestre previo. Italia, tercera economía de la eurozona, ha registrado un crecimiento cero en el segundo trimestre, mientras que Holanda se mantuvo estable con un incremento del 0,5 %.

Si se compara con el segundo trimestre de 2018, el PIB creció un 1,1% en la eurozona y un 1,3% en la UE, también por debajo de las cotas anuales registradas entre enero y marzo (1,2% y 1,6%, respectivamente).

La creación de trabajo también se ralentiza

Eurostat publicó asimismo los datos de empleo del segundo trimestre, que reflejan que, como el crecimiento, la creación de trabajo prosigue pero se está ralentizando.

Entre marzo y junio se produjo un aumento del 0,2% en el número de empleados tanto en los países de la moneda única como en el conjunto de los Veintiocho, un incremento inferior al 0,4% registrado en el primer trimestre en ambas zonas

Noticias

anterior siguiente