Enlaces accesibilidad

Fridman logra hacerse con el 58,36% de Dia pero no consigue convencer a toda la banca acreedora

  • Fuentes de la negociación informan de que el Santander no ha firmado el acuerdo para aplazar la deuda hasta 2023

Por
Un supermercado de la cadena Dia en Madrid
Un supermercado de la cadena Dia en Madrid. REUTERS/Juan Medina

El multimillonario ruso Mijaíl Fridman ha pasado de tener el 29,36% del grupo Dia a hacerse con el 58,36% del capital, gracias a la opa que lanzó sobre la compañía a un precio de 67 céntimos por acción, según ha comunicado a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV).

El resultado de la operación ha sido comunicado al mercado por LetterOne, sociedad emisora de la oferta controlada por el propio Fridman, que también ha informado de que no había llegado aún a un acuerdo con uno de los bancos acreedores sobre la futura estructura de capital de Dia.

Desvela en un hecho relevante que ha alcanzado un principio de acuerdo “sobre una estructura de capital viable a largo plazo con 16 de los 17 prestamistas sindicados existentes de la Sociedad, que representan el 77,5% de la financiación sindicada".

El fondo vinculado a Fridman se ha comprometido a suscribir su parte proporcional y a asegurar (u obtener el aseguramiento de un banco) del aumento de capital de 500 millones de euros prometido en su día para dar viabilidad a DIA y evitar su liquidación. Sin embargo, reconoce que dicho aumento de capital “sólo puede llevarse a cabo tras llegar a un acuerdo con todos los prestamistas sindicados de la Sociedad”.

Diferencias con el Santander

Fuentes cercanas a la negociación que mantienen Fridman y los bancos han apuntado que la única entidad que falta por firmar es el Santander, su principal acreedor con más de 300 millones de la deuda total de 912 millones.

Entre los puntos donde la entidad podría estar disconforme se ha apuntado la negativa de LetterOne a realizar amortizaciones anticipadas de créditos, la exigencia de que los plazos se amplíen hasta marzo de 2023 y que hasta 100 millones de los que obtenga con la venta de Clarel y Max Descuento se destinen al plan de negocio y no al repago de la deuda.

Para acometer la ampliación, el inversor ruso exige tres condiciones: el éxito de su opa (ya lo tenía garantizado tras eliminar el porcentaje mínimo de aceptación), contar con mayoría en el consejo y el citado acuerdo con la banca para que ésta acepte aplazar el vencimiento de la deuda.

El mayor accionista de la cadena de supermercados exige alcanzar un consenso con todas las entidades financieras para impulsar una ampliación de capital con la que sacar a la firma de la quiebra técnica antes del 20 de mayo, plazo a partir del cual se vería abocada al concurso de acreedores o la liquidación.

El resultado final de su opa da a Fridman la mayoría del capital, aunque está por debajo del 64,5% que inicialmente planteó como porcentaje mínimo para llevar adelante la operación.

Noticias

anterior siguiente